Un her­mano ma­yor

Conectate - - NEWS - El­sa Si­chrovsky es es­cri­to­ra in­de­pen­dien­te. Vi­ve con su fa­mi­lia en Tai­wán.

Cuan­do te­nía nue­ve años, un día fui a una pis­ci­na con mi her­mano ma­yor. Yo to­da­vía no na­da­ba muy bien. Ape­nas sa­bía na­dar co­mo un pe­rri­to y flo­tar de es­pal­da. Mi her­mano ma­yor, en cam­bio, era un ex­ce­len­te na­da­dor. Por eso mis pa­dres lo en­via­ban con­mi­go, pa­ra que me vi­gi­la­ra. Aque­lla ma­ña­na él y yo ha­bía­mos dis­cu­ti­do por al­go que ni re­cuer­do; de ahí que es­tu­vie­ra mo­les­ta por la in­sis­ten­cia de mis pa­dres en que él me acom­pa­ña­ra. Es­ta­ba re­suel­ta a ha­cer lo que me die­ra la ga­na e in­sis­tí en na­dar de pun­ta a pun­ta por mi cuen­ta.

Co­men­cé en el ex­tre­mo pan­do de la pis­ci­na. Iba flo­tan­do de es­pal­das cuan­do de gol­pe se me ocu­rrió que de­bía de es­tar lle­gan­do a la par­te hon­da y me dio mie­do que fue­ra a gol­pear­me la ca­be­za con­tra el bor­de. Pen­san­do que es­ta­ba a po­cos cen­tí­me­tros, me di la vuel­ta. En reali­dad, ape­nas ha­bía re­co­rri­do tres cuar­tas par­tes del lar­go de la pis­ci­na, pe­ro ya no to­ca­ba el fon­do con los pies. En­tré en pá­ni­co y co­men­cé a agi­tar los bra­zos des­con­tro­la­da­men­te, lo que hi­zo que me en­tra­ra to­da­vía más agua en la na­riz y la bo­ca. Es­ta­ba aho­gán­do­me y de­ba­tién­do­me de­ses­pe­ra­da­men­te cuan­do sen­tí unos bra­zos que me to­ma­ban de la cin­tu­ra, me al­za­ban y me lle­va­ban ha­cia el bor­de de la pis­ci­na.

—¿Es­tás bien? —me pre­gun­tó mi her­mano.

Mu­si­té al­go mien­tras to­sía agua. Me dio ver­güen­za y me ima­gi­né que me pe­ga­ría un re­ga­ño. Pe­ro él es­pe­ró pa­cien­te­men­te a que me cal­ma­ra y me lle­vó de vuel­ta a ca­sa.

No re­cuer­do que tu­vie­ra una re­la­ción muy es­tre­cha con mi her­mano. Dis­cu­tía­mos por ton­te­rías, co­mo a cuál de los dos le ha­bía to­ca­do la tos­ta­da más gran­de pa­ra desa­yu­nar y co­sas así. Con to­do, el día que me res­ca­tó en la pis­ci­na se pu­so en evi­den­cia la so­li­dez de nues­tro víncu­lo fra­ter­nal. A pe­sar de nues­tras di­fe­ren­cias, en el mo­men­to en que más lo ne­ce­si­té, él es­tu­vo a mi la­do.

El amor de mi her­mano es ilus­tra­ti­vo de có­mo Jesús —mi Her­mano Ma­yor es­pi­ri­tual— es mi pron­to au­xi­lio en las tri­bu­la­cio­nes. Aun cuan­do me ale­jo de Él por or­gu­llo o ter­que­dad, y dis­cu­to con Él por el mo­do en que obra en mi vi­da, mis pre­ten­sio­nes al­ta­ne­ras de in­de­pen­den­cia no le im­pi­den ro­dear­me con Sus bra­zos en los mo­men­tos de pe­li­gro y ten­sión.

Aun­que nues­tros sen­ti­mien­tos sean mu­da­di­zos, el amor de Dios no lo es. C. S. Le­wis (1898–1963)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.