TACHASEN EL PAI­SA­JE

Adap­ta­ción de un ar­tícu­lo de María Fon­tai­ne

Conectate - - NEWS - María Fon­tai­ne di­ri­ge jun­ta­men­te con su es­po­so, Pe­ter Ams­ter­dam, el mo­vi­mien­to cris­tiano La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

Cuan­do me sien­to ca­da vez más abru­ma­da por la acu­mu­la­ción de pla­zos que ten­go que cum­plir, me re­sul­ta muy re­pa­ra­dor ha­cer una bre­ve pau­sa y de­jar que mi men­te y mi co­ra­zón se re­la­jen.

A ve­ces sal­go al bal­cón o me sien­to en una si­lla jun­to a las gran­des puer­tas de vi­drio pa­ra con­tem­plar la be­lle­za del en­torno y de­jar que mis ojos irri­ta­dos des­can­sen. Des­de mi pun­to de ob­ser­va­ción se apre­cian gran can­ti­dad de ár­bo­les, cam­pos cu­bier­tos de ma­le­za y mon­ta­ñas a lo le­jos. Bas­ta un vis­ta­zo pa­ra que la fron­da ver­de os­cu­ro de las ar­bo­le­das ten­ga un efec­to tran­qui­li­za­dor en mí.

Me ima­gino que los pá­ja­ros pien­san lo mis­mo, por­que al­re­de­dor de la ca­sa hay mu­chos, de dis­tin­tos ti­pos, ta­ma­ños y co­lo­res. Mis fa­vo­ri­tos son los de co­lor ama­ri­llo in­ten­so. No so­lo son un de­lei­te pa­ra la vis­ta, sino que ade­más tie­nen un can­to ale­gre y so­no­ro.

Si cen­tro mi aten­ción en to­do lo her­mo­so que se ob­ser­va en la le­ja­nía es ca­si im­po­si­ble que no me sien­ta cau­ti­va­da y re­con­for­ta­da. La­men­ta­ble­men­te, co­mo en mu­chos as­pec­tos de la vi­da, no to­do es per­fec­to al mi­rar más cer­ca. Grue­sos ca­bles ne­gros y gri­ses ras­gan la be­lle­za del pai­sa­je a es­ca­sos me­tros del bal­cón, co­mo ra­yas y ta­cho­nes en un cua­dro en­mar­ca­do. Bre­gan por cap­tar mi aten­ción, co­mo que­rien­do es­tro­pear el en­can­to de ese regalo per­fec­to. Del otro la­do de la ca­lle­jue­la hay una ca­si­ta co­ro­na­da por una enor­me an­te­na pa­ra­bó­li­ca, y en me­dio de to­do se yer­gue un vie­jo pos­te de luz aban­do­na­do, de con­cre­to, la­dea­do, des­ca­be­za­do, de cu­ya

par­te su­pe­rior bro­tan, en to­dos los án­gu­los, varillas de re­for­za­mien­to oxi­da­das. No pa­re­ce ser­vir pa­ra otra co­sa que pa­ra des­lu­cir los co­lo­res y lí­neas de la na­tu­ra­le­za.

Du­ran­te una de esas pau­sas que acos­tum­bro ha­cer, si bien mi in­ten­ción era re­la­jar­me, me di cuen­ta de que es­ta­ba pres­tan­do de­ma­sia­da aten­ción a las ta­chas que afea­ban el be­llo en­torno. En esas el Se­ñor me amo­nes­tó a Su ma­ne­ra, mon­tan­do una pe­que­ña obra tea­tral con Sus cria­tu­ras co­mo pro­ta­go­nis­tas. Mien­tras dis­ten­día la vis­ta, un po­co de­cep­cio­na­da por aque­llos par­ches que res­ta­ban be­lle­za al pai­sa­je, mi pá­ja­ro ama­ri­llo fa­vo­ri­to se po­só en un ca­ble a po­cos me­tros del an­te­pe­cho del bal­cón y de­ci­dió can­tar­me su trino pre­fe­ri­do.

De re­pen­te aque­llos ca­bles per­die­ron su feal­dad, pues com­pren­dí que, de no ser por ellos, aquel pe­que­ño ani­ma­dor an­gé­li­co no es­ta­ría tri­nan­do pa­ra mí. Co­men­cé a re­la­jar­me, y un par de pá­ja­ros de co­lor ro­jo ra­dian­te se po­sa­ron so­bre la an­te­na pa­ra­bó­li­ca. Se veían muy có­mo­dos y tran­qui­los, y se que­da­ron allí lar­go ra­to, dán­do­me opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar de sus in­ter­ac­cio­nes. Pa­re­cían co­mu­ni­car­se con tan­to en­tu­sias­mo que ca­si po­día ima­gi­nar­me que con­ver­sa­ban so­bre lo ocu­rri­do aquel día. La aten­ción que les pres­té y el pla­cer de ob­ser­var­los eli­mi­na­ron en cier­to mo­do lo an­ti­es­té­ti­co de la an­te­na, que pa­só a ser el es­ce­na­rio de aquel ale­gre en­tre­ac­to.

El mo­men­to cul­mi­nan­te lle­gó cuan­do rá­pi­da­men­te apa­re­cie­ron unos nu­ba­rro­nes. Me fi­gu­ré que ahí aca­ba­ría la pe­que­ña fun­ción; pe­ro no, al ra­to me di cuen­ta de que ape­nas co­men­za­ba. Se pu­so a llo­ver a cán­ta­ros. En­se­gui­da to­do un co­ro de go­lon­dri­nas y go­rrio­nes, acom­pa­ña­dos por mi ani­ma­dor ama­ri­llo y va­rios pá­ja­ros ro­jos, se fue­ron con­gre­gan­do so­bre los ca­bles ne­gros del ten­di­do eléc­tri­co. Gor­jea­ban di­cho­sos ba­jo la llu­via, de­jan­do que es­ta les la­va­ra el pol­vo y la su­cie­dad de la vi­da. Brin­ca­ban ju­gue­to­na­men­te y can­tu­rrea­ban co­mo si fue­ran un gru­po de ni­ños di­vir­tién­do­se en el jar­dín con el agua del as­per­sor.

Des­pués de unos mi­nu­tos ce­só el cha­pa­rrón. Cuan­do el sol se aso­mó de nue­vo por de­trás de las nu­bes ne­gras, vi con otros ojos aquel pai­sa­je. Caí en la cuen­ta de que gran par­te de lo que nos su­ce­de en la vi­da — so­bre to­do en el cor­to pla­zo y al mi­rar­lo de cer­ca en las tem­po­ra­das caó­ti­cas— pue­de pa­re­cer ho­rren­do, co­mo si echa­ra a per­der nues­tra vis­ta de los sue­ños y es­pe­ran­zas que te­ne­mos pa­ra un fu­tu­ro más le­jano. No obs­tan­te, mu­chí­si­mo pue­de cam­biar si de­ja­mos que Dios nos mues­tre que esas co­sas que nos cau­san una fea im­pre­sión y que en el mo­men­to nos obs­tru­yen la vis­ta, a ve­ces pue­den ser­vir pa­ra que Él lle­ne nues­tra vi­da de ben­di­cio­nes, de be­lle­za y de asom­bro, co­mo es Su de­seo. De­be­mos te­ner pre­sen­te que esos son ape­nas los ma­te­ria­les con que se es­tá mon­tan­do el es­ce­na­rio, so­bre el cual Él pue­de ofre­cer­nos Sus va­lio­sí­si­mos te­so­ros de ale­gría y es­pe­ran­za y re­cor­dar­nos que hay be­lle­za en to­do lo que nos po­ne de­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.