LA OLLA QUE­MA­DA

Si tus pe­ca­dos te han cu­bier­to de una ca­pa ne­gra, te de­ja­ré otra vez lim­pie­ci­to y re­lu­cien­te. Aun­que te sien­tas cha­mus­ca­do e in­ser­vi­ble, pue­do in­fun­dir­te vi­da nue­va. Pa­rá­fra­sis de Isaías 1:18

Conectate - - NEWS - Evelyn Si­chrovsky Evelyn Si­chrovsky es crea­do­ra de con­te­ni­dos pa­ra li­bros y ma­te­ria­les di­dác­ti­cos in­fan­ti­les. Vi­ve en el sur de Tai­wán.

Ni los nu­ba­rro­nes pa­re­cían tan som­bríos, ni las rá­fa­gas de vien­to he­la­do tan frías co­mo mi co­ra­zón. Sa­qué una olla del ar­ma­rio, me­dí el agua y los fri­jo­les y la pu­se a ca­len­tar. Mi men­te co­men­zó a dis­cu­rrir so­bre los acon­te­ci­mien­tos de las úl­ti­mas se­ma­nas y me­ses.

Dos ho­ras des­pués, un tu­fi­llo pro­ce­den­te del pa­si­llo cap­tó mi aten­ción: ¡hu­mo! Co­rrí a la co­ci­na, que es­ta­ba in­va­di­da por una hu­ma­re­da ne­gra. La ta­pa de la olla vi­bra­ba por la pre­sión. Apa­gué rá­pi­da­men­te el fo­gón, to­mé la olla, la pu­se ba­jo el gri­fo y lo abrí. Al sa­car la ta­pa, el agua bor­bo­tea­ba.

La olla se ha­bía que­ma­do en­te­ra. Es­ta­ba ne­gra co­mo el car­bón. Na­da que­da­ba de los fri­jo­les, sal­vo un ma­za­co­te de­rre­ti­do y humean­te. Has­ta la ta­pa se ha­bía cha­mus­ca­do. Ya ha­bía que­ma­do otras ollas, pe­ro nun­ca tan­to co­mo es­ta. «Es­tá in­ser­vi­ble —pen­sé—. No tie­ne ca­so res­tre­gar­la».

Ahí mis­mo, ro­dea­da de hu­mo y va­por, no pu­de me­nos que ad­ver­tir cier­ta se­me­jan­za con mi vi­da en aquel mo­men­to: una ma­ra­ña ne­gra, car­bo­ni­za­da. «Es­tá echa­da a per­der. No hay for­ma de re­cu­pe­rar­la ».

Aque­lla no­che, al de­jar­me caer en la ca­ma, mis pen­sa­mien­tos se pro­yec­ta­ron ha­cia Jesús. «Te amo —me res­pon­dió en su­su­rros— y siem­pre te ama­ré, no im­por­ta lo que ha­yas he­cho o de­ja­do de ha­cer. Jun­tos siem­pre po­de­mos em­pe­zar de nue­vo».

Aque­lla olla que­ma­da se trans­for­mó en mi fuen­te de ins­pi­ra­ción. Me in­fun­día áni­mo cuan­do los sen­ti­mien­tos de cul­pa ame­na­za­ban con apo­de­rar­se nue­va­men­te de mí. Me pa­sé ho­ras re­fre­gán­do­la con pol­vo lim­pia­dor. Len­ta­men­te, el ne­gro car­bón fue dan­do pa­so al gris, lue­go al ma­rrón cla­ro y por úl­ti­mo al pla­tea­do ori­gi­nal. A me­di­da que las zo­nas pla­tea­das au­men­ta­ban de ta­ma­ño, mi fe pa­ra per­se­ve­rar en mi sa­na­ción in­te­rior se iba for­ta­le­cien­do. Al fin tu­ve en mis ma­nos una re­lu­cien­te olla pla­tea­da, de­pu­ra­da de to­da man­cha ne­gra.

Apren­dí que cuan­do Dios per­do­na, no so­lo ol­vi­da, sino que tam­bién sa­na. Su amor im­pe­re­ce­de­ro nos da va­lor pa­ra le­van­tar­nos de don­de he­mos caí­do, fe pa­ra de­jar atrás el pa­sa­do y es­pe­ran­za pa­ra ca­mi­nar ha­cia el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.