LO QUE ME EN­SE­ÑÓ AGAR

Conectate - - NEWS - Roald Wat­ter­son Roald Wat­ter­son es edi­to­ra y au­to­ra de con­te­ni­do.

Sa­bía a gran­des ras­gos quién ha­bía si­do Agar por las di­ver­sas bi­blias ilus­tra­das que leí de ni­ña. Pe­ro es­te año de­ci­dí leer la Bi­blia de pe a pa y, al ter­mi­nar el ca­pí­tu­lo que ha­bla de ella, cam­bió mi con­cep­to del amor que Dios al­ber­ga por ca­da uno de no­so­tros.

Agar era la sir­vien­ta egip­cia de Sa­ra, es­po­sa de Abraham1. Al prin­ci­pio apa­re­ce co­mo un per­so­na­je se­cun­da­rio en la cró­ni­ca de Abraham y de los pac­tos que Dios ha­ce con él. Dios le ha­bía pro­me­ti­do a Abraham una des­cen­den­cia in­con­ta­ble co­mo las es­tre­llas; pe­ro Sa­ra — que se­guía sin que­dar en­cin­ta y se im­pa­cien­ta­ba al no ver cum­pli­da la promesa de Dios— le pi­de a Abraham que to­me a su sier­va Agar por con­cu­bi­na.

Abraham acep­ta, y al po­co tiem­po Agar que­da en es­ta­do. Ahí es cuan­do las co­sas co­mien­zan a com­pli­car­se. Tan­to la tra­di­ción ju­día co­mo la mu­sul­ma­na con­cuer­dan en que Agar era hi­ja de un fa­raón y que le ha­bía si­do en­tre­ga­da a Abraham co­mo ofren­da en uno de sus via­jes a Egipto. Es di­fí­cil sa­ber si fue así o no. Pe­ro más allá de su con­di­ción, em­pe­cé a ima­gi­nar­me lo ais­la­da que de­bió de sen­tir­se en me­dio de un pue­blo y una cul­tu­ra com­ple­ta­men­te dis­tin­tos. Pue­de que en­ton­ces, al caer en la cuen­ta de que es­tá em­ba­ra­za­da, pien­se que las co­sas pa­ra ella es­tán re­pun­tan­do. Tal vez abri­ga la es­pe­ran­za de que eso le per­mi­ta de­fi­nir su iden­ti­dad en me­dio de esa gen­te ex­tra­ña. Qui­zá se re­go­dea. Sea co­mo sea, la Bi­blia di­ce que co­mien­za a «mi­rar con des­pre­cio a su due­ña » 2.

Sa­ra se que­ja a Abraham, y es­te le res­pon­de que Agar es asun­to de ella y que pue­de ha­cer con ella lo que me­jor le pa­rez­ca. La de­ci­sión de Sa­ra, cual­quie­ra que fue­ra, mo­ti­va a Agar a huir al de­sier­to em­ba­ra­za­da. En la si­guien­te es­ce­na es­tá jun­to a un ma­nan­tial, apla­can­do su sed.

En­se­gui­da vie­ne la par­te que me en­can­ta: Dios man­da a un án­gel a bus­car a esa chi­ca fu­gi­ti­va y con­ven­cer­la pa­ra que re­gre­se al cam­pa­men­to de Abraham. A es­tas al­tu­ras pro­ba­ble­men­te tie­ne la au­to­es­ti­ma por los sue­los y le pa­re­ce que na­die la quie­re. Es una chi­ca con sus erro­res y sus fa­llos, con su ego. Una egip­cia que a lo me­jor si­gue afe­rra­da a sus tra­di­cio­nes y ado­ra a otros dio­ses. Una mu­cha­cha que ha desai­ra­do a su se­ño­ra. Una jo­ven que sin du­da al­gu­na se­gui­rá me­tien­do la pa­ta mu­chas ve­ces en la vi­da.

No obs­tan­te, en pleno de­sier­to, cuan­do es­tá su­mi­da en la de­ses­pe­ra­ción, Dios se le apa­re­ce, ya que más allá de las cir­cuns­tan­cias, de las de­ci­sio­nes to­ma­das y los erro­res co­me­ti­dos, la­te el co­ra­zón de una cria­tu­ra a la que Él ha in­su­fla­do alien­to de vi­da. Y es jus­ta­men­te eso lo que to­ma en cuen­ta Dios cuan­do envía al án­gel a res­ca­tar a esa mu­cha­cha cu­ya exis­ten­cia con­ci­bió en Su ima­gi­na­ción y cu­ya his­to­ria con­sig­nó en Su li­bro.

Ese sin­gu­lar en­cuen­tro con el án­gel en el de­sier­to bas­ta pa­ra ani­mar a Agar a re­gre­sar a ca­sa. Pe­ro an­tes de vol­ver le po­ne nom­bre a ese Dios que sa­le a su en­cuen­tro en el de­sier­to y le ha­bla. Lo lla­ma «El Dios que me ve» 3.

To­dos te­ne­mos días en que no nos ve­mos o no nos sen­ti­mos muy bien que di­ga­mos, ¿cier­to? En esos días sue­lo an­dar con el pe­lo feo, un sué­ter raí­do —muy có­mo­do pe­ro ho­rri­ble—, ro­pa que no com­bi­na y un in­ten­so de­seo de que na­die me vea. De la mis­ma ma­ne­ra, a ve­ces mis la­cras es­pi­ri­tua­les me lle­van a es­con­der­me, co­mo cuan­do me asal­tan du­das so­bre mi amor por Dios o cai­go en ac­ti­tu­des que ne­ce­si­to desechar. O cuan­do des­cui­do la ora­ción o no cumplo bien mis obli­ga­cio­nes. Son co­sas que ha­cen que me sien­ta bas­tan­te in­dig­na de es­tar en pre­sen­cia de Dios.

Sin em­bar­go, los mo­men­tos trans­for­ma­do­res son pre­ci­sa­men­te aque­llos en que nos sen­ti­mos más in­dig­nos de ser ama­dos y aun así Dios ha­ce al­go por no­so­tros y nos ase­gu­ra que se­gui­mos sien­do dig­nos. Fue jus­to eso lo que hi­zo por Agar ese día. Le de­mos­tró que la ama­ba, que ve­la­ba por ella y que te­nía un de­sig­nio pa­ra ella. Ese es el po­ten­te efec­to de ser vis­tos por Dios. Fue lo que le dio a Agar las fuer­zas pa­ra cam­biar de rum­bo y re­gre­sar a una si­tua­ción que ape­nas unos días an­tes se le ha­cía in­to­le­ra­ble.

Hay mu­chos as­pec­tos de ese re­la­to que me gus­tan, pe­ro a con­ti­nua­ción re­su­mo los tres prin­ci­pa­les:

En pri­mer lu­gar, que pa­ra Dios no hay ac­to­res se­cun­da­rios. A lo me­jor la na­rra­ti­va bí­bli­ca com­pri­mió lo re­fe­ren­te a Agar en uno o dos ca­pí­tu­los, con­fi­rién­do­le lo que po­dría con­si­de­rar­se un pa­pel au­xi­liar en el con­tex­to de la his­to­ria de Abraham y Sa­ra. Pe­ro eso no qui­ta que Dios tu­vie­ra un li­bro so­bre Agar, en el cual ella era la pro­ta­go­nis­ta: la his­to­ria de su vi­da. Eso se apli­ca a to­dos los que se sien­ten ac­to­res de reparto en la his­to­ria de otra per­so­na.

En se­gun­do lu­gar, que Dios es­tá al tan­to de tus peo­res mo­men­tos, los más feos, y a pe­sar de ello si­gue cre­yen­do en ti. Don­de sea que te ha­lles aho­ra mis­mo, sea cual sea el es­ta­do es­pi­ri­tual en que te en­cuen­tres, Dios te ve y cree en ti.

En ter­cer lu­gar, me en­can­ta que Dios sa­lie­ra al en­cuen­tro de Agar cuan­do ella hu­yó. Han si­do tan­tas las oca­sio­nes en mi vi­da en que he hui­do de las cir­cuns­tan­cias. A lo me­jor no fí­si­ca­men­te, pe­ro sí me es­ca­bu­llí emo­cio­nal­men­te o me ce­rré al sen­tir­me abru­ma­da. Sé que le he he­cho lo mis­mo a Dios. Pe­ro Él sa­be con pre­ci­sión dón­de me en­cuen­tro — emo­cio­nal, fí­si­ca e in­clu­so geo­grá­fi­ca­men­te—, y na­da pue­de se­pa­rar­me de Su amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.