PA­RA DIOS SOY UNA CE­LE­BRI­DAD

Conectate - - NEWS - Ch­ris Miz­rany Ch­ris Miz­rany es di­se­ña­dor de pá­gi­nas web, fo­tó­gra­fo y mi­sio­ne­ro. Co­la­bo­ra con la fun­da­ción Hel­ping Hand en Ciu­dad del Ca­bo, Su­dá­fri­ca.

Mi hi­ja Kris­ten es una ce­le­bri­dad. Lo ha si­do des­de que na­ció. Mi mu­jer y yo es­ta­mos pen­dien­tes de ca­da mo­vi­mien­to que ha­ce y do­cu­men­ta­mos sus hu­mo­res, gestos y ac­cio­nes. Ha­bla­mos mu­cho de ella y con­ta­mos anéc­do­tas so­bre sus gra­cio­sas cos­tum­bres y sus gus­tos más re­cien­tes. Le brin­da­mos apo­yo, nos preo­cu­pa­mos de ella y nos es­for­za­mos por que no se ha­ga da­ño. Dis­fru­ta de to­da nues­tra aten­ción, aun en ple­na no­che. Ca­da día ama­ne­ce­mos an­sio­sos por ver qué se le ocu­rri­rá. Su ri­sa siem­pre nos ha­ce son­reír, y sus lá­gri­mas nos es­ti­mu­lan a re­me­diar lo que sea que la es­tá afec­tan­do. Pa­ra no­so­tros es sen­sa­cio­nal.

Con to­do, Kris­ten tie­ne sus ma­los mo­men­tos. Por ejem­plo, te­ne­mos con­flic­tos a la ho­ra de co­mer y de dor­mir, y a ve­ces to­ca al­gún ob­je­to prohi­bi­do. No­so­tros le en­se­ña­mos a ex­pre­sar lo que quie­re con cla­ri­dad y no a gri­tos, la pre­mia­mos cuan­do ha­ce pro­gre­sos y a ve­ces la pe­na­li­za­mos cuan­do se por­ta mal. No es per­fec­ta ni mu­cho me­nos, pe­ro es nues­tra, y la ado­ra­mos.

Y ¿sa­bes una co­sa? Yo soy una ce­le­bri­dad pa­ra Dios. A pe­sar de to­dos mis de­fec­tos, Su pa­ter­nal co­ra­zón se go­za con­mi­go. Es­tá pen­dien­te de ca­da mo­vi­mien­to mío y ob­ser­va emo­cio­na­do mis ocu­rren­cias. Me envía men­sa­jes alen­ta­do­res por me­dio de Su Pa­la­bra y me pro­te­ge cuan­do me en­fren­to a las com­ple­ji­da­des del mun­do. Es jus­to y me en­se­ña por me­dio de las con­se­cuen­cias que tie­nen mis de­ci­sio­nes1. Él se sa­cri­fi­có pa­ra ma­ni­fes­tar­me amor eterno y es­tá dis­pues­to a es­cu­char mis pe­ti­cio­nes en to­do mo­men­to y lu­gar2. Las re­com­pen­sas que ofre­ce no tie­nen pre­cio y son pa­ra siem­pre. Aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, soy uno de Sus hi­jos pre­di­lec­tos, y tú tam­bién3.

En un mun­do en el que dis­po­ne­mos de múl­ti­ples op­cio­nes pa­ra per­ma­ne­cer en es­tre­cha co­mu­ni­ca­ción con las per­so­nas a las que que­re­mos o en las que te­ne­mos al­gún in­te­rés, es re­con­for­tan­te sa­ber que Dios no ne­ce­si­ta re­des so­cia­les, ni una co­lum­na en una re­vis­ta, ni una ve­ri­fi­ca­ción de es­ta­do pa­ra en­ten­der­nos. Nos co­no­cía des­de an­tes que fué­ra­mos con­ce­bi­dos, y nos man­ten­drá siem­pre uni­dos a Él. Nos con­si­de­ra es­pe­cia­les y tie­ne un plan pa­ra ca­da uno de no­so­tros. Así co­mo mi hi­ja me de­rri­te el co­ra­zón ca­da vez que me di­ce «pa­pá», nues­tro Pa­dre se con­mue­ve cuan­do cla­ma­mos a Él4. Po­co im­por­ta que no te sien­tas va­lo­ra­do; pa­ra Él eres sen­sa­cio­nal.

1. V. Pro­ver­bios 3:11,12 2. V. Lu­cas 12: 29–31; Ma­teo 7:11 3. V. 2 Co­rin­tios 6:18 4. V. Gá­la­tas 4: 5–7

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.