Ca­de­na de fa­vo­res

Conectate - - NEWS - Mi­che­le Roys

Úl­ti­ma­men­te he es­ta­do le­yen­do acer­ca del mo­vi­mien­to Pay It For­ward (Ca­de­na de fa­vo­res) 1. Lo que más me lla­ma la aten­ción de su fi­lo­so­fía es su sen­ci­llez. Aun así, no es fá­cil ser al­truis­ta y ayu­dar a una per­so­na sim­ple­men­te por­que al­guien hi­zo al­go por no­so­tros o por­que que­re­mos que el ci­clo con­ti­núe.

Tan­tas ve­ces en la vi­da me he vis­to en apu­ros, he ne­ce­si­ta­do ayu­da, y al­guien me ten­dió la mano. A los 19 años me fui de la In­dia, don­de ha­bía he­cho dos años de vo­lun­ta­ria­do. Es­ta­ba destrozada, pues me en­can­ta­ba par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des pa­ra ni­ños des­fa­vo­re­ci­dos y per­so­nas sor­das y re­par­tir ayu­da hu­ma­ni­ta­ria. Tam­po­co me re­sul­tó fá­cil ha­cer la ma­le­ta. Du­ran­te mi es­ta­día ha­bía acu­mu­la­do can­ti­dad de co­sas, pe­ro la lí­nea aé­rea no me per­mi­tía lle­var más de cier­to pe­so. Tu­ve, pues, que re­du­cir mis per­te­nen­cias a una ma­le­ta gran­de, un bol­so de mano y mi gui­ta­rra.

Lle­gué al ae­ro­puer­to de Nue­va Delhi con tres ho­ras de an­ti­ci­pa­ción. Sen­tía mu­cho pe­sar. De­jar un país del que me ha­bía en­ca­ri­ña­do me en­tris­te­cía.

Al lla­mar pre­via­men­te me ha­bían di­cho que te­nía de­re­cho a 32 ki­los y que la gui­ta­rra se con­si­de­ra­ba equi­pa­je de mano adi­cio­nal. Na­da que ver: la se­ño­ra que me aten­dió en el ae­ro­puer­to me in­for­mó que te­nía

de­re­cho a 23 ki­los úni­ca­men­te y que la gui­ta­rra no po­día con­si­de­rar­se equi­pa­je de mano. Ade­más me di­jo que mi bol­so de mano se pa­sa­ba del pe­so per­mi­ti­do.

No sa­bía qué ha­cer. No te­nía di­ne­ro pa­ra pa­gar el sobrepeso y no po­día creer que me es­tu­vie­ran di­cien­do al­go dis­tin­to de lo que me ha­bían co­mu­ni­ca­do al lla­mar an­tes a la ofi­ci­na.

Pe­dí pa­ra ha­blar con el su­per­vi­sor. Mien­tras es­pe­ra­ba no­té que el se­ñor pa­re­cía muy enoja­do: ha­bla­ba aca­lo­ra­da­men­te con tres per­so­nas a la vez. En­se­gui­da me di cuen­ta de que aquel no era un buen mo­men­to pa­ra ha­blar con él. Me pu­se a orar fer­vo­ro­sa­men­te y le pe­dí a Dios que in­ter­vi­nie­ra. Los ami­gos que me ha­bían lle­va­do al ae­ro­puer­to ya se ha­bían mar­cha­do, y yo no sa­bía qué ha­cer con la ro­pa y con la gui­ta­rra si los te­nía que de­jar atrás.

El su­per­vi­sor me pre­gun­tó rá­pi­da­men­te qué desea­ba. Le ex­pli­qué la si­tua­ción lo me­jor que pu­de y le pre­gun­té si se­ría po­si­ble que no me co­bra­ran el ex­ce­so de equi­pa­je, pues no es­ta­ba en con­di­cio­nes de pa­gar­lo. Él se ne­gó de plano a ha­cer una ex­cep­ción y me di­jo que, si no pa­ga­ba, mis op­cio­nes eran per­der el vue­lo — el ti­que­te no era re­em­bol­sa­ble— o ti­rar a la ba­su­ra lo que me so­bra­ba.

Ya te ima­gi­na­rás có­mo me sen­tí: ano­na­da­da, in­dig­na­da, irritada. No en­ten­día por qué me es­ta­ba pa­san­do al­go así. No era cul­pa mía que la ofi­ci­na de la ae­ro­lí­nea me hu­bie­ra in­for­ma­do mal. Al su­per­vi­sor no le ha­bría cos­ta­do na­da —pen­sé— acep­tar mi pe­ti­ción, es­pe­cial­men­te des­pués de en­te­rar­se de que ha­bía con­sa­gra­do dos años de mi vi­da a ayu­dar a la gen­te de su país.

En esas al­guien me pre­gun­tó qué pa­sa­ba. Se lo ex­pli­qué to­do de prin­ci­pio a fin, des­de la ra­zón por la que ha­bía ido a la In­dia has­ta el aprie­to en que me en­con­tra­ba en ese mo­men­to. Ade­más le co­men­té que ha­bía pe­di­do ayu­da al su­per­vi­sor, y que es­te no es­ta­ba de hu­mor pa­ra ayu­dar.

Re­sul­tó que el ca­ba­lle­ro era em­plea­do de otra lí­nea aé­rea y co­no­cía al su­per­vi­sor, así que se le acer­có pa­ra pe­dir­le que me de­ja­ra abor­dar a pe­sar del sobrepeso. El hom­bre le res­pon­dió que te­nía pro­ble­mas más im­por­tan­tes que re­sol­ver.

El ca­ba­lle­ro, lue­go de ca­vi­lar pro­fun­da­men­te, me di­jo:

—Yo mis­mo pa­ga­ré la ta­ri­fa del sobrepeso. Yo tam­bién voy a to­mar ese vue­lo, ¡y des­pués de to­do lo que has he­cho por mi país se­ría una lás­ti­ma que te lo per­die­ras!

Yo me que­dé pas­ma­da. Es­ta­ba ali­via­da y muy agra­de­ci­da.

Du­ran­te el lar­go vue­lo me sen­té jun­to al ca­ba­lle­ro. Me con­tó que cuan­do era más jo­ven, más o me­nos de mi edad, se ha­bía en­con­tra­do en una si­tua­ción si­mi­lar. En esa oca­sión, al­guien se le acer­có pa­ra pre­gun­tar­le si ne­ce­si­ta­ba ayu­da, él le des­cri­bió la en­cru­ci­ja­da en que se ha­lla­ba, y el hom­bre le pa­gó el bo­le­to de tren y le pi­dió que de­vol­vie­ra el fa­vor ayu­dan­do a otra per­so­na.

Me di­jo que al ver­me ca­mi­nar de un la­do a otro por el ae­ro­puer­to ha­bía sen­ti­do lás­ti­ma, pues él te­nía tres hi­jas. Una de ellas via­ja­ba al Reino Uni­do ese mis­mo día, y se ima­gi­nó có­mo ella se ha­bría sen­ti­do si hu­bie­ra es­ta­do en un apu­ro. Por eso ha­bía de­ci­di­do ayu­dar­me.

Se sen­tía sa­tis­fe­cho de ha­ber­me au­xi­lia­do, no so­lo por­que a él, cuan­do era jo­ven, tam­bién le ha­bían ten­di­do una mano y con­si­de­ra­ba que aho­ra le co­rres­pon­día re­tri­buir el fa­vor, sino tam­bién por­que en­ten­día que era lo que ha­bía que ha­cer. Agre­gó que era cons­cien­te de que Dios to­do lo ve y que sa­bía que si al­gu­na de sus hi­jas al­gu­na vez se en­con­tra­ba en un aprie­to, de al­gu­na ma­ne­ra Él les echa­ría una mano.

El ges­to de aquel se­ñor al sa­car­me de aquel apu­ro tu­vo un gran efec­to en mí. Des­de ese día siem­pre he he­cho lo que he po­di­do por ayu­dar y ser ge­ne­ro­sa. Con­si­de­ro que es lo que se de­be ha­cer, y al mis­mo tiem­po lo ha­go por­que al­guien lo hi­zo por mí. Lo que damos lo damos de co­ra­zón, y tra­ta­mos a los de­más con la mis­ma gen­ti­le­za con que he­mos si­do tra­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.