A NUES­TROS AMI­GOS

Conectate - - NEWS - Ga­briel Gar­cía V. Di­rec­tor

Nu­me­ro­sos pa­sa­jes de la Bi­blia ofre­cen res­pues­tas a los gran­des in­te­rro­gan­tes de la vi­da y nos acla­ran nues­tra ra­zón de ser. El rey Sa­lo­món — des­cri­to en el Li­bro Sa­gra­do co­mo el hom­bre más sa­bio de su épo­ca1— des­cu­brió la ab­sur­da va­ni­dad de lle­var una vi­da in­tras­cen­den­te. El li­bro de Ecle­sias­tés ter­mi­na con es­ta afir­ma­ción su­ya: «Res­pe­ta a Dios y guar­da Sus man­da­mien­tos, pues en eso con­sis­te ser per­so­na » 2.

El au­tor del Sal­mo 73, un hom­bre lla­ma­do Asaf, re­la­ta su bús­que­da de sen­ti­do tras ha­ber ob­ser­va­do a gen­te ma­la que go­za­ba de la vi­da tan cam­pan­te y sin el me­nor es­crú­pu­lo. Al fi­nal lle­ga a la con­clu­sión de que ser ami­go de Dios es lo más be­ne­fi­cio­so y re­ma­ta di­cien­do: «Yo me acer­ca­ré a Dios, pues pa­ra mí eso es lo me­jor » 3. Esa, no obs­tan­te, no es sino una de las ca­ras de la mo­ne­da. Sor Noe­lla, mon­ja be­ne­dic­ti­na que tie­ne un doc­to­ra­do en mi­cro­bio­lo­gía mo­le­cu­lar y ce­lu­lar y ob­tu­vo una be­ca Ful­bright pa­ra es­tu­diar los que­sos fran­ce­ses, dic­ta char­las mo­ti­va­cio­na­les en las que com­pa­ra el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción del que­so con su vi­da es­pi­ri­tual. Si bien par­te de nues­tro de­sa­rro­llo co­mo cris­tia­nos es fru­to de la ora­ción y el es­tu­dio de la Pa­la­bra de Dios, la her­ma­na Noe­lla ex­pli­ca que pa­ra cre­cer tam­bién hay que en­su­ciar­se las ma­nos y ha­cer la obra de Dios, con­cep­to que ella aso­cia con el le­ma de la or­den be­ne­dic­ti­na: ora et la­bo­ra, es de­cir, ora y tra­ba­ja.

Sin res­tar im­por­tan­cia a la fa­ce­ta es­pi­ri­tual —nues­tro com­pro­mi­so per­ma­nen­te de acer­car­nos a Dios, de­di­car bas­tan­te tiem­po a la lec­tu­ra de Su Pa­la­bra y es­tre­char nues­tra re­la­ción con Él—, es­te nú­me­ro de Co­néc­ta­te se cen­tra­rá en al­gu­nos de los as­pec­tos prác­ti­cos de vi­vir el cris­tia­nis­mo.

Ter­mino con es­ta fra­se de Al­bert Bar­nes: « A fal­ta de otros me­dios de ha­cer el bien — si so­mos po­bres, in­cul­tos y des­co­no­ci­dos—, to­da­vía po­de­mos ha­cer el bien con nues­tra vi­da. Nin­gún cris­tiano sin­ce­ro y hu­mil­de vi­ve en vano. A me­dia­no­che, has­ta la luz más te­nue re­sul­ta útil».

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.