EN TO­DAS PAR­TES ES­TÁ JE­SÚS

Conectate - - NEWS - Iris Ri­chard Iris R ichard es con­se­je­ra. Vi­ve en Ke­nia, don­de ha par­ti­ci­pa­do ac­ti­va­men­te en la­bo­res co­mu­ni­ta­rias y de vo­lun­ta­ria­do des­de 1995.

Que­dé atra­pa­da en un es­pan­to­so atas­co de trá­fi­co en la con­ges­tio­na­da ciu­dad en la que vi­vo. La in­ter­mi­na­ble fi­la de au­to­mó­vi­les, ca­mio­nes y au­to­bu­ses se mo­vía ape­nas a pa­so de tor­tu­ga. So­lo los pea­to­nes, las mo­tos y las bi­ci­cle­tas lo­gra­ban avan­zar un po­co, ser­pen­tean­do en­tre los ca­rri­les de vehícu­los. El ai­re vi­cia­do por los den­sos ga­ses de los tu­bos de es­ca­pe me re­vol­vía el es­tó­ma­go. Con los la­bios apre­ta­dos de im­pa­cien­cia, me que­dé ob­ser­van­do la ve­re­da sin pa­vi­men­tar, to­da­vía en­char­ca­da y fan­go­sa por el agua­ce­ro caí­do po­co an­tes. En­tre los ven­de­do­res am­bu­lan­tes que ofre­cían fru­tas, ver­du­ras y ar­tícu­los de se­gun­da mano so­bre lo­nas en el sue­lo al­can­cé a ver a un ni­ño tu­lli­do, no ma­yor de sie­te años, que men­di­ga­ba con la mano ex­ten­di­da.

En el ca­rril con­ti­guo, que era el que es­ta­ba más cer­ca de la ace­ra, ha­bía una ca­rre­ta ti­ra­da por un hom­bre ves­ti­do con pan­ta­lo­nes gas­ta­dos, una ca­mi­se­ta ras­ga­da y za­pa­tos cu­bier­tos de ba­rro. Con el ros­tro ten­so y ba­ña­do en su­dor, uti­li­za­ba su abul­ta­da mus­cu­la­tu­ra pa­ra ma­nio­brar en me­dio del trá­fi­co la pe­sa­da ca­rre­ta, car­ga­da de sa­cos de pa­pas api­la­dos unos en­ci­ma de otros.

La mi­ra­da del chi­qui­llo li­sia­do y la del hom­bre se en­con­tra­ron. Es­te de­tu­vo la ca­rre­ta, me­tió la mano en el bol­si­llo, sa­có una mo­ne­da y la co­lo­có en la mano ex­ten­di­da del ni­ño, el cual es­bo­zó una her­mo­sa son­ri­sa y ale­gre­men­te ex­cla­mó:

— Gra­cias, se­ñor. Dios lo ben­di­ga.

No pu­de me­nos que evo­car el ejem­plo de Je­sús cuan­do se in­cli­nó a ayu­dar a los opri­mi­dos, los co­jos y los cie­gos. Mi ora­ción a Dios esa no­che fue que Él me per­mi­tie­ra ser un ins­tru­men­to Su­yo — Sus ma­nos y Sus pies— pa­ra al­gu­na per­so­na ne­ce­si­ta­da, es­tar lis­ta «a tiem­po y fue­ra de tiem­po» pa­ra re­pre­sen­tar­lo

1 an­te los de­más.

Po­co des­pués tu­ve opor­tu­ni­dad de po­ner en prác­ti­ca esa ora­ción. Cuan­do mi hi­ja se ha­lla­ba en la ma­ter­ni­dad a pun­to de te­ner su ter­cer hi­jo, me di cuen­ta de que la se­ño­ra de la ca­ma de al la­do, de­trás de la cor­ti­na di­vi­so­ria, es­ta­ba su­frien­do mu­chí­si­mo con sus do­lo­res de par­to.

Era una des­co­no­ci­da, pe­ro sen­tí el im­pul­so de acer­car­me y pre­gun­tar­le si la po­día ayu­dar en al­go. He asis­ti­do mu­chos par­tos, por lo que me ofre­cí a ayu­dar­la con un ejer­ci­cio de res­pi­ra­ción que la ali­via­ría. Ella me to­mó del bra­zo y al ra­to apren­dió la téc­ni­ca y lo­gró re­la­jar­se en­tre con­trac­cio­nes.

—Eres un án­gel —re­so­pló des­pués de una fuer­te con­trac­ción.

—No soy un án­gel —le res­pon­dí—, pe­ro in­ten­to ha­cer lo que Dios me in­di­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.