SA­BER VEN­DER

Conectate - - NEWS - Ma­rie Al­ve­ro Ma­rie Al­ve­ro ha si­do mi­sio­ne­ra en Áfri­ca y Mé­xi­co. Lle­va una vi­da ple­na y ac­ti­va en com­pa­ñía de su es­po­so y sus hi­jos en la re­gión cen­tral de Te­xas, EE. UU.

Hoy fui a la tien­da mi­no­ris­ta Cost­co a de­vol­ver una as­pi­ra­do­ra que com­pré y es­ta­ba de­fec­tuo­sa. Con­cre­ta­da la de­vo­lu­ción, co­mo ne­ce­si­tá­ba­mos otra as­pi­ra­do­ra, nos di­ri­gi­mos a un pa­si­llo que ofre­cía va­rias mar­cas y mo­de­los. Jus­to se dio que una re­pre­sen­tan­te de ven­tas de una de las mar­cas se en­con­tra­ba allí ex­hi­bien­do sus pro­duc­tos.

La mu­jer era una ex­ce­len­te ven­de­do­ra. Ves­tía una blu­sa que te­nía bor­da­do el lo­go­ti­po de la em­pre­sa, y nos co­men­tó que ella mis­ma te­nía una as­pi­ra­do­ra de esa mar­ca en su ca­sa. Aun­que esas as­pi­ra­do­ras cues­tan el do­ble que las de­más, ha­bló con tan­ta pa­sión de su va­lor y buen fun­cio­na­mien­to que no tar­dó en con­ven­cer­me de que la com­pra­ra, y en­ci­ma de que era una ver­da­de­ra gan­ga. Co­no­cía su pro­duc­to y lo anun­cia­ba con or­gu­llo, tan­to así que uno ter­mi­na­ba cre­yen­do que tam­bién lo ne­ce­si­ta­ba.

Des­pués de pa­gar una su­ma ma­yor de la es­pe­ra­da por aque­lla as­pi­ra­do­ra in­dis­pen­sa­ble, mien­tras pen­sa­ba en lo di­fí­cil que es con­se­guir que yo pa­gue de más por un ar­tícu­lo, me pre­gun­té si yo mis­ma se­ría ca­paz de ven­der al­go con ese mis­mo po­der de con­ven­ci­mien­to. Con­cre­ta­men­te, ¿ven­do a Je­sús con ese mis­mo en­tu­sias­mo? Cuan­do al­guien me mi­ra, ¿se da cuen­ta de que lo re­pre­sen­to? ¿De­mues­tro tan­ta pa­sión por el pro­duc­to que con­ven­zo a los de­más de que lo ne­ce­si­tan, por mu­cho que les cues­te?

No eran pre­gun­tas fá­ci­les. Creo que en úl­ti­ma ins­tan­cia el ob­je­ti­vo de los que so­mos se­gui­do­res de Je­sús es que otras per­so­nas se sien­tan atraí­das a Él lue­go de ver la for­ma en que vi­vi­mos y oír­nos ha­blar. Y si no da­mos la ta­lla, creo que hay una so­la so­lu­ción: co­no­cer me­jor el pro­duc­to.

Lle­gué a la con­clu­sión de que si no me mues­tro apa­sio­na­da por Je­sús tal vez sea por­que no lo co­noz­co bien. Si no lo­gro que los de­más quie­ran dar­le más ca­bi­da en su vi­da, pro­ba­ble­men­te se de­be a que no hay su­fi­cien­te es­pa­cio pa­ra Él en la mía. Si nues­tra es­pe­ran­za es atraer a los de­más a Cris­to, es pre­ci­so que es­tre­che­mos nues­tra re­la­ción con Él no­so­tros mis­mos. Co­mo su­ce­de con cual­quier pro­duc­to ex­cep­cio­nal, el re­sul­ta­do ha­bla por sí so­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.