EN­CON­TRAR NUES­TRO NI­CHO

Conectate - - NEWS - Wi­lliam McG­rath Wi­lliam McG­rath es es­cri­tor y fo­tó­gra­fo in­de­pen­dien­te. Vi­ve en el sur de Mé­xi­co y es­tá afi­lia­do a La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

El gran es­cri­tor in­glés Gil­bert Keith Ches­ter­ton es­cri­bió una se­rie de re­la­tos so­bre un pá­rro­co, el pa­dre Brown, con gran ha­bi­li­dad pa­ra re­sol­ver crí­me­nes. El hu­mil­de cu­ra in­ves­ti­ga­ba ca­sos pe­na­les, pe­ro pro­cu­ran­do siem­pre com­pren­der a los cul­pa­bles y com­pa­de­cer­se de ellos.

En cier­to epi­so­dio, el pa­dre Brown da al­gu­nos con­se­jos a un cul­pa­ble de ho­mi­ci­dio que ha subido a la to­rre de la igle­sia. Le di­ce: «¿Sa­be? Es pe­li­gro­so pa­ra los se­res hu­ma­nos su­bir a si­tios tan al­tos. Has­ta re­zar a esas al­tu­ras es arries­ga­do. Las per­so­nas bue­nas que se to­man la li­ber­tad de for­mar­se una opi­nión muy ele­va­da de sí mis­mas co­mien­zan a mi­rar a los de­más por en­ci­ma del hom­bro y a cri­ti­car­los. Al po­co tiem­po se ha­bi­túan a hu­mi­llar a la gen­te ver­bal­men­te y has­ta pue­de que con­si­de­ren acep­ta­ble co­me­ter ac­tos cri­mi­na­les de vio­len­cia. En cam­bio, la hu­mil­dad es ma­dre de los gi­gan­tes. Des­de el va­lle, que es don­de le co­rres­pon­de a uno es­tar, se apre­cian muy bien las emi­nen­cias» 1. Des­pués de eso, el pa­dre Brown le co­men­ta al hom­bre que man­ten­drá en re­ser­va lo que sa­be de él, pe­ro le pi­de que to­me el ca­mino del arre­pen­ti­mien­to sin­ce­ro y se en­tre­gue.

En la se­rie se des­cri­be al pa­dre Brown co­mo al­guien que tra­ta de sa­car el ma­yor pro­ve­cho de su hu­mil­de con­di­ción en la vi­da, con­ten­tán­do­se con pres­tar un ser­vi­cio a los de­más. No tie­ne au­to­mó­vil, pe­ro sue­le des­pla­zar­se son­rien­te en bi­ci­cle­ta. Si al­guien lo in­sul­ta, no se de­ja afec­tar por el im­pro­pe­rio. Por lo ge­ne­ral res­pon­de con un sim­ple elo­gio pa­ra la otra per­so­na o se­ña­lan­do al­go por lo que am­bos pue­den es­tar agra­de­ci­dos. Sim­ple­men­te si­gue ade­lan­te, de­ci­di­do a cum­plir lo que con­si­de­ra que es su de­ber co­ti­diano.

Agu­di­za su pers­pi­ca­cia pa­ra re­sol­ver ca­sos de­lic­tua­les con su pa­sa­tiem­po pre­fe­ri­do: la lec­tu­ra de no­ve­las de cri­men y mis­te­rio. Al­gu­nos in­ten­tan per­sua­dir­lo de que se ci­ña es­tric­ta­men­te a las

ac­ti­vi­da­des tra­di­cio­na­les de un pá­rro­co. Si bien se ocu­pa de esas, en el fon­do sa­be que tam­bién es­tá he­cho pa­ra me­ter­se en asun­tos se­rios de cri­mi­na­lís­ti­ca. Su in­te­rés lle­ga a ser par­te de su vo­ca­ción — su ni­cho, si se quie­re— y le per­mi­te en­de­re­zar al­gu­nos de los en­tuer­tos que ve a su al­re­de­dor. Ade­más re­za pa­ra que si­tua­cio­nes in­jus­tas sal­gan a la luz. Al ins­pec­tor de po­li­cía del sec­tor le dis­gus­ta la in­tro­mi­sión del cu­ra en sus in­ves­ti­ga­cio­nes. No obs­tan­te, aun­que el pa­dre Brown se abs­tie­ne de atri­buir­se mé­ri­to al­guno por los misterios que re­suel­ve, una y otra vez re­sul­ta ser in­dis­pen­sa­ble.

Dios dis­pu­so que ca­da uno de no­so­tros ocu­pa­ra cier­to lu­gar y cum­plie­ra un pro­pó­si­to par­ti­cu­lar. Tal vez ha­lla­re­mos ma­yor sa­tis­fac­ción en el lu­gar y en la con­di­ción en que es­ta­mos si apren­de­mos a sa­car­les el má­xi­mo par­ti­do, pre­pa­rán­do­nos pa­ra ha­cer las co­sas de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble don­de­quie­ra que nos en­con­tre­mos a lo lar­go de la sen­da de la vi­da.

No tie­ne na­da de ma­lo as­pi­rar a ha­cer bien nues­tro tra­ba­jo y re­ci­bir re­co­no­ci­mien­to por ello; sin em­bar­go, si me­nos­pre­cia­mos el lu­gar que nos ha to­ca­do en la vi­da, abri­gan­do la ilu­sión de ocu­par un pues­to que se po­dría con­si­de­rar más des­ta­ca­do, po­de­mos ter­mi­nar des­co­ra­zo­na­dos y des­con­ten­tos. Sin du­da hay mu­chos in­di­vi­duos que so­bre­sa­len en po­si­cio­nes de gran in­fluen­cia o re­so­nan­cia; pe­ro otros mu­chos ocu­pa­mos pues­tos con­si­de­ra­dos co­mu­nes y co­rrien­tes. No obs­tan­te, a to­dos se nos han otor­ga­do va­lio­sos do­nes ocul­tos que po­de­mos cul­ti­var en nues­tras ac­tua­les cir­cuns­tan­cias. Y cuan­do acep­ta­mos nues­tra si­tua­ción y ha­ce­mos to­do lo que se pue­de ha­cer en ella, mu­chas ve­ces su­ce­de que desa­rro­lla­mos esas ha­bi­li­da­des la­ten­tes u ocul­tas, que pue­den ser­vir­nos pa­ra ayu­dar al pró­ji­mo. Eso a su vez nos ayu­da a sen­tir­nos sa­tis­fe­chos y rea­li­za­dos.

Al­gu­nos sa­ben des­de muy tem­pra­na edad exac­ta­men­te qué quie­ren ha­cer y qué cla­se de per­so­na quie­ren lle­gar a ser, lo que no qui­ta que mu­chos más sim­ple­men­te se vean obli­ga­dos a ha­cer ca­mino al an­dar, es­co­ger una ocu­pa­ción y por lo ge­ne­ral em­pe­zar des­de aba­jo y apren­der so­bre la mar­cha. A ve­ces las pre­sio­nes so­cia­les, la cul­tu­ra del mun­do y la men­te hu­ma­na se com­bi­nan y nos ha­cen te­ner en po­co nues­tro lu­gar y po­si­ción si es­tos no tie­nen na­da de es­pe­cial. Pe­ro nin­gún pues­to o lu­gar es co­mún y co­rrien­te si es el que Dios qui­so que ocu­pá­ra­mos, jus­ta­men­te con la in­ten­ción de que desa­rro­llá­ra­mos nues­tros do­nes par­ti­cu­la­res2.

En la Bi­blia son bas­tan­tes las per­so­nas del mon­tón que sur­gen del ano­ni­ma­to y ter­mi­nan sien­do pro­ta­go­nis­tas. Un ejem­plo de ello es la sier­va de Naa­mán, que le di­jo a su amo dón­de po­día ha­llar sa­na­ción pa­ra la le­pra3; otro, el mu­cha­cho que en­tre­gó a Je­sús su al­muer­zo, el cual se mul­ti­pli­có y sir­vió pa­ra dar de co­mer a 5.000 per­so­nas4.

Pue­de que nues­tro lu­gar en la vi­da no sea te­ner un ne­go­cio lu­cra­ti­vo ni aca­pa­rar la aten­ción de la gen­te; pe­ro cuan­do prio­ri­za­mos los va­lo­res prin­ci­pa­les — amar a Dios con to­do nues­tro co­ra­zón, al­ma, men­te y fuer­zas, y a nues­tro pró­ji­mo co­mo a no­so­tros mis­mos5—, ese lu­gar se con­vier­te en uno muy es­pe­cial, en el que ha­lla­mos pro­fun­da sa­tis­fac­ción. Don­de sea que Él nos ha­ya pues­to, y por el tiem­po que sea, acep­té­mos­lo y apren­da­mos a me­jo­rar nues­tro en­torno. Eso hi­zo el pa­dre Brown.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.