LA IN­TE­GRI­DAD DE JONATÁN

Conectate - - NEWS - Ma­ra Hod­ler Es­te ar­tícu­lo es una adap­ta­ción de un pod­cast pu­bli­ca­do en Just1Thing4, por­tal cris­tiano des­ti­na­do a la for­ma­ción de la ju­ven­tud.

Siem­pre he pen­sa­do que el prín­ci­pe Jonatán, hi­jo del pri­mer rey de Is­rael, es un mag­ní­fi­co mo­de­lo bí­bli­co de de­cen­cia e in­te­gri­dad. Con­si­de­re­mos lo si­guien­te: es­ta­ba des­ti­na­do a su­ce­der en el trono a su pa­dre, Saúl; sin em­bar­go, el pro­fe­ta Sa­muel un­gió rey al jo­ven Da­vid.

De ha­ber es­ta­do yo en la po­si­ción de Jonatán, creo que ha­bría su­cum­bi­do de una de es­tas dos ma­ne­ras: me ha­bría con­su­mi­do la en­vi­dia y me ha­bría sen­ti­do víc­ti­ma de una gran in­jus­ti­cia; o a par­tir de en­ton­ces me ha­bría de­sen­ten­di­do de los asun­tos del reino.

La ver­dad es que yo he te­ni­do tan­to una reac­ción co­mo la otra por co­sas mu­cho me­nos im­pac­tan­tes que de­jar de ser he­re­de­ro al trono. Sé lo fá­cil que es per­der de vis­ta mis prin­ci­pios mo­ra­les cuan­do con­si­de­ro que me ha to­ca­do la peor par­te.

En cam­bio, ¿qué hi­zo Jonatán? Mien­tras man­tu­vo su car­go ho­no­rí­fi­co fue el me­jor prín­ci­pe que po­día ser, has­ta el pu­ro fin, cuan­do mu­rió pe­lean­do en una ba­ta­lla con­de­na­da al fra­ca­so1. Aun cuan­do cum­plía su rol de prín­ci­pe, hon­ró y pro­te­gió a Da­vid en nu­me­ro­sas oca­sio­nes.

Jonatán des­ple­gó va­len­tía al ser­vi­cio de su país. Tu­vo el co­ra­je de en­fren­tar­se a una vein­te­na de fi­lis­teos so­lo con la ayu­da de su pa­je de ar­mas2. Ade­más, co­mo se des­pren­de de los re­la­tos so­bre él, se preo­cu­pa­ba por el bie­nes­tar de Is­rael y ju­gó un pa­pel ac­ti­vo en el go­bierno de su pa­dre. Una vez Jonatán le di­jo a Da­vid: «Mi pa­dre no ha­ce na­da, por in­sig­ni­fi­can­te que sea, sin que me lo di­ga » 3.

No creo que él con­si­de­ra­ra lle­gar a di­ri­gir los des­ti­nos de Is­rael co­mo una opor­tu­ni­dad de sa­tis­fa­cer sus pro­pios in­tere­ses. Por lo vis­to no le im­por­ta­ba quién fue­ra rey, siem­pre y cuan­do go­ber­na­ra el país si­guien­do los pre­cep­tos di­vi­nos. Res­pal­dó de lleno al un­gi­do de Dios sim­ple­men­te por­que era el un­gi­do de Dios. Pa­ra eso ha­ce fal­ta in­te­gri­dad, la cla­se de in­te­gri­dad que vie­ne del al­ma, por­que se tie­ne ple­na con­fian­za en la pro­vi­den­cia di­vi­na.

Por el con­tra­rio, Saúl, su pa­dre, de­mos­tró en mu­chas oca­sio­nes fal­ta de in­te­gri­dad. Re­pe­ti­das ve­ces in­cum­plió su pa­la­bra, desoyó al pro­fe­ta de Dios y se preo­cu­pó más de pre­ser­var su rei­na­do que de ha­cer una bue­na la­bor co­mo rey. Por su te­mor a per­der el reino, to­mó de­ci­sio­nes equi­vo­ca­das que con el tiem­po ter­mi­na­ron cos­tán­do­le el reino y la vi­da.

Aho­ra ha­bla­ré de mí. Ha­ce unos años tu­ve unos con­flic­tos ma­yúscu­los en mi cen­tro de tra­ba­jo. Las co­sas lle­ga­ron a un pun­to ál­gi­do cuan­do al­guien que ha­cía me­nos que yo por la com­pa­ñía con­si­guió un pues­to que me co­rres­pon­día a mí. Me ha­bía es­ta­do sa­can­do la mu­gre por la em­pre­sa y, fran­ca­men­te, con­si­de­ra­ba que me me­re­cía ese as­cen­so. In­ten­té reac­cio­nar con afa­bi­li­dad, pe­ro es­ta­ba muy con­tra­ria­da. Me des­mo­ra­li­cé y se apa­gó en mí el es­pí­ri­tu de equi­po.

De­tes­to có­mo me pon­go cuan­do me pa­re­ce que al­go es in­jus­to. A ve­ces lle­go a pen­sar que la ac­ti­tud o los ac­tos in­jus­tos de los de­más jus­ti­fi­can mis ma­las reac­cio­nes o, peor aún, con­si­de­ro que su com­por­ta­mien­to me da de­re­cho a ex­hi­bir una ma­la ac­ti­tud.

Así, por más de una se­ma­na es­tu­ve su­mi­da en mi au­to­com­pa­sión, has­ta que por fin me pu­se a orar acer­ca de mi si­tua­ción. Y ¡adi­vi­na qué hi­zo Dios! ¿Sa­bes en quién me hi­zo pen­sar? Co­rrec­to: en Jonatán. Me re­cor­dó el amor de Jonatán por Da­vid. Jonatán no cues­tio­nó la elec­ción de Dios. Es pro­ba­ble que Jonatán hu­bie­se si­do un buen rey de Is­rael, pe­ro Dios eli­gió a Da­vid, y Jonatán con­fió en la pre­fe­ren­cia di­vi­na.

Ha­ce fal­ta in­te­gri­dad y no­ble­za pa­ra ser la cla­se de per­so­na que per­ma­ne­ce en el lu­gar que Dios ha ele­gi­do pa­ra ella aun cuan­do es­te no ofrez­ca pres­ti­gio ni ven­ta­jas. Hay que ser una gran per­so­na pa­ra re­co­no­cer el rol que Dios quie­re que uno desem­pe­ñe y ha­cer­lo sin mi­rar a los de­más pa­ra ver si les ha to­ca­do al­go me­jor o si es­tán ha­cien­do una la­bor tan bue­na co­mo la nues­tra. Co­mo bien de­mues­tra lo que me pa­só a mí, yo mis­ma no su­pe reac­cio­nar co­mo hu­bie­ra de­bi­do.

Tu­ve que ha­cer un es­fuer­zo pa­ra que mis ac­tos fue­ran con­se­cuen­tes con mis creen­cias. Así de­fino yo lo que es la in­te­gri­dad, y cuan­do no es­toy se­gu­ra de es­tar to­man­do una bue­na de­ci­sión, me pre­gun­to: «¿Son mis ac­tos cohe­ren­tes con mis creen­cias?» So­lo cuan­do pue­do res­pon­der con un sí ca­te­gó­ri­co ten­go la se­gu­ri­dad de que mi in­te­gri­dad no es­tá en du­da.

El fe­liz desen­la­ce de es­ta his­to­ria es que lo­gré ali­near mis ac­cio­nes y ac­ti­tu­des con mis creen­cias. Apren­dí el va­lor de cum­plir con mi de­ber y mi fun­ción y, efec­ti­va­men­te, al po­co tiem­po mis su­pe­rio­res to­ma­ron no­ta de mi desem­pe­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.