Eter­ni­dad

Conectate - - NEWS - CURTIS PE­TER VAN GORDER Curtis Pe­ter van Gorder es guio­nis­ta y mi­mo5. Vi­ve en Ale­ma­nia.

Mi hi­ja me pre­gun­tó una vez si me pe­sa­ba ha­ber de­di­ca­do mi vi­da a ser­vir a Dios. Le res­pon­dí: —En ab­so­lu­to. Mi idea fue siem­pre tra­ba­jar con los ojos pues­tos en la eter­ni­dad.

El tér­mino eter­ni­dad se po­pu­la­ri­zó gra­cias a un hom­bre in­creí­ble lla­ma­do Art­hur Sta­ce que fa­lle­ció en 1967, cu­ya bio­gra­fía ha que­da­do plas­ma­da en un li­bro, una ópe­ra y una pe­lí­cu­la1.

Art­hur se crio en una fa­mi­lia en la que im­pe­ra­ban el al­coho­lis­mo y los ma­los tra­tos. Los pri­me­ros 45 años de su vi­da co­me­tió de­li­tos de po­ca mon­ta. Se­gún su bió­gra­fo, era «un bo­rra­cho, un mar­gi­na­do que no ser­vía pa­ra na­da ». To­do eso cam­bió el día que es­cu­chó un ser­món so­bre Isaías 57:15: «El Al­to y Ma­jes­tuo­so que vi­ve en la eter­ni­dad, el San­to, di­ce: “Yo vi­vo en el lu­gar al­to y san­to con los de es­pí­ri­tu arre­pen­ti­do y hu­mil­de”» 2.

Más ade­lan­te Art­hur ex­pli­có: «De gol­pe me eché a llo­rar y sen­tí un fuer­te im­pul­so de es­cri­bir la pa­la­bra Eter­ni­dad ».

Se me­tió las ma­nos en los bol­si­llos y en­con­tró un tro­zo de ti­za. Pe­se a que era anal­fa­be­to y ape­nas sa­bía es­cri­bir su nom­bre, con­tó que la pri­me­ra vez que es­cri­bió la pa­la­bra Eter­ni­dad le sa­lió «con fa­ci­li­dad y con una ca­li­gra­fía her­mo­sa. No lo en­ten­día. Al día de hoy to­da­vía no lo en­tien­do».

Du­ran­te los si­guien­tes 28 años, va­rias ve­ces a la se­ma­na sa­lía de su ca­sa a las 5 de la ma­ña­na pa­ra es­cri­bir esa pa­la­bra en lu­ga­res pú­bli­cos, con el ob­je­to de re­cor­dar­les a quie­nes la vie­ran lo que real­men­te tie­ne im­por­tan­cia en la vi­da. Al me­nos 50 ve­ces al día es­cri­bía Eter­ni­dad con ti­za y cra­yo­nes. Ter­mi­nó es­cri­bien­do me­dio mi­llón de ve­ces por to­da la ciu­dad esa pa­la­bra má­gi­ca y pro­fun­da. Él mis­mo se au­to­de­no­mi­na­ba mi­sio­na­rio.

La his­to­ria de Art­hur nos pue­de mo­ti­var a apro­ve­char lo que te­ne­mos, por po­co que pa­rez­ca ser — qui­zá so­lo un tro­zo de ti­za— pa­ra in­fluir po­si­ti­va­men­te en el mun­do.

La Bi­blia di­ce que nues­tra vi­da es co­mo la hier­ba, las flo­res o el hu­mo. Es­ta­mos aquí por bre­ve tiem­po y pe­re­ce­mos3. Cuan­do yo era más jo­ven, veía mi vi­da co­mo una lar­ga ca­rre­te­ra que no se sa­bía dón­de ter­mi­na­ría. Aho­ra, a los 66 años, com­pren­do me­jor có­mo es.

En una con­fe­ren­cia, Fran­cis Chan ilus­tró la eter­ni­dad con una lar­ga cuer­da que lle­vó al es­ce­na­rio4. «Ima­gí­nen­se — di­jo— que es­ta cuer­da es in­ter­mi­na­ble. Ilus­tra la eter­ni­dad ». Lue­go se­ña­ló unos po­cos cen­tí­me­tros en un ex­tre­mo, pin­ta­dos de ro­jo: «Es­ta frac­ción re­pre­sen­ta nues­tro tiem­po en la Tie­rra ». Al­gu­nas per­so­nas no vi­ven sino pa­ra la par­te te­rre­nal de su exis­ten­cia, y ha­cen ca­so omi­so de lo de­más, de su vi­da eter­na. El eco de lo que ha­ga­mos aquí se es­cu­cha­rá en el más allá. Eso es lo real­men­te tras­cen­den­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.