GRA­TI­TUD

Conectate - - NEWS - Pe­ter Ams­ter­dam di­ri­ge jun­ta­men­te con su es­po­sa, Ma­ría Fon­tai­ne, el mo­vi­mien­to cris­tiano La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

Ase­me­jar­nos más a Cris­to sig­ni­fi­ca lle­gar a ser me­jo­res cris­tia­nos me­dian­te una apli­ca­ción más re­suel­ta de las en­se­ñan­zas de las Es­cri­tu­ras, com­bi­na­da con la guía y gra­cia del Es­pí­ri­tu San­to. Esa apli­ca­ción de la Bi­blia tie­ne dos ver­tien­tes. Por un la­do, exi­ge re­nun­ciar a to­do aque­llo que no es­té a tono con Dios y re­sis­tir y ven­cer el pe­ca­do tan­to co­mo sea po­si­ble. Por otro, con­sis­te en re­ves­tir­nos de Cris­to1, abra­zar las vir­tu­des cris­tia­nas que se men­cio­nan en las Es­cri­tu­ras y con­du­cir­nos de un mo­do que re­fuer­ce en no­so­tros ta­les vir­tu­des.

En el li­bro Cul­ti­va­ting Christian Cha­rac­ter2, Mi­chael Zi­ga­re­lli cuen­ta que en­cues­tó a 5.000 cris­tia­nos y des­cu­brió cuá­les son las vir­tu­des que pa­re­cen con­tri­buir al desa­rro­llo y per­fec­cio­na­mien­to del ca­rác­ter cris­tiano. Iden­ti­fi­có tres atri­bu­tos que se pue­den con­si­de­rar com­po­nen­tes esen­cia­les de la imi­ta­ción de Cris­to.

Son tres los atri­bu­tos que me­jor ex­pli­can en qué se di­fe­ren­cian los cris­tia­nos muy vir­tuo­sos de los me­dia­na­men­te vir­tuo­sos. Ta­les atri­bu­tos — tres pi­la­res del éxi­to— son la gra­ti­tud, el go­zo de vi­vir y el teo­cen­tris­mo. […] Los cris­tia­nos que han sem­bra­do esas tres se­mi­llas en su es­ti­lo de vi­da tie­nen mu­chas más pro­ba­bi­li­da­des de co­se­char el má­xi­mo ca­rác­ter cris­tiano, […] de ver en sí mis­mos ma­ni­fes­ta­cio­nes del fru­to del

Es­pí­ri­tu. Otras vir­tu­des cris­tia­nas fun­da­men­ta­les pe­ro es­qui­vas (p. ej., el amor, la paz in­te­rior, la pa­cien­cia, la bon­dad, la ge­ne­ro­si­dad, la fi­de­li­dad, la afa­bi­li­dad, el do­mi­nio pro­pio, la com­pa­sión y la ca­pa­ci­dad de per­do­nar) bro­tan de las raí­ces de la gra­ti­tud, el go­zo de vi­vir y el teo­cen­tris­mo3.

La gra­ti­tud es cla­ve pa­ra ad­qui­rir una ma­yor se­me­jan­za con Cris­to, por ser una vir­tud raíz, que pro­du­ce en no­so­tros otras vir­tu­des cris­tia­nas. Tie­ne un efec­to trans­for­ma­dor en nues­tra ma­ne­ra de ser. En cam­pos co­mo el de la psicología y la su­pera­ción per­so­nal es­tán am­plia­men­te re­co­no­ci­dos sus be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud y el bie­nes­tar emo­cio­nal, so­cial y men­tal, en­tre otros as­pec­tos. Sue­le con­si­de­rar­se que es fun­da­men­tal pa­ra dis­fru­tar de una vi­da me­jor y más fe­liz.

En las Es­cri­tu­ras la gra­ti­tud se ba­sa en el con­cep­to de que, en to­das par­tes y en to­da si­tua­ción, el pue­blo de Dios de­be dar gra­cias a su crea­dor y re­den­tor. En el An­ti­guo Tes­ta­men­to la ac­ción de gra­cias se ex­pre­sa por lo ge­ne­ral me­dian­te la pa­la­bra he­brea to­dá, que se tra­du­ce por «agra­de­ci­mien­to» o «ac­ción de gra­cias». Es tam­bién co­mo se di­ce «gra­cias» en he­breo mo­derno.

En el Nue­vo Tes­ta­men­to tam­bién abun­dan los pa­sa­jes en los que se ex­pre­sa agra­de­ci­mien­to a Dios, así co­mo las ex­hor­ta­cio­nes a ha­cer­lo. De he­cho, se nos man­da dar gra­cias a Dios por to­do4 y siem­pre5.

Cul­ti­var la gra­ti­tud cam­bia nues­tra pers­pec­ti­va de la vi­da, y con el tiem­po crea un nue­vo con­tex­to o un nue­vo pris­ma a tra­vés del cual in­ter­pre­ta­mos nues­tras cir­cuns­tan­cias. Co­men­za­mos a ver nues­tras ex­pe­rien­cias y to­do lo que te­ne­mos a la luz del amor de Dios, y com­pren­de­mos que, sea cual sea nues­tra si­tua­ción, po­dría ser peor, y no lo es. Eso no sig­ni­fi­ca que no ha­ga­mos lo po­si­ble por me­jo­rar­la, sino que la ve­mos con una ac­ti­tud agra­de­ci­da.

En cier­to mo­do la gra­ti­tud es una ma­ne­ra de pen­sar. Sean cua­les sean nues­tras cir­cuns­tan­cias, op­ta­mos por ver­las des­de la óp­ti­ca de nues­tro agra­de­ci­mien­to a Dios por Su amor, Sus cui­da­dos y Su pro­vi­sión, en vez de com­pa­rar­nos con otras per­so­nas o la­men­tar­nos por lo que nos ha to­ca­do en suer­te en la vi­da. Pa­ra ello es pre­ci­so que con­cen­tre­mos nues­tros pen­sa­mien­tos en las ben­di­cio­nes que he­mos re­ci­bi­do y no en lo que nos fal­ta, sin ha­cer cá­ba­las so­bre lo mu­cho me­jor que nos iría si tan so­lo tal y cual. La gra­ti­tud nos ha­ce que­rer lo que te­ne­mos, es­tar con­ten­tos cual­quie­ra que sea nues­tra si­tua­ción y dar­le fre­cuen­te­men­te gra­cias a Dios por los fa­vo­res que nos ha con­ce­di­do, sean es­tos es­ca­sos o abun­dan­tes.

Con fre­cuen­cia nos cues­ta sen­tir­nos agra­de­ci­dos cuan­do atra­ve­sa­mos ad­ver­si­da­des, cuan­do la vi­da no pa­re­ce te­ner sen­ti­do y nues­tras ora­cio­nes no ob­tie­nen res­pues­ta. Pe­ro una ac­ti­tud agra­de­ci­da no de­pen­de de lo que acon­tez­ca, sino que es­tá an­cla­da en la con­fian­za de que Dios nos ama y oye nues­tras ora­cio­nes, y siem­pre hay mo­ti­vos pa­ra es­tar agra­de­ci­dos, aun en la peor de las si­tua­cio­nes.

Una ma­ne­ra de cul­ti­var la gra­ti­tud es ano­tar to­do aque­llo por lo que es­ta­mos agra­de­ci­dos. Un dia­rio de gra­ti­tud sir­ve pa­ra de­jar cons­tan­cia de las di­chas y be­ne­fi­cios de que dis­fru­ta­mos y pen­sar en ellos, lo que con­tri­bu­ye al desa­rro­llo de una men­ta­li­dad po­si­ti­va y agra­de­ci­da. Aun­que en nues­tra vi­da co­ti­dia­na hay nu­me­ro­sas co­sas por las que es­ta­mos agra­de­ci­dos, ra­ra vez ha­ce­mos una pau­sa pa­ra to­mar con­cien­cia de ellas; de ahí que no que­den re­gis­tra­das en nues­tro pen­sa­mien­to co­mo ben­di­cio­nes.

Ha­ce po­co co­men­cé un dia­rio de ese ti­po, y me he que­da­do sor­pren­di­do an­te la mul­ti­tud de co­sas por las que es­toy agra­de­ci­do y en las que muy po­cas ve­ces re­pa­ra­ba. Me pa­so el día ro­dea­do de ben­di­cio­nes; pe­ro has­ta que no em­pe­cé a ano­tar ca­da día cin­co co­sas por las que es­ta­ba agra­de­ci­do, ca­si nun­ca to­ma­ba cla­ra con­cien­cia de ellas. Por su­pues­to que ha­bi­tual­men­te da­ba gra­cias a Dios por to­do lo bueno que hay en la vi­da, pe­ro lo ha­cía en tér­mi­nos ge­ne­ra­les. He com­pro­ba­do que al ano­tar he­chos o de­ta­lles concretos me he vuel­to más cons­cien­te de las ben­di­cio­nes de Dios y más agra­de­ci­do por nu­me­ro­sas co­sas es­pe­cí­fi­cas que du­ran­te mu­chos años ha­bía da­do por sen­ta­das.

En el po­co tiem­po que lle­vo ha­cien­do es­to he vis­to que mis reac­cio­nes es­tán cam­bian­do. Ayer mis­mo me en­te­ré de que de­bía pa­gar una cuen­ta que no te­nía pre­vis­ta, y mi pri­me­ra reac­ción fue que­jar­me; pe­ro po­co des­pués re­for­mu­lé mis pen­sa­mien­tos y le agra­de­cí a Dios que tu­vie­ra fon­dos pa­ra pa­gar­la. Me sen­tí mu­cho me­jor.

6. Zi­ga­re­lli, Cul­ti­va­ting Christian Cha­rac­ter, 36.

En la vi­da hay can­ti­dad de co­sas, pe­que­ñas y gran­des, que po­de­mos re­co­no­cer co­mo ben­di­cio­nes de Dios: nues­tros do­nes y ap­ti­tu­des, las me­tas que he­mos al­can­za­do, las opor­tu­ni­da­des que se nos han pre­sen­ta­do, nues­tra sa­lud, la re­pa­ra­ción del au­to, co­mi­da en la me­sa, agua que sa­le de la lla­ve, y un lar­go et­cé­te­ra. Por otra par­te es­tán nues­tros fa­mi­lia­res y ami­gos que nos aman, y las per­so­nas que nos han ayu­da­do o aten­di­do de al­gu­na ma­ne­ra. Un dia­rio nos ayu­da a edu­car la men­te pa­ra re­co­no­cer esas co­sas. Así, con el tiem­po nues­tra ac­ti­tud va cam­bian­do, y la gra­ti­tud lle­ga a ser par­te in­te­gral de nues­tra per­so­na­li­dad, lo cual nos con­du­ce ha­cia una ma­yor se­me­jan­za con Cris­to.

Ro­gar por los po­bres tam­bién pue­de acen­tuar la gra­ti­tud. Al orar por los que tie­nen me­nos que no­so­tros, nos acor­da­mos de lo di­fí­cil que es la vi­da pa­ra al­gu­nos y nos vol­ve­mos más agra­de­ci­dos por la nues­tra. Orar por los re­fu­gia­dos que han te­ni­do que de­jar­lo to­do y arries­gar la vi­da pa­ra lle­gar a un si­tio se­gu­ro nos ayu­da a ver más ob­je­ti­va­men­te nues­tra pro­pia si­tua­ción.

De pron­to, nues­tro mar­co de re­fe­ren­cia es la viu­da em­po­bre­ci­da, el ni­ño ham­brien­to, el padre des­em­plea­do, el be­bé ator­men­ta­do por una en­fer­me­dad, el re­fu­gia­do al que la gue­rra obli­gó a aban­do­nar su país, el ve­cino del Ter­cer Mun­do sin elec­tri­ci­dad ni agua co­rrien­te. Orar a dia­rio por esas per­so­nas es una prác­ti­ca que alum­bra nues­tra pro­pia exis­ten­cia con la res­plan­de­cien­te luz de la pro­vi­den­cia di­vi­na, de re­sul­tas de lo cual pue­de pro­du­cir­se en uno una se­rie de vuel­cos im­pre­sio­nan­tes. La en­vi­dia se tor­na en sa­tis­fac­ción; el re­sen­ti­mien­to, en con­ten­ta­mien­to; las que­jas, en ala­ban­za. El ca­ta­li­za­dor de to­do ello es la gra­ti­tud, que na­ce de una pers­pec­ti­va más diá­fa­na ad­qui­ri­da a tra­vés de la re­fle­xión so­bre la si­tua­ción de los po­bres6.

Los cris­tia­nos he­mos re­ci­bi­do la ma­yor de las ben­di­cio­nes: la sal­va­ción, el co­no­ci­mien­to de que vi­vi­re­mos eter­na­men­te con Dios. Dis­fru­ta­mos de una re­la­ción con el crea­dor y sos­te­ne­dor de to­das las co­sas. Nues­tro Dios es tam­bién nues­tro Padre, que sa­be lo que ne­ce­si­ta­mos y pro­me­te ve­lar por no­so­tros. Sean cua­les sean nues­tras cir­cuns­tan­cias, es­ta­mos en Su pre­sen­cia. La gra­ti­tud no es nues­tro es­ta­do na­tu­ral; sin em­bar­go, al es­for­zar­nos por cul­ti­var­la, ire­mos pa­re­cién­do­nos más a Cris­to.

1. V. Ro­ma­nos 13:14 2. Colorado Springs: Pur­po­se­ful De­sign Pu­bli­ca­tions, 2005 3. Zi­ga­re­lli, Cul­ti­va­ting Christian Cha­rac­ter, 24 4. V. 1 Te­sa­lo­ni­cen­ses 5:18 5. V. Efe­sios 5: 20; 1 Te­sa­lo­ni­cen­ses 5:16–18

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.