DIA­RIO DE GRA­TI­TUD

Conectate - - NEWS - Sally Gar­cía Sally Gar­cía es edu­ca­do­ra y mi­sio­ne­ra. Vi­ve en Chile y es­tá afi­lia­da a La Fa­mi­lia In­ter­na­cio­nal.

«No re­cuer­do có­mo se es­cri­be esa pa­la­bra. ¿Có­mo ha­go pa­ra ex­pre­sar es­ta idea co­rrec­ta­men­te? Pa­re­ce que no lo­gro vol­car mis ideas en el pa­pel».

Me da­ba cuen­ta de que mis ha­bi­li­da­des co­mo es­cri­to­ra es­ta­ban oxi­da­das. No ha­bía te­ni­do mu­cha oca­sión de or­de­nar mis ideas en pá­rra­fos des­de que ha­bía sa­li­do del co­le­gio, y ahí, fren­te a mí, es­ta­ban las pe­no­sas con­se­cuen­cias. En­ton­ces me acor­dé de cuán­to ha­bía dis­fru­ta­do de un cur­so de ex­pre­sión es­cri­ta que to­mé en la uni­ver­si­dad.

Así na­ció la idea de mi dia­rio de ala­ban­za. An­te­rior­men­te lle­va­ba un re­gis­tro de ca­da día a mo­do de bi­tá­co­ra abre­via­da, más que na­da con el áni­mo de or­ga­ni­zar­me. Mis co­men­ta­rios de­cían: «8 de abril: En­vié un pa­que­te a mi hi­ja y vi­si­té a Ma­ría », o: «Fui al mé­di­co y em­pe­cé el tra­ta­mien­to pa­ra la gri­pe». Es­te dia­rio, sin em­bar­go, se­ría di­fe­ren­te. 1. 1 Te­sa­lo­ni­cen­ses 5:18 ( NVI) 2. Ro­ma­nos 8: 28 ( NVI) 3. Anó­ni­mo Ha­ría mu­cho más que sim­ple­men­te enu­me­rar he­chos. Me to­ma­ría el tiem­po pa­ra reflexionar so­bre lo ocu­rri­do du­ran­te el día y lue­go con­sig­na­ría mis ideas y mi sen­tir al res­pec­to.

Más im­por­tan­te aún, me im­pu­se una con­di­ción: no me per­mi­ti­ría ex­pre­sar co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos so­bre per­so­nas o si­tua­cio­nes. Lo que es­cri­bie­ra de­bía pro­ce­der de un co­ra­zón lleno de ala­ban­za, aun cuan­do la si­tua­ción me pa­re­cie­ra in­jus­ta, la per­so­na an­ta­gó­ni­ca o el día to­tal­men­te som­brío.

El ejer­ci­cio re­sul­tó te­ra­péu­ti­co. Apren­dí a es­cri­bir ple­ga­rias que de­po­si­ta­ban si­tua­cio­nes des­agra­da­bles en las ma­nos de Dios. Cuan­to más es­cri­bía con esa ac­ti­tud po­si­ti­va, más cla­ra­men­te lo­gra­ba en­ten­der las cir­cuns­tan­cias en que me veía, más op­ti­mis­ta era mi pers­pec­ti­va de otras per­so­nas y más so­lu­cio­nes se me ocu­rrían. Esa for­ma de lle­var un dia­rio me re­cor­dó que de­bo dar «gra­cias a Dios en to­da si­tua­ción» 1, sa­bien­do que «Dios dis­po­ne to­das las co­sas pa­ra el bien de quie­nes lo aman» 2. Ade­más de ser­vir­me pa­ra re­pa­sar la mul­ti­tud de ben­di­cio­nes que re­ci­bo ca­da día, es­ta ini­cia­ti­va tam­bién me en­se­ñó a orar por los as­pec­tos me­nos agra­da­bles. Esas ideas y ora­cio­nes es­cri­tas son co­mo de­cla­ra­cio­nes de fe a las que pue­do re­fe­rir­me cuan­do re­leo lo que es­cri­bí. Ob­ser­var lo que me su­ce­de en la vi­da a tra­vés del pris­ma de la ala­ban­za es al­go más na­tu­ral pa­ra mí aho­ra.

Ade­más, de re­fi­lón, con tan­to prac­ti­car ha me­jo­ra­do mu­cho mi or­to­gra­fía, y es­cri­bo con más ori­gi­na­li­dad. Has­ta com­pré una plu­ma ca­li­grá­fi­ca pa­ra el ti­tu­la­do de las pá­gi­nas y a ve­ces has­ta ha­go al­gu­nos ca­rac­te­res con fi­li­gra­na o ilus­tro cier­tos pa­sa­jes que se sa­len de lo co­mún con pe­que­ños bos­que­jos en tin­ta. Día a día me sir­ve de re­cor­da­to­rio de que «si nos de­te­ne­mos a reflexionar, mo­ti­vos ten­dre­mos pa­ra agra­de­cer » 3.

Me­jor es per­der la cuen­ta enu­me­ran­do tus di­chas que per­der tu di­cha sa­can­do la cuen­ta de tus pro­ble­mas. Malt­bie Bab­cock (1858–1901) El re­co­no­ci­mien­to es la me­mo­ria del co­ra­zón. Hans Christian An­der­sen (1805–1875)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.