¿TEN­GO QUE HA­CER­LO?

Conectate - - NEWS - Mi­la Na­ta­li­ya Go­vo­ruk­ha Mi­la Na­ta­li­ya Go­vo­ruk­ha es con­se­je­ra ju­ve­nil y rea­li­za la­bo­res vo­lun­ta­rias en Ucra­nia.

De tan­to en tan­to doy cla­ses bí­bli­cas en una es­cue­la do­mi­ni­cal pa­ra ni­ños de tres a cin­co años. El gru­po es muy pe­que­ño, a ve­ces no son más de cua­tro o cin­co chi­qui­ti­nes. Una de las ni­ñas que asiste fre­cuen­te­men­te es muy in­te­li­gen­te, lo­cuaz y de­ci­di­da. Una vez, ha­ce po­co, se ne­gó a es­tar en la cla­se por­que te­nía el pe­lo des­ali­ña­do, aun­que por otra par­te no de­ja­ba que su ma­dre la pei­na­ra por­que es­ta se ha­bía ol­vi­da­do unas cin­tas ro­sa­das que eran sus pre­fe­ri­das. Re­sul­ta que en­con­tré unas cin­tas de ese co­lor en la ca­ja de ma­nua­li­da­des, y la ne­na con­sin­tió en que le tren­za­ra el ca­be­llo.

Cuan­do ter­mi­né, a pe­sar de las su­ti­les in­di­ca­cio­nes de su ma­dre y la fir­me in­sis­ten­cia de su padre, la ni­ña no qui­so dar­me las gra­cias. Al fi­nal se cru­zó de bra­zos y con ca­ra se­ria pre­gun­tó en voz ba­ja: —¿Ten­go que ha­cer­lo? Por un mo­men­to no su­pe qué de­cir. En­ton­ces le con­tes­té:

—No, mi amor, no tie­nes que ha­cer­lo.

Y pro­ce­dí a ex­pli­car­le en tér­mi­nos sen­ci­llos que los bue­nos mo­da­les sua­vi­zan las as­pe­re­zas de la vi­da y fa­ci­li­tan la in­ter­ac­ción en­tre las per­so­nas, y más que na­da que la gra­ti­tud ablan­da co­ra­zo­nes, y un es­pí­ri­tu agra­de­ci­do siem­pre es bien re­ci­bi­do. Mis pa­la­bras no tu­vie­ron el efec­to desea­do; pe­ro co­mo los otros ni­ños es­ta­ban es­pe­ran­do tu­ve que de­jar­lo pa­sar y dar co­mien­zo a la cla­se.

Aquel mes ha­bía si­do di­fí­cil pa­ra mí emo­cio­nal­men­te. Mi hi­jo, que vi­ve en otro con­ti­nen­te y a quien no veo des­de ha­ce un año, te­nía pre­vis­to ve­nir a pa­sar tres se­ma­nas

con­mi­go. Su her­mano ma­yor, que re­si­de más cer­ca — aun­que igual­men­te en el ex­tran­je­ro— tam­bién te­nía pen­sa­do re­unir­se con no­so­tros. Te­nía­mos pla­nea­das al­gu­nas aven­tu­ras, to­da una se­rie de ac­ti­vi­da­des en­tre­te­ni­das, y ya ha­bía­mos re­ser­va­do alo­ja­mien­to. Sin em­bar­go, se pro­du­jo un cam­bio en su agen­da, y tu­vi­mos que can­ce­lar­lo to­do.

Que­dé tan de­cep­cio­na­da que du­ran­te un par de se­ma­nas no lo­gré re­to­mar las rien­das de mi vi­da. Has­ta lle­gué a du­dar de que Dios de ver­dad se preo­cu­pa­ra por mí; de lo con­tra­rio no lo ha­bría per­mi­ti­do. El día en que tu­ve la es­ca­ra­mu­za con mi pe­que­ña alum­na de ca­te­que­sis, por la no­che no con­se­guía con­ci­liar el sue­ño y me pu­se a pen­sar en mis hi­jos. Aun­que ya son adul­tos, to­da­vía re­cuer­do sus sim­pá­ti­cas tra­ve­su­ras cuan­do eran chi­qui­llos. «¿Por qué? ¿Por qué no pue­do es­tar con ellos aho­ra? Lle­vá­ba­mos me­ses pla­ni­fi­can­do es­te en­cuen­tro. ¿Có­mo es eso, Dios?» Ra­cio­nal­men­te sa­bía que no te­nía de­re­cho a sen­tir­me frus­tra­da con Dios, pe­ro no po­día evi­tar­lo.

En­ton­ces re­cor­dé el in­ci­den­te de las tren­zas y las cin­tas ro­sa­das. «¿Aca­so Dios me ve co­mo esa ni­ñi­ta tes­ta­ru­da con los bra­zos cru­za­dos? ¿Es­toy in­fan­til­men­te con­tra­ria­da por­que las co­sas no sa­lie­ron co­mo yo que­ría y aho­ra es­toy mo­les­tan­do a los de­más con mi mal­hu­mor?»

Eché mano de un vie­jo ál­bum de fo­tos, y reí y llo­ré ojean­do los re­tra­tos y re­cor­dan­do tan­tos be­llos mo­men­tos y to­do el amor que nos ha­bía­mos mos­tra­do. « Aquí es­toy le­yén­do­les un cuen­to an­tes de acos­tar­nos, cuan­do ellos te­nían dos y cin­co años.» «En es­ta es­ta­mos co­ci­nan­do jun­tos.» « Aquí se los ve en una fun­ción de la aca­de­mia de mú­si­ca.» «En es­ta otra es­ta­mos sen­ta­dos con sus me­jo­res ami­gos al­re­de­dor de un ta­ble­ro de jue­go.»

Abrí ar­chi­vos de fo­tos en el compu­tador. En una es­tá­ba­mos jun­tos el in­vierno pa­sa­do en las mon­ta­ñas: los chi­cos prac­ti­ca­ban snow­boar­ding, y yo los fil­ma­ba. En la si­guien­te es­tá­ba­mos mon­ta­dos a caballo en un pa­ra­je de una be­lle­za ex­tra­or­di­na­ria. Otra era una fo­to gru­pal de ha­ce unos años, cuan­do fui­mos de vo­lun­ta­rios con un gru­po de pa­ya­sos a un hos­pi­tal in­fan­til. Tam­bién vi una se­rie de fo­tos de cuan­do le en­tre­ga­ron una me­da­lla a mi hi­jo me­nor por gra­duar­se del co­le­gio con ma­trí­cu­la de ho­nor. Y otra del ve­rano pa­sa­do en la que es­toy to­mán­do­le una fo­to al ma­yor mien­tras él da de co­mer a unos pa­vos reales.

Lue­go unas fo­tos mías del año pa­sa­do, via­jan­do por Eu­ro­pa, pa­sean­do por las mon­ta­ñas, na­dan­do en el mar, en un concierto, en un mu­seo de ar­te, pin­tan­do un mu­ral en un or­fa­na­to, es­tu­dian­do en la uni­ver­si­dad, cor­tan­do la tor­ta en mi fies­ta de cum­plea­ños, reuni­da con vie­jos ami­gos, po­san­do con nue­vas amis­ta­des. Nu­me­ro­sas aven­tu­ras que me lle­na­ron el co­ra­zón de gra­ti­tud. ¡Tan­tos her­mo­sos re­cuer­dos y mo­men­tos inol­vi­da­bles! ¡Tan­tos mo­ti­vos pa­ra es­tar agra­de­ci­da!

¿Ten­go que dar­le las gra­cias a Dios? Sí, in­du­da­ble­men­te. Es más, quie­ro de­mos­trar­le mi gra­ti­tud y re­cor­dar­me a mí mis­ma que creó pa­ra mí un mun­do ma­ra­vi­llo­so. Ten­go que se­guir dán­do­le las gra­cias por mi pro­pio bien, por el bien de los de­más, por el bien de mis hi­jos y has­ta por el bien de mis fu­tu­ros nie­tos, a quie­nes pro­cu­ra­ré en­se­ñar­les a ser agra­de­ci­dos, tan­to con las per­so­nas co­mo con Aquel que los ama más que na­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.