UN CO­RA­ZÓN DI­CHO­SO

Conectate - - NEWS - Ma­rie Al­ve­ro Ma­rie Al­ve­ro ha si­do mi­sio­ne­ra en Áfri­ca y Mé­xi­co. Lle­va una vi­da ple­na y ac­ti­va en com­pa­ñía de su es­po­so y sus hi­jos en la re­gión cen­tral de Te­xas, EE. UU.

In­vi­ta a Je­sús, el da­dor de es­pe­ran­za, a es­tar siem­pre a tu la­do. Se lo pue­des pe­dir con es­ta sen­ci­lla ora­ción: Ama­do Je­sús, creo en Ti y te in­vi­to a for­mar par­te de mi vi­da. Te rue­go que me ayu­des a amar­te y a ser una per­so­na más fe­liz y agra­de­ci­da. Amén.

Pa­ra no­so­tros, los se­gui­do­res de Cris­to, vi­vir agra­de­ci­dos de­be­ría ser nues­tra con­fi­gu­ra­ción pre­de­ter­mi­na­da, te­nien­do en cuen­ta que Je­sús mu­rió pa­ra re­di­mir­nos de to­da una eter­ni­dad se­pa­ra­dos de Dios. Eso de­be­ría dar­nos alas y aguan­te pa­ra su­pe­rar y con­si­de­rar in­tras­cen­den­te to­do aque­llo que sea un plo­mo y nos im­pi­da vo­lar. Yo, sin em­bar­go, cai­go en reac­cio­nes des­agra­de­ci­das por cues­tio­nes co­mo el trá­fi­co, el des­or­den, el estrés, la es­ca­sez de una co­sa y el ex­ce­so de otra… En fin, ya sa­bes có­mo es.

Así y to­do, sé que en el pa­no­ra­ma glo­bal los de­ta­lles co­ti­dia­nos im­por­tan po­co, y as­pi­ro a te­ner go­zo en mi al­ma. Per­mí­te­me que te re­fie­ra tres as­pec­tos en los que me he ve­ni­do con­cen­tran­do con el fin de te­ner reac­cio­nes y ac­ti­tu­des más po­si­ti­vas.

Agra­de­cer has­ta lo más ni­mio

Es­toy apren­dien­do a fi­jar­me en las co­si­tas que ge­ne­ran ale­gría. La lis­ta es ki­lo­mé­tri­ca: el ama­ne­cer, una de­li­cio­sa ta­za de ca­fé, el ai­re fres­co de la ma­ña­na, la ri­sa de los ni­ños, los fuer­tes bra­zos de mi ma­ri­do, un buen li­bro, mi al­moha­da y un lar­go et­cé­te­ra. He des­cu­bier­to que ar­mar­me de una lar­ga lis­ta de pe­que­ñas ale­grías es de lo más efi­caz pa­ra amor­ti­guar el im­pac­to de al­gu­nos de los la­dri­llos que me lan­za la vi­da.

No con­tar con nin­gún desen­la­ce en par­ti­cu­lar

Es­to no es na­da fá­cil. Ha ha­bi­do oca­sio­nes en que es­ta­ba con­ven­ci­da de que una si­tua­ción de­bía re­sol­ver­se de cier­ta ma­ne­ra; pe­ro ha­bía en jue­go fac­to­res que es­ta­ban fue­ra de mi con­trol. Ge­ne­ral­men­te me cues­ta de­cir: «Pa­se lo que pa­se es­ta­ré agra­de­ci­da ». Al fin y al ca­bo, ¿quién quie­re es­tar agra­de­ci­do por un mal diag­nós­ti­co o una so­li­ci­tud de tra­ba­jo re­cha­za­da? No obs­tan­te, he apren­di­do que mi gra­ti­tud no de­be ba­sar­se en el re­sul­ta­do, sino en el he­cho de que Dios es bueno. Siem­pre. Aun cuan­do yo no al­can­ce a com­pren­der Su bon­dad.

Ha­cer me­mo­ria de la bon­dad de Dios

Pe­se a to­do lo que me he preo­cu­pa­do, pe­se a to­dos los aprie­tos en que he es­ta­do y to­das las ex­pe­rien­cias pe­no­sas que me ha to­ca­do vi­vir, ¿aca­so no he sa­li­do bien li­bra­da de to­do ello? Ja­más me he vis­to en una si­tua­ción de la que no me pu­die­ra res­ca­tar el amor de Dios. El após­tol Pa­blo di­jo: «Si te­ne­mos pa­cien­cia, nues­tro ca­rác­ter se fortalece y con un ca­rác­ter así, nues­tra es­pe­ran­za au­men­ta » 1. Cuan­do me de­ten­go a ha­cer me­mo­ria de la bon­dad di­vi­na, esa ver­dad me in­va­de el al­ma, y re­co­bro una ac­ti­tud más agra­de­ci­da.

1. Ro­ma­nos 5: 4 ( PDT)

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.