NO HAY MAL QUE POR BIEN NO VEN­GA

Conectate - - NEWS - Patricia Fort­ner

Re­cuer­do que mi ma­má nos re­cor­da­ba con fre­cuen­cia que de­bía­mos « ver el la­do bueno de to­do» y «dar gra­cias por ca­da co­si­ta ». Si nos que­já­ba­mos del ca­lor de me­dia­dos de ju­nio, nos de­cía: «Por lo me­nos po­de­mos sa­lir a na­dar, ¿ver­dad?» Si mur­mu­rá­ba­mos por­que no ha­bía pos­tre una no­che, nos pre­gun­ta­ba: «¿No se sien­ten agra­de­ci­dos por las no­ches que sí hay pos­tre?» Pro­cu­ra­ba en­se­ñar­nos que en to­da si­tua­ción, por muy tris­te o ma­la que pa­re­cie­ra, siem­pre ha­bía al­go por lo que uno po­día es­tar agra­de­ci­do y ale­grar­se. «No hay mal que por bien no ven­ga », de­cía.

Ese re­frán in­di­ca que de una con­tra­rie­dad se pue­de ex­traer al­go bueno, y pue­de te­ner re­sul­ta­dos fa­vo­ra­bles aun­que a pri­me­ra vis­ta no lo pa­rez­ca1.

Mu­chos hi­jos de Dios se vie­ron en cir­cuns­tan­cias di­fí­ci­les o mo­les­tas y les to­có bus­car el la­do bueno de la si­tua­ción pa­ra po­der so­bre­vi­vir. Pen­se­mos en Pa­blo y Si­las, por ejem­plo. En el li­bro de los He­chos di­ce que fue­ron a Fi­li­pos a evan­ge­li­zar y ga­nar con­ver­sos. Des­afor­tu­na­da­men­te, al­gu­nos di­ri­gen­tes de la ciu­dad que no es­ta­ban de acuer­do con lo que pre­di­ca­ban ins­ti­ga­ron a una chus­ma que se le­van­tó ai­ra­da con­tra ellos.

«La mul­ti­tud se amo­ti­nó con­tra Pa­blo y Si­las, y los ma­gis­tra­dos man­da­ron que les arran­ca­ran la ro­pa y los azo­ta­ran.

»Des­pués de dar­les mu­chos gol­pes, los echa­ron en la cár­cel, y or­de­na­ron al car­ce­le­ro que los cus­to­dia­ra con la ma­yor se­gu­ri­dad.

»Al re­ci­bir tal or­den, es­te los me­tió en el ca­la­bo­zo in­te­rior y les su­je­tó los pies en el ce­po.

»A eso de la me­dia­no­che, Pa­blo y Si­las se pu­sie­ron a orar y a can­tar him­nos a Dios, y los otros pre­sos los es­cu­cha­ban» 1.

Po­drían ha­ber­se pa­sa­do to­do el tiem­po que es­tu­vie­ron re­clui­dos que­ján­do­se y sus­pi­ran­do por re­cu­pe­rar la li­ber­tad. Po­drían ha­ber­se da­do por ven­ci­dos y po­drían ha­ber mal­de­ci­do a Dios por per­mi­tir que los azo­ta­ran y en­car­ce­la­ran, co­mo la es­po­sa de Job le re­co­men­dó a es­te que hi­cie­ra2. Pe­ro no. Pa­blo y Si­las se de­di­ca­ron «a orar y a can­tar him­nos a Dios» en la cár­cel, y el Se­ñor pre­mió sus ala­ban­zas.

«De re­pen­te se pro­du­jo un te­rre­mo­to tan fuer­te que la cár­cel se es­tre­me­ció has­ta sus ci­mien­tos. Al ins­tan­te se abrie­ron to­das las puer­tas y a los pre­sos se les sol­ta­ron las ca­de­nas» 3.

¡Esa era su gran opor­tu­ni­dad de es­ca­par­se! Pe­ro en lu­gar de sa­lir co­rrien­do, se que­da­ron y le di­je­ron al car­ce­le­ro: —¡Es­ta­mos to­dos aquí! Es­tar pre­so es al­go es­pan­to­so. No obs­tan­te, Pa­blo y Si­las bus­ca­ron el bien que po­día re­sul­tar de to­do aque­llo, y así fue co­mo lo­gra­ron pre­di­car el evan­ge­lio al car­ce­le­ro y ofre­cer­le la sal­va­ción a él y a su fa­mi­lia4.

Nues­tra fa­mi­lia se vio en un gran apu­ro ha­ce un tiem­po. Re­sul­ta que un ami­go nos pi­dió pres­ta­do nues­tro vehícu­lo cuan­do sa­li­mos de va­ca­cio­nes, lo cho­có y lo de­jó des­tro­za­do. Lue­go pa­re­cía que la ase­gu­ra­do­ra no que­ría acep­tar nues­tra re­cla­ma­ción por­que nues­tro ami­go no es­ta­ba in­clui­do en la pó­li­za. Ya te ima­gi­na­rás cuán­to nos cos­tó en­con­trar­le el la­do bueno a esa si­tua­ción.

Un día, lue­go de ha­blar por enési­ma vez por te­lé­fono con la com­pa­ñía de se­gu­ros, me que­jé pa­ra mis aden­tros por la si­tua­ción: el au­to­mó­vil, las cuen­tas, nues­tros pro­ble­mas de sa­lud, y en ge­ne­ral to­das mis des­di­chas. Lue­go, sin pro­po­nér­me­lo, me pu­se a mi­rar el pe­rió­di­co que te­nía en mi es­cri­to­rio y me di cuen­ta de que, en com­pa­ra­ción con mu­chí­si­ma gen­te, yo ten­go mo­ti­vos de so­bra pa­ra es­tar agra­de­ci­da:

• Aun­que tu­vi­mos que to­mar un prés­ta­mo y des­em­bol­sar una im­por­tan­te su­ma de di­ne­ro pa­ra com­prar otro au­to­mó­vil, el nue­vo es mu­cho me­jor. Y fi­nal­men­te el se­gu­ro acep­tó pa­gar par­te del si­nies­tro.

• Aun­que tra­ba­jo co­mo una lo­ca, ten­go un buen em­pleo que me pro­por­cio­na unos in­gre­sos fi­jos.

• Aun­que he­mos te­ni­do que pa­gar mu­cho en cuen­tas mé­di­cas por pro­ble­mas de sa­lud que mi ma­ri­do y yo arras­tra­mos des­de ha­ce tiem­po, la fi­sio­te­ra­pia es­tá dan­do bue­nos re­sul­ta­dos, y ca­da día es­ta­mos me­jor.

Cla­ro que no fue fá­cil que­dar­nos sin au­to­mó­vil, y en­deu­dar­nos pa­ra com­prar el nue­vo no fue en ab­so­lu­to di­ver­ti­do; pe­ro na­die ha di­cho que la vi­da sea co­ser y can­tar. La pró­xi­ma vez que me vea en una si­tua­ción pe­lia­gu­da tra­ta­ré de emu­lar a Pa­blo y Si­las. Pro­cu­ra­ré dar gra­cias a Dios y bus­car el la­do bueno de la si­tua­ción, en lu­gar de echar­le en ca­ra que per­mi­ta que nos su­ce­dan co­sas des­agra­da­bles.

1. cvc.cer­van­tes.es/len­gua/re­fra­ne­ro/fi­cha. aspx?Par=59187& Lng= 0 2. He­chos 16: 22–25 ( NVI) 3. V. Job 2: 9 4. He­chos 16: 26 ( NVI) 5. V. to­do el re­la­to en He­chos 16:19–34

Newspapers in Spanish

Newspapers from International

© PressReader. All rights reserved.