La pí­rri­ca vic­to­ria de Mo­re­na en San Lá­za­ro

24 Horas - El diario sin limites - - MÉXICO - ADRIÁN TRE­JO en­gra­nev@yahoo.com.mx // @adrian­tre­jo

Aho­ra que fue apro­ba­da la Ley Fe­de­ral de Re­mu­ne­ra­cio­nes de los Ser­vi­do­res Pú­bli­cos, co­men­za­rá la ver­da­de­ra re­vuel­ta en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca fe­de­ral. De en­tra­da, la bu­ro­cra­cia na­cio­nal ya es­ta­ba más que ner­vio­sa con el anun­cio de Ló­pez Obra­dor de re­du­cir la plan­ti­lla la­bo­ral y des­cen­tra­li­zar a las Se­cre­ta­rías de Es­ta­do.

Nun­ca se di­jo cuán­tas pla­zas se­rían re­cor­ta­das; só­lo se ha­bló de ge­ne­ra­li­da­des, es de­cir, de ter­mi­nar las re­la­cio­nes la­bo­ra­les con el per­so­nal de ho­no­ra­rios y con quie­nes te­nían con­tra­tos por tiem­po de­ter­mi­na­do.

Lo de la des­cen­tra­li­za­ción co­men­zó co­mo una bo­la de nieve, y aho­ra na­die se acuer­da; pa­re­ce que al­guien en el equi­po del Pre­si­den­te elec­to en­tró en ra­zón.

Pe­ro lo de las re­mu­ne­ra­cio­nes sí cau­sa­rá ajus­tes y des­ajus­tes.

La ley que se apro­bó en lo ge­ne­ral –has­ta el mo­men­to de re­dac­tar es­tas lí­neas se­guía la dis­cu­sión en lo par­ti­cu­lar- apli­ca­rá a to­dos los ser­vi­do­res pú­bli­cos de los tres Po­de­res con to­das las com­pli­ca­cio­nes que ello trae­rá.

Ima­gí­ne­se a los ma­gis­tra­dos de la Su­pre­ma Cor­te de Jus­ti­cia, cu­yas per­cep­cio­nes men­sua­les su­pe­ran los 500 mil pe­sos ver­las re­du­ci­das a 100 mil pe­sos por­que la ley es­ta­ble­ce que “na­die pue­de ga­nar más que el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca’’.

El to­pe sa­la­rial, si se aprue­ba en sus tér­mi­nos en lo par­ti­cu­lar di­cha ley, que­da­rá en 108 mil pe­sos men­sua­les; de ahí para aba­jo se fi­ja­rán sa­la­rios de se­cre­ta­rios de Es­ta­do, sub­se­cre­ta­rios, di­rec­to­res, sub­di­rec­to­res, coor­di­na­do­res, pre­si­den­tes mu­ni­ci­pa­les, dipu­tados lo­ca­les y fe­de­ra­les, se­na­do­res, ma­gis­tra­dos, es de­cir, to­do aquel em­plea­do fe­de­ral, es­ta­tal o mu­ni­ci­pal cu­yo tra­ba­jo sea brin­dar un ser­vi­cio a la po­bla­ción.

La his­to­ria en Mé­xi­co ha de­mos­tra­do que re­du­cir los sa­la­rios no es una me­di­da que com­ba­ta la co­rrup­ción; por el con­tra­rio, la in­cen­ti­va.

Ló­pez Obra­dor re­du­jo a la mi­tad los sa­la­rios de los tra­ba­ja­do­res del en­ton­ces Dis­tri­to Fe­de­ral cuan­do fue je­fe de Go­bierno, y co­mo nun­ca se dis­pa­ró la co­rrup­ción.

Pue­de ser que la me­di­da le sig­ni­fi­que al Go­bierno un aho­rro de al­gu­nos cien­tos o mi­les de mi­llo­nes de pe­sos, pe­ro el cos­to pue­de ser mu­cho más al­to: des­de in­cen­ti­var la co­rrup­ción has­ta pro­vo­car la re­nun­cia de fun­cio­na­rios de lar­ga tra­yec­to­ria ca­pa­ces, pre­pa­ra­dos y hon­ra­dos –que tam­bién los hay, y mu­chos.

Qui­zá és­ta sea la pri­me­ra vic­to­ria pí­rri­ca de Mo­re­na en San Lá­za­ro.

Aun­que los lí­de­res de Mo­re­na han re­pe­ti­do has­ta el can­san­cio que no ava­sa­lla­rán con su ma­yo­ría al res­to de los par­ti­dos, es­tán ha­cien­do jus­to lo con­tra­rio.

Ayer du­ran­te la dis­cu­sión de la Ley Fe­de­ral de Re­mu­ne­ra­cio­nes de los Ser­vi­do­res Pú­bli­cos, los dipu­tados de Mo­re­na subían a tri­bu­na a re­ba­tir las re­ser­vas que en lo par­ti­cu­lar ha­bían he­cho el PRI, PAN y PRD.

Los le­gis­la­do­res lo­pe­zo­bra­do­ris­tas uti­li­za­ban su tiem­po en tri­bu­na en cual­quier otro te­ma, me­nos en el que es­ta­ba a dis­cu­sión.

Cuan­do la opo­si­ción le pi­dió a la pre­si­den­ta en turno de la se­sión, Do­lo­res Pa­dier­na, que re­con­vi­nie­ra a los dipu­tados de su ban­ca­da y los ins­tru­ye­ra para que se ape­ga­ran al te­ma, la ín­cli­ta le­gis­la­do­ra res­pon­dió que ella no era na­die para de­cir­le a los dipu­tados qué te­nían que de­cir, que res­pe­ta­ba su li­ber­tad de ex­pre­sión.

De ese ni­vel la dis­cu­sión.

En el fon­do, Mo­re­na bus­ca­ba evi­tar a to­da cos­ta que la ley su­frie­ra una mo­di­fi­ca­ción por­que en­ton­ces ten­dría que ser de­vuel­ta al Se­na­do para su apro­ba­ción; que­rían que lle­ga­ra, hoy, al Eje­cu­ti­vo para su pro­mul­ga­ción.

Al cie­rre de es­te es­pa­cio se­guía la dis­cu­sión en lo par­ti­cu­lar.

Pe­ro, si Mo­re­na se hu­bie­ra sa­li­do con la su­ya, ¿el pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña se atre­ve­ría a pro­mul­gar­la?

Es pre­gun­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.