Fer­nan­da Cas­ti­llo

Ambiance - - Content -

El Se­ñor de los Cie­los con­ti­núa co­se­chan­do éxi­tos, ¿có­mo te sien­tes? Muy agra­de­ci­da con el pú­bli­co, una siem­pre sue­ña con te­ner un pro­yec­to co­mo es­te, que a la gen­te le si­ga gus­tan­do y si­ga com­pro­me­ti­da con la se­rie a pe­sar de los años. Tam­bién es­toy muy cons­cien­te de que to­do se aca­ba, ha si­do una gran opor­tu­ni­dad y es jus­to ce­le­brar­la. Nos que­da la res­pon­sa­bi­li­dad de tra­ba­jar más y me­jor pa­ra to­das las per­so­nas que me es­tán brin­dan­do su con­fian­za.

¿De qué ma­ne­ra Mó­ni­ca Ro­bles ha in­flui­do en tu ca­rre­ra? Hay un an­tes y un des­pués, sin du­da. Mu­chos de los per­so­na­jes que hi­ce pre­via­men­te te­nían un per­fil se­me­jan­te, siem­pre sa­lía de bue­na y su­mi­sa; in­clu­so la gen­te pen­sa­ba que yo era así en la vi­da real, que ni si­quie­ra es­ta­ba ac­tuan­do.

El Se­ñor de los Cie­los me dio la opor­tu­ni­dad de mos­trar mi tra­ba­jo en un pa­pel mu­cho más com­ple­jo, el pú­bli­co me vio trans­for­ma­da, pu­di­mos lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos y La­ti­noa­mé­ri­ca.

Es­te cam­bio me es­tá abrien­do puer­tas pa­ra otras co­sas, sim­ple­men­te por la acep­ta­ción de la gen­te he po­di­do le­van­tar pro­yec­tos de tea­tro e in­clu­so evo­lu­cio­nar en el ci­ne. Me que­da cla­ro que el per­so­na­je que le dio vuel­ta a mi ca­rre­ra fue Mó­ni­ca Ro­bles.

¿Ya que has to­ca­do el te­ma del tea­tro, qué ex­pe­rien­cias te de­jó Wa­ke Up Wo­man? Por pri­me­ra vez es­tu­ve a car­go de la pro­duc­ción de una obra de tea­tro, apren­dí mu­chí­si­mo, fue muy in­tere­san­te. Ade­más, tra­ba­jar jun­to con Erik Hay­ser fue pa­drí­si­mo. El re­to fue enor­me, des­de com­par­tir es­ce­na­rio has­ta el te­ma que to­ca­mos.

La vio­len­cia de gé­ne­ro es una cues­tión a la que urge po­ner­le aten­ción. Ca­da vez es más fre­cuen­te que mu­je­res y hom­bres sean vio­len­ta­dos por su con­di­ción. No se tra­ta úni­ca­men­te de gol­pes, tam­bién cuen­ta la ma­ne­ra en la que nos tra­ta­mos. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a uti­li­zar pa­la­bras que las­ti­man o de­ni­gran, a no res­pe­tar, y se nos ha­ce muy fá­cil por­que creemos que la vio­len­cia es só­lo gol­pes.

Wa­ke Up Wo­man es una obra fa­bu­lo­sa pa­ra ha­cer cons­cien­cia. A tra­vés del tea­tro pu­de trans­mi­tir un men­sa­je im­por­tan­te a mu­chas mu­je­res que me se­guían por los per­so­na­jes que ha­bía he­cho an­tes, in­clui­da Mó­ni­ca Ro­bles.

Me ima­gino que tam­bién es un gran re­to ser pro­duc­to­ra y ac­triz al mis­mo tiem­po. Sí, di­fí­cil­men­te lo vol­ve­ré a ha­cer. Pa­ra mí era muy im­por­tan­te pro­du­cir­lo, con­tá­ba­mos con muy po­qui­to tiem­po y ya sa­bía có­mo que­ría que sur­gie­ra, lo que ne­ce­si­ta­ba pa­ra que pe­ga­ra. Más allá del tea­tro y lo que im­pli­ca la rea­li­za­ción de una obra, lo más im­por­tan­te era con­tar­les la his­to­ria co­mo mu­jer y me­xi­ca­na.

Sin du­da se que­da una gran ex­pe­rien­cia. En una con­fe­ren­cia pa­ra Tedx­pi­tic con­tas­te có­mo el tea­tro in­flu­yó en tu vi­da, ¿quie­res com­par­tir es­ta his­to­ria? El tea­tro es la ma­ne­ra más vi­va en la que po­drías lle­gar a la gen­te, to­car al pú­bli­co. Mi fa­mi­lia me acer­có a es­te mun­do ma­ra­vi­llo­so cuan­do era ni­ña. Des­per­té co­mo ac­triz y pu­de co­nec­tar­me con mi la­do hu­mano. Quie­ro que la gen­te pue­da ol­vi­dar­se de sus tris­te­zas con mi voz y mi tra­ba­jo, tal y có­mo a mí me pa­só cuan­do era pe­que­ña. Pe­ro no só­lo bus­co que te re­la­jes o dis­trai­gas, tam­bién quie­ro que cues­tio­nes, que re­fle­xio­nes y que al­go en ti cam­bie, que sea po­si­ble un an­tes y un des­pués co­mo es­pec­ta­dor.

Ya ha­bla­mos de te­le­vi­sión y tea­tro, ¿qué vie­ne pa­ra ti en el ci­ne? ¡Me emo­cio­na mu­cho es­tar en los tres! La pe­lí­cu­la se lla­ma Una mu­jer sin fil­tros, y se­rá la pri­me­ra vez que apa­rez­ca co­mo pro­ta­go­nis­ta en un lar­go­me­tra­je. La his­to­ria me en­can­ta, es un re­ma­ke de Sin Fil­tro, una cin­ta chi­le­na muy bien he­cha, lo cual nos po­nía en aprie­tos: ¿có­mo le ha­ces pa­ra crear al­go me­jor cuan­do tus pre­de­ce­so­res no se han equi­vo­ca­do?

To­dos nos he­mos sen­ti­do co­mo Pía en al­gún mo­men­to, nos han acos­tum­bra­do a que di­ga­mos, sin­ta­mos y pen­se­mos co­mo al­guien más pa­ra que nos acep­ten, pa­ra en­ca­jar. Lle­ga el pun­to en don­de uno de­be cues­tio­nar­se so­bre lo que real­men­te quie­re. A la ho­ra de mol­dear­se a los de­más, a lo que los otros quie­ren, em­pie­zas a re­pri­mir­te tú. ¿Qué ha­ría­mos si pu­dié­ra­mos ex­plo­tar y de­cir to­do lo que pen­sa­mos y sen­ti­mos?, ¿qué pa­sa­ría? Por eso no pue­den per­der­se es­ta pe­lí­cu­la, es pa­ra quien al­gu­na vez ha sen­ti­do la ne­ce­si­dad de man­dar a la mier­da el mun­do.

Fa­vo­ri­tos Pe­lí­cu­la: Ci­ne­ma Pa­ra­di­so es una de ellas. Li­bro: Ra­yue­la. Se­rie: Hou­se of Cards. Per­so­na­je que te gus­ta­ría in­ter­pre­tar: No hay uno en es­pe­cí­fi­co. Me en­can­ta­ría ha­cer una pe­lí­cu­la de ac­ción ti­po Ato­mic Blon­de, de Char­li­ze The­ron.

Co­mi­da: To­da, es­pe­cial­men­te la me­xi­ca­na y el sus­hi.

Per­fu­me: Lo­li­ta Lem­pic­ka Au Mas­cu­lin. Lu­gar en el mun­do: Mé­xi­co. Tres pren­das in­dis­pen­sa­bles en tu cló­set: Jeans, bo­tas y al­gu­na blu­sa ne­gra. Lu­gar que te gus­ta­ría co­no­cer: Gre­cia. ¿Có­mo te de­fi­ni­rías en tres pa­la­bras? Tra­ba­ja­do­ra, apa­sio­na­da y com­pro­me­ti­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.