Te­qui­li­ta a mano

Basta - - Opinión - Rafael Lo­ret de Mo­la lo­ret­de­mo­la.rafael@yahoo.com

En la no­che en la que la ma­yor par­te de los me­xi­ca­nos –no di­go to­dos por­que hay apá­tri­das des­de­ño­sos de nues­tras fies­tas e in­clu­so la­ca­yos aún de cuan­to hue­la a his­pá­ni­co–, se sien­ten pa­trio­tas con una me­dia bo­te­lla de te­qui­la aden­tro y un mo­nu­men­tal gri­to de ca­ra al Pa­la­cio Na­cio­nal –las pro­tes­tas ca­llan cuan­do los ví­to­res co­mien­zan y la en­se­ña tri­co­lor on­dea–, na­die re­cor­da­rá los es­tra­gos de la se­ma­na an­te­rior, de es­tos días cer­ca­nos, en los cua­les los sus­tos tu­vie­ron en vi­lo a la mi­tad de la po­bla­ción con mu­cha más fuer­za que en aque­lla jor­na­da de Do­lo­res en 1810.

Con las to­rren­cia­les aguas lle­ga­ron los so­ca­vo­nes, co­mo nun­ca an­tes, ex­hi­bien­do la po­dre­dum­bre de las com­pli­ci­da­des en­tre la cla­se po­lí­ti­ca y las cons­truc­to­ras cóm­pli­ces a las que na­die ha re­cla­ma­do con pro­ce­sos ju­di­cia­les en ris­tre. Cuan­do el sis­mo de 1985 y el de­rrum­be de al­gu­nos edi­fi­cios, en­tre ellos el Nue­vo León, se gi­ra­ron ór­de­nes de aprehen­sión con­tra los cons­truc­to­res Abe­lar­do Me­ne­ses Va­ra y Max Te­nem­baum, pe­ro ja­más se rea­li­za­ron obras pa­ra apun­ta­lar el si­tio y to­da­vía hay quie­nes per­ma­ne­cen fue­ra de sus de­par­ta­men­tos. Por cier­to, una in­ves­ti­ga­ción se­ria de­ter­mi­nó que no se ha­bían cum­pli­do el no­ven­ta por cien­to de las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes bá­si­cas; lo hi­zo el in­ge­nie­ro Raúl Pérez Pe­rey­ra, cu­ya fa­mi­lia tam­bién fue víc­ti­ma. In­ape­la­ble.

Y así he­mos se­gui­do. El jue­ves pa­sa­do –otra vez jue­ves–, on­ce mi­nu­tos an­tes de la me­dia­no­che, el fuer­te tem­blor, en reali­dad un te­rre­mo­to, de 8.2 gra­dos en la es­ca­la Rich­ter, no cau­só da­ños ma­yo­res ni la de­vas­ta­ción que se vi­vió en 1985 con un sis­mo de me­nos gra­dua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.