Bai­lan­do por un sue­ño, una fór­mu­la vie­ja y he­cha de pri­sa

Basta - - Foro - COR­TE Y QUE­DA Flor Ru­bio

Más de 15 pun­tos de au­dien­cia re­gis­tró el es­treno de Bai­lan­do por un sue­ño en Te­le­vi­sa. Un buen re­sul­ta­do que su­peró en nú­me­ros al reality es­tre­lla de Az­te­ca, Mas­te­rChef. Pe­ro en cues­tio­nes de ca­li­dad, pro­pues­ta y pro­duc­ción, no cum­plió. No hay ce­le­bri­da­des que pue­dan sor­pren­der bai­lan­do. El pa­nel de jue­ces es dé­bil, ¿qué au­to­ri­dad mo­ral pue­de te­ner en Mé­xi­co un bai­la­rín ar­gen­tino que por más po­lé­mi­co que sea, aquí no lo co­no­ce na­die? Igual Gen­te de Zo­na, cu­yo fuer­te es la mú­si­ca ur­ba­na, no el bai­le. La edi­ción es­tá des­cui­da­da: en el pri­mer pro­gra­ma vi­mos a un so­lo juez to­man­do la de­ci­sión de ex­pul­sar a Jolette y nun­ca en­ten­di­mos por­qué. En es­ta oca­sión el p pú­bli­co no par­ti­ci­pa­rá con sus vo­tos pa­ra apo­yar los sue­ños, ¿en­ton­ces pa­ra qué te­ne­mos un pro­gra­ma de sue­ños?, si los jue­ces son quie­nes de­ci­den las ex­pul­sio­nes y so­lo to­man en cuen­ta nta el bai­le. ¿Así, o más in­cohe­ren­te? Los par­ti­ci­pan­tes fa­mo­sos ha­cen su ma­yor es­fuer- zo pe­ro fal­ta­ron mu­chas se­ma­nas de pre­pa­ra­ción pa­ra dar un es­pec­tácu­lo de ni­vel. Se pro­du­jo rá­pi­do, al va­por, pa­ra cu­brir un es­pa­cio va­cío an­tes del es­treno de La Voz Mé­xi­co, y se no­ta. Javier Po­za es un ex­ce­len­te con­duc­tor y una pre­sen­cia muy agra­da­ble en pan­ta­lla, pe­ro el pro­gra­ma no lo co­bi­ja. Au­dien­cia no es si­nó­ni­mo de ca­li­dad, y vi­ce­ver­sa. Ten­go bue­nos re­cuer­dos de las edi­cio­nes de Can­tan­do y Bai­lan­do por un sue­ño ha­ce años, en las ma­nos de los mis­mos pro­duc­to­res Ga­lin­do, pe­ro en­ton­ces sor­pren­dían, emo­cio­na­ban, lu­cha­ban por con­te­ni­dos pro­pios y en­tre­te­ni­dos. El pro­gra­ma que vi­mos el do­min­go pa­sa­do, sim sim­ple­men­te me qued dó mu­cho a de­ber. Si Te­le­vi­sa quie­re bue­nos nú­me­ros ya los tie­ne, y es­te do­min­go se­gu­ro se re­pe­ti­rán por­que la se­gun­da e emi­sión se li­ga al fi­nal de la se­rie de Lu­pi­ta D’Ales­sio, pe­ro si de ca­li­dad ha­bla­mos, hay mu­cho ca­mino to­da­vía que re­co­rrer.

HA­CEN MI­RA QUIÉN BAI­LA EN MÉ­XI­CO

Por cier­to, de­bi­do a los es­tra­gos que pro­vo­có el hu­ra­cán Ir­ma en las cos­tas de Mia­mi, me cuen­tan que la pro­duc­ción de Mi­ra quién bai­la se tras­la­dó a la Ciu­dad de Mé­xi­co, y por úni­ca oca­sión el pro­gra­ma que Uni­vi­sión es­tre­na­rá es­te do­min­go se pro­du­ci­rá des­de nues­tra ciu­dad. Sus bai­la­ri­nes y ce­le­bri­da­des es­tu­vie­ron en­sa­yan­do en un ho­tel de la zo­na de Po­lan­co.

DUE­LO A MUER­TE EN­TRE CAER EN TEN­TA­CIÓN Y LAS MAL­CRIA­DAS

Qué se­ma­na más in­tere­san­te se nos vie­ne con los es­tre­nos de dos pro­duc­tos es­te­la­res de Te­le­vi­sa y TV Az­te­ca. Gi­se­lle Gon­zá­lez y Jos­hua Mintz com­pe­ti­rán fron­tal­men­te con dos pro­duc­tos opues­tos, pe­ro de ex­ce­len­te ca­li­dad am­bos. En Te­le­vi­sa es­tán apos­tan­do al me­lo­dra­ma que bus­ca em­po­de­rar a la mu­jer, apa­ren­te­men­te ren­di­da an­te una in­fi­de­li­dad. La his­to­ria plan­tea­rá la re­la­ción de dos pa­re­jas que ter­mi­na en ama­sia­to. Vi el pri­mer capítulo y el re­la­to es a ve­ces fuer­te, otras frá- gil, ele­gan­te, es­tre­me­ce­dor, se­duc­tor, es­tru­jan­te. Un coc­tel de emo­cio­nes don­de el es­pec­ta­dor se ha­ce mu­chas pre­gun­tas en es­pe­jo so­bre su pro­pia vi­da. Por su par­te, Az­te­ca pre­sen­ta una his­to­ria des­ga­rra­do­ra don­de se re­fle­ja el mal­tra­to, abu­so y vio­len­cia ha­cia las tra­ba­ja­do­ras del ho­gar, la tra­ta de blan­cas en un for­ma­to me­lo­dra­ma que sa­cu­di­rá en­tra­ñas con anéc­do­tas cru­dí­si­mas. Mu­cha gen­te en re­des so­cia­les me pre­gun­ta con cuál de los dos pro­yec­tos me que­do, y la res­pues­ta es que es de­ma­sia­do pron­to pa­ra ele­gir, por­que hay que sen­tir am­bas his­to­rias pa­ra en­gan­char­se con una. Y creo que se­rá una cues­tión de te­má­ti­ca. Con Las mal­cria­das TV Az­te­ca con­ser­va su esen­cia al pre­sen­tar una his­to­ria que re­tra­ta as­pec­tos des­car­na­dos de la reali­dad con un in­no­va­dor co­mo Jos­hua, y por su par­te Te­le­vi­sa apues­ta a un me­lo­dra­ma don­de el amor es el cen­tro, pe­ro tam­bién arries­ga al cre­ci­mien­to en pro­duc­ción con un ta­len­to pa­ra gran­des li­gas co­mo el de Gi­se­lle Gon­zá­lez, con se­cuen­cias ci­ne­ma­to­grá­fi­cas y na­rra­ti­va vi­sual más cui­da­da, al ni­vel de pro­duc­tos del mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. Sil­via Na­va­rro, Ga­briel So­to, Carlos Fe­rro y Adria­na Lou­vier me­di­rán fuer­zas fren­te a Re­bec­ca Jo­nes, Er­nes­to La­guar­dia, Gon­za­lo Gar­cía Vi­van­co y Sa­ra Mal­do­na­do. De­je­mos pa­sar al me­nos un par de se­ma­nas des­pués del es­treno, y vol­ve­re­mos a ha­blar de es­te te­ma. El ga­na­dor es el pú­bli­co, por­que si me­jo­ran los pro­duc­tos que com­pi­ten, ten­dre­mos más con­te­ni­dos de ca­li­dad en te­le­vi­sión abier­ta. Y eso de­be ce­le­brar­se.

DA­TOS, FE­CHAS Y NO­VE­DA­DES DE LA NUE­VA BA­RRA DE AZ­TE­CA NO­VE­LAS

Se­rá el 23 de oc­tu­bre cuan­do TV Az­te­ca arran­que de for­ma ofi­cial su nue­va ba­rra de te­le­no­ve­las con un do­ble es­treno. Una apues­ta de di­men­sio­nes enor­mes. A las 7:30 de la no­che es­tre­na­rá Tres fa­mi­lias, una his­to­ria de co­me­dia que mar­ca la en­tra­da de In­grid Martz y Sil­via Pas­quel a TV Az­te­ca. A las 8:30 es­tre­na­rá el me­lo­dra­ma de sus­pen­so La hi­ja pró­di­ga, con An­drea Mar­tí y Ch­ris­tian de la Cam­pa al fren­te. Y a las 9:30 ya es­ta­rá an­dan­do Las mal­cria­das, con sus 90 ca­pí­tu­los que ter­mi­na­rán al ai­re has­ta fe­bre­ro del 2018. Az­te­ca tam­bién tie­ne ter­mi­na­da Des­apa­re­ci­da, con Mau­ri­cio Is­las y An­drea No­li co­mo pro­ta­go­nis­tas, pe­ro por tra­tar­se de una his­to­ria de sus­pen­so, de­ci­die­ron guar­dar­la pa­ra el in­vierno, cuan­do ya no ha­ya luz del sol al mo­men men­to de la trans­mi­si sión. “Las no­ve­las de sus­pen­so nor­mal­men­te se ven me­jor de no­che”, me di­jo el pro­pio Jos­hua Mintz. Es­ta his­to­ria se trans­mi­ti­rá el pri­mer se se­mes­tre de 2018. Ade­más, ya es un he­cho que rea­li­za­rán la se­gun­da par­te de Ro­sa­rio Ti­je­ras. La gen­te de Sony ya pre­pa­ra to­dos los de­ta­lles de pro­duc­ción, en Az­te­ca es­tán le­yen­do los li­bre­tos, y se en­cuen­tra en ple­na eta­pa de pre pro­duc­ción.

SI­GUE VIEN­TO EN PO­PA EL RO­MAN­CE DE CYNT­HIA RO­DRÍ­GUEZ Y CARLOS RI­VE­RA

En la co­mi­da don­de al­gu­nos pe­rio­dis­tas pu­di­mos ver avan­ces de Las mal­cria­das, sa­lu­dé a Cynt­hia Ro­drí­guez, una de las pro­ta­go­nis­tas. Le pre­gun­té so­bre su ro­man­ce con Carlos Ri­ve­ra, y to­do si­gue en pie. Ellos se co­no­cen ha­ce 12 años; ha­ce 3 co­men­za­ron a sa­lir pri­me­ro co­mo ami­gos, por­que eran ca­si ve­ci­nos, y con el tiem­po esas sa­li­das cam­bia­ron de tono y se con­vir­tie­ron en pa­re­ja ha­ce po­co más de un año y me­dio. Aho­ra se ven po­co por­que Cynt­hia es­tá gra­ban­do la te­le­no­ve­la de tiem­po com­ple­to, y Carlos es­tá de gi­ra, pe­ro el ro­man­ce con­ti­núa pe­se a la dis­tan­cia y a al­gu­nos ru­mo­res ma­lin­ten­cio­na­dos que los ro­dean.

| Bai­lan­do por un sue­ño nos que­dó a de­ber en su de­but

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.