Tien­das, una mez­quin­dad

Basta - - Opinión - Víc­tor Sán­chez Ba­ños vsan­chez­ba­nos vsan­chezb@gmail.com

En mis cuen­tas de re­des so­cia­les re­ci­bí in­fi­ni­dad de que­jas y de­man­das de la mez­quin­dad de mu­chas tien­das de­par­ta­men­ta­les. Pre­ten­die­ron ha­cer su “agos­to” en sep­tiem­bre, tras la ne­ce­si­dad de ví­ve­res, lám­pa­ras, pa­las, pi­cos, guan­tes, cas­cos.

Los me­xi­ca­nos ne­ce­si­ta­ban ayu­dar y pa­ra ello acu­dían a las tien­das de­par­ta­men­ta­les co­mo Cos­co o Sams, don­de en al­gu­nos ca­sos dis­pa­ra­ron los pre­cios.

En otras tien­das, co­mo Ho­me De­pot, en lu­gar de dis­mi­nuir el pre­cio de he­rra­mien­tas las man­te­nían en lo mis­mo, sin im­por­tar que te lle­va­ras una o va­rias. La so­li­da­ri­dad de es­tas tien­das fue mí­ni­ma.

Sin em­bar­go, no im­por­tó. Los me­xi­ca­nos que que­rían ayu­dar, sim­ple­men­te sa­ca­ban su tar­je­ta de cré­di­to y a fir­mar. No im­por­ta­ba pa­gar des­pués. Lo úni­co vá­li­do era ayu­dar a los her­ma­nos que es­ta­ban ba­jo los es­com­bros.

Sin em­bar­go, la vi­le­za y ba­je­za de po­cos, pe­ro muy po­cos, aflo­ró y ro­ba­ban lo que se lle­va­ba a al­gu­nos de los cen­tros de aco­pio. Otros, sim­ple­men­te lo in­ven­ta­ban pa­ra que la gen­te de bue­na fe lle­va­ra ali­men­tos y mu­chas co­sas más.

El des­or­den, na­tu­ral en es­te ti­po de even­tos, se en­tien­de y se jus­ti­fi­ca. Lo que no es po­si­ble jus­ti­fi­car es el ro­bo de ayu­da a quie­nes más ne­ce­si­tan aho­ra.

Sin em­bar­go, ese con­trol que pu­do ha­ber si­do efec­ti­vo a tra­vés de ins­ti­tu­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les, lo ani­qui­ló el go­ber­na­dor de Mo­re­los, Gra­co Ra­mí­rez, al dis­tri­buir ayu­da a nom­bre del DIF de esa en­ti­dad. Oja­la y ha­ya­mos apren­di­do de es­ta tra­ge­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.