Co­no­ci­mos a Hi­ro­mi

Una tris­te no­ti­cia nos em­bar­ga a to­dos los que tu­vi­mos la for­tu­na de co­no­cer­la, es­cu­char­la y ver­la. Des­can­se en Paz

Basta - - Foro - Ga­briel Cuevas. eveev

Re­cuer­do per­fec­to ese día cuan­do pren­dí la te­le­vi­sión y sin­to­ni­cé la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de La Aca­de­mia… Gran­des vo­ces se da­ban a co­no­cer en un es­ce­na­rio enor­me, pe­ro den­tro de ese gru­po de so­ña­do­res, un ros­tro se ha­cía no­tar por sus ras­gos fí­si­cos… Era Hi­ro­mi, la ja­po­ne­si­ta de La Aca­de­mia. Su his­to­ria en los es­ce­na­rios co­men­zó en el 2004 y la no­che del 26 de sep­tiem­bre fue la úl­ti­ma vez que pi­só ese es­pa­cio don­de su luz la ha­cía bri­llar. Ha­ce unas se­ma­nas la en­tre­vis­té por úl­ti­ma vez y jus­to lo pri­me­ro que le di­je fue: “¿Có­mo pue­des tra­ba­jar en el teatro con esa pan­ci­ta?” y su res­pues­ta fue muy cla­ra: “No me afec­ta en na­da”. Me com­par­tió que es­ta­ba pa­san­do un gran mo­men­to en su vi­da per­so­nal, por­que es­ta­ba vi­vien­do una g gran fa­ce­ta… La de ser es­po­sa y la de co­no­cer­se co­mo ma­dre. ¿Quién hu­bie­ra pen­sa­do que suu his­to­ria en es- te mun­do, ter­mi­na­ría a la­do de su prin­ce­sa a la que nom­bra­ron ella y su es­po­so… Ju­lie­ta.

CAR­LOS RI­VE­RA VI­VIÓ UN RO­MAN­CE DEN­TRO DEL REALITY.

“Tu dis­ci­pli­na y pa- sión siem­pre fue­ron tu se­llo y vi con or­gu­llo co­mo te con­ver­tis­te me­re­ci­da­men­te en una es­tre­lla im­pres­cin­di­ble de la es­ce­na tea­tral me­xi­ca­na. Aun­que ha­ce mu­chos años que nues­tros ca­mi­nos se se­pa­ra­ron, fuis­te muy im­por­tan­te en mi vi­da. Di­cen que el pri­mer gran amor nun­ca se ol­vi­da, por ello yo ja­más po­dría ol­vid darte... Y co­mo di­ce la can­ció ción que te es­cri­bí por aque- llos tiem­pos, En re­cuer­dos de­ja­ré­de­ja to­do lo nues­tro”.

CAR­LOS QUEZADA, FUE UNO DE SUS GRAN­DES AMI­GOS DE TEATRO MU­SI­CAL.

““L La vi­da, yo lo lla­mo Dios, nos pu­so en ese mis­mo ca­mino, en esa mis­ma ca­sa, en ese mis­mo sue­ño el cual vi­vi­mos in­ten­sa­men­te, de él apren­di­mos a ad­mi­rar, a amar, a ser to­le­ran­tes, a lu­char, a de­fen­der lo que ama­mos. Hoy él de­ci­dió lle­var­se a una de nues­tras her­ma­ni­tas; Mar­la Hi­ro­mi. Ella fue una mu­jer lle­na de vi­da, de ta­len­to, de amor, de ri­sas. Siem­pre vi­vi­rá den­tro de no­so­tros”, di­jo.

e c n a | m El ro la y ev e Ca br rlo stu­vie­ron un

s | d o H tot to iro en m i a de­je­de ell jóu­na óu­na gran hu

| El año pa­sa­do se ca­só y es­te año es­pe­ra­ba a su be­bé Ju­lie­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.