Quie­ren es­tar a la al­tu­ra

El Cam­peón de la NFL se acli­ma­ta en Den­ver a lo que se­rán las con­di­cio­nes de la CDMX; Oa­kland Rai­ders pu­so la pri­me­ra pie­dra del que se­rá su nue­vo es­ta­dio en Las Ve­gas, Ne­va­da

Basta - - # Fut&Más - Ro­dri­go Mo­ji­ca @Ro­dri­go­l_ Bra­sil

Ciudad de Mé­xi­co.– Tom Brady, quien no tie­ne muy bue­nos re­cuer­dos de al­gún per­so­na­je me­xi­cano, pues és­te le des­po­jó del jer­sey con el que ga­nó el Su­per Bowl LI, an­te los Atlan­ta Fal­cons, di­cen sus más cer­ca­nos que es­tá muy emo­cio­na­do con la idea de ve­nir a Mé­xi­co.

Y es que a só­lo cua­tro días de que se dé el lla­ma­do kick off, co­mo sím­bo­lo del arran­que del due­lo an­te los Oa­kland Rai­ders en el Es­ta­dio Az­te­ca, la fie­bre por el to­cho en la ca­pi­tal se de­ja sen­tir con mu­cho ri­gor.

De he­cho, Brady, des­de que re­cu­pe­ró la ca­mi­so­la ex­tra­via­da, lo de­jó claro, su in­ten­ción no era per­ju­di­car a na­die, pues al fi­nal en­ten­dió o lo qui­so ver co­mo un error ais­la­do.

Pe­ro a to­da esa lo­cu­ra ci­ta­di­na por el jue­go en te­rri­to­rio na­cio­nal, el se­gun­do en fi­la te­nien­do a Los Ma­lo­sos co­mo lo­ca­les, es­tá la es­tra­te­gia que de­ci­die­ron apun­ta­lar los Cam­peo­nes de la NFL, por­que la in­ten­ción es es­tar a la ‘al­tu­ra’ de las cir­cuns­tan­cias.

Aun­que en al­gu­nos me­dios se dio a en­ten­der que en­tre los ele­men­tos de los equi­pos de la Li­ga más exi­to­sa en el pla­ne­ta, el pun­to de la in­se­gu­ri­dad era un tema que les preo­cu­pa­ba en de­ma­sía, lo cier­to es que el ni­vel del mar al que se en­cuen­tra la ca­pi­tal me­xi­ca­na es el que real­men­te les ocu­pa.

Y to­man­do esas pre­vi­sio­nes, los Pats de­ci­die­ron, des­pués de su due­lo an­te los Den­ver Bron­cos, mis­mo que ga­na­ron de ma­ne­ra con­tun­den­te 41

16, que­dar­se en el es­ta­do de Co­lo­ra­do, pa­ra acli­ma­tar­se de al­gu­na ma­ne­ra a lo que ten­drán que sor­tear en la CDMX, en la que por cier­to es­ta­rán por se­gun­da vez en su his­to­ria pa­ra dispu­tar un due­lo en el em­pa­rri­lla­do.

Bill Belichick, el head coach de New En­gland, se to­mó muy en se­rio los dos mil 250 me­tros so­bre el ni­vel del mar, pues op­tó por­que el equi­po se que­da­ra en el Air For­ce Aca­demy (mil 928 msnm).

“Es una gran ins­ti­tu­ción y pa­ra no­so­tros una tre­men­da opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en un ambiente pa­re­ci­do al que se nos exi­gi­rá el pró­xi­mo jue­go, va­mos a sa­car­le to­do el pro­ve­cho po­si­ble”, di­jo el en­tre­na­dor.

DE FIES­TA

En el cam­pa­men­to de los de ne­gro y pla­ta, la tra­ve­sía, al me­nos de los ti­pos de pan­ta­lón lar­go, tu­vo co­mo pun­to Las Ve­gas, Ne­va­da, pues en aque­lla ciudad es­ta­rá su ca­sa pró­xi­ma­men­te.

An­tes de re­ca­lar en Mé­xi­co, los Rai­ders ar­ma­ron un show es­pec­ta­cu­lar, du­ran­te la ce­re­mo­nia pa­ra po­ner la pri­me­ra pie­dra del que se­rá su nue­vo es­ta­dio. Al­re­de­dor de mil fa­ná­ti­cos se die­ron ci­ta en es­te even­to, que in­clu­yó al­gu­nas le­yen­das del equi­po co­mo Fred Bi­let­ni­koff, Jim Plun­kett y Ho­wie Long.

“Oja­lá mi pa­dre si­guie­ra vi­vo pa­ra ver es­to, es­ta­ría or­gu­llo­so”, ase­gu­ró el hi­jo de Al Da­vis, Mark Da­vis.

| Gran fes­te­jo de los afi­cio­na­dos de Rai­ders en Las Ve­gas, Ne­va­da, pa­ra po­ner la pri­me­ra pie­dra de su nue­vo es­ta­dio

| Tom Brady, y su coach, Bill Belichick, du­ran­te la prác­ti­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.