Si Chi­na pre­ten­de boi­co­tear a EU po­dría afec­tar sus pro­pios in­tere­ses.

○En su afán de boi­co­tear a EU, Chi­na po­dría las­ti­mar a los su­yos.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Bru­ce Ein­horn

A me­di­da que la gue­rra co­mer­cial arre­cia, una de las ar­mas más gran­des del pre­si­den­te chino Xi Jin­ping po­dría ser el boicot de las mar­cas es­ta­dou­ni­den­ses por par­te de la le­gión de con­su­mi­do­res de su país.

Sin em­bar­go, Xi tam­bién se arries­ga­ría a su­frir da­ños co­la­te­ra­les en su país: las ope­ra­cio­nes en Chi­na de mar­cas que abar­can des­de Co­ca­Co­la Co. y McDo­nald's has­ta Walt Dis­ney Co. son co­pro­pie­dad de fir­mas chi­nas res­pal­da­das por el Es­ta­do.

Uno de los so­cios prin­ci­pa­les en Chi­na de Co­ca­Co­la es COFCO Corp, res­pal­da­do por el go­bierno. Shang­hai Dis­ney­land es en par­te pro­pie­dad de un con­sor­cio lo­cal, y la fran­qui­cia de McDo­nald's en el país es­tá con­tro­la­da ac­tual­men­te por el con­glo­me­ra­do pa­ra­es­ta­tal Ci­tic Ltd. y la fir­ma de ca­pi­tal pri­va­do Ci­tic Ca­pi­tal Hol­dings.

"La víc­ti­ma cor­po­ra­ti­va es­ta­dou­ni­den­se per­fec­ta no exis­te", se­ña­ló Tom Or­lik, eco­no­mis­ta en je­fe pa­ra Bei­jing de Bloom­berg Eco­no­mics. "El nú­me­ro de vic­to­rias gran­des en tér­mi­nos de gol­pear al otro ti­po, sin gol­pear­te ac­ci­den­tal­men­te en la ca­ra, es ex­tre­ma­da­men­te pe­que­ño".

In­clu­so cuan­do las com­pa­ñías chi­nas no tie­nen en­la­ces de pro­pie­dad di­rec­ta con las mar­cas es­ta­dou­ni­den­ses, Or­lik men­cio­nó que los boi­cots u otras re­pre­sa­lias no aran­ce­la­rias afec­ta­rían a los so­cios lo­ca­les de esas com­pa­ñías nor­te­ame­ri­ca­nas.

Los pri­me­ros dis­pa­ros en la gue­rra co­mer­cial ini­cia­ron a prin­ci­pios de ju­lio, con la apli­ca­ción de aran­ce­les por par­te de Es­ta­dos Uni­dos a un equi­va­len­te de 34 mil mi­llo­nes de dó­la­res en ex­por­ta­cio­nes chi­nas. Bei­jing ha di­cho que im­ple­men­ta­rá gra­vá­me­nes so­bre un va­lor si­mi­lar a los bie­nes de Es­ta­dos Uni­dos, una me­di­da que Trump ad­vir­tió que da­ría lu­gar a san­cio­nes adi­cio­na­les. Es­ta se­ma­na, Es­ta­dos Uni­dos se mo­vi­li­zó pa­ra blo­quear el in­gre­so de Chi­na Mo­bi­le Ltd. a su mer­ca­do de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, ar­gu­men­tan­do ries­gos de se­gu­ri­dad na­cio­nal.

"Ya no hay mar­cha atrás", di­jo Pau­li­ne Loong, di­rec­to­ra ge­ren­te de la fir­ma de in­ves­ti­ga­ción AsiaA­naly­ti­ca en Hong Kong a Bloom­berg Te­le­vi­sion.

A di­fe­ren­cia de las ac­cio­nes abier­tas, co­mo la apli­ca­ción de aran­ce­les, los boi­cots de los con­su­mi­do­res chi­nos apa­re­cen de re­pen­te y ge­ne­ral­men­te si­guen la re­tó­ri­ca ai­ra­da de las pu­bli­ca­cio­nes con­tro­la­das por el go­bierno y las re­des so­cia­les. En con­flic­tos an­te­rio­res con paí­ses ex­tran­je­ros, ciu­da­da­nos chi­nos irri­ta­dos por la co­ber­tu­ra de no­ti­cias na­cio­na­lis­tas, boi­co­tea­ron mar­cas in­ter­na­cio­na­les de al­to per­fil co­mo To­yo­ta Mo­tor Corp. y Hyun­dai Mo­tor Co., per­ju­di­can­do las ga­nan­cias cor­po­ra­ti­vas de esas com­pa­ñías e im­pul­san­do el apa­lan­ca­mien­to chino.

Las im­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos chi­nos en Es­ta­dos Uni­dos to­ta­li­za­ron 505 mil mi­llo­nes de dó­la­res en 2017, mien­tras que Chi­na so­lo im­por­tó 130 mil mi­llo­nes de EU, lo que li­mi­ta la ca­pa­ci­dad de Xi pa­ra res­pon­der con san­cio­nes al es­ti­lo ojo por ojo. Sin em­bar­go, las em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses ven­die­ron 280 mil mi­llo­nes de dó­la­res en bie­nes y ser­vi­cios en Chi­na el año pa­sa­do a tra­vés de sus sub­si­dia­rias lo­ca­les, se­gún Deuts­che Bank AG.

Eso crea un gran ob­je­ti­vo.

"Nin­gún pro­duc­to de Es­ta­dos Uni­dos ven­di­do en Chi­na o una com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se in­ver­ti­da en Chi­na pue­de con­si­de­rar­se se­gu­ro con­tra re­pre­sa­lias", co­men­tó Yan­mei Xie, un ana­lis­ta de po­lí­ti­cas de Chi­na pa­ra Ga­ve­kal Dra­go­no­mics en Bei­jing.

Ade­más de los boi­cots, las au­to­ri­da­des chi­nas po­drían con­si­de­rar crear cos­to­sos cue­llos de bo­te­lla ad­mi­nis­tra­ti­vos pa­ra las im­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses o im­po­ner me­di­das pu­ni­ti­vas con­tra las em­pre­sas de ese país que ope­ran en Chi­na, de­ta­lla­ron ana­lis­tas de la fir­ma de in­ves­ti­ga­ción TS Lom­bard en una no­ta del 20 de ju­nio.

Has­ta el mo­men­to, los me­dios con­tro­la­dos por el go­bierno han di­cho po­co so­bre có­mo los con­su­mi­do­res de­be­rían res­pon­der a una gue­rra co­mer­cial con Es­ta­dos Uni­dos.

Las mar­cas de con­su­mo pro­mi­nen­tes co­mo McDo­nald's y KFC han si­do ob­je­ti­vos fá­ci­les en el pa­sa­do, con mi­les de res­tau­ran­tes en to­do el país.

Pe­ro des­de las ma­ni­fes­ta­cio­nes an­ti­es­ta­dou­ni­den­ses de 2016 di­ri­gi­das a esas ca­de­nas con lla­ma­dos a boi­cots, los due­ños es­ta­dou­ni­den­ses de am­bos gi­gan­tes de co­mi­da rá­pi­da han ven­di­do el con­trol de sus ope­ra­cio­nes chi­nas.

McDo­nald's, con se­de en Oak Brook, Illi­nois, po­see so­lo el 20 por cien­to de su ho­mó­ni­mo chino, y ven­dió el res­to en ju­lio del año pa­sa­do al con­glo­me­ra­do res­pal­da­do Ci­tic Ltd. y otros in­ver­so­res res­pal­da­dos por el go­bierno de Chi­na.

Yum! Brands Inc., con se­de en Louis­vi­lle, Ken­tucky, ya no es pro­pie­ta­ria de los ne­go­cios KFC y Piz­za Hut en Chi­na, tras ha­ber se­pa­ra­do Yum Chi­na Hol­dings Inc. en 2016. Mien­tras tan­to, en abril de 2017, Co­ca­Co­la ven­dió to­dos sus ac­ti­vos em­bo­te­lla­do­res de Chi­na a COFCO y Swi­re Pa­ci­fic Ltd, em­pre­sa que co­ti­za en Hong Kong.

Los con­su­mi­do­res que in­ten­ten cas­ti­gar a Trump ale­ján­do­se del par­que te­má­ti­co de 5.5 mil mi­llo­nes de dó­la­res de Dis­ney en Shang­hai ter­mi­na­rían per­ju­di­can­do a las com­pa­ñías chi­nas por­que la fir­ma es­ta­dou­ni­den­se es so­lo un ac­cio­nis­ta mi­no­ri­ta­rio allí. Un con­sor­cio es­ta­tal, el Shang­hai Shen­di Group, po­see el 57 por cien­to del com­ple­jo que abrió en 2016 y atra­jo a más de 11 mi­llo­nes de vi­si­tan­tes en su pri­mer año.

En­ton­ces, los con­su­mi­do­res que bus­can cas­ti­gar a una mar­ca es­ta­dou­ni­den­se tam­bién po­drían es­tar pe­na­li­zan­do, sin sa­ber­lo, a una chi­na.

Ese pue­de ser un pre­cio que Xi es­tá dis­pues­to a pa­gar, es­pe­cial­men­te por­que no es el úni­co que en­fren­ta el ries­go de da­ños co­la­te­ra­les. Los es­fuer­zos de Trump pa­ra cas­ti­gar a Chi­na da­ña­rán los ne­go­cios de Es­ta­dos Uni­dos y sus agri­cul­to­res per­de­rán si el gi­gan­te asiá­ti­co en­cuen­tra otros pro­vee­do­res de pro­duc­tos bá­si­cos co­mo la so­ya.

Y no to­das las mar­cas es­ta­dou­ni­den­ses tie­nen so­cios chi­nos, por lo que Bei­jing po­dría sim­ple­men­te ele­gir al­gu­nas.

Un tri­bu­nal chino que dic­ta sen­ten­cia en un ca­so por dispu­ta de pa­ten­te emi­tió un fa­llo ju­di­cial pre­li­mi­nar que prohí­be al fa­bri­can­te es­ta­dou­ni­den­se de se­mi­con­duc­to­res Mi­cron Tech­no­logy Inc. ven­der 26 de sus pro­duc­tos en Chi­na, se­gún un co­mu­ni­ca­do emi­ti­do re­cien­te­men­te por su ri­val tai­wa­nés Uni­ted Mi­croe­lec­tro­nics Corp. Mi­cron di­jo que no fue no­ti­fi­ca­do con la or­den ju­di­cial y no ha­rá co­men­ta­rios has­ta que lo ha­ga.

Si los la­zos po­lí­ti­cos se de­te­rio­ran drás­ti­ca­men­te, mu­chos chi­nos que bus­can ha­cer su par­te en la gue­rra co­mer­cial pro­ba­ble­men­te no se preo­cu­pen de­ma­sia­do por quién po­see qué, se­gún Bruno Lan­nes, so­cio de la con­sul­to­ra Bain & Co., con se­de en Shang­hai.

"No es­toy se­gu­ro de que los con­su­mi­do­res chi­nos com­pren­dan real­men­te la es­truc­tu­ra de pro­pie­dad de las em­pre­sas que ha­cen ne­go­cios en Chi­na", ex­pli­có. "Si se les di­ce que se tra­ta de una em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se o un pro­duc­to es­ta­dou­ni­den­se, en­ton­ces lo acep­ta­rían in­clu­so si la par­ti­ci­pa­ción ma­yo­ri­ta­ria es pro­pie­dad de una em­pre­sa chi­na".

“Nin­gún pro­duc­to de Es­ta­dos Uni­dos ven­di­do en Chi­na pue­de con­si­de­rar­se se­gu­ro con­tra re­pre­sa­lias”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.