Las se­pa­ra­cio­nes de fa­mi­lias en EU han ter­mi­na­do, aun­que el caos de la po­lí­ti­ca de Trump si­gue vi­gen­te.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO -

No to­dos los ni­ños que fue­ron se­pa­ra­dos de sus pa­dres por las au­to­ri­da­des de EU han si­do reuni­dos con ellos y las ci­ca­tri­ces per­ma­ne­cen. La ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump afir­ma que en su ma­yo­ría cum­plió con un pla­zo or­de­na­do por la cor­te pa­ra re­unir a las fa­mi­lias mi­gran­tes se­pa­ra­das en la fron­te­ra. Aun­que sea cier­to, es­ta es una his­to­ria sin fi­na­les fe­li­ces.

Más de 700 de los ca­si 3 mil ni­ños se­pa­ra­dos de sus fa­mi­lia­res per­ma­ne­cen en ma­nos del go­bierno, ya sea por­que sus pa­dres han si­do de­por­ta­dos o por­que han fal­ta­do ve­ri­fi­ca­cio­nes de ellos.

Mu­chos de los de­por­ta­dos pa­re­cen ha­ber si­do en­ga­ña­dos pa­ra que ac­ce­die­ran a ir­se sin sus hi­jos, e in­clu­so los ni­ños que es­tán con sus pa­dres su­fri­rán ci­ca­tri­ces psi­co­ló­gi­cas de lo que el pre­si­den­te de la Aca­de­mia Es­ta­dou­ni­den­se de Pe­dia­tría ha lla­ma­do “abu­so in­fan­til san­cio­na­do por el go­bierno”.

Es­ta cri­sis po­dría ha­ber­se evi­ta­do fá­cil­men­te. El Fis­cal Ge­ne­ral de EU, Jeff Ses­sions, in­tro­du­jo in­ne­ce­sa­ria­men­te su po­lí­ti­ca dra­co­nia­na de de­te­ner y en­jui­ciar pe­nal­men­te a to­dos los mi­gran­tes, in­clui­dos los so­li­ci­tan­tes de asi­lo, atra­pa­dos tra­tan­do de cru­zar ile­gal­men­te a EU, en un mo­men­to en que las aprehen­sio­nes en la fron­te­ra su­doc­ci­den­tal es­tán en mí­ni­mos his­tó­ri­cos.

Tan pron­to co­mo Ses­sions cam­bió la po­lí­ti­ca fron­te­ri­za, el go­bierno se en­con­tró en un dilema. Pa­ra li­diar con to­dos los ni­ños, el De­par­ta­men­to de Sa­lud y Ser­vi­cios Hu­ma­nos tu­vo que alo­jar­los en “re­fu­gios de afluen­cia” a un cos­to de cien­tos de dó­la­res por ni­ño ca­da no­che. De­ce­nas de mi­llo­nes de dó­la­res en fon­dos tu­vie­ron que ser cam­bia­dos de otros pro­gra­mas; el cre­cien­te nú­me­ro de ca­sos des­vió a los fis­ca­les fe­de­ra­les de per­se­guir a los nar­co­tra­fi­can­tes; el Pen­tá­gono fue con­vo­ca­do pa­ra pro­por­cio­nar abo­ga­dos y alo­jar a ni­ños en ba­ses mi­li­ta­res.

Ba­jo pre­sión de los tri­bu­na­les y una pro­tes­ta pú­bli­ca, la ad­mi­nis­tra­ción se ha ale­ja­do de los pro­ce­sos pe­na­les que re­sul­ta­ron en se­pa­ra­cio­nes fa­mi­lia­res. Aun así, ne­ce­si­ta ter­mi­nar de lim­piar el desas­tre que ha crea­do. Los ni­ños no pue­den que­dar en el lim­bo y ne­ce­si­tan re­unir­se rá­pi­da­men­te con los miem­bros de su fa­mi­lia. El Con­gre­so tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de pre­sio­nar al Eje­cu­ti­vo so­bre los orí­ge­nes y el cos­to de la cri­sis pa­ra ejer­cer una su­per­vi­sión efec­ti­va.

La ad­mi­nis­tra­ción de Trump ase­gu­ra que sus po­lí­ti­cas de lí­nea du­ra di­sua­den a quie­nes po­drían cru­zar la fron­te­ra. Pe­ro la evi­den­cia de los es­fuer­zos an­te­rio­res en la de­ten­ción fa­mi­liar mues­tra que no lo ha­cen. Es­ta cri­sis so­lo ha sem­bra­do la mi­se­ria y el caos, y re­tra­só aún más una dis­cu­sión en EU muy ne­ce­sa­ria so­bre la re­for­ma mi­gra­to­ria in­te­gral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.