La pro­lon­ga­da tran­si­ción en Mé­xi­co ha pro­vo­ca­do que ha­ya dos pre­si­den­tes.

A po­cas se­ma­nas de la elec­ción, la in­fluen­cia del pró­xi­mo pre­si­den­te ya se de­ja sen­tir en la ad­mi­nis­tra­ción de Pe­ña.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Na­cha Cat­tan y Amy Still­man

Las reunio­nes po­lí­ti­cas me­xi­ca­nas tie­nen sus ri­tua­les. An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, vir­tual pre­si­den­te elec­to de Mé­xi­co, no se mo­les­tó en res­pe­tar­los.

La pri­me­ra vez que Ló­pez Obra­dor se sen­tó con un equi­po de tran­si­ción tras su his­tó­ri­ca vic­to­ria elec­to­ral del pa­sa­do 1 de ju­lio, se em­bar­có di­rec­ta­men­te en un dis­cur­so de cua­tro ho­ras.

No hu­bo in­te­rrup­cio­nes pa­ra co­mer, be­ber ca­fé o in­clu­so to­mar agua. Sus co­la­bo­ra­do­res di­cen que su­pu­sie­ron to­do el tiem­po que anun­cia­ría una pau­sa. Nun­ca lle­gó.

Pa­ra cuan­do ter­mi­nó, su au­dien­cia te­nía cla­ra una co­sa: pue­de que el vir­tual pre­si­den­te elec­to no asu­ma su pues­to has­ta di­ciem­bre pró­xi­mo, pe­ro pla­nea po­ner en mar­cha su pro­gra­ma po­lí­ti­co con efec­to in­me­dia­to en to­das las cues­tio­nes.

Esos te­mas van des­de las ne­go­cia­cio­nes del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN), has­ta las li­ci­ta­cio­nes pe­tro­le­ras y el pre­su­pues­to pa­ra el año pró­xi­mo.

Bá­si­ca­men­te, Ló­pez Obra­dor ha to­ma­do el asien­to de co­di­rec­tor del país.

“Ha eclip­sa­do to­tal­men­te al Go­bierno ac­tual, y la per­cep­ción es que aho­ra par­ti­ci­pa en la to­ma de de­ci­sio­nes”, di­jo An­drew Se­lee, del Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­ca Mi­gra­to­ria de Washington.

“Fue una vic­to­ria muy con­tun­den­te. La ener­gía es­tá con­cen­tra­da por com­ple­to en el nue­vo Go­bierno", agre­gó.

Es­to fue vi­si­ble el mes pa­sa­do, cuan­do el equi­po de Ló­pez Obra­dor anun­ció que se re­uni­ría con dig­na­ta­rios es­ta­dou­ni­den­ses en su ca­sa de tran­si­ción, en­tre los que se con­ta­ba Mi­ke Pom­peo, se­cre­ta­rio de Es­ta­do es­ta­dou­ni­den­se.

La con­fir­ma­ción del des­pa­cho del pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to, cu­yos ni­ve­les de apro­ba­ción es­tán hun­di­dos en mí­ni­mos his­tó­ri­cos, lle­gó só­lo más tar­de: sí, el man­da­ta­rio ac­tual tam­bién man­ten­dría tam­bién con­ver­sa­cio­nes con los es­ta­dou­ni­den­ses. Se­ma­nas más tar­de, Chrys­tia Free­land, can­ci­ller ca­na­dien­se, tam­bién sos­tu­vo reunio­nes ofi­cia­les con el pró­xi­mo pre­si­den­te y su equi­po.

“(AMLO) ha eclip­sa­do to­tal­men­te al go­bierno ac­tual y la per­cep­ción es que aho­ra par­ti­ci­pa en la to­ma de de­ci­sio­nes”

Ofi­cial­men­te, AMLO ni si­quie­ra es el pre­si­den­te elec­to de Mé­xi­co. Ese pa­so po­dría pro­du­cir­se en cual­quier mo­men­to an­tes del 6 de sep­tiem­bre, pla­zo que el Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción tie­ne pa­ra ra­ti­fi­car los re­sul­ta­dos de la vo­ta­ción.

Las ex­pec­ta­ti­vas apun­tan a que el tri­bu­nal elec­to­ral no va a es­pe­rar tan­to. Los es­cru­ti­nios an­te­rio­res fue­ron dis­cu­ti­dos, pe­ro no hay du­das con res­pec­to a és­te.

Ló­pez Obra­dor aplas­tó a sus ri­va­les, con más del 50 por cien­to de los vo­tos y el do­ble de su­fra­gios res­pec­to al ex­can­di­da­to pre­si­den­cial Ri­car­do Ana­ya, quien que­dó en se­gun­do lu­gar.

La de­cla­ra­ción del tri­bu­nal mar­ca­rá el co­mien­zo del pe­rio­do for­mal de tran­si­ción. Es el mo­men­to en que el ex je­fe de Go­bierno, se­gún di­ce, po­dría co­men­zar a ana­li­zar un pro­yec­to con­tra el cual arre­me­tió por des­pil­fa­rrar di­ne­ro del Es­ta­do: el Nue­vo Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal de Mé­xi­co (NAIM), cu­yo cos­to se es­ti­ma en 13 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

Su pri­mer im­pac­to en las ne­go­cia­cio­nes por el TLCAN po­dría pro­du­cir­se más o me­nos al mis­mo tiem­po. Cuan­do se reanu­den las ne­go­cia­cio­nes, qui­zá en agos­to, se pre­vé la in­clu­sión de gen­te de Ló­pez Obra­dor, en­tre ellos Je­sús Sea­de, quien se­ría su je­fe ne­go­cia­dor

“No con un pa­pel for­mal sino de con­sul­ta”, acla­ró Se­lee. Aun­que la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual si­ga a car­go en los pa­pe­les, di­jo, “lo que acuer­den de­be ser apro­ba­do por el nue­vo Go­bierno. De lo con­tra­rio, no irá a nin­gu­na par­te”.

Ló­pez Obra­dor tam­bién ha cues­tio­na­do el im­pac­to que tie­ne el TLCAN en­tre los pro­duc­to­res agrí­co­las de Mé­xi­co.

Du­ran­te su cam­pa­ña, pro­me­tió reac­ti­var los mo­to­res de cre­ci­mien­to lo­ca­les, con más in­ver­sión, y be­ne­fi­cios so­cia­les y me­nos én­fa­sis en las ex­por­ta­cio­nes. Pe­ro tam­bién se ha com­pro­me­ti­do a per­ma­ne­cer en el acuer­do co­mer­cial.

La fe­cha de tran­si­ción cla­ve pro­ba­ble­men­te sea el 1 de sep­tiem­bre, cuan­do pres­te ju­ra­men­to el nue­vo Con­gre­so de la Unión. La coa­li­ción li­de­ra­da por Mo­re­na, el par­ti­do del ex je­fe de Go­bierno, ob­tu­vo la ma­yo­ría en am­bas cá­ma­ras.

La se­ma­na pa­sa­da, Ló­pez Obra­dor pre­sen­tó las me­di­das que en­via­rá a la le­gis­la­tu­ra. Des­ta­can, en­tre otras, la eli­mi­na­ción de la in­mu­ni­dad pa­ra los fun­cio­na­rios elec­tos, un sa­la­rio mí­ni­mo más al­to en las zo­nas fron­te­ri­zas y be­cas pa­ra es­tu­dian­tes de ba­jos in­gre­sos.

El tra­ba­jo y la apro­ba­ción de es­tas re­for­mas se pon­drían en mar­cha an­tes de la to­ma de pro­tes­ta del vir­tual pre­si­den­te elec­to, el pró­xi­mo 1 de di­ciem­bre.

UNA TRAN­SI­CIÓN SIM­PLE Y SEN­CI­LLA

AMLO no de­be­ría for­zar de­ma­sia­do las co­sas, afir­mó Ós­car Men­do­za, ana­lis­ta de la con­sul­to­ra Pau­ta Po­lí­ti­ca.

"Eso no quie­re de­cir que AMLO no va­ya a pre­sio­nar", in­di­có Men­do­za. Pe­ro las ad­mi­nis­tra­cio­nes sa­lien­te y en­tran­te han in­di­ca­do que "quie­ren una tran­si­ción lo más sim­ple po­si­ble".

Men­do­za sub­ra­yó una de las re­for­mas cla­ve del Go­bierno de En­ri­que Pe­ña Nie­to: la Re­for­ma Ener­gé­ti­ca. Ló­pez Obra­dor ha cri­ti­ca­do las con­ce­sio­nes por de­re­chos de per­fo­ra­ción pa­ra com­pa­ñías ex­tran­je­ras y afir­mó que au­di­ta­rá los con­tra­tos, si bien el vir­tual pre­si­den­te elec­to ha en­fa­ti­za­do que no ha­brá nin­gu­na ex­pro­pia­ción.

El pró­xi­mo 27 de sep­tiem­bre es la fe­cha de la nue­va subas­ta pe­tro­le­ra, en la que se ofre­ce­rán 40 áreas pa­ra ex­plo­ra­ción, al­gu­na de ellas en la cuen­ca de Bur­gos, ri­ca en gas de es­quis­to.

Un mes des­pués, Pe­mex, pre­sen­te en gran par­te de los pla­nes eco­nó­mi­cos de Ló­pez Obra­dor, tie­ne pro­gra­ma­do es­cu­char pro­pues­tas de em­pre­sas pri­va­das pa­ra co­la­bo­rar en la ex­plo­ra­ción de sie­te áreas en tie­rra.

De­te­ner esas subas­tas "aún no es­tá den­tro de sus po­si­bi­li­da­des", sub­ra­yó Men­do­za, pe­ro el ex je­fe de Go­bierno po­dría bus­car im­po­ner al­gu­nas con­di­cio­nes, "que se­rían he­chas lo más pú­bli­ca­men­te po­si­ble".

UNA TRAN­SI­CIÓN MÁS GRAN­DE DE LO QUE SE IMA­GI­NA

Juan Car­los Ze­pe­da, pre­si­den­te de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Hi­dro­car­bu­ros, co­men­tó en en­tre­vis­ta que no des­car­ta­ba un cam­bio en las fe­chas o en los tér­mi­nos pues, afir­mó, eso ha pa­sa­do an­tes.

"Pe­ro tie­ne que ha­cer­se de la ma­ne­ra co­rrec­ta", acla­ró, lo que sig­ni­fi­ca­ría que en oc­tu­bre Pe­mex ten­dría que pe­dir­le per­mi­so pa­ra otor­gar las aso­cia­cio­nes es­tra­té­gi­cas con otras em­pre­sas.

Pa­ra el equi­po eco­nó­mi­co del vir­tual pre­si­den­te elec­to, la prio­ri­dad es el pre­su­pues­to de 2019.

Pro­gra­ma­do pa­ra ser en­via­da a me­dia­dos de di­ciem­bre, es pro­ba­ble que es­ta pro­pues­ta sea su pri­mer gran im­pac­to co­mo man­da­ta­rio, y uno que se­rá ob­ser­va­do con aten­ción por los mer­ca­dos, que se mues­tran cau­tos so­bre si Mé­xi­co, ba­jo el Go­bierno de AMLO, po­dría se­guir un ca­mino de en­deu­da­mien­to que de­vas­tó las eco­no­mías de Ar­gen­ti­na y Bra­sil.

A la ma­ña­na si­guien­te del día de las elec­cio­nes fe­de­ra­les, cuan­do el con­teo de mu­chas ca­si­llas aún se­guía en mar­cha, su equi­po de eco­no­mis­tas or­ga­ni­zó una con­fe­ren­cia vía te­le­fó­ni­ca pa­ra es­pe­ci­fi­car sus pla­nes.

Na­da de es­to es nor­mal pa­ra un pe­rio­do de tran­si­ción en Mé­xi­co, pe­ro has­ta aho­ra es­ta elec­ción pre­si­den­cial tam­po­co lo ha si­do.

Los ciu­da­da­nos no ha­bían vo­ta­do por un can­di­da­to iz­quier­dis­ta en dé­ca­das y ra­ra­men­te han otor­ga­do a un pre­si­den­te un man­da­to de se­me­jan­tes di­men­sio­nes.

Por ca­si un si­glo, Mé­xi­co ha­bía si­do go­ber­na­do ex­clu­si­va­men­te por dos par­ti­dos –PRI y PAN–, has­ta la de­rro­ta con­tun­den­te que re­ci­bie­ron el pa­sa­do 1 de ju­lio y que mar­ca un nue­vo epi­so­dio en la vi­da pú­bli­ca del país.

"Es­ta no es una tran­si­ción de ru­ti­na a un can­di­da­to o par­ti­do di­fe­ren­te", ex­pli­có Se­lee. "Exis­te la sen­sa­ción de que és­ta es una tran­si­ción más gran­de".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.