Mo­rir so­lo en Ja­pón es al­go co­mún y a la som­bra de ese he­cho cre­ce una in­dus­tria en­car­ga­da de lim­piar lo que de­jan atrás los fa­lle­ci­dos.

LA IN­DUS­TRIA DE­DI­CA­DA A LIM­PIAR LO QUE DE­JAN LOS MUER­TOS

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Por Adam Min­ter

An­te una po­bla­ción que en­ve­je­ce, hay de­man­da por ser­vi­cios que lim­pian y desechan per­te­nen­cias de los fa­lle­ci­dos.

Jeong­ja Han va­cía un ca­jón de plu­mas y en­cen­de­do­res en una bol­sa de ba­su­ra mien­tras su clien­te, una mu­jer de unos 50 años que en­viu­dó re­cien­te­men­te, ob­ser­va sen­ta­da en un ban­qui­to. Su ma­ri­do fa­lle­ció en un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co ha­ce unas se­ma­nas, y aho­ra la viuda lim­pia el apar­ta­men­to que ocu­pa­ron por trein­ta años en el ba­rrio de Ebi­su en To­kio. No te­nían hi­jos que re­cla­ma­ran re­li­quias fa­mi­lia­res o re­cuer­dos, de mo­do que las ins­truc­cio­nes que re­ci­bió Han eran sim­ples: "Des­ha­cer­se de to­do".

Han es di­rec­to­ra de Tail Pro­ject, una em­pre­sa con se­de en la ca­pi­tal ja­po­ne­sa es­pe­cia­li­za­da en lim­piar y des­ha­cer­se de las per­te­nen­cias de los di­fun­tos, un ser­vi­cio ca­da vez más so­li­ci­ta­do en un país que en­ve­je­ce rá­pi­do. Pa­ra Han, el tra­ba­jo es sim­ple. Ella y su equi­po de tres per­so­nas co­men­za­ron a las 09:00, y la ca­mio­ne­ta que es­pe­ra en la ca­lle es­ta­rá lis­ta a las 13:00. Si le da tiem­po, Han la lle­va­rá a una em­pre­sa que com­pra co­sas usa­das y las ex­por­ta a Filipinas.

Com­pa­ñías co­mo Tail Pro­ject son ne­ce­sa­rias en un país don­de ca­da año mue­ren más per­so­nas so­las. En 2017 hu­bo 946 mil 60 na­ci­mien­tos y un mi­llón 340 mil 433 muer­tes en Ja­pón, el sép­ti­mo año con­se­cu­ti­vo de des­cen­so de­mo­grá­fi­co. Se­gún es­ti­ma­cio­nes, la po­bla­ción ja­po­ne­sa po­dría dis­mi­nuir un ter­cio en

los pró­xi­mos 50 años, y es di­fí­cil que la ten­den­cia se re­vier­ta. Las raí­ces del pro­ble­ma vie­nen de los años de bo­nan­za tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, que pro­du­je­ron al­tos ni­ve­les de con­su­mo en un Ja­pón his­tó­ri­ca­men­te fru­gal. Pe­ro ese es­ti­lo de vi­da re­ven­tó con la bur­bu­ja fi­nan­cie­ra de los no­ven­ta. La in­se­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca re­sul­tan­te ha he­cho que los jó­ve­nes ja­po­ne­ses pos­ter­guen el ma­tri­mo­nio y los hi­jos, o de plano los su­pri­man. Lo que que­da es una de las so­cie­da­des más lon­ge­vas del mun­do, mi­llo­nes de ca­sas lle­nas de ba­su­ra y una ca­ren­cia de des­cen­dien­tes.

Se­gún la Aso­cia­ción de Pro­fe­sio­na­les de la Lim­pie­za, sus ocho mil com­pa­ñías miem­bros ge­ne­ran co­lec­ti­va­men­te in­gre­sos de 4 mil 500 mi­llo­nes de dó­la­res al año. En los pró­xi­mos cin­co a diez años, el gru­po es­pe­ra que se du­pli­que.

Por aho­ra, a Han no le fal­ta tra­ba­jo. El día an­te­rior lim­pió una ca­sa en Fu­kus­hi­ma y des­pués irá con otro clien­te a Yo­koha­ma. Re­vi­sa el ca­jón del di­fun­to, las ca­jas de gra­pas se van al con­te­ne­dor pa­ra la re­ven­ta, las plu­mas se ti­ran. Le­van­ta un pe­que­ño ci­lin­dro ma­rrón, es un se­llo per­so­nal, uti­li­za­do co­mo fir­ma en Ja­pón. Se vuel­ve ha­cia la viuda. "¿Quie­re con­ser­var es­to?" La pre­gun­ta de Han pa­re­ce de­vol­ver­la a su es­ta­do real: ago­ta­mien­to. "No, gra­cias", con­tes­ta.

En la co­ci­na, Han es­tá ro­dea­da de ca­jas con co­sas ven­di­bles co­mo pla­tos, ob­je­tos la­ca­dos y bo­te­llas me­dio lle­nas de whisky y sa­ke. Han tie­ne 50 años, su fa­mi­lia es co­rea­na, pe­ro ha vi­vi­do en Ja­pón to­da su vi­da. Era aza­fa­ta de Ja­pan Air­li­nes. Aho­ra irra­dia una ca­li­dez so­li­da­ria dan­do a la viuda con­se­jos pa­ra li­diar con el dolor. La afa­bi­li­dad es una cua­li­dad esen­cial pa­ra un pro­fe­sio­nal de la lim­pie­za. La com­pe­ten­cia es du­ra, y los tra­ba­jos se ga­nan con la em­pa­tía que pro­yec­tes. Cuan­do no es­tá lim­pian­do o ven­dien­do lo res­ca­ta­ble, Han via­ja por Ja­pón en bus­ca de em­pleo. Siem­pre ata­rea­da.

Ella ex­pli­ca que se dio cuen­ta de que ha­bía una ne­ce­si­dad de es­te ti­po de ne­go­cio tras la muer­te de su ma­dre. Vo­la­ba con la ae­ro­lí­nea en ese tiem­po y no con­ta­ba con su fa­mi­lia pa­ra or­de­nar las co­sas. Han re­cuer­da ha­ber pen­sa­do que le hu­bie­ra gus­ta­do con­tra­tar a al­guien que pu­die­ra ayu­dar­le con la lim­pie­za. Unos años más tar­de, un ami­go, fun­da­dor de Ac­ti­ve-Techno, le men­cio­nó que es­ta­ba en bus­ca de un nue­vo ne­go­cio tras el te­rre­mo­to, tsu­na­mi y re­ce­sión de mar­zo de 2011. Le di­jo a Han que ha­bía leído un ar­tícu­lo so­bre la in­dus­tria de la lim­pie­za. "Tal vez de­be­ría me­ter­me en ese ne­go­cio", le di­jo a Han. "Y yo le di­je: ‘No, yo lo ha­ré’", re­la­ta. Tail Pro­ject abrió co­mo una di­vi­sión de Ac­ti­ve-Techno en 2012. La em­pre­sa no re­ve­la sus re­sul­ta­dos fi­nan­cie­ros, pe­ro Han con­fir­ma que sus tres em­plea­dos re­pre­sen­tan un ter­cio de to­do el per­so­nal de Ac­ti­ve-Techno.

Las ba­rre­ras pa­ra in­gre­sar a la in­dus­tria son po­cas. Han ob­tu­vo una li­cen­cia de ven­de­do­ra de bie­nes de se­gun­da mano. Pa­ra los tra­ba­jos que re­quie­ren una lim­pie­za más pro­fun­da, re­ci­bió ca­pa­ci­ta­ción. Han mues­tra las fo­tos de lim­pie­zas. "Mi­ra", di­ce mien­tras se de­tie­ne en la fo­to de una ca­ma. En el col­chón hay una man­cha os­cu­ra de­ja­da por un cuer­po en des­com­po­si­ción. "No me ha­go car­go del cuer­po, pe­ro re­ci­bí en­tre­na­mien­to pa­ra lim­piar lo que que­da", di­ce.

Se­gún Hi­de­to Ko­ne, vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Pro­fe­sio­na­les de la Lim­pie­za, las muer­tes so­li­ta­rias re­pre­sen­tan al­re­de­dor del 30 por cien­to del mer­ca­do de la lim­pie­za. Las "ca­sas fan­tas­mas", aban­do­na­das por sus an­cia­nos pro­pie­ta­rios, re­pre­sen­tan el 20 por cien­to. El 50 por cien­to res­tan­te de los tra­ba­jos de lim­pie­za in­vo­lu­cra a fa­mi­lia­res. Hay oca­sio­nes, di­ce Han, en que la fa­mi­lia se reúne pa­ra con­tar his­to­rias del di­fun­to. En otras, “la fa­mi­lia vie­ne so­lo por las co­sas de va­lor y de­ja to­do lo de­más”.

De 2007 a 2016, más de cien mil com­pa­ñías ja­po­ne­sas re­ci­bie­ron li­cen­cias pa­ra co­mer­ciar pro­duc­tos usa­dos. Los clien­tes le pa­gan a Han y a otras em­pre­sas de lim­pie­za en­tre 2 mil 200 y 3 mil 200 dó­la­res por el tra­ba­jo de un día, pe­ro los cos­tos pue­den lle­gar a de­ce­nas de mi­les de­pen­dien­do del ta­ma­ño del tra­ba­jo y el tiem­po que re­quie­ra. Ja­pón co­bra al­tas ta­ri­fas por la re­co­lec­ción de ba­su­ra, lo que ha con­tri­bui­do a un fuer­te mer­ca­do de re­ven­ta de ob­je­tos usa­dos. En 2016, la in­dus­tria de se­gun­da mano ge­ne­ró 16 mil mi­llo­nes de dó­la­res, un 7.4 por cien­to más que en 2015 y un 30 por cien­to más que en 2012, cons­ti­tu­yen­do al­re­de­dor del 4.1 por cien­to del mer­ca­do mi­no­ris­ta to­tal de Ja­pón. La ro­pa usa­da re­pre­sen­tó el 10.5 por cien­to del mer­ca­do mi­no­ris­ta de pren­das de ves­tir en 2016, mien­tras que los ar­tícu­los de lu­jo de se­gun­da mano co­mo los bol­sos Louis Vuit­ton y los re­lo­jes Ro­lex re­pre­sen­ta­ron cer­ca del 13.5 por cien­to de to­das las ven­tas mi­no­ris­tas de ese ru­bro.

La si­tua­ción ha da­do pie al flo­re­ci­mien­to de tien­das de se­gun­da mano y ca­sas de em­pe­ño, en lí­nea y fí­si­cas. Las lla­ma­das tien­das de re­ci­cla­je son ca­da vez más co­mu­nes, es­pe­cial­men­te en los ba­rrios aco­mo­da­dos. EcoRing Co., una de las más exi­to­sas de es­tas em­pre­sas, acep­ta to­do lo que se trai­ga a uno de sus 78 es­ta­ble­ci­mien­tos en Ja­pón. Mu­chas de las tien­das de re­ci­cla­je ha­cen tra­ba­jos de lim­pie­za co­mo una for­ma de ob­te­ner in­ven­ta­rio, in­clu­so los mon­jes bu­dis­tas es­tán in­cur­sio­nan­do en el ne­go­cio. "Las fa­mi­lias acu­den a los mon­jes y los tem­plos des­pués de la de­fun­ción pa­ra orar", ex­pli­ca Ri­na Ha­ma­da, edi­to­ra de Re-Use Bu­si­ness Jour­nal. "Y lue­go los mon­jes van a la ca­sa y la lim­pian". Al­gu­nas com­pa­ñías es­tán tra­ba­jan­do con los san­tua­rios, don­de se que­man cier­tas per­te­nen­cias co­mo una ofren­da pa­ra "mi­ti­gar la cul­pa", di­ce Ha­ma­da.

En in­ter­net, el si­tio de subas­tas Yahoo! Auc­tions es el me­dio más po­pu­lar pa­ra las ven­tas de con­su­mi­dor a con­su­mi­dor, pe­ro hay una se­rie de nue­vos ne­go­cios orien­ta­dos a dis­po­si­ti­vos mó­vi­les que le pi­san los ta­lo­nes. Una star­tup lla­ma­da Cash, por ejem­plo, pa­ga a los usua­rios ins­tan­tá­nea­men­te por ar­tícu­los de lu­jo a par­tir de una fo­to en­via­da a tra­vés de una apli­ca­ción. Otra pla­ta­for­ma, Mer­ca­ri Inc., que fun­cio­na co­mo un mer­ca­di­llo de ca­lle, vio sus ac­cio­nes subir 76 por cien­to des­pués de su ofer­ta pú­bli­ca ini­cial en ju­nio y ca­si un mes des­pués si­guen 40 por cien­to arri­ba de su pre­cio de sa­li­da.

Ha­ma­da ex­po­ne, en su en­ten­der, lo que es­tá de­trás de ese au­men­ta­do en­tu­sias­mo ni­pón por las co­sas de se­gun­da mano: "Mot­tai­nai", di­ce, in­vo­can­do una pa­la­bra ja­po­ne­sa de di­fí­cil tra­duc­ción que ex­pre­sa un sen­ti­mien­to de pe­sar por el des­per­di­cio, así co­mo el de­seo de con­ser­var. "An­tes de la dé­ca­da de 1960, los ja­po­ne­ses sen­tían eso", re­fie­re. "In­clu­so du­ran­te el pe­rio­do Edo" (una épo­ca de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que du­ró des­de 1603 has­ta 1868) "un ki­mono se re­uti­li­za­ba pa­ra otras co­sas". Ha­ma­da cree que esa men­ta­li­dad cam­bió con el au­ge eco­nó­mi­co de la pos­gue­rra, un pe­rio­do du­ran­te el cual la ta­sa de na­ta­li­dad tam­bién se in­cre­men­tó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. "Si quie­res cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, de­bes com­prar", ase­gu­ra. "Y los ja­po­ne­ses ol­vi­da­ron quié­nes eran y sim­ple­men­te com­pra­ron, com­pra­ron, com­pra­ron".

En su opi­nión, ese et­hos con­su­mis­ta se ha des­va­ne­ci­do en las úl­ti­mas dos dé­ca­das a me­di­da que el es­tan­ca­mien­to eco­nó­mi­co ha co­bra­do fac­tu­ra. Pe­ro ese no es el úni­co fac­tor. Ha­ma­da tam­bién ci­ta las se­cue­las del te­rre­mo­to y tsu­na­mi de 2011 co­mo un im­por­tan­te pun­to de in­fle­xión en la re­la­ción de Ja­pón con las co­sas ma­te­ria­les. “Des­pués de eso, re­cor­da­mos quié­nes so­mos”, afir­ma. “Las per­so­nas co­mien­zan a en­viar sus co­sas a Toho­ku”, el si­tio del desas­tre, “por­que la gen­te de Toho­ku no tie­ne na­da. Y pien­san que tal vez de­be­rían re­uti­li­zar las co­sas".

Fue­ra del apar­ta­men­to de la viuda, la ca­mio­ne­ta de Han ca­si se lle­na. "Tal vez de­be­ría­mos ha­ber traí­do otra", re­con­si­de­ra. A me­di­da que sus em­plea­dos des­car­gan y vuel­ven a car­gar ca­jas con en­se­res y mue­bles, tra­tan­do de aco­mo­dar­los, ella ha­bla so­bre el po­si­ble des­tino de es­tos ob­je­tos. Si bien el mer­ca­do in­terno de la re­ven­ta se ha for­ta­le­ci­do, exis­te uno in­ter­na­cio­nal aún más gran­de pa­ra los pro­duc­tos ja­po­ne­ses.

Por ejem­plo, Han se­ña­la al­gu­nos ma­ce­te­ros de ba­rro ali­nea­dos cer­ca de un edi­fi­cio ve­cino. "Re­co­lec­ta­mos es­tos y ven­de­mos diez por 100 ye­nes" (más o me­nos un dó­lar) a ven­de­do­res en Áfri­ca, cuen­ta. Una ban­ca cer­ca­na tam­bién po­dría ter­mi­nar en Áfri­ca, pe­ro la ma­yo­ría de los ob­je­tos que re­co­ge van a Filipinas. "Tie­nen un pro­fun­do amor por los pro­duc­tos ja­po­ne­ses", apun­ta.

La repu­tación de ma­nu­fac­tu­ra de ca­li­dad de Ja­pón ha si­do ex­plo­ta­da des­de ha­ce tiem­po, y esa repu­tación tam­bién al­can­za a los pro­duc­tos usa­dos. "In­clu­so si es­tá he­cho en Chi­na, pe­ro se usa en Ja­pón, la gen­te en otros lu­ga­res

asu­mi­rá que es bueno", di­ce Ha­ma­da. En nin­gu­na par­te es más cier­to que en el su­des­te asiá­ti­co, don­de la pro­xi­mi­dad geo­grá­fi­ca y cul­tu­ral ha­ce que los pro­duc­tos ja­po­ne­ses sean muy co­di­cia­dos, pe­ro el me­nor in­gre­so per cá­pi­ta de­ja fue­ra del al­can­ce los pro­duc­tos nue­vos.

En las úl­ti­mas dos dé­ca­das, las em­pre­sas ja­po­ne­sas de ar­tícu­los usa­dos se han abier­to ca­mino en to­da la re­gión, con al me­nos 62 pun­tos de ven­ta en ocho paí­ses. La ca­de­na de ro­pa usa­da Don Don Down on Wed­nes­day tie­ne 47 lo­ca­les en Ja­pón y otros diez en Cam­bo­ya. Otro mi­no­ris­ta, Boo­koff Corp., abrió tres me­ga­tien­das de ar­tícu­los de se­gun­da en el área de Kua­la Lum­pur en los úl­ti­mos 20 me­ses.

Los ma­yo­ris­tas ni­po­nes de ar­tícu­los usa­dos des­pa­chan anual­men­te mi­les de con­te­ne­do­res a la re­gión, abas­te­cien­do a los pe­que­ños co­mer­cian­tes de mue­bles, ro­pa y me­na­je pa­ra el ho­gar. El ma­yor ex­por­ta­dor ja­po­nés de pro­duc­tos de se­gun­da mano, Ha­ma­ya Corp., tie­ne al su­des­te asiá­ti­co co­mo el prin­ci­pal com­pra­dor de los 2 mil 465 con­te­ne­do­res que en­vió al ex­tran­je­ro en 2017. En­tre las mer­can­cías de esos con­te­ne­do­res, que trans­por­tan de tres a cin­co to­ne­la­das de pro­duc­tos usa­dos ca­da uno, hay bi­ci­cle­tas, he­rra­mien­tas ma­nua­les y eléc­tri­cas (las mo­to­sie­rras son muy so­li­ci­ta­das en Cam­bo­ya, ri­ca en bos­ques), equi­po au­dio­vi­sual y apa­ra­tos do­més­ti­cos que van des­de re­fri­ge­ra­do­res a li­cua­do­ras.

Pe­ro no es pre­ci­so te­ner mi­les de con­te­ne­do­res pa­ra ser un ex­por­ta­dor. A unos 30 ki­ló­me­tros de To­kio, en la ciu­dad de Ya­ma­to, Tet­sua­ki Mu­rao­ka di­ri­ge su ne­go­cio des­de un al­ma­cén que pa­re­ce una an­ti­gua ga­so­li­ne­ra. Un mon­ta­car­gas cir­cu­la por el si­tio lle­van­do un re­fri­ge­ra­dor pe­que­ño, una si­lla y un horno de con­vec­ción Pa­na­so­nic. Se de­tie­ne en un con­te­ne­dor abier­to de 12 me­tros con elec­tro­do­més­ti­cos y mue­bles. Ma­ña­na, el con­te­ne­dor sal­drá rum­bo a Filipinas.

Han se de­tie­ne en el es­ta­cio­na­mien­to de Mu­rao­ka en un se­dán plateado. Es una de los me­jo­res clien­tes de Mu­rao­ka, y se sa­lu­dan cor­dial­men­te. En la puer­ta, Han se de­mo­ra vien­do una si­lla de mim­bre que le ven­dió ha­ce po­co. Cuan­do le pre­gun­to cuán­to le pa­gó, ríe: "Ca­si na­da, ca­si gra­tis". Com­prue­bo el pre­cio: 700 ye­nes, ape­nas unos seis dó­la­res. Mu­rao­ka nos mi­ra de le­jos con una son­ri­sa, un re­cor­da­to­rio de que eso es me­jor que te­ner que pa­gar mu­cho pa­ra que la des­tru­yan en un in­ci­ne­ra­dor.

Mu­rao­ka es del­ga­do y lo­zano, tie­ne 67 años y por 20 di­ri­gió un ta­ller de re­pa­ra­ción de compu­tado­ras. Pe­ro en la úl­ti­ma me­dia dé­ca­da, cuan­do los te­lé­fo­nos mó­vi­les des­pla­za­ron a las compu­tado­ras, tu­vo que bus­car una nue­va ca­rre­ra. In­clu­so ha­ce al­gu­nas lim­pie­zas él mis­mo.

Pa­ra Han, Mu­rao­ka es un ejem­plo ha­bi­tual. En los se­mi­na­rios oca­sio­na­les que ella im­par­te pa­ra as­pi­ran­tes a pro­fe­sio­na­les de la lim­pie­za los par­ti­ci­pan­tes más en­tu­sias­tas son las per­so­nas de la ter­ce­ra edad, "por­que pien­san que es una bue­na opor­tu­ni­dad y es fá­cil", ex­pli­ca. Re­cien­te­men­te re­cha­zó a un hom­bre de 70 años que le pi­dió em­pleo y a una mu­jer de 60 años que que­ría ser su apren­diz. Pen­só que nin­guno se­ría ca­paz de so­por­tar las de­man­das fí­si­cas. Pron­to, el des­gas­te po­dría ser ma­yor. La Aso­cia­ción de Pro­fe­sio­na­les de la Lim­pie­za es­tá en plá­ti­cas con el go­bierno ja­po­nés pa­ra crear una cer­ti­fi­ca­ción ofi­cial pa­ra em­pre­sas y par­ti­cu­la­res.

Mien­tras Han y Mu­rao­ka con­ver­san, los tra­ba­ja­do­res cie­rran el con­te­ne­dor de car­ga. "El mer­ca­do fi­li­pino no du­ra­rá pa­ra siem­pre", re­co­no­ce Han. "Con­for­me el ni­vel de ri­que­za au­men­ta, que­rrán co­sas nue­vas. ¿En­ton­ces qué?". Es un fe­nó­meno que ya han vis­to an­tes, Tai­lan­dia fue an­ta­ño el des­tino fa­vo­ri­to pa­ra los pro­duc­tos usa­dos ja­po­ne­ses, pe­ro el mer­ca­do se ha de­bi­li­ta­do a me­di­da que el país se ha vuel­to más rico. "Ha­brá que pen­sar en Cam­bo­ya", di­ce Han.

Ha­ma­da tam­bién ca­vi­la so­bre el mis­mo pro­ble­ma. "Siem­pre que ha­ya una bre­cha en­tre la ri­que­za y la po­bre­za, ha­brá una in­dus­tria de se­gun­da mano", se­ña­la. "No se tra­ta so­lo de mot­tai­nai". Ella tam­bién ad­vier­te el re­to a lar­go pla­zo pa­ra la in­dus­tria de se­gun­da mano de Ja­pón plan­tea­do por el in­cre­men­to de los in­gre­sos en los paí­ses en de­sa­rro­llo. Y le preo­cu­pa que los pro­duc­tos de ba­jo cos­to fa­bri­ca­dos en Chi­na em­pie­cen a ser una com­pe­ten­cia real pa­ra los pro­duc­tos de se­gun­da mano en los mer­ca­dos en de­sa­rro­llo. A lar­go pla­zo, am­bas ten­den­cias ame­na­zan con ele­var el vo­lu­men de co­sas que Han de­be en­viar a los in­ci­ne­ra­do­res de ba­su­ra de Ja­pón. Pues mien­tras la po­bla­ción del país si­ga en­ve­je­cien­do y dis­mi­nu­yen­do, su vo­lu­men de ne­go­cio so­lo au­men­ta­rá.

Han no se in­quie­ta de­ma­sia­do. Los ho­no­ra­rios que re­ci­be por sus ser­vi­cios de lim­pie­za son un buen ne­go­cio, in­clu­so si las po­se­sio­nes de los di­fun­tos no se re­ven­den. "No qui­sie­ra de­cir que me acos­tum­bré. Pe­ro me acos­tum­bré".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.