¿Quie­res en­viar al­go al es­pa­cio? Che­ca es­to

Es­tos son los nue­vos cohe­tes que ha­rán más fá­cil y ba­ra­to lle­gar al es­pa­cio.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - NEGOCIOS - —Por An­dre Tar­tar y Yue Qiu

La hu­ma­ni­dad ha lan­za­do al es­pa­cio equi­pos cien­tí­fi­cos, sa­té­li­tes e, in­clu­so, se­res vi­vos du­ran­te más de 50 años, a me­nu­do por enor­mes mon­tos de di­ne­ro que so­lo los go­bier­nos po­dían pa­gar. Aho­ra, el ne­go­cio de lan­za­mien­to de cohe­tes ha ma­du­ra­do has­ta con­ver­tir­se en uno en el que do­ce­nas de com­pa­ñías pri­va­das del mun­do com­pi­ten por ver cuán ba­ra­to pue­den en­viar ma­te­rial al es­pa­cio.

Pa­ra al­gu­nos, eso sig­ni­fi­ca desa­rro­llar cohe­tes más pe­que­ños que es­tán di­se­ña­dos pa­ra trans­por­tar so­lo unos po­cos cien­tos de ki­lo­gra­mos en la ór­bi­ta te­rres­tre ba­ja (LEO, por sus si­glas en in­glés), ge­ne­ral­men­te al­ti­tu­des de 2 mil 400 ki­ló­me­tros o me­nos, a un cos­to de tan so­lo 250 mil dó­la­res. Si eres un ope­ra­dor de mi­cro­sa­té­li­tes que no pue­de es­pe­rar a que un cohe­te de ma­yor ta­ma­ño lle­ne to­do su es­pa­cio con otros clien­tes, es­to es un cam­bio de pa­ra­dig­ma.

En el otro ex­tre­mo del es­pec­tro de car­ga útil de la in­dus­tria, las em­pre­sas tra­ba­jan pa­ra lo­grar eco­no­mías de es­ca­la con cohe­tes más pe­sa­dos. En­tre los 10 más lan­za­dos, los más ase­qui­bles por ki­lo­gra­mo son el Fal­con 9 de Spa­ceX y el Pro­ton M de Ros­cos­mos, am­bos ca­pa­ces de lle­var 20 mil ki­lo­gra­mos o más, se­gún la Ad­mi­nis­tra­ción Fe­de­ral de Avia­ción. El más ren­ta­ble en tér­mi­nos ge­ne­ra­les es el Fal­con Heavy de 63 mil 800 ki­lo­gra­mos de ca­pa­ci­dad, que se lan­zó con éxi­to a prin­ci­pios de es­te año.

Es­tas in­no­va­cio­nes pa­ra vehícu­los de car­ga útil muy pe­que­ños y muy gran­des han lle­va­do a cos­tos más ba­jos pa­ra la in­dus­tria del lan­za­mien­to es­pa­cial en ge­ne­ral. Ca­ris­sa Ch­ris­ten­sen, quien es fun­da­do­ra y di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la con­sul­to­ra Bry­ce Spa­ce and Tech­no­logy, ex­pli­ca que ha ha­bi­do una re­duc­ción del 10 al 15 por cien­to en los cos­tos de lan­za­mien­to en tér­mi­nos reales des­de 2010, im­pul­sa­da en par­te por Spa­ceX.

La com­pa­ñía “ha ba­ja­do los pre­cios de lan­za­mien­to en apro­xi­ma­da­men­te un 25 por cien­to”, de­ta­lla Ch­ris­ten­sen, aho­rran­do a los clien­tes en­tre 10 y 20 mi­llo­nes dó­la­res, y pre­sio­nan­do a sus ri­va­les.

En­tre las mi­sio­nes de trans­fe­ren­cia geo­es­ta­cio­na­ria o geo­sin­cró­ni­ca (GTO, por sus si­glas en in­glés), que ne­ce­si­tan al­can­zar una ór­bi­ta es­pe­cí­fi­ca de al­re­de­dor de 36 mil ki­ló­me­tros y por lo tan­to son más ade­cua­das pa­ra com­pa­ra­cio­nes di­rec­tas, los cos­tos pro­me­dio de lan­za­mien­to han ba­ja­do apro­xi­ma­da­men­te un 20 por cien­to des­de ha­ce cin­co años, se­gún Ca­rolyn Be­lle, una ana­lis­ta en la con­sul­to­ra es­pa­cial Nort­hern Sky Re­search. Aquí, nue­va­men­te, el Fal­con 9 li­de­ra el sec­tor.

A pe­sar de los ma­yo­res cos­tos de lan­za­mien­to por ki­lo­gra­mo de car­ga útil de Del­ta IV y Atlas V de la em­pre­sa ULA, am­bos cohe­tes han si­do uno de los pi­la­res de los con­tra­tos de lan­za­mien­to del go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos. ULA tu­vo el mo­no­po­lio de los des­pe­gues es­pa­cia­les mi­li­ta­res de ese país du­ran­te más de una dé­ca­da, has­ta 2016, cuan­do Spa­ceX ga­nó un con­tra­to de la Fuer­za Aé­rea nor­te­ame­ri­ca­na.

Mien­tras que el Atlas V se uti­li­zó pa­ra reabas­te­cer la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal tan re­cien­te­men­te co­mo el año pa­sa­do, la ma­yor com­pe­ten­cia tam­bién ha lle­va­do a la NASA a uti­li­zar el cohe­te An­ta­res de Or­bi­tal ATK, el Fal­con 9 de Spa­ceX y cohe­tes So­yuz de fa­bri­ca­ción ru­sa.

Sin em­bar­go, eso no sig­ni­fi­ca que ob­ten­ga los mis­mos aho­rros de cos­tos que dis­fru­tan los clien­tes co­mer­cia­les. Se­gún Nort­hern Sky Re­search, el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos tra­di­cio­nal­men­te pa­ga apro­xi­ma­da­men­te el do­ble que el pro­me­dio co­mer­cial pa­ra lan­za­mien­tos de GTO, de­bi­do a la ma­yor sen­si­bi­li­dad de lo que es­tá en­vian­do y las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes y cos­tos adi­cio­na­les que re­quie­re.

Ya sea que se tra­te de una com­pa­ñía de geo­lo­ca­li­za­ción con se­de en Es­ta­dos Uni­dos que con­tra­ta Spa­ceX pa­ra lan­zar sa­té­li­tes o cien­tí­fi­cos eu­ro­peos que ha­cen ex­pe­ri­men­tos con cohe­tes Ros­cos­mos, el cos­to real se ne­go­cia se­gún la car­ga útil, el si­tio de Spa­ceX dis­rum­pe la in­dus­tria del lan­za­mien­to lan­za­mien­to (más cer­ca del ecua­dor es me­jor), el án­gu­lo de lan­za­mien­to y otros fac­to­res. Sin em­bar­go, es­tos pro­ble­mas téc­ni­cos de gran va­lor se ven ca­da vez más afec­ta­dos por los cam­bios en la eco­no­mía y la nue­va ge­ne­ra­ción de ti­ta­nes co­mer­cia­les que es­tán trans­for­man­do rá­pi­da­men­te la in­dus­tria de los lan­za­mien­tos es­pa­cia­les.

El cohe­te Fal­con 9 des­pe­ga de Ca­bo Ca­ña­ve­ral, Flo­ri­da, con el ob­ser­va­to­rio Deep Spa­ce a bor­do. Fue la pri­me­ra mi­sión de Spa­ceX al es­pa­cio en 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.