Las nue­vas má­qui­nas ru­sas que van a con­quis­tar el Ár­ti­co

○ Los bar­cos po­drán car­gar 16.5 mi­llo­nes de to­ne­la­das de gas na­tu­ral li­cua­do.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - TECNOLOGÍA -

Has­ta que las em­pre­sas no lle­guen a la Lu­na o a Mar­te, no hay un lu­gar me­nos aco­ge­dor pa­ra tra­ba­jar en la in­dus­tria que Ya­mal LNG, una plan­ta de gas na­tu­ral lí­qui­do o li­cua­do que es­tá va­lua­da en 27 mil mi­llo­nes de dó­la­res y se en­cuen­tra en te­rri­to­rio ru­so, a po­co más de 600 ki­ló­me­tros del círcu­lo Ár­ti­co.

En el in­vierno, cuan­do no hay sol por más de dos me­ses, las tem­pe­ra­tu­ras lle­gan a los -25 gra­dos Cel­sius en tie­rra y has­ta los -50 en la ne­bli­na de mar aden­tro. Es en es­te úl­ti­mo lu­gar de muy ba­jas tem­pe­ra­tu­ras don­de hay mu­cho com­bus­ti­ble fó­sil: 44 bi­llo­nes de pies cú­bi­cos, que equi­va­len a cer­ca de 8 mil mi­llo­nes de ba­rri­les de pe­tró­leo. Así que Ya­mal LNG, fir­ma con­tro­la­da por No­va­tek, una em­pre­sa ru­sa pro­duc­to­ra de gas na­tu­ral, ha reuni­do a al­gu­nos so­cios pa­ra gas­tar una su­ma sin pre­ce­den­tes en un nue­vo ti­po de vehícu­lo que es­ta­rá ahí más rá­pi­do que los au­tos de con­duc­ción au­tó­no­ma o que in­clu­so los via­jes ca­sua­les al es­pa­cio.

Los bar­cos pe­tro­le­ros con­ven­cio­na­les to­da­vía no pue­den en­car­gar­se del hie­lo en el Mar Ka­ra del Ár­ti­co, a pe­sar de que se de­rri­te por los efec­tos del ca­len­ta­mien­to glo­bal. Se­ría muy cos­to­so y con­su­mi­ría mu­cho tiem­po pro­veer de pe­que­ños bar­cos rom­pehie­los co­mo acom­pa­ñan­tes de los pe­tro­le­ros. Es por eso que un gru­po in­ter­na­cio­nal de di­se­ña­do­res de em­bar­ca­cio­nes, in­ge­nie­ros, cons­truc­to­res y pro­pie­ta­rios es­tá crean­do, por lo me­nos, 15 bar­cos de 304 me­tros de lar­go, con cos­to de 320 mi­llo­nes de dó­la­res, pa­ra que rom­pan el hie­lo ellos mis­mos.

“El bar­co es­tá di­se­ña­do pa­ra lle­var a ca­bo sus ta­reas en con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ex­tre­ma­da­men­te ad­ver­sas”, men­cio­nó Mi­ka Ho­vi­lai­nen, una es­pe­cia­lis­ta de rom­pehie­los en Aker Ar­ctic Tech­no­logy, com­pa­ñía con se­de en Hel­sin­ki, Fin­lan­dia, que di­se­ña los bar­cos. “Los sis­te­mas tie­nen que tra­ba­jar ade­cua­da­men­te en un ran­go muy am­plio de tem­pe­ra­tu­ras”.

Es­tos bar­cos pe­tro­le­ros rom­pehie­los son los más gran­des car­ga­do­res de gas ja­más cons­trui­dos. Cuan­do es­tán com­ple­ta­men­te lle­nos, pue­den lle­var cer­ca de 1 mi­llón de ba­rri­les de com­bus­ti­ble. Jun­tas, las 15 em­bar­ca­cio­nes po­drán car­gar 16.5 mi­llo­nes de to­ne­la­das de gas na­tu­ral li­cua­do ca­da año, que es su­fi­cien­te pa­ra su­mi­nis­trar la mi­tad de to­do el con­su­mo anual de Co­rea del Sur, y que tam­bién es­tá cer­ca de la even­tual sa­li­da de Ya­mal LNG. Los bar­cos via­ja­rán al oes­te de Eu­ro­pa en el in­vierno y al es­te de Asia en el ve­rano, mo­vién­do­se a tra­vés del hie­lo que al­can­za po­co más de 2 me­tros de gro­sor.

Es­tas em­bar­ca­cio­nes no rom­pen el hie­lo a su al­re­de­dor de for­ma co­mún. Los cas­cos de los bar­cos es­tán di­se­ña­dos pa­ra do­blar el bor­de de la ca­pa de hie­lo ha­cia aba­jo; con es­to, se rom­pe la sá­ba­na su­pe­rior con la pre­sión dis­tri­bui­da en su su­per­fi­cie. La po­pa del rom­pehie­los, que es la par­te fi­nal del bar­co pa­ra rom­per el obs­tácu­lo, mi­ra ha­cia ade­lan­te. El pri­me­ro de es­tos pe­tro­le­ros, que co­men­zó a ope­rar en di­ciem­bre pa­sa­do, se mue­ve a 13.35 ki­ló­me­tros por ho­ra con la po­pa ha­cia ade­lan­te en el hie­lo grue­so. Fue el pri­mer bar­co en na­ve­gar de la ru­ta del mar del Nor­te ha­cia el Es­tre­cho de Be­ring, es­ta­ble­cien­do un tiem­po de 6 días y me­dio.

El bar­co es par­te de un jue­go ma­yor. “És­te es qui­zá nues­tro pa­so más gran­de en el me­jo­ra­mien­to del Ár­ti­co”, di­jo el pre­si­den­te de Ru­sia, Vla­di­mir Pu­tin, en di­ciem­bre pa­sa­do cuan­do abrió la plan­ta de Ya­mal LNG en su país. Si nos si­tua­mos en la pre­dic­ción del poe­ta Mik­hail Lo­mo­no­sov de que Ru­sia se ex­pan­di­rá a tra­vés de Siberia, aña­dió Pu­tin, “aho­ra po­de­mos

de­cir con cer­te­za que Ru­sia se ex­ten­de­rá por el Ár­ti­co és­te y el si­guien­te si­glo. Ahí es el lu­gar don­de es­tán lo­ca­li­za­das las re­ser­vas mi­ne­ra­les más gran­des. Ese es el si­tio del trans­por­te del fu­tu­ro que es­toy se­gu­ro se­rá muy bueno y efi­cien­te: la Ru­ta del Mar del Nor­te”.

A lo lar­go de las ru­tas en las que los bar­cos via­ja­rán, las va­ria­das con­di­cio­nes y pro­fun­di­da­des del hie­lo re­quie­ren un cas­co que sea a la vez du­ra­de­ro y di­se­ña­do es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra ba­rrer el hie­lo ro­to fue­ra del ca­mino. Los in­ge­nie­ros de Aker Ar­ctic pro­ba­ron me­ticu­losa­men­te sus di­se­ños en si­mu­la­cio­nes y lue­go en mo­de­los a es­ca­la en una ba­se de prue­bas de 76 me­tros de lar­go y 8 me­tros de pro­fun­di­dad, en don­de se po­nían bar­cos en hie­lo ar­ti­fi­cial pa­ra ver qué par­tes ne­ce­si­ta­ban más o me­nos re­fuer­zo. Tam­bién se tu­vo cui­da­do de no so­bre­ar­mar las em­bar­ca­cio­nes, con el fin de que no se vol­vie­ran len­tos cuan­do es­tu­vie­ran mar aden­tro.

Rom­per el hie­lo co­mo lo ha­cen es­tos bar­cos re­quie­re de mu­cho po­der. Los bar­cos son pro­pul­sa­dos por tres ge­ne­ra­do­res de gas na­tu­ral de 15 me­ga­watts; ca­da em­bar­ca­ción pue­de dar elec­tri­ci­dad a 35 mil ca­sas en Es­ta­dos Uni­dos. Pa­ra evi­tar que es­tos ge­ne­ra­do­res tra­ba­jen de­ma­sia­do fuer­te, los enor­mes pro­pul­so­res de los bar­cos, pro­du­ci­dos por la gi­gan­te de la in­ge­nie­ría de ori­gen sue­co-sui­zo ABB, des­aco­plan los mo­to­res de las hé­li­ces. Es­to quie­re de­cir que las as­pas pue­den gi­rar más len­to o más rá­pi­do sin que el mo­tor au­men­te o dis­mi­nu­ya su po­ten­cia, ex­pli­có Pe­ter Ter­wiesch, pre­si­den­te de la di­vi­sión de au­to­ma­ti­za­ción in­dus­trial de ABB. Se­pa­rar el mo­tor y el tra­ba­jo de la hé­li­ce pue­de me­jo­rar la efi­cien­cia del com­bus­ti­ble en 20 por cien­to, se­gún ABB. “Ade­más, con­si­gues más mo­vi­li­dad”, se­ña­ló Ter­wiesch.

A pe­sar de que los pe­tro­le­ros de LNG han exis­ti­do por ca­si me­dio si­glo, trans­por­tan­do com­bus­ti­ble des­de Me­dio Orien­te, no ha­bía exis­ti­do ne­ce­si­dad de mo­de­los rom­pehie­lo has­ta la dé­ca­da pa­sa­da, cuan­do los pro­yec­tos Snoh­vit y Sak­ha­lin-2, de No­rue­ga y Ru­sia res­pec­ti­va­men­te, fue­ron los pio­ne­ros de pro­duc­ción de com­bus­ti­bles en cli­mas fríos. El puer­to de Ya­mal, que fue abier­to en di­ciem­bre de 2017 con el nom­bre de Sa­bet­ta, fue di­se­ña­do y cons­trui­do en con­jun­to con los bar­cos que le ser­vi­rán.

El cam­bio cli­má­ti­co pro­vo­ca­do por la con­ta­mi­na­ción hu­ma­na es otro de los fac­to­res que ha­ce fac­ti­ble es­te ti­po de em­bar­ca­cio­nes. La mi­tad ru­sa del Ár­ti­co se es­tá con­vir­tien­do más tran­si­ta­ble que el la­do de Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá. Los bar­cos de Ya­mal LNG tie­nen pre­vis­ta una vi­da útil de 40 años, por lo que to­da­vía es­ta­rían tra­ba­jan­do en la dé­ca­da de 2040, mo­men­to en que los cien­tí­fi­cos del cam­bio cli­má­ti­co pro­yec­tan que el Ár­ti­co no ten­drá hie­lo en el ve­rano. “Un de­sa­rro­llo más allá del Ár­ti­co y de sus re­cur­sos es inevi­ta­ble”, di­jo Keith Hai­nes, un pro­fe­sor de me­teo­ro­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Rea­ding que es­tu­dió em­bar­ca­cio­nes en ese mar con­ge­la­do. “El com­pro­mi­so es­tá ahí”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.