En la eco­no­mía sau­di­ta, o te adap­tas o mue­res

○ El con­tras­te en­tre el fra­ca­so y el éxi­to aho­ra es al­go fa­mi­liar en Riad con­for­me el reino pa­sa por la peor cri­sis en su his­to­ria mo­der­na.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - ECONOMÍA - — Vi­vian Ne­reim

Jus­to a un la­do del tran­si­ta­do bulevar que atra­vie­sa el cen­tro de Riad, un res­tau­ran­te ita­liano lla­ma­do For­chet­ta lle­va me­ses va­cío y su­cio. Me­nos de un año des­pués de abrir, el lo­cal fue víc­ti­ma de la de­pre­sión eco­nó­mi­ca de Ara­bia Sau­di­ta cuan­do la ren­ta dis­po­ni­ble ca­yó y el des­em­pleo subió al ni­vel más al­to en más de una dé­ca­da.

A unos lo­ca­les, el ca­fé Draft pa­re­ce sa­ca­do de Brooklyn o Bei­rut. Las mu­je­res fu­man ci­ga­rros en la terraza con mú­si­ca pop es­ta­dou­ni­den­se en el fon­do. Un es­pres­so me­diano cues­ta el equi­va­len­te a 2.90 dó­la­res y una en­sa­la­da de qui­noa y be­ta­bel, 7.70. For­chet­ta co­bra­ba apro­xi­ma­da­men­te 13 dó­la­res por una piz­za Mar­ga­ri­ta.

“In­clu­so cuan­do la eco­no­mía es ma­la, la gen­te to­da­vía to­ma una ta­za de ca­fé”, di­ce Wad­ha Al Ras­hid, la co­mer­cian­te de 34 años que abrió el ne­go­cio en ju­lio del año pa­sa­do y re­cien­te­men­te una su­cur­sal. “Aten­de­mos un ni­cho de jó­ve­nes crea­ti­vos. Creo que eso nos fun­cio­na bien”.

El fuer­te con­tras­te en­tre el fra­ca­so y éxi­to es una ima­gen ca­da vez más fre­cuen­te en la ca­pi­tal sau­di­ta, ya que el reino de 86 años pa­sa por la cri­sis más gra­ve en su his­to­ria mo­der­na pa­ra adop­tar un mo­de­lo de ca­pi­ta­lis­mo al es­ti­lo oc­ci­den­tal. Des­de que el go­bierno re­cor­tó los sub­si­dios y au­men­ta­ron los gas­tos, la so­bre­vi­ven­cia de los co­mer­cios la de­ter­mi­nan di­fe­ren­tes fuer­zas del mer­ca­do.

Los ge­ren­tes se que­jan de no dar­se abas­to, in­clu­so cuan­do el es­ta­do se re­trac­ta de al­gu­nos re­cor­tes en gas­tos pa­ra que la eco­no­mía crez­ca. Los apa­ra­do­res va­can­tes man­chan las prin­ci­pa­les vías de Riad. Aun­que inevi­ta­ble­men­te hay ga­na­do­res con los es­pa­bi­la­dos mi­llen­nials que bus­can for­mas de ca­pi­ta­li­zar los cam­bios eco­nó­mi­cos y so­cia­les que han agi­ta­do al au­to­ri­ta­rio país con­ser­va­dor en los úl­ti­mos dos años.

El men­sa­je del prín­ci­pe he­re­de­ro Moham­med bin Sal­man, de 32 años, es que la re­sis­ten­cia no es una op­ción. Los clé­ri­gos in­de­pen­dien­tes, la fa­mi­lia real acu­sa­da de co­rrup­ción y otros con­si­de­ra­dos opo­si­to­res del nue­vo or­den, han pa­sa­do tiem­po tras las re­jas. Al­gu­nos pro­pie­ta­rios de co­mer­cios es­pe­ran en vano que el go­bierno dé mar­cha atrás, di­ce Ab­du­llah Al Fo­zan, pre­si­den­te de KMG LLP en Ara­bia Sau­di­ta.

“O te adap­tas o des­apa­re­ces”, di­ce Al Fo­zan, cu­ya fir­ma au­di­ta a mi­les de com­pa­ñías sau­di­tas, sen­ta­do en su ofi­ci­na con vis­ta al sur de Riad. “Pa­ra que la gen­te cam­bie, de­bes im­pre­sio­nar­los”.

Es­ti­mu­la­dos por la de­rro­ta de los pre­cios del pe­tró­leo de 2014, el go­ber­na­dor sau­di­ta de fac­to in­ten­ta di­ver­si­fi­car la eco­no­mía de­pen­dien­te de los pe­tro­dó­la­res y re­pa­rar las finanzas es­ta­ta­les mien­tras ge­ne­ra em­pleos pa­ra su po­bla­ción cre­cien­te. Pa­ra las com­pa­ñías sig­ni­fi­ca el fi­nal de la era de mano de obra ba­ra­ta, ener­gía sub­si­dia­da y con­tra­tos fá­ci­les con el go­bierno.

Gulf Res­tau­rants & Parks Co., que ope­ra­ba For­chet­ta jun­to a otras ca­de­nas res­tau­ran­te­ras, re­du­ci­rá su fuer­za la­bo­ral a 700 per­so­nas, se­ña­la Ra­bih Ghos­ti­ne, di­rec­tor de ope­ra­cio­nes. La com­pa­ñía ce­rró unos cin­co res­tau­ran­tes, en­tre ellos la nue­va su­cur­sal de For­chet­ta.

“No sen­ti­mos la cri­sis has­ta qui­zás me­dia­dos de 2017”, y agre­gó que las ven­tas ca­ye­ron en­tre 20 y 25 por cien­to en al­gu­nos res­tau­ran­tes. “De­be­mos pa­rar el san­gra­do, así de sen­ci­llo”.

Los re­tos a los que se en­fren­tan ge­ren­tes co­mo Ghos­ti­ne son for­mi­da­bles. En es­te año, el go­bierno au­men­tó los pre­cios de la elec­tri­ci­dad y la ga­so­li­na, in­tro­du­jo un im­pues­to al va­lor agre­ga­do y exi­gió que las com­pa­ñías pa­ga­ran ta­ri­fas ex­tras por em­plear a ex­tran­je­ros, mu­chos de los cua­les re­ci­ben sa­la­rios me­no­res que los sau­di­tas.

Cien­tos de mi­les de em­plea­dos ex­tran­je­ros se han ido del país, lo que re­du­ce la ba­se de clien­tes no so­lo en los res­tau­ran­tes y tien­das, tam­bién en es­cue­las pri­va­das y com­pa­ñías de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

La eco­no­mía cre­ció a una ta­sa anual de 1.2 por cien­to en el pri­mer tri­mes­tre des­pués de caer 0.9 por cien­to en 2017, man­te­ni­da a flo­te por los pre­cios del pe­tró­leo más ele­va­dos y el gas­to del go­bierno en sa­la­rios y be­ne­fi­cios so­cia­les pa­ra mi­ti­gar el im­pac­to de su te­ra­pia de shock.

Pe­ro los co­mer­cian­tes di­cen que una re­cu­pe­ra­ción com­ple­ta po­dría tar­dar años y no es cla­ro qué que­da­rá cuan­do se cal­men las aguas. El Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) es­pe­ra que la eco­no­mía crez­ca 1.9 por cien­to es­te año, con el in­cre­men­to ace­le­rán­do­se de for­ma gra­dual a 2.3 pa­ra 2023. Eso es bas­tan­te más ba­jo que du­ran­te el au­ge de los al­tos pre­cios del pe­tró­leo.

La eco­no­mía sau­di­ta “es un gran bu­que”, di­ce Ka­ren Young, in­ves­ti­ga­do­ra en el Ins­ti­tu­to de Paí­ses Ára­bes del Gol­fo en Washington. “No cam­bia­rá fá­cil­men­te”. La ex­plo­sión de ne­go­cios de mo­da, co­mo los food trucks o gim­na­sios pa­ra mu­je­res, no bas­ta­rán pa­ra trans­for­mar el sec­tor pri­va­do del reino, afir­mó. “To­da­vía veo al Es­ta­do co­mo al­go cen­tral pa­ra am­plios seg­men­tos de ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca”.

“O te adap­tas o des­apa­re­ces. Pa­ra que la gen­te cam­bie, de­bes im­pre­sio­nar­los”

Otro ries­go es que el plan am­plia­rá la dis­pa­ri­dad en­tre ri­cos y po­bres, así co­mo aque­lla en­tre los con­ser­va­do­res y la éli­te cos­mo­po­li­ta.

Ya hay que­jas de que los pre­cios en au­men­to, y el des­em­pleo en­tre los sau­di­tas se acer­ca rá­pi­da­men­te al 13 por cien­to.

Ham­di AlZaim sa­be qué tan­to se ne­ce­si­ta una re­vo­lu­ción pa­ra ase­gu­rar la so­bre­vi­ven­cia. Con 31 años, es ge­ren­te de de­sa­rro­llo co­mer­cial de su com­pa­ñía fa­mi­liar, Gulf In­ter­na­tio­nal Con­trac­ting & Real Es­ta­te Co., que se de­di­ca a los ma­te­ria­les y equi­po de cons­truc­ción.

Ese sec­tor fue uno de los sec­to­res más gol­pea­dos por la cri­sis. Cuan­do el go­bierno de­tu­vo el gas­to, el flu­jo de con­tra­tos dis­mi­nu­yó y los fun­cio­na­rios re­tra­sa­ron los pa­gos a los con­tra­tis­tas. Enor­mes com­pa­ñías tras­ta­bi­lla­ron o co­lap­sa­ron.

Jus­to cuan­do AlZaim lle­ga­ba a la ma­yo­ría de edad, el co­mer­cio es­ta­ba en ries­go de con­ver­tir­se en un di­no­sau­rio. Así que se pu­so a re­vi­sar las in­ver­sio­nes de la com­pa­ñía y su­per­vi­só el pa­no­ra­ma lo­cal en bus­ca de nue­vas opor­tu­ni­da­des.

In­vir­tió en una com­pa­ñía sui­za que ha­ce un apa­ra­to de desa­li­ni­za­ción de ba­jo con­su­mo y fue ca­paz de con­ven­cer a Sa­li­ne Wa­ter Con­ver­sion Corp. de Ara­bia Sau­di­ta de cam­biar a la nue­va tec­no­lo­gía en una de sus plan­tas. En el vie­jo reino, el aho­rro no era una prio­ri­dad; sin em­bar­go, aho­ra es un im­por­tan­te gan­cho de ven­ta.

“Tar­da­mos un ra­to en com­pren­der es­to y en­ten­der que és­ta es la nue­va reali­dad en la que es­ta­mos”, di­jo AlZaim, sen­ta­do a un la­do de una pi­la de li­bros con di­ver­sos tí­tu­los co­mo ‘Chan­ge Ma­na­ge­ment and Talk Li­ke TED’ y ves­ti­do con una im­pe­ca­ble tú­ni­ca azul cla­ro (una ver­sión del tra­di­cio­nal ves­ti­do blan­co pa­ra hom­bres).

“Es un enor­me cam­bio men­tal. Tie­nes que lle­gar y de­cir: he tra­ba­ja­do en es­te mer­ca­do du­ran­te 20 años, qui­zás sea mo­men­to de avan­zar”.

Los jó­ve­nes sau­di­tas co­mo AlZaim son cru­cia­les pa­ra el plan de Moham­med de reha­cer la eco­no­mía, que tam­bién in­clu­ye sua­vi­zar las res­tric­cio­nes so­cia­les del reino is­lá­mi­co. En años re­cien­tes, el go­bierno ha fre­na­do los poderes de la po­li­cía re­li­gio­sa, aca­ba­do con la prohi­bi­ción de que las mu­je­res ma­ne­jen y les sea per­mi­ti­do el ac­ce­so a los ci­nes. Aun­que ca­si nun­ca se es­cu­cha­ba la mú­si­ca en pú­bli­co an­tes, aho­ra el Es­ta­do pa­tro­ci­na con­cier­tos.

Pe­ro la ju­ven­tud tam­bién re­pre­sen­ta el re­to más gran­de del prín­ci­pe. Co­mo que 70 por cien­to de la po­bla­ción de 21 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes tie­ne me­nos de 35 años y más en­tran al mer­ca­do la­bo­ral.

Mien­tras el go­bierno in­ten­ta con­tro­lar su gas­to en sa­la­rios, la car­ga de la crea­ción la­bo­ral ha re­caí­do en los co­mer­cios pri­va­dos y star­tups. Pri­me­ro de­ben in­ver­tir di­ne­ro en las áreas que pro­ba­ble­men­te so­bre­sal­gan más, di­ce Sa­leh Alot­haim, di­rec­tor fi­nan­cie­ro en Ot­haim Hol­ding Co.

“La gen­te de­be to­mar ries­gos en in­dus­trias que no son de mu­cho ries­go”, ase­gu­ra. “El sec­tor pri­va­do no pue­de so­lo sen­tar­se y ver lo que ha­ce el go­bierno”. El di­rec­ti­vo pro­nos­ti­ca que co­mer­cios mu­cho más pe­que­ños ce­rra­rán mien­tras in­ten­tan adap­tar­se.

En la nue­va Es­cue­la de Co­mer­cio y Es­pí­ri­tu Em­pren­de­dor Prín­ci­pe Moham­med bin Sal­man, en la cos­ta del Mar Ro­jo, los es­tu­dian­tes se pre­pa­ran pa­ra una eco­no­mía que es to­tal­men­te di­fe­ren­te a la que años atrás co­no­cie­ron sus pa­dres.

Uno de ellos, Ab­dul­rah­man Al Saa­ti, re­nun­ció a su tra­ba­jo co­mo mé­di­co pa­ra abrir la com­pa­ñía lla­ma­da Saa­ti Ad­ven­tu­res. El si­rio de 29 años, que cre­ció en Ye­da, pla­nea ofre­cer tours emo­cio­nan­tes al mar y al de­sier­to, qui­zás in­clu­so sky di­ving, pa­ra apro­ve­char el nue­vo en­tu­sias­mo que el go­bierno ha mos­tra­do ha­cia el turismo mien­tras in­ten­ta di­ver­si­fi­car la eco­no­mía.

“Lo bueno es que to­das es­tas co­sas su­ce­die­ron coin­ci­den­te­men­te al mis­mo tiem­po”, di­ce Al Saa­ti. “La opor­tu­ni­dad es in­creí­ble”.

En el ca­fé Draft, de­ce­nas de clien­tes se hun­den en los so­fás gri­ses y pla­ti­can en la terraza so­lea­da. Ta­zas a la ven­ta es­tán ador­na­das con fra­ses co­mo “fe­mi­nis­ta” y “es­pí­ri­tu li­bre”. Con una tú­ni­ca cla­ra de lino, pe­lo cor­to y mu­ñe­cas lle­nas de pul­se­ras, Al Ras­hid atri­bu­ye al me­nos par­te de la po­pu­la­ri­dad de su ca­fé al cam­bio so­cial.

En cuan­to al For­chet­ta ce­rra­do, lle­ga un nue­vo ne­go­cio: un res­tau­ran­te egip­cio lla­ma­do Ni­le Pa­la­ce.

“Por el lu­gar ha­cia don­de se di­ri­ge Ara­bia Sau­di­ta y la nue­va di­rec­ción de to­do, la gen­te es­tá más abier­ta a co­sas nue­vas”, afir­ma Al Ras­hid.

La su­cur­sal de Draft en Riad, uno de los ne­go­cios que ha lo­gra­do desafiar la cri­sis eco­nó­mi­ca sau­di­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.