Así es la mu­jer que po­dría li­de­rar pron­to Reino Uni­do

○ Ruth Davidson re­su­ci­tó a su par­ti­do en Es­co­cia y al­gu­nos pien­san que pue­de ha­cer lo mis­mo en to­do el país y eri­gir­se en la su­ce­so­ra de The­re­sa May.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - POLÍTICA - —Ro­bert Hut­ton y Kitty Do­nald­son

Ha­ce un año, la pri­me­ra mi­nis­tra bri­tá­ni­ca The­re­sa May se ju­gó la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria de su par­ti­do Con­ser­va­dor en una elec­ción an­ti­ci­pa­da de la que es­pe­ra­ba sa­lir más for­ta­le­ci­da pa­ra ne­go­ciar la sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea. Pe­ro la apues­ta le sa­lió mal, pues los con­ser­va­do­res per­die­ron te­rreno en ca­si to­das par­tes, sal­vo en Es­co­cia. Allí, sus can­di­da­tos tu­vie­ron su me­jor re­sul­ta­do en más de tres dé­ca­das, pa­sa­ron de un so­lo es­ca­ño en las elec­cio­nes an­te­rio­res a ocu­par tre­ce de los 59 asien­tos es­co­ce­ses en la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes.

La cla­ve de esa vic­to­ria po­lí­ti­ca en las tie­rras del nor­te fue Ruth Davidson, una mu­jer que ni si­quie­ra era can­di­da­ta y tam­po­co es miem­bro del Par­la­men­to bri­tá­ni­co. Davidson, la lí­der del Par­ti­do Con­ser­va­dor en Es­co­cia, ig­no­ró las ins­truc­cio­nes de Lon­dres de ha­cer una cam­pa­ña ci­men­ta­da en May y el Bre­xit, cen­trán­do­se en cam­bio en la opo­si­ción a cual­quier re­pe­ti­ción del re­fe­rén­dum de 2014 so­bre la in­de­pen­den­cia es­co­ce­sa.

Mien­tras la cau­te­la y la in­ca­pa­ci­dad de May pa­ra co­nec­tar con los vo­tan­tes ha he­cho que in­clu­so su pro­pio equi­po la lla­me “May­bot” (en alu­sión al com­por­ta­mien­to de un ro­bot, por su fal­ta de ca­ris­ma). Davidson, con la ca­li­dez que la ca­rac­te­ri­za y su ins­tin­ti­vo hu­mor, es co­no­ci­da por los es­co­ce­ses sim­ple­men­te co­mo Ruth.

“Ella fue una bo­ca­na­da de ai­re fres­co, sin piz­ca de arro­gan­cia”, di­ce Sa­diq Khan, el al­cal­de la­bo­ris­ta de Lon­dres que ha­ce dos años hi­zo cam­pa­ña con ella con­tra el Bre­xit.

El éxi­to de Davidson ha mo­ti­va­do que mu­chos con­ser­va­do­res en In­gla­te­rra mi­ren an­he­lan­tes al nor­te de la fron­te­ra, pre­gun­tán­do­se si ella pu­die­ra ser su pró­xi­ma pri­me­ra mi­nis­tra. Ruth rom­pe con el mol­de de los can­di­da­tos tí­pi­cos, no egre­só de es­cue­las en­co­pe­ta­das, es­tá em­ba­ra­za­da y es sol­te­ra. Eso sí, es­tá com­pro­me­ti­da, pe­ro con otra mu­jer, a cin­co años de que la ma­yo­ría de los miem­bros con­ser­va­do­res del Par­la­men­to vo­ta­ran sin éxi­to en opo­si­ción al ma­tri­mo­nio gay.

“Ella es la lí­der me­nos con­ser­va­do­ra que han te­ni­do los con­ser­va­do­res”, di­ce Alex Co­le-Ha­mil­ton, un li­be­ral de­mó­cra­ta en el Par­la­men­to es­co­cés que re­pre­sen­ta al dis­tri­to ad­ya­cen­te al de Davidson en Edim­bur­go. Pe­ro tam­bién ad­vier­te que no de­be sub­es­ti­mar­se su ve­na des­pia­da­da, se­ña­lan­do que Davidson ha di­cho que el par­ti­do Li­be­ral De­mó­cra­ta no es de fiar en el te­ma de la in­de­pen­den­cia a pe­sar de ha­cer cam­pa­ña jun­tos con­tra la eman­ci­pa­ción.

“Nos afec­tó”, di­ce Co­le-Ha­mil­ton. A lo que Davidson res­pon­de “¿De qué ma­ne­ra? ¿Ha­cien­do bien lo que ha­ce­mos?”, co­men­ta mien­tras suel­ta una ri­sa fran­ca.

Su as­cen­so es em­ble­má­ti­co de la bús­que­da de­ses­pe­ra­da de los con­ser­va­do­res por un lí­der cuan­do May fla­quea y el par­ti­do es­tá lu­chan­do por re­des­cu­brir lo que re­pre­sen­ta. Con las ma­ne­ci­llas del re­loj apro­xi­mán­do­se al 29 de mar­zo de 2019, el día en que Gran Bre­ta­ña tie­ne pro­gra­ma­do aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea (UE) con o sin acuer­do so­bre los de­ta­lles, May bus­ca mo­ver­se en­tre los ex­tre­mos de aque­llos que quie­ren que el país ase­gu­re la má­xi­ma dis­tan­cia con la UE y aque­llos que pien­san que to­do ello es una lo­cu­ra.

El con­flic­to lle­gó a un pun­to crí­ti­co du­ran­te el fin de se­ma­na del 7 al 8 de ju­lio, cuan­do el se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Bo­ris John­son, y el se­cre­ta­rio

pa­ra el Bre­xit, Da­vid Da­vis, re­nun­cia­ron en opo­si­ción a la po­lí­ti­ca de May de tra­tar de man­te­ner la­zos es­tre­chos con la Unión Eu­ro­pea. Mien­tras las em­pre­sas ad­vier­ten que ha­brá que pla­ni­fi­car pa­ra lo peor, mu­dan­do pues­tos de tra­ba­jo a la UE, The­re­sa May lu­cha con los negociadores del blo­que so­bre te­mas cla­ve co­mo son los aran­ce­les, los pro­ce­di­mien­tos adua­ne­ros y el fu­tu­ro de la fron­te­ra ir­lan­de­sa, que ca­da vez más pa­re­ce di­bu­jar­se en­tre Ir­lan­da del Nor­te y la Re­pú­bli­ca de Ir­lan­da.

Davidson se pre­sen­ta co­mo au­tén­ti­ca y ac­ce­si­ble en un mun­do que por mu­cho tiem­po es­tu­vo do­mi­na­da por ban­que­ros e in­dus­tria­les. Pe­ro ella mis­ma ha des­car­ta­do la idea de asu­mir el car­go de May.

“Su­pon­go que to­do el mun­do bus­ca al­go nue­vo, fres­co y di­fe­ren­te, y es­ta tem­po­ra­da me ha to­ca­do ser­lo”, di­ce en su pe­que­ña ofi­ci­na ubi­ca­da en el Par­la­men­to es­co­cés en Edim­bur­go, don­de en­ca­be­za la opo­si­ción al go­ber­nan­te Par­ti­do Na­cio­nal Es­co­cés. “Es­toy su­mer­gi­da en el tra­ba­jo que es­toy ha­cien­do, y quie­ro se­guir así”.

Quie­nes han tra­ba­ja­do con ella enu­me­ran los obs­tácu­los pa­ra ese as­cen­so: se opu­so al Bre­xit cuan­do la ma­yo­ría de los con­ser­va­do­res lo apo­ya­ban; ten­dría que ser miem­bro del Par­la­men­to bri­tá­ni­co; y ase­gu­ra que es­tá com­pro­me­ti­da con su tra­ba­jo ac­tual has­ta las elec­cio­nes del Par­la­men­to es­co­cés en 2021.

Pe­ro po­cos des­car­tan la idea por com­ple­to. Davidson po­dría fá­cil­men­te ocu­par un es­ca­ño con­ser­va­dor de al­gún miem­bro que es­té pró­xi­mo a ju­bi­lar­se, o sim­ple­men­te po­dría pos­tu­lar­se pa­ra par­ti­ci­par en las pró­xi­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les.

Con to­do, los ma­yo­res par­ti­da­rios de Davidson sue­len ser per­so­nas que so­lo la han vis­to a dis­tan­cia y que la han con­ver­ti­do en em­ble­ma de una pe­lea por el fu­tu­ro del Par­ti­do Con­ser­va­dor, se­ña­la Phi­lip Cow­ley, pro­fe­sor de po­lí­ti­ca en la Uni­ver­si­dad Queen Mary de Lon­dres. “Las per­so­nas pro­yec­tan mu­chas co­sas so­bre ella sin ape­nas co­no­cer­la”, di­ce. “Es so­cial­men­te li­be­ral, pe­ro en asun­tos co­mo el bie­nes­tar, es muy de de­re­cha”.

Tras va­rios años co­mo pe­rio­dis­ta de te­le­vi­sión y en la Re­ser­va del Ejér­ci­to, Davidson se unió al Par­ti­do Con­ser­va­dor Es­co­cés des­de 2008. Tres años más tar­de, a la edad de 32, era su lí­der. El men­gua­do par­ti­do aún car­ga­ba con el le­ga­do de Mar­ga­ret That­cher, cu­ya desin­dus­tria­li­za­ción gol­peó du­ra­men­te las mi­nas y los as­ti­lle­ros de Es­co­cia.

El tra­ba­jo, le di­je­ron a Davidson, era “re­su­ci­tar un ca­dá­ver”. Lo em­pren­dió con vi­gor, sa­lien­do y co­no­cien­do a los vo­tan­tes pa­ra re­for­zar su ima­gen de ciu­da­da­na co­mún.

Per­mi­tió que la fo­to­gra­fia­ran so­bre un tan­que y mon­tan­do un to­ro, po­só pa­ra un pe­rió­di­co con el co­no­ci­do ges­to del de­do (aun­que los bri­tá­ni­cos en­se­ñan dos). Y to­dos los que la co­no­cen men­cio­nan su len­gua­je. “Jer­ga mi­li­tar”, di­ce Da­vid Mun­dell, se­cre­ta­rio de Es­ta­do de May pa­ra Es­co­cia. “Ruth te ha­bla­ría a ti, a mí y a cual­quie­ra en un an­tro exac­ta­men­te de la mis­ma ma­ne­ra”.

A pe­sar de su fran­que­za, la es­co­ce­sa es cui­da­do­sa cuan­do ha­bla de May. “El tra­ba­jo de la pri­me­ra mi­nis­tra es in­creí­ble­men­te di­fí­cil”, afir­ma Davidson. “El país en­fren­ta desafíos que nun­ca an­tes ha en­fren­ta­do nin­gún país en tiem­pos de paz”.

Sin em­bar­go, ya tie­ne una ma­yor in­fluen­cia que sus pre­de­ce­so­res. Des­pués de ha­ber ayu­da­do a May a re­te­ner el po­der, la voz de Davidson se es­cu­cha a lo lar­go y an­cho de Reino Uni­do.

La es­ce­na po­lí­ti­ca de Gran Bre­ta­ña ha ex­pe­ri­men­ta­do una se­rie de gi­ros que han si­do sor­pren­den­tes y re­pen­ti­nos en los úl­ti­mos años, y la ma­yor for­ta­le­za de Davidson ha si­do pre­ci­sa­men­te de­tec­tar opor­tu­ni­da­des y to­mar la ini­cia­ti­va en los mo­men­tos ade­cua­dos. “El re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia en Es­co­cia abrió la mis­ma puer­ta pa­ra to­dos”, afir­ma es­ta atí­pi­ca con­ser­va­do­ra. “Sim­ple­men­te ele­gí cru­zar­la con mi par­ti­do”.

Davidson po­dría fá­cil­men­te ocu­par un es­ca­ño con­ser­va­dor de al­gún miem­bro que es­té pró­xi­mo a ju­bi­lar­se.

Los con­ser­va­do­res se in­cli­nan por­que Ruth sea la pró­xi­ma pri­me­ra mi­nis­tra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.