La re­ne­go­cia­ción del TLCAN fue un pro­ce­so en el que mu­rie­ron vie­jas alian­zas.

○ Lue­go de más de un año de ne­go­cia­cio­nes, las leal­ta­des pre­vias que­da­ron de la­do pa­ra lo­grar un acuer­do co­mer­cial.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Josh Win­gro­ve

La ma­ña­na del 27 de agos­to, la pren­sa y los fun­cio­na­rios de la Ca­sa Blan­ca se reunie­ron en la Ofi­ci­na Oval pa­ra el anun­cio de un acuer­do co­mer­cial. Des­pués de más de un año de ne­go­cia­cio­nes tri­la­te­ra­les pa­ra reha­cer el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN), Do­nald Trump fi­nal­men­te ama­rró un acuer­do, aun­que no co­mo ha­bía pro­me­ti­do. In­cluía so­lo a Mé­xi­co, sin Ca­na­dá.

Trump an­sia­ba la co­reo­gra­fía pú­bli­ca de lla­mar al pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to fren­te a las cá­ma­ras. Pul­só un bo­tón pa­ra po­ner­lo en al­ta­voz. “¿En­ri­que?” En lu­gar del pre­si­den­te me­xi­cano, hu­bo un si­len­cio al otro la­do, la pren­sa cap­tu­ró el in­có­mo­do mo­men­to. “¿Ho­la?” Na­die res­pon­día. Mien­tras los asis­ten­tes se afa­na­ban en arre­glar la co­ne­xión, el triun­fo te­le­vi­si­vo de Trump se ha­bía con­ver­ti­do en una có­mi­ca es­ce­na al es­ti­lo del pro­gra­ma ‘Veep’ de HBO.

En cier­to sen­ti­do, ese mo­men­to en­cap­su­ló el año frus­tran­te de las ne­go­cia­cio­nes del TLCAN que lo pre­ce­die­ron: a las pri­sas, con po­ca coor­di­na­ción, muy pu­bli­ci­ta­das, y a mer­ced de un pre­si­den­te ve­lei­do­so que an­sia­ba una “vic­to­ria”. Aun­que Trump pre­sen­tó el acuer­do co­mo uno de los más gran­des ja­más al­can­za­dos (no lo es), los ana­lis­tas de Wall Street reac­cio­na­ron con in­di­fe­ren­cia. En una no­ta pa­ra clien­tes, Gold­man Sachs con­clu­yó: “No es­pe­ra­mos que los tér­mi­nos re­vi­sa­dos ten­gan efec­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos sus­tan­cia­les pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, si es que los tie­nen”. El es­cep­ti­cis­mo na­ce de la du­da de que el acuer­do de­be ser apro­ba­do por el Con­gre­so, don­de mu­chos le­gis­la­do­res quie­ren a Ca­na­dá den­tro, pues era el plan ori­gi­nal.

Los tres paí­ses in­ter­cam­bian ca­da año más de un bi­llón de dó­la­res de pro­duc­tos, en gran par­te den­tro del mar­co del TLCAN, pe­ro Trump y el re­pre­sen­tan­te co­mer­cial es­ta­dou­ni­den­se, Ro­bert Light­hi­zer, no es­tán convencidos de que ello be­ne­fi­cie a su país. Si bien en su ori­gen el tra­ta­do era vis­to con es­cep­ti­cis­mo, aho­ra los eco­no­mis­tas acep­tan que es­ti­mu­ló el crecimiento en Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá y Mé­xi­co, pe­ro Light­hi­zer y Trump no es­tán en­tre quie­nes se han con­ven­ci­do de ello.

Trump ini­ció las ne­go­cia­cio­nes ame­na­zan­do con cancelar el pac­to e im­po­ner a sus so­cios aran­ce­les que se­rían pa­ga­dos, di­cho sea de pa­so, por los con­su­mi­do­res es­ta­dou­ni­den­ses. Esa ame­na­za ayu­dó a que Ca­na­dá y Mé­xi­co se alia­ran. Los dos paí­ses se pre­pa­ra­ron con­tra una em­bes­ti­da es­ta­dou­ni­den­se, pe­se a que Ca­na­dá pi­dió a su mi­nis­tra de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Chrys­tia Free­land, que de­ja­ra a Mé­xi­co a su suer­te. “Hu­bo un en­ten­di­mien­to por par­te de am­bos paí­ses de que les se­ría útil tra­ba­jar jun­tos y ha­cer un fren­te co­mún”, di­ce Br­yan Ri­ley, di­rec­tor de la iniciativa de li­bre co­mer­cio del or­ga­nis­mo Na­tio­nal Tax­pa­yers Union en Washington.

Los equipos de ne­go­cia­ción se reunían ca­da dos se­ma­nas tur­nán­do­se la se­de. Los res­pon­sa­bles del TLCAN pa­ra ca­da país (Light­hi­zer, Free­land e Il­de­fon­so Gua­jar­do) in­ten­ta­ron ser ami­gos, pe­ro el es­fuer­zo se vino aba­jo ca­si de in­me­dia­to. Light­hi­zer pa­re­ce sen­tir cier­ta ani­mo­si­dad ha­cia Free­land, una ex­pe­rio­dis­ta que lo irri­tó por ca­bil­dear en Ca­pi­tol Hill y pro­vo­car opo­si­ción a su agen­da co­mer­cial. Mien­tras, Gua­jar­do re­ci­bió dos pas­te­les cuan­do las ne­go­cia­cio­nes coin­ci­die­ron con su cum­plea­ños, Free­land ni si­quie­ra es­tu­vo in­vi­ta­da a las con­ver­sa­cio­nes cuan­do fue su ono­más­ti­co.

Du­ran­te las plá­ti­cas, los ca­na­dien­ses y los me­xi­ca­nos ge­ne­ral­men­te te­nían la fa­cul­tad de re­ga­tear, mien­tras que Es­ta­dos Uni­dos man­dó a un per­so­nal re­du­ci­do y sin voz. Cuan­do los al­tos fun­cio­na­rios de Trump se pre­sen­ta­ban, ni si­quie­ra se mo­les­ta­ban en ne­go­ciar, so­lo des­li­za­ban so­bre la me­sa ofer­tas de “tó­ma­lo o dé­ja­lo”. Los ca­na­dien­ses se que­ja­ron en pri­va­do de que Es­ta­dos Uni­dos no ha­cía la ta­rea, mien­tras que los ame­ri­ca­nos se que­ja­ba de que Ca­na­dá y Mé­xi­co se atrin­che­ra­ban a la de­fen­si­va.

Pa­ra el mo­men­to en que las con­ver­sa­cio­nes se acer­ca­ban a su pri­mer aniver­sa­rio, el 16 de agos­to, ape­nas ha­bían avan­za­do a la mi­tad de los ca­pí­tu­los del tra­ta­do, en su ma­yo­ría te­mas de po­ca re­le­van­cia. Los te­mas di­fí­ci­les, co­mo las re­glas de fa­bri­ca­ción au­to­mo­triz y si el acuer­do in­clui­ría una cláusula sun­set, aún no se ha­bían abor­da­do. La es­pe­ran­za ha­bía em­pe­za­do a des­va­ne­cer­se pa­ra cual­quier ti­po de acuer­do, y las con­ver­sa­cio­nes cam­bia­ron a si Trump lo can­ce­la­ría di­rec­ta­men­te. “Fue ca­si un año per­di­do”, afir­ma Ri­ley.

Lo que cam­bió las co­sas fue An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, tras ga­nar las elec­cio­nes en ju­lio. Au­na­do al des­en­cuen­tro de Trump con el pri­mer mi­nis­tro ca­na­dien­se, Jus­tin Tru­deau, tras la reunión del G7 en ju­nio, la vic­to­ria de AMLO no so­lo le dio a me­xi­ca­nos y es­ta­dou­ni­den­ses una fe­cha lí­mi­te que cum­plir, tam­bién le dio a Light­hi­zer la opor­tu­ni­dad de se­pa­rar a los me­xi­ca­nos de los ca­na­dien­ses al en­fo­car­se en sa­la­rios más al­tos pa­ra los tra­ba­ja­do­res au­to­mo­tri­ces. Los ca­na­dien­ses se que­da­ron en la con­ge­la­do­ra, mi­ran­do de lejos. Lue­go de que Trump anun­cia­ra el acuer­do con Mé­xi­co, Free­land vo­ló a Washington pa­ra re­ini­ciar las con­ver­sa­cio­nes el 28 de agos­to.

El prin­ci­pal ob­je­ti­vo de Trump pa­ra re­ne­go­ciar el tra­ta­do ha­bía si­do re­cor­tar el dé­fi­cit co­mer­cial de 70 mil mi­llo­nes de dó­la­res con Mé­xi­co y fre­nar el flu­jo de em­pleos ma­nu­fac­tu­re­ros ha­cia el sur. Al prin­ci­pio so­lo ha­bló de “ajus­tes” en el ca­so de Ca­na­dá y ba­ñó de crí­ti­cas a su otro so­cio. Ca­na­dá es, por mu­cho, el ma­yor com­pra­dor mun­dial de bie­nes es­ta­dou­ni­den­ses y tie­ne una re­la­ción co­mer­cial equi­li­bra­da, lo que lo con­ver­tía en un blan­co po­co pro­ba­ble pa­ra un pre­si­den­te ob­se­sio­na­do con el dé­fi­cit co­mer­cial. Sin em­bar­go, a me­di­da que las con­ver­sa­cio­nes se alar­ga­ban, las prio­ri­da­des de Trump cam­bia­ron, y su pa­cien­cia, es­pe­cial­men­te con Tru­deau, se ago­tó. Light­hi­zer, un ope­ra­dor in­te­li­gen­te, fue ca­paz de pa­sar de cri­ti­car a Mé­xi­co a abra­zar al so­cio del sur.

Ca­na­dá es­ta­ba de vuel­ta en la me­sa y cla­ra­men­te ba­jo pre­sión pa­ra ha­cer con­ce­sio­nes y ce­rrar un acuer­do. Free­land aún po­día usar a su fa­vor la ur­gen­cia de Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co (el de­seo de Trump de ga­nar; el de­seo de Pe­ña Nie­to de atar las co­sas an­tes de que AMLO asu­ma el car­go). Por ejem­plo, en cual­quier acuer­do nue­vo, Ca­na­dá desea­ba pre­ser­var los pa­ne­les an­ti­dum­ping, es­to es, tri­bu­na­les de ter­ce­ros don­de se pue­den re­sol­ver las con­tro­ver­sias. Con los años, el país ha acu­mu­la­do un buen his­to­rial de ga­nar esas peleas. Pe­ro Light­hi­zer ha es­ta­do de­ci­di­do a eli­mi­nar­los. “Esa dis­po­si­ción no exis­ti­rá”, ase­gu­ró el 27 de agos­to. Otro pro­ble­ma es la in­dus­tria le­che­ra de Ca­na­dá, que no for­ma par­te de TLCAN. Trump es­tá obs­ti­na­do en des­truir el sis­te­ma de cuo­tas de pro­duc­ción y aran­ce­les del país. Tru­deau defiende el sis­te­ma, pe­ro no des­car­ta usar­lo co­mo mo­ne­da de cam­bio.

Lue­go es­tá el Con­gre­so. Las con­ver­sa­cio­nes del tra­ta­do se han lle­va­do a ca­bo ba­jo lo que se co­no­ce co­mo la Au­to­ri­dad de Pro­mo­ción Co­mer­cial, que otor­ga fa­cul­ta­des al pre­si­den­te. Light­hi­zer ha­bía bus­ca­do con fre­cuen­cia ha­cer pron­to el anun­cio del acuer­do, con o sin Ca­na­dá. Pe­ro no es­tá cla­ro si un acuer­do bi­la­te­ral con Mé­xi­co en­tra­ría den­tro de es­ta dis­po­si­ción y per­mi­ti­ría el vo­to de una ma­yo­ría sim­ple del Con­gre­so. Ca­na­dá tie­ne alia­dos en­tre al­gu­nos se­na­do­res re­pu­bli­ca­nos cla­ve, in­clu­yen­do a Pat Too­mey de Pen­sil­va­nia, John Cornyn de Te­xas y Orrin Hatch de Utah, pre­si­den­te el po­de­ro­so Co­mi­té de Finanzas del Se­na­do, quie­nes quie­ren in­cluir­lo en un acuer­do fi­nal.

“Ha­brá ele­men­tos de es­te en­ten­di­mien­to que creo que el Con­gre­so cues­tio­na­rá se­ria­men­te, al igual que los ca­na­dien­ses, por lo que creo que to­da­vía es­ta­mos muy lejos de un nue­vo Nafta 2.0”, di­ce Gary Huf­bauer, ex­per­to en co­mer­cio en el Pe­ter­son Ins­ti­tu­te for In­ter­na­tio­nal Eco­no­mics.

Un nue­vo TLCAN to­da­vía es­tá a me­ses de dis­tan­cia y pue­de ve­nir con un nue­vo nom­bre. El Con­gre­so pro­ba­ble­men­te no ten­drá la opor­tu­ni­dad de vo­tar un acuer­do fi­nal has­ta 2019. La se­ñal, sin em­bar­go, es cla­ra: cuan­do se tra­ta de ne­go­cia­cio­nes con Trump, nin­gu­na amis­tad es se­gu­ra.

“Hu­bo un en­ten­di­mien­to de am­bos paí­ses de que les se­ría útil tra­ba­jar jun­tos y ha­cer un fren­te co­mún”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.