Va­rios es­ta­dos de EU va­lo­ran más sus ne­go­cios que la per­se­cu­ción de ile­ga­les.

○ El sen­ti­mien­to an­ti­mi­gra­to­rio no pue­de con­tra los ne­go­cios.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Mar­ga­ret New­kirk

En 2011, los es­ta­dos de to­do el su­r­es­te de Es­ta­dos Uni­dos apro­ba­ron le­yes que ame­na­za­ban a los em­plea­do­res con gra­ves con­se­cuen­cias, in­clui­da la pér­di­da de su li­cen­cia pa­ra ha­cer ne­go­cios, si no se ins­cri­bían en un ser­vi­cio fe­de­ral de da­tos lla­ma­do E-Ve­rify pa­ra com­pro­bar el es­ta­tus le­gal de las nue­vas con­tra­ta­cio­nes de per­so­nal. Si­guien­do el mo­de­lo de las medidas de 2008 en Ari­zo­na y Mis­sis­sip­pi y anun­cia­do co­mo una re­pri­men­da a la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma que pa­re­cía no ha­cer na­da, las le­yes fue­ron más allá que las de esos es­ta­dos que so­lo exi­gían re­vi­sio­nes pa­ra el nue­vo per­so­nal de las agen­cias es­ta­ta­les y sus con­tra­tis­tas.

Sie­te años des­pués, esas le­yes pa­re­cen ha­ber si­do más bien la­dri­dos po­lí­ti­cos que mor­di­das se­ve­ras. Nin­guno de los es­ta­dos del sur que ex­ten­dió E-Ve­rify al sec­tor pri­va­do ha can­ce­la­do una so­la li­cen­cia co­mer­cial, y úni­ca­men­te Ten­nes­see, im­ple­men­tó las mul­tas. La ma­yo­ría de las em­pre­sas atra­pa­das vio­lan­do las le­yes no tu­vie­ron con­se­cuen­cias.

En Geor­gia, el de­par­ta­men­to que au­di­ta el cum­pli­mien­to de la ley E-Ve­rify nun­ca re­ci­bió di­ne­ro pa­ra ha­cer­lo. En Lui­sia­na, don­de la ley con­tra la con­tra­ta­ción de em­plea­dos no ve­ri­fi­ca­dos pue­de lle­var a la can­ce­la­ción de con­tra­tos pú­bli­cos o la pér­di­da de li­cen­cias co­mer­cia­les, no se ha can­ce­la­do nin­guno, no se han sus­pen­di­do las li­cen­cias y el es­ta­do in­for­ma ce­ro que­jas “pro­ce­sa­bles” des­de que el man­da­to en­tró en vi­gen­cia en 2012. En Mis­sis­sip­pi, na­die pa­re­ce sa­ber quién apli­ca la ley E-Ve­rify. La le­gis­la­ción lo­cal pa­re­ce dar ese tra­ba­jo a su De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad del Em­pleo, que no

sa­be al res­pec­to y re­mi­tió las pre­gun­tas a la ofi­ci­na del fis­cal ge­ne­ral, que no sa­be quién es res­pon­sa­ble.

Lo mis­mo pa­sa en Ala­ba­ma, don­de el De­par­ta­men­to de Tra­ba­jo se­ña­la a la Agen­cia de Apli­ca­ción de la Ley de Ala­ba­ma, que no ha­ce cum­plir la ley ni sa­be quién lo ha­ce. Los fis­ca­les de dis­tri­to, que pre­sen­tan de­nun­cias ba­jo el am­pa­ro de la ley, di­cen que la eje­cu­ción re­cae en la fis­ca­lía ge­ne­ral del es­ta­do. “¿Qué se su­po­ne que de­be­mos ha­cer?”, pre­gun­ta su por­ta­voz Joy Pat­ter­son. “No es­toy al tan­to de na­da de eso”.

Scott Bea­son, un ex­se­na­dor es­ta­tal que de­fen­dió la ley de Ala­ba­ma, la­men­ta la fal­ta de cum­pli­mien­to. “Pa­re­ce que he­mos in­gre­sa­do a una nue­va era en el es­ta­do, don­de si el Eje­cu­ti­vo no quie­re ha­cer cum­plir una ley, to­dos di­cen que no sa­ben quién de­be ha­cer­lo”. Más que eso, la fa­lla en el cum­pli­mien­to de las le­yes de E-Ve­rify sub­ra­ya cuán com­pli­ca­do es el de­ba­te de in­mi­gra­ción.

In­clu­so en es­ta­dos pro­fun­da­men­te re­pu­bli­ca­nos enamo­ra­dos de la re­pre­sión de la in­mi­gra­ción, cas­ti­gar a los ne­go­cios es una ma­la po­lí­ti­ca. “Los le­gis­la­do­res ob­tu­vie­ron to­dos los be­ne­fi­cios po­lí­ti­cos de apo­yar la apli­ca­ción de la ley de in­mi­gra­ción, pe­ro no el cos­to po­lí­ti­co de per­ju­di­car a las em­pre­sas”, ex­pli­ca Alex Now­ras­teh, ana­lis­ta del Ins­ti­tu­to Ca­to. “Es­tos son es­ta­dos que desean apli­car le­yes de in­mi­gra­ción, don­de el elec­to­ra­do es­tá só­li­da­men­te de­trás de ellas y la po­lí­ti­ca es­tá de­trás de ellos, e in­clu­so allí no quie­ren im­po­ner san­cio­nes a los ne­go­cios”.

Se es­pe­ra que la Ley de Fuer­za La­bo­ral Le­gal, un pro­yec­to le­gis­la­ti­vo que ins­ti­tui­ría un sis­te­ma na­cio­nal E-Ve­rify, sea de­ba­ti­do en el pleno de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de EU en sep­tiem­bre. Pa­tro­ci­na­da por el le­gis­la­dor re­pu­bli­cano de Vir­gi­nia, Bob Good­lat­te, pre­si­den­te del co­mi­té ju­di­cial de la Cá­ma­ra, par­tes de la iniciativa de ley ya han si­do im­pul­sa­das por otros po­lí­ti­cos de lí­nea du­ra en ma­te­ria mi­gra­to­ria. Has­ta el mo­men­to, nin­gu­na de las pro­pues­tas ha lo­gra­do ser apro­ba­da por el Con­gre­so. La Fe­de­ra­ción por una Re­for­ma Mi­gra­to­ria en EU (FAIR, por sus si­glas en in­glés) alis­ta una cam­pa­ña di­gi­tal pa­ra se­ña­lar y aver­gon­zar a los le­gis­la­do­res que im­pul­san la ley. El pre­si­den­te de FAIR, Daniel Stein, di­ce que es­te es so­lo el úl­ti­mo ejem­plo de las fi­su­ras en­tre el gru­po que do­mi­na al Par­ti­do Re­pu­bli­cano y a los re­pu­bli­ca­nos de ba­se.

In­tro­du­ci­do en la dé­ca­da de 1990 co­mo un pro­gra­ma vo­lun­ta­rio, E-Ve­rify se con­vir­tió en obli­ga­to­rio pa­ra los con­tra­tis­tas fe­de­ra­les en 2009. Las em­pre­sas se ins­cri­ben fir­man­do un me­mo­ran­do de en­ten­di­mien­to con el De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de EU di­cien­do que usa­rán el sis­te­ma pa­ra nue­vas con­tra­ta­cio­nes. El de­par­ta­men­to no exi­ge el cum­pli­mien­to, pe­ro re­co­pi­la da­tos que su­gie­ren que no to­dos los ins­cri­tos lo uti­li­zan. Geor­gia, por ejem­plo, tie­ne 101 mil 667 em­pre­sas ins­cri­tas, la ma­yor can­ti­dad en el país. Tam­bién tie­ne el por­cen­ta­je más ba­jo (23 por cien­to) de miem­bros que ve­ri­fi­ca­ron elec­tró­ni­ca­men­te al­gu­na con­tra­ta­ción en el úl­ti­mo año.

Pa­ra las em­pre­sas que usan E-Ve­rify, la ma­yor mo­ti­va­ción es el te­mor a las re­da­das de in­mi­gra­ción y no la re­pre­sión es­ta­tal, ya que la par­ti­ci­pa­ción en el pro­gra­ma ayuda a pro­te­ger a los em­plea­do­res de jui­cios fe­de­ra­les por la con­tra­ta­ción de in­mi­gran­tes ile­ga­les. Ha si­do en con­tra de la ley fe­de­ral des­de 1986 con­tra­tar de­li­be­ra­da­men­te tra­ba­ja­do­res in­do­cu­men­ta­dos. La re­dac­ción de la ley en­gen­dró una in­dus­tria ar­te­sa­nal de do­cu­men­tos fal­sos, sub­con­tra­tis­tas que ocu­pan a otros sub­con­tra­tis­tas que con­tra­tan a más sub­con­tra­tis­tas, y el uso de agen­cias y tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes, pro­te­gien­do a los em­plea­do­res del co­no­ci­mien­to del es­ta­tus le­gal de un tra­ba­ja­dor. Los crí­ti­cos di­cen que E-Ve­rify fo­men­ta la dis­cri­mi­na­ción y es­tá lleno de la­gu­nas.

Las le­yes ge­ne­ral­men­te re­quie­ren que los em­plea­do­res pre­sen­ten de­cla­ra­cio­nes ju­ra­das que de­mues­tren que se han ins­cri­to en E-Ve­rify pa­ra re­no­var sus li­cen­cias co­mer­cia­les. Ca­ro­li­na del Sur es el úni­co de los nue­ve es­ta­dos pri­va­dos de E-Ve­rify que rea­li­za au­di­to­rías. El De­par­ta­men­to de Tra­ba­jo, Li­cen­cias y Re­gu­la­ción del es­ta­do en­vía co­rreos a apro­xi­ma­da­men­te el 2 por cien­to de los em­plea­do­res ca­da año pi­dien­do lis­tas de tra­ba­ja­do­res y com­pro­ban­tes de ve­ri­fi­ca­ción. Al­re­de­dor de 17 por cien­to de los au­di­ta­dos del año pa­sa­do es­ta­ban fue­ra de cum­pli­mien­to. El es­ta­do ci­tó a mil 631 em­plea­do­res de 2013 a 2017. Nin­guno fue cas­ti­ga­do más allá de te­ner que pre­sen­tar in­for­mes tri­mes­tra­les por un año.

Mu­chos es­ta­dos con le­yes E-Ve­rify cons­tru­ye­ron las la­gu­nas des­de el prin­ci­pio, in­clui­das las exen­cio­nes pa­ra los tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les (Ca­ro­li­na del Nor­te) y los tra­ba­ja­do­res agrí­co­las, pes­ca­do­res, mu­ca­mas y ni­ñe­ras (Ca­ro­li­na del Sur). Los gru­pos em­pre­sa­ria­les lu­cha­ron por esas la­gu­nas. “Fui­mos no­so­tros con­tra la Cá­ma­ra de Geor­gia, la Cá­ma­ra de la zo­na me­tro­po­li­ta­na de Atlan­ta y las gran­des fir­mas agrí­co­las”, co­men­ta D.A. King, pre­si­den­te de Dus­tin In­man So­ciety, un gru­po a fa­vor de la apli­ca­ción de la ley que lle­va el nom­bre de un ado­les­cen­te ase­si­na­do en un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co en el que el otro vehícu­lo era con­du­ci­do por un ile­gal. Geor­gia no im­ple­men­ta la obli­ga­to­rie­dad de E-Ve­rify pa­ra el sec­tor pri­va­do y tie­ne un con­se­jo que escucha las in­quie­tu­des en el sec­tor pú­bli­co. De las 22 que­jas que re­ci­bió en seis años, 20 fue­ron de King.

Ca­si co­mo evi­den­cia de su pro­pia fu­ti­li­dad, las le­yes de E-Ve­rify es­ta­ban au­sen­tes de las re­cien­tes elec­cio­nes pa­ra go­ber­na­dor de Geor­gia. A pe­sar de ha­cer cam­pa­ña so­bre lo du­ros que se­rían con los in­mi­gran­tes, nin­guno de los can­di­da­tos hi­zo re­fe­ren­cia a ellas. El ga­na­dor, Brian Kemp, pu­bli­có avi­sos di­cien­do que sa­ca­ría a los ile­ga­les en su pro­pia ca­mio­ne­ta. “Ha­bla­ban de ciu­da­des san­tua­rio y aco­rra­la­ban a extranjeros cri­mi­na­les en un camión, to­das es­tas dis­trac­cio­nes”, co­men­ta King.

“La cau­sa prin­ci­pal de la in­mi­gra­ción ile­gal es el em­pleo ile­gal. Y nin­guno de nues­tros can­di­da­tos hi­zo al­gún co­men­ta­rio al res­pec­to”.

DA­TOS: NA­TIO­NAL CONFERENCE OF STA­TE LEGISLATURES

Re­quie­re E-Ve­rify pa­ra to­dos los em­plea­dos Re­quie­re E-Ve­rify pa­ra al­gu­nos em­plea­do­res pú­bli­cos y con­tra­tis­tas Ve­ri­fi­ca­ción de tra­ba­ja­do­res (si quie­res)

○ Good­lat­te

○ King

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.