Las star­tups chi­nas son rehe­nes de gigantes

○ Las com­pa­ñías na­cien­tes ad­vier­ten a los in­ver­so­res que los acuer­dos con em­pre­sas co­mo Ten­cent y Ali­ba­ba pue­den ser una au­tén­ti­ca tram­pa.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - TECNOLOGÍA -

En es­tos días, son más las com­pa­ñías chi­nas que em­pie­zan a co­ti­zar en la bol­sa que las es­ta­dou­ni­den­ses, gra­cias a una fuer­te in­ver­sión de Ali­ba­ba Group Hol­ding Ltd. y Ten­cent Hol­dings Ltd. Pe­ro la ge­ne­ro­si­dad de los gigantes tec­no­ló­gi­cos tie­ne un pre­cio. Una re­vi­sión de las Ofer­tas Pú­bli­cas de Ven­ta (OPV) de las com­pa­ñías chi­nas mues­tra que aun­que las star­tups se be­ne­fi­cian del efec­ti­vo y los clien­tes que pro­por­cio­nan Ali­ba­ba y Ten­cent, los acuer­dos son una tram­pa. Pue­den dar­le a los gigantes un exor­bi­tan­te po­der de vo­ta­ción en los es­ca­ños del con­se­jo y de­re­chos de ve­to; que vie­nen car­ga­dos de con­flic­tos de in­te­rés en con­tra­ta­cio­nes, fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes, y otras de­ci­sio­nes es­tra­té­gi­cas y pro­fun­di­zan la de­pen­den­cia de las star­tups al trá­fi­co de las com­pa­ñías más gran­des a pro­por­cio­nes de vi­da o muer­te.

En los úl­ti­mos dos años, ca­si dos do­ce­nas de em­pre­sas han ca­ta­lo­ga­do a Ten­cent o Ali­ba­ba co­mo el fac­tor de ries­go en sus OPV. En­tre ellas, Mei­tuan

Dian­ping, el gi­gan­te de en­tre­ga de co­mi­da cu­yo ob­je­ti­vo es re­cau­dar 6 mil mi­llo­nes de dó­la­res en una OPV en Hong Kong, y el si­tio de com­pras Pin­duo­duo Inc., que lo­gró más de 1.6 mil mi­llo­nes de dó­la­res en su ofer­ta de ju­lio en Nue­va York. “No lo­grar man­te­ner nues­tra re­la­ción con Ten­cent po­dría afec­tar ma­te­rial y ad­ver­sa­men­te a nues­tro negocio”, di­jo Pin­duo­duo.

“El po­der de Ali­ba­ba, Ten­cent y Bai­du Inc. de de­ci­dir quié­nes triun­fan o fra­ca­san en los mer­ca­dos de con­su­mi­do­res y cor­po­ra­ti­vos en Chi­na se ha vuel­to muy gran­de y sin pre­ce­den­tes”, es­cri­bie­ron en un re­cien­te re­por­te de in­ver­sión Henry McVey y Fran­ces Lim de KKR & Co. Y en to­do ca­so, el ta­ma­ño de los gigantes ni si­quie­ra in­di­ca el ver­da­de­ro al­can­ce de su in­fluen­cia. En al­gu­nos ca­sos, su acu­mu­la­ción de di­ne­ro im­por­ta me­nos que su ca­pa­ci­dad de in­cli­nar cier­to mer­ca­do ha­cia una star­tup u otra a tra­vés del ac­ce­so a su au­dien­cia. Ali­ba­ba afir­ma que su so­cie­dad e in­ver­sión es­tán di­se­ña­das pa­ra ayu­dar a la com­pa­ñías a cre­cer jun­to a sus pro­pios ser­vi­cios. Ten­cent no res­pon­dió a una pe­ti­ción de co­men­ta­rio.

Cla­ro, los gigantes tec­no­ló­gi­cos de EU tam­bién han si­do cri­ti­ca­dos por ope­rar co­mo du­ros mo­no­po­lios. La di­fe­ren­cia es que es más pro­ba­ble que Ama­zon. com, Ap­ple y Fa­ce­book com­pren y ab­sor­ban com­pa­ñías en lu­gar de fi­nan­ciar­las en su camino a co­ti­zar.

Hay ex­cep­cio­nes. Mi­cro­soft Corp. fue in­ver­sor en Fa­ce­book Inc. y en 2017 in­vir­tió en el lí­der del e-com­mer­ce in­dio Flip­kart, aho­ra pro­pie­dad de Wal­mart Inc. El bra­zo de in­ver­sión de ries­go de Alp­ha­bet Inc., GV (an­tes Goo­gle Ven­tu­res), ha da­do re­cur­sos a más de una de­ce­na de star­tups an­tes de co­ti­zar en mil mi­llo­nes de dó­la­res, in­clui­da Uber y Stri­pe. Pe­ro mien­tras GV in­vier­te en 300 com­pa­ñías, Ten­cent lo ha he­cho en 600 y jun­to a Ali­ba­ba han da­do di­ne­ro a 45 por cien­to de las 77 em­pre­sas chi­nas que la fir­ma CB In­sights va­lo­ra en mil mi­llo­nes de dó­la­res.

Las dos com­pa­ñías, que com­bi­na­das tie­nen 60 mil mi­llo­nes de dó­la­res en efec­ti­vo a su dis­po­si­ción, han usa­do sus re­cur­sos pa­ra fi­nan­ciar la in­no­va­ción y lu­char por la in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca chi­na. Sin em­bar­go, de­ben te­ner cui­da­do los in­ver­so­res que creen que ser res­pal­da­dos por esas em­pre­sas au­to­má­ti­ca­men­te es mues­tra de una apues­ta de ca­li­dad, ase­gu­ra Xu Cheng­gang, pro­fe­sor en la Es­cue­la de Co­mer­cio Cheung Kong. “Con tan­to efec­ti­vo pa­ra dar, es di­fí­cil es­tar se­gu­ro qué tan cui­da­do­sos son con sus in­ver­sio­nes”, co­men­ta Xu.

Pin­duo­duo, o PDD, pro­ba­ble­men­te no exis­ti­ría sin la pla­ta­for­ma de men­sa­jes de Ten­cent, WeChat. Las apps de chat de Ten­cent ayu­da­ron a PDD a ad­qui­rir 344 mi­llo­nes de clien­tes, quie­nes tie­nen des­cuen­tos al co­mu­ni­car pro­duc­tos a ami­gos a tra­vés del ser­vi­cio. Los re­gis­tros pú­bli­cos de ju­lio de PDD ad­vier­ten a los in­ver­so­res que su negocio re­ci­bi­ría un gran gol­pe de ser cor­ta­do de Ten­cent, pro­pie­ta­rio de 17 por cien­to de la em­pre­sa. “PDD es cap­ti­vo de Ten­cent, pe­ro siem­pre y cuan­do le va­ya bien a su negocio con­ti­nua­rá el apo­yo”, ase­gu­ra Brock Sil­vers, di­rec­tor ge­ren­cial de Kai­yuan Ca­pi­tal.

“Si PDD fla­quea o sa­le al­go me­jor, na­da de­ten­drá a Ten­cent de res­pal­dar a otro ca­ba­llo”. El vo­ce­ro de PDD, Richard Bar­ton, di­jo que la com­pa­ñía con­fía que los in­ver­so­res com­pren­dan la for­ta­le­za de su so­cie­dad en el mer­ca­do chino.

Cuan­do sus lí­de­res es­tán en desacuer­do con sus pa­tro­ci­na­do­res, una star­tup tien­de a com­pro­me­ter­se. Mei­tuan Dian­ping con­si­de­ra a Ten­cent co­mo su ma­yor ac­cio­nis­ta (con 20 por cien­to, com­pa­ra­do con el 11 por cien­to de su fun­da­dor Wang Xing), y uti­li­za las apps de Ten­cent pa­ra atraer gen­te a sus ser­vi­cios de re­ser­va­cio­nes de res­tau­ran­tes, en­tre­ga de co­mi­da y otros. La com­pa­ñía di­jo en sus OPV que la vas­ta ba­se de usua­rios de Ten­cent le ha ayu­da­do a cre­cer mu­cho, pe­ro tam­bién ad­vir­tió a los in­ver­so­res de las “op­cio­nes li­mi­ta­das” de pro­vee­do­res de pa­gos y nu­be en Chi­na. Di­jo que de no po­der man­te­ner su re­la­ción con Ten­cent, que pro­por­cio­na­rá esos ser­vi­cios bá­si­cos has­ta di­ciem­bre de 2020, su negocio po­dría ver­se afec­ta­do.

Cuan­do el se­gun­do mo­tor de bús­que­da más gran­de de Chi­na, So­gou Inc., em­pe­zó a co­ti­zar el año pa­sa­do, la Co­mi­sión de Bol­sa y Va­lo­res de EU (SEC,

por sus si­glas en in­glés) le pi­dió re­ve­lar más in­for­ma­ción en cuan­to a su re­la­ción con Ten­cent. So­gou ad­vir­tió de una po­si­ble rui­na si per­día su po­si­ción co­mo el mo­tor de bús­que­das por de­fault en WeChat y otras pla­ta­for­mas, que re­pre­sen­tan 36 por cien­to de su trá­fi­co. La com­pa­ñía afir­mó que Ten­cent po­día op­tar por otro pro­vee­dor o crear su pro­pio mo­tor de bús­que­das. El gi­gan­te es pro­pie­ta­rio de 52 por cien­to de los vo­tos en So­gou y pue­de sa­lir­se de un acuer­do de ex­clu­si­vi­dad en sep­tiem­bre. So­gou no ha anun­cia­do si se ex­ten­de­rá el acuer­do. Una vo­ce­ra di­jo que la em­pre­sa y Ten­cent han “pro­fun­di­za­do su so­cie­dad” des­de que la com­pa­ñía em­pe­zó a co­ti­zar.

Chi­na Li­te­ra­tu­re Ltd., el negocio de li­bros elec­tró­ni­cos de Ten­cent, ad­vir­tió a los in­ver­so­res en su OPV de no­viem­bre que el ma­yor con­trol de 53 por cien­to de la com­pa­ñía sig­ni­fi­ca­ba que las de­ci­sio­nes que to­ma­ra la fir­ma ma­dre en cuan­to a sus ne­go­cios po­drían re­sol­ver­se de for­ma que no les fa­vo­re­cie­ra ne­ce­sa­ria­men­te y que po­drían no coin­ci­dir con sus in­tere­ses o con el de sus ac­cio­nis­tas. El 14 de agos­to, los in­ver­so­res pro­vo­ca­ron una caí­da de 17 por cien­to en las ac­cio­nes de Chi­na Li­te­ra­tu­re, la ma­yor des­de que co­men­zó a co­ti­zar, cuan­do acor­dó com­prar New Clas­sics Me­dia Corp., otra afi­lia­da de Ten­cent, por 2.3 mil mi­llo­nes de dó­la­res. Chi­na Li­te­ra­tu­re de­fen­dió el acuer­do, pe­ro ana­lis­tas cues­tio­na­ron su va­lor es­tra­té­gi­co y pre­cio ele­va­do.

Ten­cent ha ido tras em­pre­sas a un ma­yor rit­mo que Ali­ba­ba. Eso po­dría ser por­que su es­tra­te­gia de crecimiento de­pen­de de mo­ne­ti­zar sus mil mi­llo­nes de cuen­tas en WeChat, que no ga­na di­ne­ro por sí so­lo. El gi­gan­te tec­no­ló­gi­co ren­ta clien­tes a otras com­pa­ñías, co­mo PDD o Mei­tuan, a cam­bio de pu­bli­ci­dad y otras ta­ri­fas. Ha com­pra­do al­gu­nas com­pa­ñías re­la­cio­na­das con su negocio cen­tral, co­mo el desa­rro­lla­dor de juegos fin­lan­dés Su­per­cell Oy, pe­ro en la ma­yo­ría de los ca­sos no quie­re di­ri­gir to­dos los ser­vi­cios y pro­duc­tos se­cun­da­rios; so­lo quie­re una ta­ja­da del di­ne­ro.

En con­tras­te, los ne­go­cios de co­mer­cio en lí­nea de Ali­ba­ba ga­nan di­ne­ro pe­ro de­pen­den del trá­fi­co ex­terno pa­ra cre­cer. Eso, en par­te, se de­be a que es más pro­ba­ble que la com­pa­ñía com­pre y ab­sor­ba star­tups co­mo Ele.Me, un ser­vi­cio de en­tre­ga de co­mi­da. Aun así, un vis­ta­zo al pros­pec­to de 2016 del pro­vee­dor de en­vío de pa­que­tes ZTO Ex­press Cay­man Inc. in­di­ca que el apo­yo de Ali­ba­ba pue­de ser no­ci­vo. Ese año, ZTO ad­vir­tió a los in­ver­so­res que 75 por cien­to de su vo­lu­men de pa­que­tes pro­ve­nía de Ali­ba­ba. La em­pre­sa di­jo que com­pla­cer las pe­ti­cio­nes de su prin­ci­pal in­ver­sor po­dría au­men­tar sus cos­tos, de­bi­li­tar su re­la­ción con clien­tes fi­na­les e in­clu­so al­te­rar su mo­de­lo exis­ten­te de negocio. La com­pa­ñía se ne­gó a co­men­tar pa­ra es­te reportaje. “To­do es­to es un re­cor­da­to­rio del po­der cre­cien­te de los gigantes tec­no­ló­gi­cos de Chi­na”, afir­mó el ana­lis­ta de in­ter­net de Bloom­berg In­te­lli­gen­ce Vey-Sern Ling. “Se vuel­ve im­po­si­ble de evi­tar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.