Los abue­los son ca­da vez más geeks

○ Las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les pue­den re­du­cir las ba­rre­ras fí­si­cas, evi­tar el frau­de a los an­cia­nos y dar­les una vi­da más in­de­pen­dien­te.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - FINANZAS - Em­ma Ki­nery

Cuan­do Betty McKen­non, de 83 años, ne­ce­si­ta de­po­si­tar un che­que, bus­ca la má­qui­na Ocea­nFirst en su co­mu­ni­dad pa­ra ju­bi­la­dos en Freehold, Nue­va Jer­sey. La má­qui­na se pa­re­ce a un ca­je­ro au­to­má­ti­co, pe­ro si ne­ce­si­ta ayuda, pre­sio­na un bo­tón pa­ra ini­ciar un vi­deo chat. Quien apa­re­ce en la pan­ta­lla es Ke­vin Wi­lliams, co­nec­ta­do des­de su es­cri­to­rio a 48 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia en Toms Ri­ver, pe­ro McKen­non lo co­no­ce por su nom­bre. Él es el ca­je­ro del ba­rrio, a pe­sar de que nun­ca se han co­no­ci­do en per­so­na.

Aun­que McKen­non tie­ne una compu­tado­ra y un Kind­le Fi­re, la tec­no­lo­gía a ve­ces in­ti­mi­da. Ke­vin pue­de guiar­la pa­so a pa­so en el pro­ce­so. Los usua­rios de Ocea­nFirst pue­den rea­li­zar ca­si to­do lo que ha­cen en una su­cur­sal ban­ca­ria nor­mal: de­po­si­tar y cam­biar che­ques, ge­ne­rar trans­fe­ren­cias en­tre cuen­tas o pa­gar una hi­po­te­ca de una vi­vien­da va­ca­cio­nal.

La tec­no­lo­gía fi­nan­cie­ra a me­nu­do se en­fo­ca en las ne­ce­si­da­des de los mi­llen­nials. Los ban­cos y las em­pre­sas de pa­gos ins­tru­men­tan apli­ca­cio­nes mó­vi­les y pla­ta­for­mas en lí­nea pa­ra aten­der a esa ge­ne­ra­ción há­bil en tec­no­lo­gía, que quie­re pa­gar fac­tu­ras des­de sus te­lé­fo­nos o en­viar di­ne­ro rá­pi­da­men­te a sus ami­gos. Al­gu­nas com­pa­ñías, no obs­tan­te, es­tán en­con­tran­do ma­ne­ras de uti­li­zar la

in­no­va­ción pa­ra ayu­dar a un seg­men­to de­mo­grá­fi­co de rá­pi­do crecimiento: los adul­tos ma­yo­res.

El es­fuer­zo de Ocea­nFirst Bank ilus­tra al­gu­nas de las ne­ce­si­da­des que la tec­no­lo­gía pue­de ayu­dar a re­sol­ver. La co­mu­ni­dad de ju­bi­la­dos de McKen­non, lla­ma­da Ap­ple­wood, tie­ne una tien­da, un res­tau­ran­te, una es­té­ti­ca y una al­ber­ca, pe­ro no un ban­co. El si­tio con­tac­tó a Ocea­nFirst en 2014 pa­ra plan­tear la po­si­bi­li­dad de abrir una mi­ni­su­cur­sal. El ban­co de­ter­mi­nó que no era via­ble, pe­ro otras ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ban ex­pe­ri­men­tan­do con má­qui­nas que ofre­cían el ser­vi­cio de un ca­je­ro a tra­vés de vi­deo. La ins­ti­tu­ción pen­só que po­dría fun­cio­nar pa­ra los re­si­den­tes de una co­mu­ni­dad de ju­bi­la­dos. "Nos sor­pren­dió la ra­pi­dez con la que adop­ta­ron la tec­no­lo­gía", afir­ma el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Ocea­nFirst, Ch­ris­top­her Maher. "Uno pen­sa­ría que la adop­ción de la tec­no­lo­gía se­ría di­fí­cil, pe­ro no ne­ce­si­tar de una tar­je­ta, sim­ple­men­te pre­sio­nar un bo­tón y ha­blar con al­guien, es al­go que han acep­ta­do muy bien".

Hoy, el ban­co tie­ne tres má­qui­nas de ese ti­po en ca­sas de re­ti­ro y va­rias más en otros lu­ga­res. Las es­tá uti­li­zan­do en vez de te­ner su­cur­sa­les en al­gu­nas áreas. A McKen­non, que usa un an­da­dor, le gus­ta que le aho­rre un via­je en coche so­lo pa­ra ir al ban­co. "Y tam­po­co ten­go que ha­cer co­la", di­ce. "Pa­ra mí era un pro­ble­ma".

Mu­chos adul­tos ma­yo­res usan los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros di­gi­ta­les. Un es­tu­dio de 2017 del Pew Re­search Cen­ter re­ve­ló que el 67 por cien­to de las per­so­nas ma­yo­res de 65 años usa in­ter­net y el 80 por cien­to tie­ne te­lé­fono ce­lu­lar. Los adul­tos ma­yo­res más jó­ve­nes, aque­llos que se han ju­bi­la­do ha­ce po­co, lle­van dé­ca­das usan­do la tec­no­lo­gía di­gi­tal. Aún así, en ge­ne­ral “la ex­pe­rien­cia de los adul­tos ma­yo­res con la tec­no­lo­gía es muy di­fe­ren­te a la de otros gru­pos de­mo­grá­fi­cos", di­ce Tom Kam­ber, fun­da­dor y di­rec­tor de Ol­der Adults Tech­no­logy Ser­vi­ces. Su gru­po tra­ba­jó con Ca­pi­tal One Fi­nan­cial Corp. pa­ra crear "Ready, Set, Bank", una se­rie de vi­deos des­ti­na­dos a en­se­ñar a los adul­tos ma­yo­res los con­cep­tos bá­si­cos de la ban­ca di­gi­tal.

La ban­ca en lí­nea pue­de ser una for­ma sen­ci­lla de re­du­cir al­gu­nas de las ba­rre­ras fí­si­cas que sur­gen con la edad. Pe­ro las per­so­nas ma­yo­res que su­fren pér­di­da de me­mo­ria tie­nen ne­ce­si­da­des di­fe­ren­tes. Pa­ra ellos, la tec­no­lo­gía pue­de ser­vir pa­ra que fa­mi­lia­res o tu­to­res los pro­te­jan al tiem­po que les da un con­trol in­de­pen­dien­te de su di­ne­ro. True Link Fi­nan­cial es una com­pa­ñía de ser­vi­cios fi­nan­cie­ros en lí­nea di­se­ña­da es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra ju­bi­la­dos y cui­da­do­res de per­so­nas de la ter­ce­ra edad y otros adul­tos. Uno de sus ser­vi­cios es una tar­je­ta Vi­sa pre­pa­ga­da con con­tro­les de ac­ce­so. Un miem­bro de la fa­mi­lia pue­de fi­nan­ciar la tar­je­ta, re­ci­bir aler­tas de tex­to cuan­do se usa y ad­mi­nis­trar en lí­nea có­mo se usa, in­clui­do el blo­queo de com­pras por te­lé­fono o de cier­tas tien­das o ca­te­go­rías de gasto.

Las tar­je­tas con­tro­la­das pue­den ser un re­cur­so pa­ra pre­ve­nir que los adul­tos ma­yo­res sean es­ta­fa­dos. Tam­bién pue­den ayu­dar a las fa­mi­lias a ma­ne­jar si­tua­cio­nes com­ple­jas, di­ce Kai Stinch­com­be, CEO de True Link. Por ejem­plo, una per­so­na pue­de te­ner un hi­jo que ad­mi­nis­tra el di­ne­ro, otro que brin­da apo­yo fi­nan­cie­ro y un cui­da­dor do­més­ti­co que com­pra co­mes­ti­bles pe­ro no va al ban­co pa­ra sa­car el efec­ti­vo dia­rio. En al­gu­nos ca­sos, "de­be­rías te­ner la ca­pa­ci­dad de sa­lir a com­prar piz­za y al cine, pe­ro no ha­cer trans­fe­ren­cias elec­tró­ni­cas pa­ra una in­ver­sión en las Baha­mas", ex­pli­ca Stinch­com­be.

True Link co­bra diez dó­la­res men­sua­les por su tar­je­ta. Exis­ten mu­chas otras tar­je­tas pre­pa­ga­das, y al­gu­nas tie­nen ta­ri­fas men­sua­les más ba­jas y per­mi­ten con­fi­gu­rar cuen­tas pa­ra miem­bros de la fa­mi­lia y es­ta­ble­cer lí­mi­tes de gas­tos. Stinch­com­be di­ce que es­tas no es­tán di­se­ña­das es­pe­cí­fi­ca­men­te en torno a las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas ma­yo­res y sus fa­mi­lias. Otras tar­je­tas son pa­ra per­so­nas que no usan ban­cos o pa­ra fa­mi­lias con ado­les­cen­tes o es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios.

Pe­ro con el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, ca­be es­pe­rar que más em­pre­sas se cen­tren en las ne­ce­si­da­des de los adul­tos ma­yo­res. Gra­cias a una vi­da de aho­rro, las per­so­nas ma­yo­res de 65 años sue­len te­ner un ca­pi­tal más al­to que otros. "Uno pen­sa­ría que ha­bría un gran en­fo­que en las per­so­nas ma­yo­res, pe­ro no es así", se­ña­la Liz Loewy, co­fun­da­do­ra y CEO de Eve­rSa­fe, un ser­vi­cio de sus­crip­ción que ana­li­za las cuen­tas ban­ca­rias y el uso de tar­je­tas de cré­di­to pa­ra de­tec­tar ac­ti­vi­da­des inusua­les, de mo­do que pue­de aler­tar al ti­tu­lar de la cuen­ta y a los fa­mi­lia­res u otras per­so­nas de con­fian­za. "Creo que la tec­no­lo­gía fi­nan­cie­ra y la ve­jez de­be­rían ser una com­bi­na­ción na­tu­ral", di­ce. "De he­cho, es­pe­ro que más ju­ga­do­res de la in­dus­tria fin­tech se en­fo­quen en ella".

“Nos sor­pren­dió la ra­pi­dez con la que adop­ta­ron la tec­no­lo­gía"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.