Los pe­que­ños crea­do­res de fra­gan­cias son cla­ve en una in­dus­tria que va­le 19 mil mi­llo­nes de dó­la­res a ni­vel glo­bal.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO -

El año pa­sa­do, se or­ga­ni­zó una com­pe­ten­cia pa­ra re­crear un per­fu­me de cul­to de los años 40 lla­ma­do Iris Gris. Crea­do por el per­fu­mis­ta Vin­cent Rou­bert y li­be­ra­do por el di­se­ña­dor Jac­ques Fath, un in­flu­yen­te sas­tre fran­cés, la fra­gan­cia de­jó de pro­du­cir­se cuan­do Fath mu­rió en 1954. Con el tiem­po, el hi­jo de Rou­bert do­nó la fór­mu­la a la Os­mot­hè­que, un ar­chi­vo de olo­res en Ver­sa­lles, Fran­cia. Las recetas pro­pie­dad del ar­chi­vo no pue­den re­pro­du­cir­se pa­ra fi­nes co­mer­cia­les.

Pa­ra mu­chos, Iris Gris es el san­to grial de las fra­gan­cias. La gen­te com­pra y ven­de sus bo­te­llas en eBay y se ha con­ver­ti­do en una le­yen­da, afir­ma Ra­nia Naim, di­rec­to­ra crea­ti­va de Jac­ques Fath Par­fums.

Una se­rie de per­fu­mis­tas re­co­no­ci­dos pre­sen­ta­ron ver­sio­nes del aro­ma en la com­pe­ten­cia que in­ten­tó igua­lar al ori­gi­nal. Pe­ro los jue­ces de­ci­die­ron, por una­ni­mi­dad, que la en­tre­ga de una per­fu­me­ría lla­ma­da Maels­trom fue la me­jor. Di­ri­gi­da des­de un la­bo­ra­to­rio en el 5to arron­dis­se­ment de Pa­rís por tres vein­tea­ñe­ros (Pa­tri­ce Re­vi­llard, Ma­rie Sch­ni­rer y Yohan Cer­vi) ca­si nin­gún ri­val co­no­cía a Maels­trom, en par­te por­que se fun­dó ese año y has­ta aho­ra ha he­cho sie­te per­fu­mes. Aun así, el pri­mer juez olió to­das las en­tre­gas y no pa­só un mi­nu­to pa­ra que es­co­gie­ra al de Maels­trom, re­la­ta Naim.

El nue­vo Iris Gris, re­nom­bra­do L’Iris de Fath, se ven­de­rá en sep­tiem­bre. Por las gran­des can­ti­da­des de li­rios pu­ros usa­dos en la fór­mu­la, el per­fu­me tie­ne un pre­cio as­tro­nó­mi­co. “Al­gu­nos pien­san que el olor a li­rio del per­fu­me vie­ne de la flor”, di­jo Cer­vi. “Pe­ro usa­mos la raíz: la cul­ti­vas por tres años y lue­go la se­cas tres más”. Una bo­te­lla de 30ml cos­ta­rá mil 470 eu­ros (mil 712 dó­la­res). Se ha­rán 150 bo­te­llas al año.

No to­dos los per­fu­mes de Maels­trom son tan ca­ros, pe­ro ca­si to­dos ca­ben en lo que La­ris­sa Jen­sen, una ana­lis­ta de la in­dus­tria de be­lle­za del NPD Group Inc., lla­ma la sec­ción “pres­ti­gio” del mer­ca­do.

Al prin­ci­pio, di­jo Jen­sen, di­chos per­fu­mes com­ple­jos, con fre­cuen­cia uni­sex, sú­per lu­jo­sos, eran crea­dos pa­ra di­fe­ren­ciar una mar­ca y no tan­to te­ner ga­nan­cias. En 2011, Dol­ce & Ga­ban­na, que tie­ne una lí­nea de per­fu­mes que se ven­den en Wal­mart, tam­bién lan­zó Vel­vet Co­llec­tion, una bo­te­lla de 150ml cues­ta 430 dó­la­res. Di­chos pro­yec­tos son “pa­ra po­ner al per­fu­mis­ta en el re­flec­tor”, ex­pli­có Jen­sen.

Pe­ro pa­ra sor­pre­sa de las gran­des mar­cas, aña­dió, es­tos per­fu­mes ex­clu­si­vos co­men­za­ron a ga­nar di­ne­ro. Co­mo re­sul­ta­do, ad­qui­rie­ron a pro­duc­to­res in­de­pen­dien­tes de la es­pe­cia­li­dad de per­fu­mes de me­nor pro­duc­ción, que el año pa­sa­do re­pre­sen­ta­ron 6 por cien­to del mer­ca­do de fra­gan­cias de 4 mil mi­llo­nes de dó­la­res en EU. Es­tée Lau­der, por ejem­plo, com­pró a los per­fu­mis­tas de Edi­tions de Par­fums Fré­dé­ric Ma­lle y Le La­bo, cu­yo San­tal 33 es la jo­ya de los re­si­den­tes ur­ba­nos des­de Los Án­ge­les has­ta Lon­dres.

Con fre­cuen­cia, el pres­ti­gio per­ci­bi­do por un per­fu­me ca­ro se de­ri­va tan­to de la pu­bli­ci­dad co­mo del mis­mo aro­ma, pe­ro cual­quie­ra que hue­la un per­fu­me de Fré­dé­ric Ma­lle sa­brá que se ha en­con­tra­do con al­go inusual. Por­trait of a Lady de Ma­lle con fre­cuen­cia es con­si­de­ra­do uno de los aro­mas más in­no­va­do­res e in­tere­san­tes en cir­cu­la­ción: tie­ne esen­cia na­tu­ral de rosa, que se com­ple­men­ta con pa­chu­li. Es tan es­pe­cial que sus fans pa­gan 390 dó­la­res por 100ml.

Maels­trom, que crea aro­mas pa­ra otras com­pa­ñías y nin­gu­na ba­jo su pro­pio nom­bre, ca­si siem­pre pro­du­ce en ese ni­vel. Hi­zo Pa­vi­llon Rou­ge pa­ra la pe­que­ña per­fu­me­ría Jo­voy Pa­ris, que cues­ta unos 130 eu­ros por 100ml y cin­co esen­cias pa­ra la mar­ca Com­pag­nie des In­des. Pe­ro to­das com­par­ten un atri­bu­to in­tan­gi­ble: hue­len ca­ro, un efec­to lo­gra­do al com­bi­nar una esen­cia fuer­te con com­ple­ji­dad y es­truc­tu­ra. Una rosa hue­le a rosa, pe­ro la rosa y el pa­chu­li jun­tos hue­len a di­ne­ro.

Y aun­que esa raíz de li­rio cu­ra­da pue­de ser ca­ra (25 mil eu­ros el ki­lo­gra­mo) pa­ra lo­grar ese efec­to no so­lo ne­ce­si­tas in­gre­dien­tes ca­ros, se­gún Re­vi­llard. “Tie­nes la ca­li­dad de las ma­te­rias pri­mas y lue­go tie­nes la ca­li­dad ar­tís­ti­ca”, ex­pli­có.

Un per­fu­me lu­jo­so y ma­si­vo po­drá usar in­gre­dien­tes de pri­me­ra, pe­ro es­tá di­se­ña­do pa­ra ser lo su­fi­cien­te­men­te ge­né­ri­co pa­ra atraer a clien­tes en el ae­ro­puer­to de Bei­jing, en tien­das de­par­ta­men­ta­les de Nue­va York y bou­ti­ques de Lon­dres. Per­fu­mes me­nos ca­ros pue­den ser sor­pren­den­te­men­te in­ven­ti­vos. “No ne­ce­si­tas te­ner ma­te­ria pri­ma de bue­na ca­li­dad pa­ra te­ner una bue­na vi­sión ar­tís­ti­ca o de­mos­trar ori­gi­na­li­dad”, di­jo Re­vi­llard.

Cuan­do él o Sch­ni­rer ha­cen un per­fu­me, co­mien­zan con un “brief ”, que dic­ta có­mo de­be­ría oler y cuánto de­be­ría cos­tar. “Re­vi­llard y Sch­ni­rer en reali­dad ha­cen fra­gan­cias, mien­tras Cer­vi ayuda a re­fi­nar­las y se en­car­ga del de­sa­rro­llo co­mer­cial. El brief de un clien­te pue­de in­cluir la ins­truc­ción “se­co, bos­co­so y os­cu­ro”; otro pue­de de­cir “pa­ra mu­je­res en­tre 25 y 30 años a quie­nes les gus­ta so­ñar”. Pe­ro el gi­ro de Maels­trom es siem­pre ha­cer al­go que hue­le fa­mi­liar, pe­ro re­fres­can­te­men­te di­fe­ren­te.

Pa­ra ha­cer una de es­tas crea­cio­nes, Re­vi­llard se ba­sa en “la co­lum­na” del per­fu­me, que ma­pea en una ho­ja de cálcu­lo de Ex­cel con el pe­so exac­to de ca­da in­gre­dien­te. Hay al­gu­nos que sa­be que le da­rán su ca­rác­ter ini­cial.

Des­pués, las co­sas se com­pli­can. “Tie­nes que ha­llar la com­bi­na­ción co­rrec­ta en­tre es­tos ma­te­ria­les cru­dos”, de­ta­lló Re­vi­llard. “Es sim­ple­men­te unir una fór­mu­la, pe­ro lue­go tie­nes que ba­lan­cear to­do”. Agre­ga in­gre­dien­tes a un ma­traz que es­tá so­bre una bás­cu­la, cons­tan­te­men­te ajus­tan­do la fór­mu­la, pri­me­ro en la ho­ja de cálcu­lo y lue­go en la práctica. Los to­ques prin­ci­pa­les pue­den di­si­par­se al prin­ci­pio, aun­que los me­dios y ba­se pue­den per­du­rar. “Pue­des ha­cer un muy buen per­fu­me, pe­ro lue­go a lo lar­go del día, se vuel­ve muy plano”, re­la­tó. “Eso sig­ni­fi­ca que hay un pro­ble­ma téc­ni­co y de­bes cam­biar las co­sas”.

El to­que inusual pe­ro ac­ce­si­ble de Maels­trom, jun­to a su ta­ma­ño y cre­di­bi­li­dad in­ter­na, es lo que per­mi­te a la com­pa­ñía en­ca­jar en el ac­tual pa­no­ra­ma de las fra­gan­cias. Al igual que mar­cas ni­cho que han si­do ad­qui­ri­das por gran­des em­pre­sas, com­ple­men­ta a mons­truos de la in­dus­tria co­mo Coty Inc., Gi­vau­dan o Es­tée Lau­der al atraer a nue­vos clien­tes. “Al­gu­nas per­so­nas en com­pa­ñías más gran­des nos co­no­cen, pe­ro no les im­por­ta­mos co­mo com­pe­ten­cia”, di­jo Re­vi­llard. “No es­ta­mos en el mis­mo mer­ca­do”. La ad­qui­si­ción de una com­pa­ñía más gran­de es una po­si­bi­li­dad, pe­ro Cer­vi afir­ma que a Maels­trom le gus­ta­ría per­ma­ne­cer una “com­pa­ñía ta­ma­ño hu­mano”. Cre­ce len­ta, pe­ro con­sis­ten­te­men­te. Pa­ra fi­na­les del año, sus co­fun­da­do­res pre­vén sa­car 13 per­fu­mes adi­cio­na­les a los exis­ten­tes.

El trío es, pa­ra la in­dus­tria, im­pac­tan­te­men­te jo­ven. Re­vi­llard tie­ne 26 años, Sch­ni­rer 28 y Cer­vi 29. “So­mos de los pri­me­ros en ser per­fu­mis­tas in­de­pen­dien­tes a nues­tra edad”, ex­pli­ca Cer­vi. “Des­pués de la es­cue­la, la gen­te sue­le en­trar a la in­dus­tria a tra­vés de com­pa­ñías y des­pués de un tiem­po, po­drán co­men­zar a in­de­pen­di­zar­se”.

Re­vi­llard co­no­ció a Cer­vi en un ta­ller de 2012 en Ver­sa­lles or­ga­ni­za­do por Os­mot­hè­que. An­tes de gra­duar­se de la Éco­le Su­pé­rieu­re du Par­fum à Pa­ris, en don­de eran com­pa­ñe­ros, Re­vi­llard y Sch­ni­rer re­ci­bie­ron su pri­me­ra ta­rea de una ca­de­na de jo­ye­ría lla­ma­da Ari­je que que­ría una fra­gan­cia pa­ra sus tien­das. Fue la pri­me­ra de Maels­trom. “To­do es de bo­ca a bo­ca”, de­ta­lló Cer­vi. Con su pri­me­ra co­mi­sión, Maels­trom ga­nó su­fi­cien­te di­ne­ro pa­ra que el trío y be­ca­rios, mon­ta­ran un ta­ller con po­ca o na­da de in­ver­sión ex­ter­na. Su ta­ller es­tá ubi­ca­do en la plan­ta ba­ja de un pe­que­ño edi­fi­cio a me­nos de un mi­nu­to a pie de No­tre Da­me en la ca­pi­tal fran­ce­sa.

Cuan­do el per­fu­me es­tá lis­to, el per­so­nal de Maels­trom lo prue­ba en ellos. “Tie­nes que es­pe­rar has­ta que es­tás afue­ra en la no­che con ami­gos y ver si re­ci­bes cum­pli­dos. Por­que si crees que has desa­rro­lla­do al­go po­de­ro­so y pe­sa­do, y es­tás en una fies­ta y no hay reac­ción, pro­ba­ble­men­te es ma­la idea que­dar­te con esa fór­mu­la”, afir­mó Cer­vi.

Sin du­da no es la me­to­do­lo­gía de prue­bas uti­li­za­da, pe­ro es la esen­cia de lo que vuel­ve tan exi­to­so a Maels­trom. No so­lo ha­cen per­fu­mes que hue­len bien, ha­cen esen­cias que ellos, co­mo co­no­ce­do­res, quie­ren usar. No pue­do vi­vir sin per­fu­me en mi piel. En se­rio, di­jo Cer­vi.

Bo­te­llas de in­gre­dien­tes en un es­tan­te del pe­que­ño ta­ller de la com­pa­ñía en Pa­rís.

Pa­ra ajus­tar una fór­mu­la se tra­ba­ja con cálcu­los en el la­bo­ra­to­rio… y se prue­ba en la ciudad.

Re­vi­llard tra­ba­ja en una fra­gan­cia de Maels­trom.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.