Sí hay ur­bes si­len­cio­sas con au­tos ade­cua­dos.

○ Una ur­be en Chi­na cam­bia­rá sus au­to­bu­ses re­gu­la­res por uni­da­des eléc­tri­cas en­chu­fa­bles.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CON­TE­NI­DO -

En una pa­ra­da de ca­mión en el dis­tri­to co­mer­cial de Nans­han en Shenz­hen, Chi­na, el ai­re es­ta­ba sa­tu­ra­do con el so­ni­do de pá­ja­ros de un par­que cer­cano esa tar­de. La ca­lle es­ta­ba silenciosa, con la ex­cep­ción del oca­sio­nal ca­mión dié­sel que cir­cu­la­ba des­aper­ci­bi­do, una re­sis­ten­cia al fu­tu­ro que lle­gó ca­si sin ha­cer rui­do: el ca­mión eléc­tri­co.

Una mu­jer que re­vi­sa­ba su ce­lu­lar mien­tras es­pe­ra­ba no no­tó que el ca­mión ha­bía lle­ga­do. Fue has­ta que se abrie­ron las puer­tas y sa­lió un hom­bre que gri­ta­ba en su te­lé­fono, que se dio cuen­ta de lo que pa­sa­ba y subió. Los pa­sa­je­ros pa­sa­ban y pa­ga­ban con WeChat, la app de Ten­cent Hol­dings Ltd., el gi­gan­te chino de re­des so­cia­les cu­ya se­de de 50 pi­sos pue­de ver­se des­de esa pa­ra­da.

Ca­da me­ga­ciu­dad pue­de con­tar su his­to­ria en in­cre­men­tos de de­ci­be­les. Pa­ra la ma­yo­ría, el punto de in­fle­xión fue la Re­vo­lu­ción In­dus­trial. Pe­ro en Shenz­hen, aho­ra con más de 20 millones de per­so­nas y fá­bri­cas que pro­du­cen hard­wa­re de al­ta tec­no­lo­gía, la era silenciosa so­lo es­tá cua­tro dé­ca­das en el pa­sa­do. En­ton­ces, la res­pues­ta a Si­li­con Va­lley de Chi­na fue una se­rie de tran­qui­las al­deas pes­que­ras al otro la­do del río del aje­trea­do Hong Kong.

En 1980, Deng Xiao­ping de­cla­ró a Shenz­hen la pri­me­ra zo­na eco­nó­mi­ca especial de Chi­na. El eterno rui­do urbano lle­gó de gol­pe: au­tos, ca­rre­te­ras, ca­mio­nes de en­tre­ga, si­re­nas, au­to­bu­ses, fá­bri­cas, plan­tas eléc­tri­cas, ins­ta­la­cio­nes de en­vío, tre­nes e in­nu­me­ra­bles mo­to­ci­cle­tas. La nueva me­tró­po­lis rá­pi­da­men­te ocu­pó su lu­gar en­tre sus ho­mó­lo­gos mun­dia­les en la pro­duc­ción eter­na de rui­do.

Un plan maes­tro creó 14 com­ple­jos in­dus­tria­les lo­ca­les pa­ra dis­tri­buir el ries­go del experimento del go­bierno. Los tra­ba­ja­do­res de la pri­me­ra fá­bri­ca de­pen­dían de unas 300 al­deas pes­que­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.