○ El fen­ta­ni­lo se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal enemi­go de EU en su combate pa­ra de­te­ner las muer­tes por so­bre­do­sis.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CON­TE­NI­DO -

○ La le­tal sus­tan­cia sin­té­ti­ca se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal cau­san­te de las muer­tes por so­bre­dro­sis en un país que ba­ta­lla con­tra su con­su­mo. La cri­sis de opioi­des en Es­ta­dos Uni­dos ha cam­bia­do. Los muer­tos por so­bre­do­sis lle­ga­ron a más de 49 mil en 2017, un au­men­to de ca­si 7 mil en comparación con el año an­te­rior, rom­pien­do el ré­cord. Pe­ro el agen­te pri­ma­rio de la muer­te ya no un anal­gé­si­co or­di­na­rio. Es fen­ta­ni­lo ilí­ci­to, a me­nu­do mez­cla­do con he­roí­na o al­gu­na otra dro­ga.

Es­te cam­bio re­quie­re un ajus­te drás­ti­co en el es­fuer­zo pa­ra pre­ve­nir las muer­tes por opiá­ceos. EU ne­ce­si­ta una es­tra­te­gia pa­ra res­trin­gir la im­por­ta­ción de fen­ta­ni­lo ilí­ci­to y re­du­cir de for­ma con­si­de­ra­ble su de­man­da.

El fen­ta­ni­lo, crea­do en 1960 co­mo un tra­ta­mien­to pa­ra el do­lor de cán­cer, se ha he­cho po­pu­lar en el mer­ca­do ne­gro, en par­te por­que es sin­té­ti­co.

Los la­bo­ra­to­rios en Chi­na cum­plen con los pe­di­dos en lí­nea de los usua­rios es­ta­dou­ni­den­ses, o de los tra­fi­can­tes en EU y Mé­xi­co que agre­gan el fen­ta­ni­lo a la he­roí­na y otras dro­gas pa­ra au­men­tar su efec­to, o lo vuel­ven píl­do­ras.

Una res­pues­ta coor­di­na­da a la cri­sis de­be co­men­zar con el gi­gan­te asiá­ti­co, que es la fuen­te de ca­si to­do el fen­ta­ni­lo ilí­ci­to. Los la­bo­ra­to­rios quí­mi­cos mal su­per­vi­sa­dos y re­gu­la­dos ven­den la sus­tan­cia o sus pre­cur­so­res a los usua­rios y dis­tri­bui­do­res en EU o a los pro­vee­do­res de me­di­ca­men­tos me­xi­ca­nos que a su vez lo co­mer­cia­li­zan en el nor­te.

Des­de Chi­na, el pro­duc­to flu­ye prin­ci­pal­men­te a tra­vés de co­rreo a los usua­rios y dis­tri­bui­do­res. El Con­gre­so pro­por­cio­nó re­cien­te­men­te más equi­pos de de­tec­ción de sus­tan­cias quí­mi­cas pa­ra detectar pa­que­tes, pe­ro da­do el vo­lu­men de co­rreo, es­ca­near to­dos no es po­si­ble. La ta­rea se­ría más fá­cil si el Con­gre­so de EU aprue­ba una le­gis­la­ción pen­dien­te que re­quie­ra que el Ser­vi­cio Pos­tal ob­ten­ga in­for­ma­ción bá­si­ca de iden­ti­fi­ca­ción de los re­mi­ten­tes, co­mo lo ha­cen los ser­vi­cios pri­va­dos de men­sa­je­ría.

El fen­ta­ni­lo, des­de lue­go, tam­bién se ven­de en gran­des can­ti­da­des en lí­nea.

El la­do de la de­man­da tam­bién de­be ser con­fron­ta­do de ma­ne­ra con­tun­den­te por las au­to­ri­da­des. Más de 2 millones de es­ta­dou­ni­den­ses padecen de uso de opioi­des o trastornos por el uso de he­roí­na, y se es­pe­ra que po­cos lo aban­do­nen sin ayu­da.

De­ben so­me­ter­se a tra­ta­mien­to pron­to, más cuan­do in­gre­san a hos­pi­ta­les, sa­las de emer­gen­cia o pri­sio­nes. Y es­te tra­ta­mien­to de­be in­cluir me­ta­do­na, bu­pre­nor­fi­na y otros me­di­ca­men­tos ba­sa­dos en opioi­des, que jun­to a la te­ra­pia con­duc­tual han de­mos­tra­do ser efi­ca­ces pa­ra su­pe­rar la adic­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.