El pre­mio No­bel de Eco­no­mía 2008, Paul Krug­man, com­par­te su vi­sión del TL­CAN, las crip­to­mo­ne­das y los re­tos de Mé­xi­co.

Paul Krug­man Por Carlos Manuel Rodríguez Fo­to­gra­fías: Enrique Or­tiz

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CON­TE­NI­DO -

Pre­mio No­bel de Eco­no­mía 2008

Pa­re­ce que ca­da vez es­ta­mos más cer­ca de un nue­vo TL­CAN. Se­gún lo vis­to has­ta aho­ra, ¿quié­nes se­rían los per­de­do­res y los ga­na­do­res en to­do es­te pe­rio­do de ne­go­cia­cio­nes?

Por el mo­men­to, me pa­re­ce que el ga­na­dor es bá­si­ca­men­te el ‘sta­tu quo’. Mi pre­dic­ción ori­gi­nal era que le ha­rían cam­bios cos­mé­ti­cos al TL­CAN, su­fi­cien­tes pa­ra que Trump pu­die­ra de­cir que ga­nó y que el co­mer­cio po­día con­ti­nuar. Y pa­re­ce, en su ma­yor par­te, que así re­sul­tó. No es­toy con­ven­ci­do de que la in­dus­tria au­to­mo­triz de­ba preo­cu­par­nos, no es­toy se­gu­ro si se ve­rá al­te­ra­da o no. Pe­ro si ese ru­bro tie­ne la inocui­dad que es­pe­ra­mos, te­ne­mos un tra­ta­do con unos cam­bios al mar­gen, que ape­nas se­rán no­ta­dos.

Ha­ce unos años habló con no­so­tros so­bre el TL­CAN, so­bre cier­tas ideas equí­vo­cas, co­sas que el Tra­ta­do no ha lo­gra­do ha­cer a fa­vor de Mé­xi­co.

¿Có­mo pue­de lo­grar el Tra­ta­do que al­gu­nos de esos be­ne­fi­cios lle­guen más allá del nor­te de Mé­xi­co, y va­yan más ha­cia el sur?

El de­sem­pe­ño in­sa­tis­fac­to­rio de Mé­xi­co es un misterio. Cuan­do el TL­CAN se ne­go­ció e im­ple­men­tó ha­bía una creen­cia ge­ne­ra­li­za­da de que abrir­se al co­mer­cio, au­na­do a unas re­for­mas bá­si­cas, de­to­na­ría un cre­ci­mien­to más rá­pi­do, y eso no ha pa­sa­do. Mé­xi­co ha cum­pli­do, es más es­ta­ble que an­tes, su co­mer­cio ha au­men­ta­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, pe­ro no sa­be­mos qué ha pa­sa­do.

Ca­be men­cio­nar que los mo­de­los eco­nó­mi­cos nun­ca pre­di­je­ron gran­des be­ne­fi­cios de la aper­tu­ra del co­mer­cio. Pre­di­je­ron al­gu­nos, pe­ro en el or­den de un par de pun­tos por­cen­tua­les del PIB. Y en el trans­cur­so de 25 años es un por­cen­ta­je tan­gi­ble de la ta­sa de cre­ci­mien­to y tal vez se con­si­guió, aun­que per­di­do en me­dio del rui­do.

Lo que te­nía­mos era una esperanza, ba­sa­da en la ex­pe­rien­cia de las eco­no­mías asiá­ti­cas, de que el tra­ta­do da­ría más. Y no lo es­ta­mos vien­do. La pre­gun­ta es, ¿por qué Mé­xi­co no es Co­rea?, ¿por qué Mé­xi­co no ha po­di­do des­pe­gar eco­nó­mi­ca­men­te al es­ti­lo de una na­ción asiá­ti­ca? Na­die lo sa­be. Te­ne­mos los sos­pe­cho­sos y res­pon­sa­bles ha­bi­tua­les: la edu­ca­ción es un pro­ble­ma, la in­fra­es­truc­tu­ra so­lía ser­lo, la co­rrup­ción, el cri­men.

¿Y el frá­gil Es­ta­do de De­re­cho, eso ha afec­ta­do?

Tal vez, aun­que hay que pre­gun­tar­se si el Es­ta­do de De­re­cho, el cum­pli­mien­to de los con­tra­tos, li­mi­tar el clien­te­lis­mo, es tan cru­cial, ¿có­mo ex­pli­ca­ría­mos en­ton­ces a Chi­na? Hay po­cos paí­ses con tan­ta co­rrup­ción y, sin em­bar­go, tie­ne un tre­men­do di­na­mis­mo.

Mé­xi­co po­dría ha­cer más co­sas, pe­ro nada ga­ran­ti­za más di­na­mis­mo. La ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, en un es­fuer­zo por al­can­zar ma­yor equi­dad, ha apli­ca­do cier­tas ven­ta­jas im­po­si­ti­vas a los es­ta­dos del sur. ¿Se tra­du­ci­rá en una di­fe­ren­cia, se­rá sig­ni­fi­ca­ti­va te­nien­do en cuen­ta los otros pro­ble­mas de la re­gión?

Ayu­da­rá, de­fi­ni­ti­va­men­te. Par­te de la his­to­ria de Mé­xi­co ha si­do la de un éxi­to eco­nó­mi­co ex­tre­ma­da­men­te de­sigual. Si so­lo nos fi­ja­mos en los cin­co es­ta­dos del nor­te, si ese fue­ra el país, la his­to­ria se­ría muy di­fe­ren­te en cuan­to al de­sem­pe­ño eco­nó­mi­co des­de el TL­CAN. Creo que en ge­ne­ral, no so­lo en Mé­xi­co, he­mos vis­to un re­sur­gi­mien­to del in­te­rés en la de­sigual­dad re­gio­nal y los pro­ble­mas de las re­gio­nes re­za­ga­das. Lo ve­mos en Es­ta­dos Uni­dos, que pa­re­ce dos paí­ses, a uno le va mu­cho me­jor que al otro.

La po­lí­ti­ca de­be­ría tra­tar de abor­dar ese pro­ble­ma. La ex­pe­rien­cia his­tó­ri­ca en el mun­do con las po­lí­ti­cas que bus­can im­pul­sar re­gio­nes re­za­ga­das no es muy alen­ta­do­ra en ge­ne­ral. Los paí­ses eu­ro­peos han in­ten­ta­do ha­cer­lo con re­sul­ta­dos bas­tan­te dis­pa­res. Pe­ro va­le la pena in­ten­tar­lo. Hay tan­tas per­so­nas en si­tua­ción de po­bre­za que un po­co de éxi­to en es­ti­mu­lar el desa­rro­llo en el sur de Mé­xi­co, no sé si ten­drá im­pac­to en el PIB, pe­ro ten­dría un im­pac­to hu­mano enor­me.

Ha ve­ni­do a Mé­xi­co pa­ra ha­blar de las crip­to­mo­ne­das. ¿Qué piensa del mo­men­to co­lec­ti­vo de du­da en torno a ellas? ¿Oca­sio­na­rá que lle­guen al punto de no va­ler nada?

Plan­teo dos es­ce­na­rios. Uno es de va­lor ce­ro, donde la gen­te se pre­gun­ta­rá por qué cre­yó que te­nían sen­ti­do. Y el otro es­ce­na­rio es que se con­ver­ti­rán (al­gu­nas, tal vez so­lo bit­coin) en una re­ser­va de va­lor pa­ra per­so­nas que, por al­gu­na razón, quieren al­go que, aun­que no sea to­tal­men­te anó­ni­mo, sea fá­cil de ocul­tar. De suer­te que sea al­go co­mo el oro, co­mo los bi­lle­tes de cien dó­la­res. Ha­bla­mos de mu­chas co­sas co­mo si fueran di­ne­ro, pe­ro que no cum­plen las fun­cio­nes del di­ne­ro sino más bien co­mo de­pó­si­to de va­lor.

Es un es­ce­na­rio po­si­ble. Siem­pre he ar­gu­men­ta­do que es­te mo­men­to de du­da ya se ha­bía tar­da­do, el ar­gu­men­to eco­nó­mi­co de la criptomoneda nun­ca fue muy fuer­te y an­te eso su du­ra­bi­li­dad ha si­do asom­bro­sa.

EL AGRUMENTO ECONOMICO DE LA CRIPTOMONEDA NUN­CA FUE MUY FUER­TE Y AN­TE ESO SU DU­RA­BI­LI­DAD HA SI­DO ASOM­BRO­SA

Ha­ce unos días re­cor­da­mos el aniver­sa­rio del co­lap­so de Leh­man Brot­hers. ¿Cuán­do se dio cuen­ta de la es­ca­la de lo que pa­sa­ba?

Fue un pro­ce­so gra­dual. Pa­ra mí, la es­ca­la de la bur­bu­ja de la vi­vien­da era evi­den­te en 2005. En ese en­ton­ces es­cri­bí so­bre eso. Era lo más cla­ro que yo ha­bía vis­to en tér­mi­nos de bur­bu­jas.

La vul­ne­ra­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, el he­cho de que no se li­mi­ta­ría a ser un co­lap­so de los pre­cios de la vi­vien­da, sino que el sis­te­ma fi­nan­cie­ro en­te­ro es­ta­ba en ries­go, no lo vi has­ta la se­gun­da mi­tad de 2007. No es­ta­ba cons­cien­te de la im­por­tan­cia del sec­tor ban­ca­rio en la som­bra has­ta qui­zás el ve­rano de 2007. La idea de que es­ta se­ría una cri­sis ban­ca­ria al igual que una cri­sis in­mo­bi­lia­ria me gol­peó muy tar­de. Por tan­to, las ul­te­rio­res repercusiones me sor­pren­die­ron.

Pa­re­ce que el PIB en el mun­do desa­rro­lla­do re­ci­bió un gol­pe per­ma­nen­te,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.