Tlajomulco es­tá sien­do ob­ser­va­do: Al­ber­to Uri­be Camacho

“El mu­ni­ci­pio es re­fe­ren­cia en bue­nas prác­ti­cas, trans­pa­ren­cia, ad­mi­nis­tra­ción, go­bierno abier­to, fi­nan­zas, me­dio am­bien­te y po­lí­ti­ca de vi­vien­da” di­ce el aún al­cal­de.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - TEC­NO­LO­GÍA - —Bla­ke Sch­midth

RO­DRI­GO AL­MAN­ZA @Ro­dri­goAl­man­za Es­ta afir­ma­ción pre­sun­cio­sa, tie­ne lu­gar por­que Al­ber­to Uri­be, en­tre­ga su ad­mi­nis­tra­ción en nú­me­ros ne­gros, al­go que no es­ta­mos tan acos­tum­bra­dos a ver. “Di­cen que te­ne­mos las me­jo­res fi­nan­zas de Mé­xi­co co­mo mu­ni­ci­pio, y yo me he con­cen­tra­do en ser ad­mi­nis­tra­dor de es­ta ciu­dad.” Uri­be se­ña­la que re­ci­bió un mu­ni­ci­pio con 1,600 mdp y lo en­tre­ga­rá con 3,200 mdp, du­pli­can­do la obra pú­bli­ca con res­pec­to a su an­te­ce­sor. Un pun­to cla­ve, di­ce, fue cam­biar la po­lí­ti­ca de vi­vien­da que ve­nía cre­cien­do al­re­de­dor de 50 mil vi­vien­das por trie­nio, y que fre­nó al prin­ci­pio de su pe­rio­do. Sus nú­me­ros in­di­can que exis­tía una in­ver­sión en su mu­ni­ci­pio de 6,500 mdp, de los cua­les el 80% ve­nía de es­te ru­bro de cons­truc­ción, que al mo­di­fi­car sus po­lí­ti­cas lo­gró pa­rar la ver­tien­te, pa­ra im­pul­sar la in­dus­tria y co­mer­cio dán­do­le equi­li­brio al desa­rro­llo a fa­vor de las fa­mi­lias ya es­ta­ble­ci­das, lle­gan­do a 17 mil mdp en in­ver­sión, don­de só­lo el 2% co­rres­pon­de a vi­vien­da. “Des­pués de quin­ce años sien­do el pri­mer lu­gar de cre­ci­mien­to, lo­gra­mos pa­rar la vo­ra­ci­dad del de­sor­den”, se­ña­ló. Con to­do, el al­cal­de di­ce que su ma­yor re­to fue el agua, cons­truir in­fraes­truc­tu­ra hi­dráu­li­ca, pa­ra sol­ven­tar pro­ble­mas ur­gen­tes, de tra­ba­jos mal he­chos an­te­rio­res, y en con­se­cuen­cia: inun­da­cio­nes, in­su­fi­cien­cia y con­ta­mi­na­ción. De­ja una plan­ta po­ta­bi­li­za­do­ra y el pro­yec­to de res­ca­te de la La­gu­na de Ca­ji­titlán, rea­li­za­do en con­jun­to con el Tec de Mon­te­rrey. Al ha­blar de in­no­va­ción, el pre­si­den­te mu­ni­ci­pal pre­su­me el pre­mio de In­no­va­tio­nWeek Ma­ga­zi­ne, por su pro­yec­to “Res­ti­tu­ción fo­to­gra­mé­tri­ca con dro­nes”, que se ba­só en la ela­bo­ra­ción de car­to­gra­fía di­gi­tal con fotos aé­reas apli­ca­da en ca­tas­tro, po­ten­cia­li­zan­do la re­cau­da­ción y por en­de las fi­nan­zas. “So­mos uno de los cin­co

“Des­pués de quin­ce años sien­do el pri­mer lu­gar en cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co, lo­gra­mos pa­rar la vo­ra­ci­dad del de­sor­den” IN­SER­CIÓN PA­GA­DA

Un nue­vo plan, pu­bli­ca­do en ju­lio, pu­so la me­ta de 2 mi­llo­nes de au­tos eléc­tri­cos ven­di­dos al año pa­ra 2020. Shenz­hen apli­có ele­va­das tarifas pa­ra li­cen­cias de vehícu­los a ga­so­li­na mien­tras ofre­cía es­ta­cio­na­mien­to gra­tis e in­cen­ti­vos fis­ca­les pa­ra mo­ti­var la com­pra de vehícu­los eléc­tri­cos. La ciu­dad tam­bién ha exi­gi­do que to­dos los nue­vos ca­mio­nes sean eléc­tri­cos y que 20 mil vehícu­los dié­sel sean desecha­dos. Los ser­vi­cios pa­ra com­par­tir via­jes ya tam­bién de­ben uti­li­zar uni­da­des eléc­tri­cas.

“Los au­tos eléc­tri­cos de­fi­ni­ti­va­men­te pue­den re­du­cir el rui­do”, di­jo Tao Liu, di­rec­tor de Clo­cell Corp., una com­pa­ñía que creó un ma­pa de so­ni­do del tran­si­ta­do dis­tri­to Fu­tian, de Shenz­hen, pa­ra ayu­dar al go­bierno a ata­car la con­ta­mi­na­ción au­di­ti­va.

Qui­zás el mo­men­to más sig­ni­fi­ca­ti­vo del cam­bio de Shenz­hen ha­cia el si­len­cio lle­gó en 2003, cuan­do la ciu­dad co­men­zó a prohi­bir mo­to­ci­cle­tas con ga­so­li­na. Al al­ba de la prohi­bi­ción, se vol­vie­ron po­pu­la­res las bi­cis eléc­tri­cas, que los con­duc­to­res po­dían usar sin li­cen­cia pa­ra tras­la­dar­se. Pe­ro al ser tan si­len­cio­sas se con­vir­tie­ron en una ame­na­za, ya que los con­duc­to­res des­obe­de­cían las le­yes de trán­si­to y atro­pe­lla­ban a pea­to­nes. Con el tiem­po, las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les las prohi­bie­ron y me­dio mi­llón ter­mi­nó en un enor­me ver­te­de­ro. In­clu­so des­pués de la lim­pie­za, mu­chas han lo­gra­do vol­ver a las ca­lles.

Shenz­hen tam­bién ofre­ce evi­den­cia de que la lim­pie­za ur­ba­na tie­ne sus lí­mi­tes. La plan­ta de car­bón Ma­wan, aun­que fue una de las pri­me­ras en uti­li­zar agua ma­ri­na pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes de dió­xi­do de azu­fre, es­tá ubi­ca­da en un ba­rrio al al­za cer­ca de pa­ra­das de ca­mio­nes eléc­tri­cos. Es el re­cor­da­to­rio de que dos ter­ce­ras par­tes de la elec­tri­ci­dad de Chi­na vie­ne del car­bón. To­dos esos eléc­tri­cos si­guen co­nec­ta­dos a una red su­cia y rui­do­sa.

El al­cal­de de Shenz­hen, Chen Ru­gui, ex­di­rec­tor del Par­ti­do Co­mu­nis­ta en Zhongs­han, tam­bién se con­cen­tra en el trá­fi­co, fuen­te de la con­ta­mi­na­ción au­di­ti­va, con el uso de al­ta vi­gi­lan­cia que lo ha­ce pa­re­cer más un es­ta­do es­pía or­we­lliano que una uto­pía ur­ba­na. El bu­ró de trán­si­to mu­ni­ci­pal tra­ba­ja con el gi­gan­te de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes Hua­wei Tech­no­lo­gies Co. pa­ra uti­li­zar big da­ta, re­co­no­ci­mien­to fa­cial y sen­so­res de vi­deo pa­ra li­diar con el trá­fi­co y los ac­ci­den­tes. La star­tup con se­de en Shan­gai, Ke­yGo Tech­no­lo­gies, usa un sis­te­ma de “cá­ma­ra acús­ti­ca” pa­ra en­fo­car­se en au­tos que to­can el cla­xon y que la po­li­cía pue­da ana­li­zar si la con­ta­mi­na­ción au­di­ti­va me­re­ce una mul­ta.

Tao, cu­ya com­pa­ñía ven­de ais­la­mien­to acús­ti­co, es­pe­ra que los eléc­tri­cos trai­gan la cal­ma, pe­ro no un si­len­cio ab­so­lu­to. Los eléc­tri­cos sí ha­cen rui­do, so­bre to­do cuan­do van rá­pi­do. Así que, men­cio­na Tao, los lu­jo­sos au­tos eléc­tri­cos pro­ba­ble­men­te no con­tri­bu­yan al si­guien­te pro­ble­ma acús­ti­co de Shenz­hen: ni­ños ri­cos or­ga­ni­zan­do ca­rre­ras ca­lle­je­ras en la ma­dru­ga­da. “Sal­drán a ma­ne­jar en la no­che y co­no­ces el so­ni­do”, di­ce Tao. “¡BruuuUUUuuum!”.

Tla­jo­mul­co de Zú­ñi­ga.

Ta­xis eléc­tri­cos BYD nue­vos lis­tos pa­ra usar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.