Diez co­sas que co­no­cí de Las Ve­gas has­ta que di­ri­gí una suite de 'high-ro­llers'

Un tiempo li­dian­do con clien­tes pre­mier en el Cosmopolitan re­ve­ló se­cre­tos que qui­zás no de­bie­ron sa­lir de Las Ve­gas. Ni mo­do.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - PURSUITS - Por Bran­don Pres­ser Ilus­tra­cio­nes:Zohar La­zar

En Las Ve­gas, un ban­co de are­na con­ver­ti­do en el co­ra­zón del ca­pi­ta­lis­mo, no hay me­jor si­nó­ni­mo de so­fis­ti­ca­ción que el Cosmopolitan.

Sus más de 20 sui­tes, co­no­ci­das co­mo Bou­le­vard Pent­hou­ses, son las ha­bi­ta­cio­nes más co­di­cia­das de la ciu­dad, en gran par­te por­que no tie­nen pre­cio. La úni­ca for­ma de en­trar es con in­vi­ta­ción, lo que sig­ni­fi­ca sa­car más de un mi­llón de dó­la­res (me­jor si son dos) en el Re­ser­ve, el casino privado del ho­tel de tres sa­las en el pi­so 75. Su ex­pe­rien­cia de jue­go es tan ex­clu­si­va que ni el en­can­to de Ja­mes Bond pu­do abrir­se pa­so por la puer­ta.

Cuan­do el ho­tel me ofre­ció un pues­to pa­ra aten­der a sus high-ro­llers en los pent­hou­ses, pa­san­do de ma­yor­do­mo a aten­der ba­rras y to­do en su ca­mino, apro­ve­ché la opor­tu­ni­dad.

Y des­pués de pasar to­do los fil­tros de se­gu­ri­dad, en­tré al reino se­cre­to del Re­ser­ve, en donde aten­dí los ca­pri­chos de los apos­ta­do­res con­si­de­ra­dos más ri­cos del mun­do. Pe­ro no lo hi­ce abrien­do bo­te­llas o cor­tan­do pu­ros, sino lim­pian­do mon­to­nes de fru­ta po­dri­da “de la suer­te” o en­tran­do a ha­bi­ta­cio­nes con clien­tes des­nu­dos.

¿Crees que lo que pa­sa en Las Ve­gas se que­da en Las Ve­gas? No es­ta vez…

① EL PE­CA­DO DE LA CIU­DAD DEL PE­CA­DO

Hay una del­ga­da lí­nea en­tre per­mi­tir que los apos­ta­do­res se ha­gan car­go de la ca­sa y cum­plir con to­dos sus vi­cios re­la­cio­na­dos al jue­go. “Es una zo­na li­bre de juicios”, ex­pli­ca Les­lie Sa­do­via, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de mar­ke­ting na­cio­nal del casino del Cosmopolitan. “La gen­te pue­de lle­gar y com­por­tar­se de for­ma ex­tre­ma y no les di­re­mos que no”.

Al­gu­nos gran­des de­rro­cha­do­res lo lle­van al lí­mi­te. Un clien­te fre­cuen­te pre­fie­re la suite con una ha­ma­ca de chin­chi­lla; se sa­be que se re­vuel­ca en ella des­nu­do, es­pe­ran­do que lo en­cuen­tre un ma­yor­do­mo. Otro, un re­co­no­ci­do bas­quet­bo­lis­ta, dis­fru­ta el sexo pre­vio a ir­se mien­tras los ma­yor­do­mos em­pa­can con fas­ti­dio sus ma­le­tas. Y una de las vi­si­tan­tes más vie­jas, tam­bién una apos­ta­do­ra, se ha ga­na­do una co­lo­ri­da repu­tación por desechar abri­gos de piel y ha­cer be­rrin­ches en la sa­la de jue­gos cuan­do su suer­te de­cae. Su otro pa­sa­tiem­po fa­vo­ri­to: pe­dir­le a los ma­yor­do­mos que se pon­gan pi­ya­ma, se me­tan en la cama con ella y le lean cuen­tos. Es po­co pro­ba­ble que te co­rran por es­tos in­ci­den­tes, aun­que de for­ma pe­rió­di­ca el staff re­ci­be pe­que­ñas amo­nes­ta­cio­nes.

Hay un há­bi­to que incluso los clien­tes más mi­ma­dos tien­den a evi­tar: be­ber has­ta el des­co­no­ci­mien­to. Des­pués de to­do, cuan­do jue­gas a es­te ni­vel es im­por­tan­te man­te­ner­te aler­ta.

② CÓ­MO GANÁRTELOS DES­DE EL “HO­LA”

¿Ubi­cas el fru­te­ro que con fre­cuen­cia te es­pe­ra cuan­do lle­gas a un ho­tel de lu­jo? En una suite Bou­le­vard Pent­hou­se el va­lor de tu de­ta­lle de bienvenida ron­da los mi­les, o de­ce­nas de mi­les, de dó­la­res.

A ve­ces los re­ga­los de bienvenida pue­den in­cluir inusua­les pie­zas de ar­te o Cha­nel vin­ta­ge; el ho­tel incluso ha con­tra­ta­do a un cho­co­la­tier pa­ra crear esculturas co­mes­ti­bles ins­pi­ra­das en la cuen­ta de Instagram del clien­te. Pe­ro el al­cohol es, por mu­cho, la op­ción más po­pu­lar.

③ APUES­TA AL­TAS, GUS­TOS BA­JOS

Los gran­des apos­ta­do­res exi­gen sus mar­cas fa­vo­ri­tas de he­la­do, has­ta cuán­tos mi­nu­tos exac­ta­men­te de­ben her­vir­se sus hue­vos du­ros. Una vez vi es­ta di­ver­ti­da in­di­ca­ción: “La clien­te con­fun­de el que­so ched­dar con el ame­ri­cano, así que cuan­do pi­de ame­ri­cano, llé­ven­le ched­dar, pe­ro dí­gan­le que es ame­ri­cano”.

Lo que me lle­va a los mi­nu­cio­sos gus­tos de room ser­vi­ce de los in­vi­ta­dos. Los pe­di­dos es­tán­dar va­rían de ju­gos ver­des a ma­ris­cos fres­cos es­co­gi­dos vía we­bcam del acua­rio privado del casino. Las pe­ti­cio­nes fue­ra de la pro­pie­dad, que tie­nen un cos­to por ser­vi­cio de 25 dó­la­res la ho­ra, son co­mu­nes y con fre­cuen­cia man­dan a ma­yor­do­mos a lu­ga­res tan gla­mo­ro­sos co­mo In-N-Out y Tar­get. Kim Mantle, jefa de ser­vi­cios de ma­yor­do­mía del Cosmopolitan, afir­ma que ha­ce dos o tres via­jes a la se­ma­na al su­per­mer­ca­do pa­ra bus­car ar­tícu­los di­ver­sos; en mi pe­rio­do ahí, la lis­ta de com­pras in­cluía 10 ca­jas de Mal­te­sers (el cho­co­la­te bri­tá­ni­co) y va­rios vi­deo­jue­gos pa­ra Pla­yS­ta­tion 4.

Tam­bién se ha­cen via­jes fre­cuen­tes al 99 Ranch Mar­ket de Chi­na­town y T&T Gin­seng, im­pe­rios que ven­den una mez­cla de tés y hier­bas ra­ras y, lo más ex­tra­ño de to­do, gu­sa­nos cordy­ceps. ¿No los co­no­ces? Son una es­pe­cie de hon­go que co­me oru­gas que se piz­can a mano en el Hi­ma­la­ya y a ve­ces se usan co­mo Via­gra. Li­te­ral­men­te va­len su pe­so en oro.

⑤ PE­TI­CIO­NES EXÓ­TI­CAS…

Co­mo un ho­tel ami­ga­ble a los ani­ma­les, el Cosmopolitan re­ci­be pe­ti­cio­nes pa­ra mas­co­tas. Los ma­yor­do­mos sa­can a sch­nau­zers al pa­seo de pe­rros privado, van a Pet­co por camas y co­rreas, y ha­cen pe­di­dos cu­li­na­rios pa­ra fes­ti­nes gour­met ca­ni­nos. Pe­ro los pe­rros no son los únicos con­sen­ti­dos en Ve­gas. Un pe­tau­ro del azú­car, o ar­di­lla vo­la­do­ra, mal por­ta­da se lle­va el pre­mio del ani­mal in­vi­ta­do más raro, aun­que las ví­bo­ras noc­tur­nas que ne­ce­si­tan de­ce­nas de cor­ti­nas blac­kout pue­den ser las de ma­yor man­te­ni­mien­to.

En mi turno, fue­ron más de mil 100 dó­la­res en li­cor: una botella de whisky Ya­ma­za­ki y Ma­ca­llan (“Un set muy bá­si­co pa­ra un apos­ta­dor”, me di­jo un co­le­ga). A ve­ces, son bo­te­llas de vino de 14 mil dó­la­res de la bo­de­ga Roths­child. Una pe­ti­ción mu­cho más co­mún es el co­ñac Louis XIII de 4 mil 300 dó­la­res por botella; un apos­ta­dor in­sis­tió tan­to en te­ner va­rias bo­te­llas sin abrir en el cuar­to, que el equi­po co­men­zó a gra­bar su nom­bre en ellas pa­ra evi­tar que las re­ven­die­ra.

Las co­sas se en­lo­que­cen aún más cuan­do las pe­ti­cio­nes ron­dan a cria­tu­ras sal­va­jes. Una vez, al­guien pi­dió que se vis­tie­ra a un mono con uni­for­me de ma­yor­do­mo so­lo con el úni­co fin de que hi­cie­ra check-in al clien­te. Las exi­gen­cias ebrias pa­ra ani­ma­les de zoo­ló­gi­co han va­ria­do de lla­mas a ti­gres; la úl­ti­ma era ne­ce­sa­ria pa­ra, sin bro­ma, re­crear la fa­mo­sa es­ce­na de ¿Qué pa­só ayer? Lás­ti­ma que no pu­die­ron cum­plir esos de­seos de­bi­do a las le­yes con­tra cruel­dad ani­mal… y sen­ti­do co­mún.

④ LAS PÉR­DI­DAS Y GA­NAN­CIAS PUE­DEN LLE­GAR A IGUA­LAR EL PIB DE UN PAÍS PE­QUE­ÑO

Cuan­do un de­rro­cha­dor es­tá lis­to pa­ra apos­tar más de 2 millones de dó­la­res, Brian Be­no­witz, vi­ce­pre­si­den­te de ope­ra­cio­nes del Cosmopolitan, pue­de abrir el Re­ser­ve, mon­tar­lo con los jue­gos fa­vo­ri­tos de los clien­tes y con to­dos los em­plea­dos, en 25 mi­nu­tos.

Aquí, el Bac­ca­rat es el jue­go pre­di­lec­to. Lo co­no­cen más de 50 por cien­to de los hués­pe­des asiá­ti­cos del Re­ser­ve y lo jue­gan en Ma­cao. El Cosmopolitan fo­men­ta el jue­go. A ma­yor ries­go, ma­yor pre­mio.

La ma­yor apues­ta en Bac­ca­rat fue de 300 mil dó­la­res por mano por un za­pa­to en­te­ro, o sea ocho ba­ra­jas que se jue­gan en 60 manos en 60 mi­nu­tos, en dos me­sas si­mul­tá­nea­men­te. Son apues­tas de 600 mil dó­la­res por mi­nu­to, o 36 millones de dó­la­res por ho­ra (eso ca­si igua­la el PIB de 2017 de Tu­va­lu, de 40 millones de dó­la­res). “Nun­ca he vis­to al­go así”, afir­ma Be­now­tiz. “Hu­bo al­ti­ba­jos, pe­ro a la lar­ga ga­nó el casino”.

La ma­yor vic­to­ria de un clien­te que vio Be­no­witz su­mó 30 millones de dó­la­res en un fin de se­ma­na, pe­ro fue an­tes de tra­ba­jar en el casino. Ya ahí, vio a un ju­ga­dor lle­gar a 6 millones de dó­la­res con Sin­gle Ze­ro y per­der has­ta 7 millones.

Tam­bién hay gas­tos ex­ce­si­vos le­jos de las me­sas. “He­mos vis­to mul­ti­mi­llo­na­rios aca­bar­se la cham­pa­ña del Cosmopolitan, que son millones de dó­la­res en al­cohol, so­lo por­que pue­den”, agre­gó Be­no­witz.

⑥ HAY CO­SAS FUE­RA DEL LÍ­MI­TE, AÚN EN LA CIU­DAD DEL PE­CA­DO

En la ca­te­go­ría de exi­gen­cias que no pue­den cum­plir­se: pros­ti­tu­tas. Exis­te la idea erró­nea de que las se­xo­ser­vi­do­ras son le­ga­les en Las Ve­gas. Aun­que es­tá per­mi­ti­do en el res­to de Ne­va­da, el con­da­do Clark, en el que es­tá asen­ta­da la ciu­dad, lo prohí­be. Sin em­bar­go, las pe­ti­cio­nes su­ti­les lle­gan una vez a la se­ma­na: “¿Me pue­des pre­sen­tar a al­guien?”.

Las pe­ti­cio­nes de dro­gas, por lo re­gu­lar co­caí­na, tam­bién son se­ma­na­les y res­pon­di­das con un con­tun­den­te “no” (Al me­nos, cla­ro, que los ma­yor­do­mos vean una re­ce­ta vá­li­da). Incluso se nie­ga la ca­na­li­za­ción a los dis­pen­sa­rios de ma­rihua­na le­ga­les en Ne­va­da, por­que el ho­tel ope­ra ba­jo nor­mas fe­de­ra­les de casino que es­tric­ta­men­te prohí­ben su con­su­mo.

⑦ COR­TE­JAR A LA SUER­TE CON UNA DO­SIS DE SU­PERS­TI­CIÓN

En­tre los high-ro­llers, las su­pers­ti­cio­nes pue­den ser has­ta ab­sur­das. Al­gu­nos mi­llo­na­rios dor­mi­rán en el si­llón por­que creen que una cama con ca­be­ce­ra trae ma­la suer­te. Otros se ro­dean de cí­tri­cos, con fre­cuen­cia con ho­yos pa­ra “desatar la suer­te”, con naranjas y li­mo­nes por la suite mien­tras se pu­dren cuan­do la es­ta­día es lar­ga. Pe­ro se po­ne más raro. Al­gu­nos tie­nen fo­bia de que ti­ren que ellos de­ja­ron en sus ha­bi­ta­cio­nes. Cla­ro que hay ca­pri­chos personales, por ejem­plo, un clien­te pi­de va­so tras va­so de whisky en las ro­cas cuan­do jue­ga, no pa­ra be­ber­lo, sino pa­ra hu­me­de­cer una pe­que­ña “bol­sa me­di­ci­nal” que cuel­ga de su cue­llo. Has­ta la fe­cha na­die sa­be qué es.

⑨ PRO­PI­NA QUE IN­CLI­NA LA BA­LAN­ZA

Apues­tas mi­llo­na­rias lle­gan con pro­pi­nas mi­llo­na­rias. Un clien­te pro­me­dio de­ja un fin de se­ma­na has­ta 500 dó­la­res. Sin em­bar­go, el ré­cord fue de 40 mil dó­la­res por dos días de ser­vi­cio. Co­mo otras pro­pi­nas, se di­vi­dió en­tre los ma­yor­do­mos; sin em­bar­go, no son ellos los que re­ci­ben las pro­pi­nas más al­tas. Tra­ba­jar en el casino es muy co­di­cia­do por­que sus ju­ga­do­res re­gu­lar­men­te ha­cen apues­tas pa­ra dar­le al dea­ler las ga­nan­cias co­mo pro­pi­na. La ma­yor apues­ta de ese ti­po le ha­bría de­ja­do 300 mil al dea­ler, de ha­ber­la ga­na­do.

⑧ AN­FI­TRIO­NES EX­CLU­SI­VOS

Los clien­tes del Bou­le­vard Pent­hou­se son con­sen­ti­dos por dos le­gio­nes de em­plea­dos: ma­yor­do­mos y an­fi­trio­nes. Los se­gun­dos son co­mo me­jo­res ami­gos hí­bri­dos que coope­ran con clien­tes y casino; ex­tien­den lí­neas de crédito mi­llo­na­rias li­bres de in­tere­ses y se en­te­ran cuán­to quieren apos­tar los ju­ga­do­res y qué tan li­bres de ries­go es­tán.

Ca­da uno de los 25 an­fi­trio­nes del Cosmopolitan cui­da un por­ta­fo­lio de en­tre 300 y 500 clien­tes que han de­mos­tra­do que son pro­pen­sos a ju­gar fuer­te. Ca­si to­dos son hom­bres y son des­de mi­llen­nials has­ta sep­tua­ge­na­rios.

So­lo de 15 a 20 de los contactos de un an­fi­trión son con­si­de­ra­dos “me­re­ce­do­res” de una in­vi­ta­ción abier­ta a los Bou­le­vard Pent­hou­ses, y ad­mi­nis­trar esa lis­ta es una ta­rea im­por­tan­te, ya que un pent­hou­se in­vi­ta ba­jo las ba­ses de “cuan­do quieras”, más que pa­ra una fe­cha o épo­ca en par­ti­cu­lar. Por lo tan­to, no sor­pren­de que los an­fi­trio­nes se in­ser­ten en las vidas pri­va­das de los clien­tes y sean in­vi­ta­dos a even­tos so­cia­les.

Pa­ra ello, pue­den echar mano de las ar­cas del casino y com­prar re­ga­los que fo­men­ten los la­zos, ex­pli­ca Kelly Van Aken, vi­ce­pre­si­den­ta de mar­ke­ting na­cio­nal. Pue­de ser des­de una botella de vino has­ta una bol­sa Bir­kin de 18 mil dó­la­res.

⑩ HUR­TO NO TAN ME­NOR

¿Ubi­cas la bó­ve­da en el Be­lla­gio que Cloo­ney y su pan­di­lla va­cia­ron en Ocean’s 11? No exis­te tal co­sa. Los ca­si­nos rá­pi­da­men­te mue­ven sus ac­ti­vos. La ma­yo­ría de los de­lin­cuen­tes son ra­te­ri­llos. Tram­po­sos, real­men­te o clien­tes que apues­tan po­co. Se­gún Be­no­witz, cer­ca de 10 mil per­so­nas pa­san por el Cosmopolitan ca­da día y de 5 a 10 por cien­to de ellos se que­dan a apos­tar. ¿Cuán­tos in­ten­tan ha­cer tram­pa? Co­mo uno de ca­da 200. Los high-ro­llers lle­van es­to a otro ni­vel.

“Cuan­do un clien­te pier­de un mi­llón de dó­la­res en el casino, quieren su mi­llón de dó­la­res de vuel­ta”, ex­pli­ca Mantle, quien cuen­ta los ar­tícu­los ro­ba­dos to­dos los días. Obras de ar­te, co­ber­to­res e incluso bás­cu­las de ba­ño: to­dos des­apa­re­ci­dos. ¿Los ar­tícu­los de ba­ño Ori­be de ta­ma­ño gran­de? Ro­ba­dos por mon­to­nes. Pe­ro al­gu­nos clien­tes son par­ti­cu­lar­men­te des­ca­ra­dos y pi­den a los ma­yor­do­mos lle­nar ma­le­tas con ar­tícu­los de su suite.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.