○ Más allá del re­sul­ta­do de la con­sul­ta por el nue­vo ae­ro­puer­to, el go­bierno de AMLO ya tie­ne un pro­ble­ma en­tre ma­nos.

Cual­quie­ra que sea el re­sul­ta­do de la con­sul­ta pa­ra de­fi­nir el fu­tu­ro del pro­yec­to, el go­bierno de AMLO ten­drá en sus ma­nos un con­flic­to.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Por En­ri­que Quin­ta­na

En­ri­que Pe­ña Nie­to es­ta­ba en la cús­pi­de de su po­der. Ha­bía pro­ce­sa­do la re­for­ma ener­gé­ti­ca y lo­gró un cam­bio cons­ti­tu­cio­nal que mu­chos pen­sa­ron que era im­po­si­ble por el sim­bo­lis­mo que re­pre­sen­ta­ba pa­ra Mé­xi­co el te­ma pe­tro­le­ro.

En ese con­tex­to, el 1 de sep­tiem­bre de 2014, en el mar­co de su Se­gun­do Informe de Go­bierno, dio a co­no­cer que se cons­trui­ría un nue­vo ae­ro­puer­to en el Va­lle de Mé­xi­co, que ha­bría de ser edi­fi­ca­do en el mu­ni­ci­pio de Tex­co­co.

En reali­dad, el pro­yec­to ve­nía ges­tán­do­se des­de el se­xe­nio de Cal­de­rón, tras el in­ten­to fa­lli­do de lan­zar es­te pro­yec­to por par­te de Vi­cen­te Fox en 2001.

Co­mo el pro­ble­ma cen­tral con el que se ato­ró Fox fue la tie­rra, en la ad­mi­nis­tra­ción de Cal­de­rón man­tu­vie­ron la idea de te­ner una lo­ca­li­za­ción cer­ca­na a la del pro­yec­to de 2001, pe­ro en una zo­na en la que no hu­bie­ra ese con­flic­to.

Así arran­có en el go­bierno la com­pra de te­rre­nos y la habilitación de tie­rras fe­de­ra­les.

Uno de los funcionarios res­pon­sa­bles del pro­yec­to me co­men­tó que la úni­ca ra­zón por la que Cal­de­rón no ini­ció el ae­ro­puer­to fue por­que, por su mag­ni­tud y du­ra­ción, per­ci­bía que de­bía abor­dar­lo un go­bierno en­tran­te y no uno sa­lien­te.

“Les de­ja­mos la me­sa pues­ta pa­ra que lo arran­ca­ran en la pri­me­ra par­te del go­bierno”, di­jo.

Y así fue. El pro­yec­to ar­qui­tec­tó­ni­co asig­na­do fue el de Fer­nan­do Ro­me­ro y Nor­man Fos­ter, el afa­ma­do ar­qui­tec­to in­glés.

To­do pa­re­cía ca­mi­nar sin pro­ble­mas du­ran­te los pri­me­ros me­ses del pro­yec­to, has­ta que el 4 de no­viem­bre de 2015, Andrés Ma­nuel López Obra­dor, en­ton­ces lí­der del nue­vo par­ti­do Mo­re­na, que se co­lo­có co­mo la cuar­ta fuer­za po­lí­ti­ca del país en las elec­cio­nes de aquel año, pre­sen­tó ob­je­cio­nes al pro­yec­to anun­cia­do y pro­pu­so una op­ción: cons­truir un nue­vo ae­ro­puer­to en San­ta Lu­cía, que ope­ra­ría a la par del ae­ro­puer­to ac­tual.

La idea vino ori­gi­nal­men­te de un in­ge­nie­ro agró­no­mo, Ser­gio Sa­ma­nie­go, quien la com­par­tió con Jo­sé Ma­ría Rio­bóo, qui­zás el cons­truc­tor de más con­fian­za de AMLO.

La au­to­ri­dad los es­cu­chó en una reunión el 13 de no­viem­bre de 2015 y los funcionarios de SCT des­es­ti­ma­ron rá­pi­da­men­te la pro­pues­ta por con­si­de­rar­la ae­ro­náu­ti­ca­men­te in­via­ble.

Le­jos es­ta­ban de pen­sar que el po­lí­ti­co que pro­mo­vía esa idea ha­bría de con­ver­tir­se en pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca a par­tir del 1 de di­ciem­bre de 2018.

Más allá de otras con­si­de­ra­cio­nes, la ra­zón del re­cha­zo al pro­yec­to de ope­rar si­mul­tá­nea­men­te dos ae­ro­puer­tos en la Ciu­dad de Mé­xi­co, te­nía que ver con la in­com­pa­ti­bi­li­dad ae­ro­náu­ti­ca, es de­cir, con la in­tro­mi­sión de las tra­yec­to­rias de apro­xi­ma­ción en ca­so de una ope­ra­ción co­mer­cial que exi­ja una al­ta in­ten­si­dad de mo­vi­mien­tos de des­pe­gues y ate­rri­za­jes.

Sin em­bar­go, el triun­fo elec­to­ral de AMLO cam­bió to­do. Aun­que du­ran­te la cam­pa­ña ex­pre­só en di­ver­sas oca­sio­nes que al ga­nar can­ce­la­ría el pro­yec­to de Tex­co­co y lan­za­ría el

de San­ta Lu­cía, tras el triun­fo, ma­ti­zó su de­ci­sión y mar­có un pro­ce­so en el que ha­bría una dis­cu­sión pú­bli­ca res­pec­to a los dos pro­yec­tos y lue­go una con­sul­ta que ha­bría de de­ter­mi­nar el sen­ti­do de la de­ci­sión.

El pa­sa­do 6 de agos­to, al re­unir­se con di­ver­sas agru­pa­cio­nes de in­ge­nie­ros, les pi­dió pú­bli­ca­men­te apo­yo pa­ra ha­cer un análisis de las dos pro­pues­tas.

Un mes des­pués, el 6 de sep­tiem­bre, las agru­pa­cio­nes de in­ge­nie­ros que fue­ron con­vo­ca­das dieron su dic­ta­men se­ña­lan­do que pe­se al re­co­no­ci­mien­to de al­gu­nos pro­ble­mas pa­ra el pro­yec­to de Tex­co­co, era una me­jor op­ción que San­ta Lu­cía.

Di­ver­sos me­dios y ca­sas en­cues­ta­do­ras rea­li­za­ron son­deos pa­ra co­no­cer la in­cli­na­ción de la opi­nión pú­bli­ca. En la más re­cien­te de El Fi­nan­cie­ro, el 62 por cien­to es­tu­vo a fa­vor de con­ti­nuar la cons­truc­ción en Tex­co­co y 25 por cien­to de mo­ver el pro­yec­to a San­ta Lu­cía.

Sin em­bar­go, al re­ve­lar­se que la for­ma de con­sul­tar no se­rá me­dian­te en­cues­tas sino a tra­vés de una con­sul­ta con ur­na y me­sas de re­cep­ción, se abre la puer­ta pa­ra que even­tual­men­te ga­ne la op­ción que res­pal­da el pro­yec­to de San­ta Lu­cía, al mar­gen del res­pal­do al pro­yec­to de Tex­co­co re­ve­la­do por las en­cues­tas.

Cuan­do fue Je­fe de Go­bierno del Dis­tri­to Fe­de­ral, López Obra­dor reali­zó va­rias con­sul­tas po­pu­la­res, sin em­bar­go, la ma­yo­ría de ellas las hi­zo a tra­vés de lla­ma­das te­le­fó­ni­cas.

So­lo en el ca­so de la con­sul­ta re­la­ti­va a la cons­truc­ción de los se­gun­dos pi­sos se ins­ta­la­ron ur­nas y me­sas de vo­ta­ción, en una con­sul­ta or­ga­ni­za­da por la au­to­ri­dad elec­to­ral lo­cal. La par­ti­ci­pa­ción fue de 754 mil per­so­nas.

La Fun­da­ción Arturo Ro­sen­blueth, ins­ti­tu­ción a la que se ha en­car­ga­do el re­cuen­to de los vo­tos por las op­cio­nes del ae­ro­puer­to, es­ti­ma que po­dría re­ci­bir has­ta 500 mil vo­tos pro­ce­den­tes de to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal.

Es­to re­pre­sen­ta el 0.6 por cien­to del pa­drón elec­to­ral.

Si el re­sul­ta­do del ejer­ci­cio de con­sul­ta se inclina por de­te­ner el pro­yec­to en Tex­co­co, se va a ge­ne­rar una cri­sis de con­fian­za res­pec­to al in­cum­pli­mien­to de con­tra­tos por par­te de las em­pre­sas que ya los tie­nen asig­na­dos.

El pro­pio equi­po de tran­si­ción ha es­ti­ma­do un cos­to de 120 mil mi­llo­nes de pe­sos, su­man­do la pér­di­da por lo ya cons­trui­do y los cas­ti­gos de­ri­va­dos de las cláu­su­las de in­cum­pli­mien­to.

Pe­ro esa ci­fra no con­tem­pla, por ejem­plo, el da­ño repu­tacio­nal pa­ra el go­bierno mexicano, que pue­de im­pli­car una can­ti­dad mu­cho más ele­va­da.

Si el re­sul­ta­do del ejer­ci­cio in­di­ca que ga­na la op­ción de Tex­co­co, el equi­po de tran­si­ción se va a en­fren­tar al re­cha­zo ac­ti­vo de di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes que ya han di­cho que si ga­na esa al­ter­na­ti­va en la con­sul­ta no van a re­co­no­cer el re­sul­ta­do.

Pa­re­cie­ra que, en cual­quie­ra de los dos es­ce­na­rios, el fu­tu­ro go­bierno de AMLO va a te­ner cos­tos fi­nan­cie­ros y po­lí­ti­cos.

El te­ma del nue­vo ae­ro­puer­to es­tá le­jos de ser sim­ple­men­te un asun­to de lo­ca­li­za­ción de un pro­yec­to im­por­tan­te de in­fraes­truc­tu­ra. Se tra­ta tam­bién de un asun­to em­ble­má­ti­co que pue­de ser al­ta­men­te in­di­ca­ti­vo del sen­ti­do que pue­de te­ner el go­bierno de López Obra­dor.

Una de las co­sas que pue­de in­di­car el re­sul­ta­do es lo que ocu­rre al in­te­rior del equi­po de tran­si­ción.

Exis­te la per­cep­ción de que en el seno del gru­po hay quie­nes es­tán es­pe­cial­men­te preo­cu­pa­dos por el im­pac­to que las de­ci­sio­nes del nue­vo go­bierno fe­de­ral pue­dan te­ner en los mercados in­ter­na­cio­na­les.

De por sí, el en­torno ex­terno, con ta­sas de in­te­rés al al­za, le po­ne di­fi­cul­ta­des adi­cio­na­les a la nue­va ad­mi­nis­tra­ción, co­mo pa­ra que ade­más, se in­vo­lu­cre rá­pi­da­men­te en con­flic­to con los mercados.

Esa cir­cuns­tan­cia po­dría ser po­ten­cial­men­te desas­tro­sa pa­ra el nue­vo go­bierno.

Sin em­bar­go, hay otro gru­po que pon­de­ra las cir­cuns­tan­cias de ma­ne­ra di­fe­ren­te y que pien­sa que lo que se­ría te­rri­ble pa­ra el nue­vo go­bierno es cho­car con gru­pos so­cia­les que se han opues­to al ae­ro­puer­to.

A ese gru­po, de­fi­ni­ti­va­men­te, no le im­por­tan de­ma­sia­do los im­pac­tos en los mercados.

El go­bierno de AMLO pro­ba­ble­men­te es­té ca­rac­te­ri­za­do por la ten­sión en­tre dos vi­sio­nes. Por esa ra­zón re­sul­ta tan im­por­tan­te el re­sul­ta­do de la dis­cu­sión res­pec­to al ae­ro­puer­to.

Al op­tar­se por la con­sul­ta con me­sas de vo­ta­ción co­mo me­ca­nis­mo de de­ci­sión, pa­re­cie­ra que, por lo pron­to, va ga­nan­do la co­rrien­te que quie­re echar pa­ra aba­jo el pro­yec­to en Tex­co­co, sin im­por­tar las con­se­cuen­cias que ha­ya.

Ve­re­mos el desen­la­ce en los si­guien­tes días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.