Ca­li­for­nia ten­drá pron­to una me­jor alerta sís­mi­ca.

Sha­keA­lert ayu­da­rá a los es­ta­dou­ni­den­ses a pre­ve­nir una gran tra­ge­dia.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Adam Po­pes­cu

Es­te ve­rano no so­lo ex­hi­bió la pro­me­sa de los va­rios sis­te­mas de avi­so de un sis­mo que sur­gie­ron en la cos­ta oes­te de Es­ta­dos Uni­dos, tam­bién los re­tos a los que se en­fren­tan. El 28 de agos­to, cuan­do un pe­que­ño sis­mo agi­tó La Ver­ne, un su­bur­bio ubi­ca­do en Los Án­ge­les, cien­tos de re­si­den­tes fue­ron no­ti­fi­ca­dos a tra­vés de una app en sus te­lé­fo­nos. Más le­jos del te­rre­mo­to, los an­ge­li­nos tu­vie­ron has­ta 10 se­gun­dos de ven­ta­ja. Más o me­nos a un ki­ló­me­tro del epi­cen­tro, Da­vid Loor, quien vi­ve en La Ver­ne, tu­vo so­lo dos. “No es mu­cho”, di­ce. “Pe­ro vi la alerta an­tes de que co­men­za­ra a tem­blar”.

Ese sis­mo no fue North­rid­ge: el sis­mo de mag­ni­tud 6.7 que ma­tó a 57 per­so­nas, le­sio­nó a más de 9 mil y de­jó unos 20 mil mi­llo­nes de dó­la­res en da­ños a la pro­pie­dad en 1994. Pe­ro el Ser­vi­cio Geo­ló­gi­co de Es­ta­dos Uni­dos (USGS, por sus si­glas en in­glés) afir­ma que hay 99.7 por cien­to de pro­ba­bi­li­dad de que un tem­blor de 6.7 o más gol­pee al­gu­na par­te de la cos­ta del Pa­cí­fi­co an­tes de que al­guien que sa­que hoy una hi­po­te­ca a 30 años ter­mi­ne de pa­gar­la. Jun­to a las uni­ver­si­da­des de Ca­li­for­nia, Ore­gon y Was­hing­ton, el USGS ha pa­sa­do 12 años tra­ba­jan­do en Sha­keA­lert, una red de 860 sis­mó­me­tros que ali­men­ta­rán un sis­te­ma de alerta com­pa­ra­ble con aque­llos en otros si­tios tec­tó­ni­ca­men­te com­pli­ca­dos.

El go­bierno fe­de­ral hi­zo una in­ver­sión de 38 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra ha­cer Sha­keA­lert y así fi­nan­ciar gas­tos de ope­ra­ción por 16 mi­llo­nes de dó­la­res al año. Se tie­ne pla­nea­do que el sis­te­ma fun­cio­ne pa­ra los pró­xi­mos me­ses. Mien­tras tan­to, el USGS ha de­pen­di­do tan­to en agen­cias del go­bierno co­mo com­pa­ñías pri­va­das pa­ra ave­ri­guar có­mo dar­le a per­so­nas co­mo Loor más de 2 se­gun­dos. “Si sa­bes que vie­ne un sis­mo fuer­te, pue­des pre­pa­rar­te pa­ra el im­pac­to”, afir­ma Bob de Groot, quien di­ri­ge el desa­rro­llo de Sha­keA­lert en USGS. “Mu­cha gen­te no mo­ri­rá in­ne­ce­sa­ria­men­te”.

La idea tras Sha­keA­lert es bas­tan­te sen­ci­lla; Japón y Mé­xi­co han im­ple­men­ta­do sis­te­mas si­mi­la­res des­de la dé­ca­da de 1990. En cuan­to los sis­mó­me­tros de Sha­keA­lert de­tec­ten un tem­blor de 5.0 o más, el sis­te­ma de­ter­mi­na qué área se­rá afec­ta­da y en­vía una alerta a tra­vés del sis­te­ma de emer­gen­cia inalám­bri­ca de la Agen­cia Fe­de­ral pa­ra el Ma­ne­jo de Emer­gen­cias (FE­MA, por sus si­glas en in­glés).

Sha­keA­lert ge­ne­ra el men­sa­je a FE­MA en 5 se­gun­dos y lue­go lo re­pli­ca en 3 a 7 se­gun­dos más. Pe­ro eso ya es mu­cho tiem­po du­ran­te un tem­blor y los ope­ra­do­res inalám­bri­cos uti­li­za­dos pa­ra trans­mi­tir las aler­tas de FE­MA agre­gan 10 se­gun­dos más de re­tra­so, ya sea que el men­sa­je se trans­mi­ta vía SMS o una app, se­gún De Groot.

Pa­ra ace­le­rar la trans­mi­sión, Sha­keA­lert adop­ta una es­tra­te­gia su­ma­men­te in­te­gral. Más de dos de­ce­nas de gru­pos pú­bli­cos y pri­va­dos es­tán in­vo­lu­cra­dos en pro­gra­mas pi­lo­tos a lo lar­go de la cos­ta, in­clui­do el sis­te­ma del Trans­por­te Rá­pi­do del Área de la Bahía, un pu­ña­do de es­cue­las pú­bli­cas de Los Án­ge­les, el Cen­tro Mé­di­co Hos­pi­tal North­rid­ge y NBCU­ni­ver­sal Me­dia LLC.

En don­de es po­si­ble, sa­can de la ecua­ción las trans­mi­sio­nes inalám­bri­cas. RH2 En­gi­nee­ring Inc. ca­blea vál­vu­las de tan­ques de agua de Pa­ci­fic North­west pa­ra que se cie­rren cuan­do re­ci­ban aler­tas del sis­te­ma FE­MA. La com­pa­ñía de co­mu­ni­ca­cio­nes Ever­brid­ge Inc. tra­ba­ja en con­jun­to con el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Ca­li­for­nia y otras es­cue­las pa­ra en­viar lla­ma­das, emails y aler­tas de apps den­tro de sus cam­pus.

Early War­ning Labs LLC, la star­tup que hi­zo Qua­keA­lert, la app que uti­li­za Loor, mo­der­ni­za los me­tros y tre­nes de Los Án­ge­les pa­ra que se cie­rren au­to­má­ti­ca­men­te cuan­do se de­tec­te un sis­mo fuer­te. Tam­bién se unió con John­son Con­trols, un pro­duc­tor de uni­da­des de ca­le­fac­ción y otro equi­po de cons­truc­ción, pa­ra agre­gar sis­te­mas de alerta a edi­fi­cios co­mer­cia­les y ha co­men­za­do a co­lo­car aler­tas sís­mi­cas en sis­te­mas de me­ga­fo­nía, si­mi­la­res a los de la Ciu­dad de Mé­xi­co, en cen­tros co­mer­cia­les, bi­blio­te­cas y con­do­mi­nios en el área de Los Án­ge­les.

El fun­da­dor de Early War­ning, un hombre lla­ma­do Jos­hua Bas­hioum, quien es un exins­truc­tor de bús­que­da y res­ca­te de FE­MA, ase­gu­ra que su equi­po de ocho per­so­nas tra­ba­ja en de­to­nan­tes pa­ra abrir re­jas y puer­tas, y de­te­ner los ele­va­do­res.

La ciu­dad de Los Án­ge­les tam­bién con­tra­tó a AT&T Inc. pa­ra crear una app que uti­li­ce da­tos de Sha­keA­lert pa­ra en­viar no­ti­fi­ca­cio­nes a los 48 mil em­plea­dos mu­ni­ci­pa­les. El ob­je­ti­vo es que to­dos usen la app pa­ra fi­na­les de año.

AT&T se ne­gó a co­men­tar so­bre los re­tra­sos al trans­mi­tir la alerta a tra­vés de su red, pe­ro se­ña­la que hay pla­nes pa­ra ex­pan­dir la app a va­rias ciu­da­des. Una quin­ta ge­ne­ra­ción de red inalám­bri­ca po­dría ser la so­lu­ción al pro­ble­ma del re­tra­so, pe­ro los ser­vi­cios y es­tán­da­res con­fia­bles de 5G es­tán aún muy le­jos.

Por aho­ra, la cos­ta oes­te de­pen­de de lo que tie­ne. To­do Ca­li­for­nia ten­drá al­gu­na for­ma de cobertura pa­ra cuan­do Sha­keA­lert es­té dis­po­ni­ble pú­bli­ca­men­te, apun­ta De Groot. A cor­to pla­zo, los pro­gra­mas pi­lo­tos po­drán re­du­cir en más de la mi­tad el re­tra­so agre­ga­do por las no­ti­fi­ca­cio­nes inalám­bri­cas. “Has­ta aho­ra, na­da es su­fi­cien­te­men­te rá­pi­do pa­ra efi­cien­tar la alerta en to­da la ciu­dad”, di­ce De Groot. “Pa­ra cuan­do re­ci­bes una alerta, ya po­drías es­tar en el sis­mo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.