La ma­ri­gua­na y el crip­to pa­re­cen la bur­bu­ja per­fec­ta

○ Los fon­dos in­de­xa­dos y la in­ver­sión au­to­ma­ti­za­da to­ma­ron el mer­ca­do ac­cio­na­rio, pe­ro la psi­co­lo­gía de las bur­bu­jas es fuer­te.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - FINANZAS - — Joe Wei­sent­hal

El eco­no­mis­ta John May­nard Key­nes di­jo al­gu­na vez: “El jue­go de los in­ver­sio­nis­tas pro­fe­sio­na­les es in­to­le­ra­ble­men­te abu­rri­do y de­ma­sia­do exi­gen­te pa­ra cual­quie­ra que es­té com­ple­ta­men­te li­bre del ins­tin­to de ju­ga­dor; en tan­to que quien lo po­see ha de pa­gar el co­rres­pon­dien­te tri­bu­to por es­ta in­cli­na­ción".

Des­de la cri­sis, el men­sa­je pa­ra los in­ver­sio­nis­tas ha si­do abra­zar el es­ti­lo "in­to­le­ra­ble­men­te abu­rri­do": los fon­dos in­de­xa­dos. Ree­qui­li­bra. Di­ver­si­fi­ca. Ree­qui­li­bra de nue­vo. Re­du­ce tus co­mi­sio­nes. Y no seas tan ton­to co­mo pa­ra pen­sar que tú, en ca­sa, pue­des ga­nar si se­lec­cio­nas ac­cio­nes in­di­vi­dua­les.

A los in­ver­sio­nis­tas que han in­ter­na­li­za­do el men­sa­je les ha ido bien en años pos­te­rio­res a la cri­sis, en un mer­ca­do al­cis­ta lar­go, cons­tan­te y abu­rri­do.

Pe­ro el ins­tin­to de ju­ga­dor so­lo pue­de re­pri­mir­se por un tiem­po. Úl­ti­ma­men­te he­mos vis­to la apa­ri­ción de nue­vas bur­bu­jas. Y sí, ha­bla­mos de las crip­to­mo­ne­das y el can­na­bis. La sal­va­je es­ca­la­da bursátil del pro­duc­tor de ma­ri­gua­na Til­ray Inc. en sep­tiem­bre se pa­re­cía mu­cho a la fie­bre del bit­coin del año pa­sa­do. A pe­sar de sus di­fe­ren­tes ca­mi­nos, las bur­bu­jas del crip­to y del can­na­bis son her­ma­nas in­dis­cu­ti­bles. Si re­vi­sas las pá­gi­nas de Red­dit de­di­ca­das al bit­coin, al can­na­bis o al tra­ding, po­drás ver las coin­ci­den­cias y si­mi­li­tu­des de las co­mu­ni­da­des. Se­gún TD Ame­ri­tra­de Inc., quie­nes más ne­go­cian las ac­cio­nes de la ma­ri­gua­na son hom­bres de la ge­ne­ra­ción mi­llen­nial. Lo mis­mo pa­sa con las crip­to­mo­ne­das.

Pa­ra com­pren­der es­tas bur­bu­jas, es útil com­pa­rar­las y con­tras­tar­las con los años no­ven­ta. La gen­te la lla­ma la bur­bu­ja pun­to­com, pe­ro fue mu­cho más que eso. Fue una ola de op­ti­mis­mo. La gen­te creía que la paz lle­ga­ría a Me­dio Oriente, que el in­gre­so de Chi­na a la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio co­men­za­ría una inevi­ta­ble tran­si­ción ha­cia la li­ber­tad y la de­mo­cra­cia, y que el Seg­way re­vo­lu­cio­na­ría la mo­vi­li­dad en las ciu­da­des. Las per­so­nas no se li­mi­ta­ban a acu­mu­lar ac­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, in­ver­tían en to­do. Otro seg­men­to eran las com­pa­ñías de cel­das de com­bus­ti­ble y los es­pe­cu­la­do­res apos­ta­ban por una in­mi­nen­te era de vehícu­los no con­ta­mi­nan­tes.

El úl­ti­mo em­ble­ma de la bur­bu­ja pun­to­com no fue el tí­te­re mas­co­ta de Pets.com, la predicción de Henry Blod­get so­bre Ama­zon o la fu­sión de AOL y Ti­me War­ner. El úl­ti­mo em­ble­ma fue una de las lla­ma­das “penny stock”, una com­pa­ñía que co­ti­za­ba en el ran­go de los cen­ta­vos, lla­ma­da Uni­pri­me Ca­pi­tal Ac­cep­tan­ce, pro­pie­ta­ria de un con­ce­sio­na­rio de au­tos en Las Ve­gas. En 1999, Uni­pri­me pu­bli­có un co­mu­ni­ca­do afir­man­do que ha­bía des­cu­bier­to una cu­ra pa­ra el SI­DA. Por su­pues­to, la gen­te era es­cép­ti­ca, pe­ro eran los no­ven­ta y cual­quier co­sa pa­re­cía po­si­ble... tal vez uno de sus em­plea­dos real­men­te ha­bía en­con­tra­do una cu­ra pa­ra la te­rri­ble en­fer­me­dad. La ac­ción se dis­pa­ró. ¿El desen­la­ce?, no ha­bía una cu­ra pa­ra el SI­DA y el pre­si­den­te de la com­pa­ñía fue arres­ta­do por fraude.

Aho­ra con­tras­te­mos es­to con la crip­to­mo­ne­da. Es­te mer­ca­do na­ce del pe­si­mis­mo y la desconfianza. Sur­gió ha­ce una dé­ca­da, mien­tras el mun­do co­lap­sa­ba. En el có­di­go que ori­gi­nó el bit­coin, co­no­ci­do co­mo el blo­que gé­ne­sis, su crea­dor ba­jo el seu­dó­ni­mo de Sa­tos­hi Na­ka­mo­to in­crus­tó el si­guien­te men­sa­je: "The Ti­mes 03/Jan/2009 Can­ci­ller al bor­de del se­gun­do res­ca­te pa­ra los ban­cos". Des­de en­ton­ces, el bit­coin ha re­co­rri­do un ca­mino ha­cia la res­pe­ta­bi­li­dad, des­de los ac­ti­vis­tas cyp­her­punks a los nar­co­tra­fi­can­tes en lí­nea y los neo opo­si­to­res al di­ne­ro fi­du­cia­rio y al ban­co cen­tral has­ta ate­rri­zar en Wall Street. Bit­coin lo­gró su va­lor má­xi­mo en la mis­ma se­ma­na en que se es­tre­nó en el mer­ca­do de fu­tu­ros en di­ciem­bre de 2017. En el ca­mino, por su­pues­to, tam­bién apa­re­cie­ron otras mi­les de crip­to­mo­ne­das.

La eu­fo­ria del bit­coin se mo­vió en rum­bo opues­to a la bur­bu­ja de la vi­vien­da. En la pe­lí­cu­la The Big Short, la con­fir­ma­ción de que el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio es­ta­ba por co­lap­sar ocu­rre en la es­ce­na en don­de una strip­per ha­bla de su es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria. Hay historias acer­ca de strip­pers que des­de 2012 acep­ta­ban bit­coins. Cuan­do ha­gan una pe­lí­cu­la so­bre la mo­ne­da, se­rá una de ellas la que se dé cuen­ta de que el bit­coin es­tá al­can­zan­do ni­ve­les de es­pu­ma cuan­do su clien­te de Wall Street co­mien­ce a ha­blar so­bre el lan­za­mien­to de un fon­do de ries­go de­di­ca­do al crip­to.

La bur­bu­ja de las crip­to­mo­ne­das es­ta­lló, pe­ro to­da­vía que­dan mu­chos cre­yen­tes y mu­chos ju­ga­do­res en la in­dus­tria es­pe­ran que es­tas mo­ne­das pue­dan re­cau­dar mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res de Wall Street. Y tal vez lo ha­gan, pe­ro en el fon­do hay una con­tra­dic­ción in­he­ren­te, por­que la crip­to­gra­fía na­ció co­mo un re­cha­zo a to­do eso. La crip­to­gra­fía per­mi­te que la per­so­na A en­víe un men­sa­je a la per­so­na B sin que la per­so­na C se­pa lo que es­tá su­ce­dien­do. Gra­cias a Sa­tos­hi, aho­ra se pue­de ha­cer lo mis­mo con el di­ne­ro. To­da la pre­mi­sa era que los ban­cos ya no se­rían ne­ce­sa­rios pa­ra me­diar en las transac­cio­nes, y na­die es­ta­ría en po­si­ción de de­cir qué ti­pos de transac­cio­nes es­tán per­mi­ti­das. Eso es in­trín­se­ca­men­te sub­ver­si­vo, y nin­gu­na can­ti­dad de fu­tu­ros, fon­dos co­ti­za­dos o “so­lu­cio­nes de cus­to­dia ins­ti­tu­cio­nal” pue­den al­te­rar ese he­cho.

Aho­ra pa­se­mos a la ma­ri­gua­na, que siem­pre ha es­ta­do aso­cia­da a la con­tra­cul­tu­ra y la de­ge­ne­ra­ción. No hay ne­ce­si­dad de una lec­ción de historia aquí, pe­ro su ca­mino ha­cia la res­pe­ta­bi­li­dad fue di­fe­ren­te. Aun­que los ac­ti­vis­tas tra­ba­ja­ron du­ran­te años en la le­ga­li­za­ción de la ma­ri­gua­na, pa­re­ce co­mo si de re­pen­te se hu­bie­ra ac­ti­va­do un in­te­rrup­tor. Un día, los dis­tri­bui­do­res eran arres­ta­dos en la ca­lle y, al día si­guien­te, un pu­ña­do de otra cla­se com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te en­tra a co­ti­zar en el Nasdaq.

El ma­les­tar so­cial de los años pos­te­rio­res a la cri­sis pu­do ha­ber ayu­da­do a ca­ta­li­zar el boom del can­na­bis. Pe­ter At­wa­ter, pre­si­den­te de Fi­nan­cial Insyghts, que ana­li­za los mercados a tra­vés de las tendencias so­cia­les más im­por­tan­tes, es­cri­bió en un co­rreo elec­tró­ni­co que tan­to el crip­to co­mo el can­na­bis con­tie­nen ele­men­tos si­mul­tá­neos de "mie­do y co­di­cia" y que am­bos son in­he­ren­te­men­te an­ti-es­ta­blish­ment. At­wa­ter tam­bién en­vió un informe de 2013 so­bre las ac­ti­tu­des ha­cia la ma­ri­gua­na ela­bo­ra­do por el So­cio­no­mics Ins­ti­tu­te, un gru­po aso­cia­do con el con­tro­ver­ti­do teó­ri­co de la in­ver­sión Ro­bert Prech­ter. El informe sos­tie­ne que el apo­yo a la le­ga­li­za­ción de la ma­ri­gua­na ha au­men­ta­do en Es­ta­dos Uni­dos en los pe­rio­dos de ten­sión so­cial.

El por­cen­ta­je de per­so­nas que di­cen que la ma­ri­gua­na de­be­ría ser le­gal ha au­men­ta­do ab­so­lu­ta­men­te des­de la cri­sis fi­nan­cie­ra.

Al igual que pa­só con el mer­ca­do de las crip­to­me­das, la fies­ta se ar­mó y Wall Street otra vez lle­ga tar­de. Da­vid Green­wald es un ex­pe­rio­dis­ta que aho­ra es desa­rro­lla­dor web e in­vier­te en ac­cio­nes de can­na­bis. Me di­jo que co­men­zó a apren­der so­bre ese mun­do des­pués de que una bús­que­da en Goo­gle lo lle­vó a las pá­gi­nas de Red­dit r/Weeds­tocks y r/the­can­nalysts. En es­ta úl­ti­ma, las per­so­nas pu­bli­can análisis de los mo­de­los de ne­go­cio y las fi­nan­zas de las di­ver­sas com­pa­ñías que co­ti­zan en bol­sa, tan pro­fun­dos co­mo mu­chos in­for­mes de in­ves­ti­ga­ción de Wall Street. "Hay per­so­nas que tie­nen ho­jas de cálcu­lo pa­ra sa­ber qué pro­duc­to­res ten­drán cuán­tos ki­los lis­tos pa­ra la ven­ta y cuá­les son sus acuer­dos de su­mi­nis­tro", afir­ma Green­wald.

Red­dit juega un pa­pel im­por­tan­te en las historias de la crip­to­mo­ne­da y la ma­ri­gua­na. Par­te de la ra­zón por la que el bit­coin se di­vi­dió en dos mo­ne­das en 2017 (Bit­coin y Bit­coin Cash) fue el ale­ga­to de que los mo­de­ra­do­res de la pá­gi­na r/Bit­coin es­ta­ban cen­su­ran­do pun­tos de vis­ta so­bre la es­ca­la­bi­li­dad de la mo­ne­da. Pa­ra las per­so­nas ex­ter­nas a la co­mu­ni­dad, ese se­ría el dra­ma más in­sig­ni­fi­can­te del mun­do, pe­ro una fac­ción de la fa­mi­lia crip­to de­ci­dió crear una mo­ne­da com­ple­ta­men­te nue­va por esa cau­sa.

Aa­ron Lam­mer tie­ne un pod­cast so­bre las mo­ne­das di­gi­ta­les lla­ma­do Coin Talk y otro so­bre la ma­ri­gua­na lla­ma­do Sto­ner, así que le pre­gun­té so­bre las coin­ci­den­cias en­tre los dos mun­dos. Pri­me­ro, acla­ró que su pod­cast tra­ta so­bre dis­fru­tar la yer­ba, no de la es­pe­cu­la­ción en torno a ella. Di­cho es­to, di­jo que sí sigue la co­ti­za­ción del can­na­bis. Es un mun­do tur­bio. "Nun­ca he vis­to una ac­ción que coin­ci­da con un pro­duc­to que ha­ya vis­to a la ven­ta", ex­pli­ca. "Real­men­te no en­tien­do lo que ha­cen esas com­pa­ñías, lo que las ha­ce muy pa­re­ci­das a las shit­coins". El tér­mino shit­coin, en jer­ga crip­to, alu­de des­pec­ti­va­men­te a las mo­ne­das con es­ca­so va­lor que na­die usa­rá, pe­ro que atraen a los es­pe­cu­la­do­res.

Así que aquí te­ne­mos es­tas dos bur­bu­jas, con mu­cho en co­mún, apa­re­cien­do una des­pués de la otra. Pe­ro, ¿por qué aho­ra? Si hu­bie­ra una ex­pli­ca­ción fá­cil al por qué sur­gen las bur­bu­jas, cual­quie­ra se ha­ría ri­co. Pe­ro hay re­glas ge­ne­ra­les. Ne­ce­si­tas pri­me­ro una historia fan­tás­ti­ca y la crip­to­mo­ne­da y el can­na­bis la tie­nen. Una es­tá irrum­pien­do en las fi­nan­zas y las “big tech”, la otra es un nue­vo mer­ca­do gi­gan­tes­co que se es­tá le­ga­li­zan­do en to­do el mun­do. Tam­bién ne­ce­si­tas que la ofer­ta de ac­ti­vos en los que se pue­da in­ver­tir sea pe­que­ña, de mo­do que ha­ya una gran dis­cre­pan­cia en­tre la gran historia y lo que los in­ver­so­res pue­den efec­ti­va­men­te com­prar.

Ese des­equi­li­brio en­tre la de­man­da y la ofer­ta de ac­cio­nes de in­ter­net creó al­gu­nas si­tua­cio­nes có­mi­cas a fi­na­les de los no­ven­ta. La gen­te te­nía tan­tas ga­nas de com­prar al­go pun­to­com que las ac­cio­nes de K-Tel In­ter­na­tio­nal Inc. (ven­de­dor de cur­sis ál­bu­mes re­co­pi­la­to­rios a tra­vés de in­fo­mer­cia­les) de­cu­pli­ca­ron su va­lor en 1998 so­lo por­que la com­pa­ñía di­jo que ven­de­ría sus CD en lí­nea. Al fi­nal hu­bo una ava­lan­cha de ofer­tas pú­bli­cas ini­cia­les en 1999, la ofer­ta al­can­zó a la de­man­da y la bur­bu­ja mu­rió. En 2017, el au­ge de las ofer­tas ini­cia­les de mo­ne­das pu­do ha­ber con­tri­bui­do al fin de la bur­bu­ja crip­to, por­que pron­to hu­bo in­con­ta­bles mo­ne­das pa­ra com­prar. Tam­bién hu­bo una olea­da de bi­fur­ca­cio­nes del bit­coin, es­to es, nue­vas ver­sio­nes, en­tre ellas Bit­coin Cash, Bit­coin Gold, Bit­coin Sil­ver, Bit­coin Faith, Bit­coin World, Bit­coin Pri­va­te, Uni­ted Bit­coin, Bit­coin God, Light­ning Bit­coin, Bit­coin Dia­mond y de­ce­nas más.

En cuan­to al can­na­bis, hoy so­lo hay un pu­ña­do de com­pa­ñías dis­po­ni­bles pa­ra in­ver­tir, en es­pe­cial si vi­ves en EU. Pe­ro si el mer­ca­do sigue así, sin du­da ha­brá una ola de ofer­tas ini­cia­les y ofer­tas se­cun­da­rias y es­ci­sio­nes de em­pre­sas exis­ten­tes.

Ade­más, ve­re­mos a opor­tu­nis­tas, co­mu­ni­ca­dos de com­pa­ñías que di­cen: "¡Hey! Aho­ra somos una em­pre­sa de can­na­bis". Ca­si sien­to pe­na por (la otro­ra) Long Is­land Iced Tea Corp., la com­pa­ñía de be­bi­das que se pa­só al ne­go­cio de la mi­ne­ría de mo­ne­das en el pun­to más al­to del au­ge crip­to en di­ciem­bre pa­sa­do. De ha­ber es­pe­ra­do unos po­cos me­ses, po­dría ha­ber anun­cia­do al­gu­na be­bi­da con can­na­bi­diol, y eso po­dría ha­ber te­ni­do al­gún sen­ti­do co­mer­cial.

Y lue­go es­tá el re­pri­mi­do ins­tin­to de ju­ga­dor. Cuan­do le pre­gun­té a Green­wald por qué ne­go­cia e in­vier­te en ac­cio­nes de can­na­bis, fue muy cla­ro: "La res­pues­ta es la vo­la­ti­li­dad". Las ac­cio­nes pue­den subir un 10 o un 20 por cien­to en un día. Cla­ro, tam­bién pue­den caer. Si eres un in­ver­sio­nis­ta dis­ci­pli­na­do, la vo­la­ti­li­dad es una ame­na­za, por­que juega con tus emo­cio­nes y te tien­ta a to­mar ma­las de­ci­sio­nes. Pe­ro si eres un apos­ta­dor, y es­tás bus­can­do ac­ción, la vo­la­ti­li­dad es un ac­ti­vo. Y en es­tos días es uno bas­tan­te es­ca­so, los años 2017 y 2018 se en­cuen­tran en­tre los me­nos vo­lá­ti­les en la historia del mer­ca­do.

Qui­zás el de­fen­sor más pro­mi­nen­te del can­na­bis ha si­do Todd Ha­rri­son de CB1 Ca­pi­tal. Ha­rri­son se in­tere­só por pri­me­ra vez en la plan­ta tras los aten­ta­dos del 9/11. Tra­ba­ja­ba en un fon­do de in­ver­sión cer­ca de las To­rres Ge­me­las cuan­do ocu­rrió el ata­que y la ex­pe­rien­cia lo de­jó con trastorno de es­trés pos­trau­má­ti­co. Las te­ra­pias no lo ayu­da­ban. Así que se aven­tu­ró ha­cia lo des­co­no­ci­do, in­ves­ti­gan­do so­bre la historia de la gue­rra con­tra la ma­ri­gua­na y lo que ca­li­fi­ca co­mo un es­fuer­zo del go­bierno pa­ra su­pri­mir la in­ves­ti­ga­ción mé­di­ca so­bre la mis­ma. Él se­ña­la el fuer­te com­po­nen­te ra­cial en la gue­rra con­tra las dro­gas. El go­bierno tie­ne "san­gre en sus ma­nos", di­ce.

Ha­rri­son cree que es­te mer­ca­do pa­sa­rá a dos bi­llo­nes de dó­la­res y lue­go a tres, pe­ro ase­gu­ra que el in­cier­to pa­no­ra­ma le­gal ac­tual ha­ce muy di­fí­cil que las ins­ti­tu­cio­nes de in­ver­sión apro­ve­chen la opor­tu­ni­dad. El can­na­bis, aña­de, "es la úni­ca oca­sión que he vis­to en mis 30 años en Wall Street don­de las per­so­nas pue­den aven­ta­jar a las ins­ti­tu­cio­nes". Fue en el mo­men­to en que ha­blé con Ha­rri­son que me di cuen­ta de que la historia del boom del can­na­bis es más fas­ci­nan­te que la ob­ser­va­ción de que se es­tá abrien­do un nue­vo mer­ca­do le­gal. Tan­to el crip­to co­mo el can­na­bis tie­nen la mis­ma historia so­bre ven­gar­se de las éli­tes co­rrup­tas. Un es­car­mien­to pa­ra los hom­bres de ne­go­cios y su gue­rra con­tra el cá­ña­mo; pa­ra la me­di­ci­na in­efi­caz; pa­ra los ban­cos cen­tra­les que de­gra­dan el va­lor de la mo­ne­da; pa­ra los ban­que­ros y sus res­ca­tes a ex­pen­sas de con­tri­bu­yen­tes; pa­ra los cen­so­res; pa­ra Do­nald Trump; pa­ra Jeff Ses­sions; pa­ra la ra­cis­ta in­dus­tria pe­ni­ten­cia­ria.

Y la ce­re­za del pas­tel es que gra­cias al ac­tual agu­je­ro ne­gro re­gu­la­to­rio, exis­te una opor­tu­ni­dad pa­ra in­cur­sio­nar aho­ra y ha­cer que a Wall Street, por lle­gar tar­de, le toque bai­lar con la más fea. Psi­co­ló­gi­ca­men­te, al me­nos, el crip­to y el can­na­bis son las transac­cio­nes per­fec­tas pa­ra la era post­cri­sis.

“Es la úni­ca oca­sión que he vis­to en mis 30 años en Wall Street don­de las per­so­nas pue­den aven­ta­jar a las ins­ti­tu­cio­nes"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.