El can­na­bis pue­de con­ver­tir­se en una gran opor­tu­ni­dad pa­ra in­ver­tir.

○ El can­na­bis po­dría con­ver­tir­se en un ac­ti­vo de inversión va­lio­so con­for­me se ace­le­ra la le­ga­li­za­ción.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - —Lu­ke Ka­wa

En me­dio del des­plo­me del mer­ca­do de va­lo­res el 10 de oc­tu­bre, las ac­cio­nes del pro­duc­tor de can­na­bis Aph­ria Inc. subie­ron cer­ca de 17 por cien­to des­pués de sa­ber­se que el gi­gan­te ta­ba­ca­le­ro Al­tria Group Inc. es­ta­ba in­tere­sa­do en com­prar una par­ti­ci­pa­ción en la com­pa­ñía. Otras ac­cio­nes del cá­ña­mo re­pun­ta­ron tras la no­ti­cia, así co­mo las de la pro­pia Al­tria.

El fre­ne­sí que vi­ven los in­ver­sio­nis­tas por la ma­ri­gua­na ha im­pul­sa­do las ac­cio­nes de las com­pa­ñías de to­do el sec­tor. El ín­di­ce Glo­bal Can­na­bis Com­pe­ti­ti­ve Peers In­dex de Bloom­berg In­te­lli­gen­ce subió has­ta un 103 por cien­to en los do­ce me­ses pre­vios al 28 de sep­tiem­bre, su­peran­do al oro, al bit­coin y al ín­di­ce S&P 500.

El en­tu­sias­mo de los in­ver­sio­nis­tas no se ha vis­to fre­na­do por el he­cho de que la ma­yo­ría de las ac­cio­nes de la ma­ri­gua­na no re­por­tan be­ne­fi­cios.

Las com­pa­ñías más gran­des tie­nen un ra­tio pre­cio-ven­tas en el or­den de los tres dí­gi­tos.

Ca­nopy Growth, que es­tá va­lo­ra­da en 11 mil 400 mi­llo­nes de dó­la­res, ac­tual­men­te co­ti­za en un ra­tio pre­cio-ven­tas de 132, y Au­ro­ra Can­na­bis, va­lo­ra­da en 9 mil 200 mi­llo­nes de dó­la­res, co­ti­za en 106. Por otra par­te, el ra­tio de GW Phar­ma­ceu­ti­cals es­tá en 231. En com­pa­ra­ción, Ap­ple y Ama­zon.com tie­nen ra­tios de apro­xi­ma­da­men­te 4.

Las tres prin­ci­pa­les com­pa­ñías que son par­te de la in­dus­tria de la ma­ri­gua­na re­pre­sen­tan cer­ca del 30 por cien­to de la ca­pi­ta­li­za­ción de mer­ca­do de las cien prin­ci­pa­les em­pre­sas que tie­nen pre­sen­cia en el ín­di­ce del can­na­bis de Bloom­berg In­te­lli­gen­ce.

Sin em­bar­go, fue­ra de es­tos mer­ca­dos accionarios, la plan­ta ya es­tá tar­dan­do en des­pe­gar. Da­do que si­gue sien­do ile­gal a ni­vel fe­de­ral en Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co, hay mu­chas ba­rre­ras que las com­pa­ñías tie­nen que su­pe­rar an­tes de que la ma­ri­gua­na lle­gue a con­ver­tir­se en un ac­ti­vo fi­nan­cie­ro en to­do el sen­ti­do de la pa­la­bra en la re­gión.

Alea­fia Health Inc., una com­pa­ñía con se­de en On­ta­rio que cul­ti­va la plan­ta y ope­ra clí­ni­cas de ma­ri­gua­na me­di­ci­nal en Ca­na­dá, so­li­ci­tó re­cien­te­men­te co­ti­zar en el Nas­daq.

“De­bi­do al fre­ne­sí en la in­dus­tria, mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res se es­tán re­cau­dan­do a tra­vés de las par­ti­ci­pa­cio­nes ac­cio­na­rias”, di­ce al res­pec­to Benjamin Fer­di­nand, quien se desem­pe­ña co­mo di­rec­tor fi­nan­cie­ro de Alea­fia.

Las ac­cio­nes de su em­pre­sa ya co­ti­zan en la Bol­sa de Va­lo­res de To­ron­to. Pe­ro si qui­sie­ra co­men­zar a par­ti­ci­par en el mer­ca­do fi­nan­cie­ro de Es­ta­dos Uni­dos, Alea­fia no po­dría te­ner nin­gún ti­po de ope­ra­ción en te­rri­to­rio de ese país.

Por ello, las com­pa­ñías que tie­nen ope­ra­cio­nes en Es­ta­dos Uni­dos, co­mo Me­dMen de Ca­li­for­nia y Green Thumb In­dus­tries de Chica­go, co­ti­zan en la Bol­sa de Va­lo­res de Ca­na­dá, con una re­gu­la­ción que es me­nos es­tric­ta.

En el pri­mer se­mes­tre de 2018, la bol­sa ca­na­dien­se re­cau­dó en fi­nan­cia­mien­to unos mil 400 mi­llo­nes de dó­la­res ca­na­dien­ses, gra­cias en gran me­di­da a la in­dus­tria de la ma­ri­gua­na, que re­pre­sen­tó más del 70 por cien­to de esa ci­fra.

“Los ban­cos, la fuen­te tra­di­cio­nal de ca­pi­tal pa­ra las em­pre­sas emer­gen­tes, son cau­te­lo­sos pe­ro ca­da vez es­tán más in­tere­sa­dos”, afir­ma Ch­ris­top­her Barry, quien es abo­ga­do de Dor­sey & Whit­ney LLP y ase­so­ra a com­pa­ñías de can­na­bis so­bre fi­nan­cia­mien­to y fu­sio­nes y ad­qui­si­cio­nes.

Los ban­cos más gran­des de Ca­na­dá no so­lo se jue­gan su repu­tación, tam­bién pue­den en­trar en con­flic­to con los re­gu­la­do­res en Es­ta­dos Uni­dos, don­de mu­chos tie­nen ope­ra­cio­nes sus­tan­cia­les.

De las tres ma­yo­res em­pre­sas de can­na­bis que co­ti­zan en bol­sa, so­lo Au­ro­ra Can­na­bis Inc., de Ed­mon­ton, ha ama­rra­do un prés­ta­mo a lar­go pla­zo y una lí­nea de cré­di­to de un ban­co im­por­tan­te, el Ban­co de Mon­treal.

Fer­di­nand di­ce que la in­dus­tria va a ne­ce­si­tar “un ac­ce­so más tra­di­cio­nal al ca­pi­tal” pa­ra cre­cer y que su com­pa­ñía es­tá en con­ver­sa­cio­nes con los ban­cos pa­ra lle­gar a es­ta­ble­cer lí­neas de cré­di­to to­tal­men­te for­ma­les.

Ob­te­ner prés­ta­mos tra­di­cio­na­les es to­da­vía más com­pli­ca­do en un país co­mo Es­ta­dos Uni­dos, don­de un ban­co no pue­de co­brar­se con esos ac­ti­vos en ca­so de que el pres­ta­ta­rio in­cum­pla un prés­ta­mo, ex­pli­ca Da­niel Shortt, abo­ga­do cor­po­ra­ti­vo del bu­fe­te Ha­rris Bric­ken McVay Sli­wos­ki LLP, que ase­so­ra a las com­pa­ñías de can­na­bis.

Aun­que las em­pre­sas de ma­ri­gua­na tam­bién po­drían re­cau­dar di­ne­ro me­dian­te la emi­sión de bo­nos, no es­tá cla­ro que los in­ver­sio­nis­tas de esos ins­tru­men­tos es­tén tan dis­pues­tos a sal­tar a una in­dus­tria sin un his­to­rial es­ta­ble­ci­do.

Pe­se a to­dos es­tos obs­tácu­los, el fi­nan­cia­mien­to de deu­da ha es­ta­do dis­po­ni­ble a tra­vés de ca­na­les no tra­di­cio­na­les, co­mo pres­ta­mis­tas pri­va­dos es­pe­cia­li­za­dos u otros ins­tru­men­tos de deu­da es­truc­tu­ra­dos, se­gún Jes­se Pytlak, ana­lis­ta de la fir­ma Cor­mark Se­cu­ri­ties Inc.

“To­das es­tas em­pre­sas es­tán com­pi­tien­do pa­ra ac­ce­der al ca­pi­tal lo más rá­pi­do po­si­ble pa­ra cons­truir in­fra­es­truc­tu­ra en cual­quier par­te del mun­do don­de pue­dan en­trar”, di­ce.

Ma­te­rias pri­mas co­mo el pe­tró­leo y el co­bre pue­den echar mano de los con­tra­tos de fu­tu­ros, que per­mi­ten a com­pra­do­res y ven­de­do­res es­ta­ble­cer los pre­cios pa­ra ase­gu­rar la sos­te­ni­bi­li­dad y la ren­ta­bi­li­dad de sus ne­go­cios.

Pe­ro los con­tra­tos de fu­tu­ros pa­ra la flor del can­na­bis, la plan­ta hem­bra con­su­mi­da por los fu­ma­do­res, po­drían se­guir sien­do un sue­ño im­po­si­ble a cor­to pla­zo.

La ra­zón prin­ci­pal: el con­sen­so ge­ne­ral es que la es­ca­la del pro­duc­to re­quie­re la le­ga­li­za­ción en Es­ta­dos Uni­dos a ni­vel fe­de­ral. Y, en se­gun­do lu­gar, los pre­cios va­rían no­ta­ble­men­te en el frag­men­ta­do mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se, una con­di­ción que no fo­men­ta el de­sa­rro­llo de un es­tán­dar in­dus­trial a ni­vel na­cio­nal.

Y por los di­fe­ren­tes mé­to­dos de cul­ti­vo, la ma­ri­gua­na Sour Die­sel sim­ple­men­te no es tan con­sis­ten­te co­mo, di­ga­mos, el cru­do West Te­xas Sour. “La flor pue­de te­ner di­fe­ren­tes per­fi­les de can­na­bi­noi­des y ter­pe­nos, así co­mo di­fe­ren­tes con­cen­tra­cio­nes de CBD y THC que van des­de muy ba­jas a muy al­tas”, ex­pli­ca Jo­nat­han Ru­bin, di­rec­tor ejecutivo de New Leaf Da­ta Ser­vi­ces LLC, una fir­ma que mo­ni­to­rea los pre­cios del can­na­bis.

Él cree que el cá­ña­mo in­dus­trial, los acei­tes, los ais­la­dos, los des­ti­la­dos y los con­cen­tra­dos ex­traí­dos de la plan­ta tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de ser los pri­me­ros en te­ner con­tra­tos de fu­tu­ros. “Pa­ra ne­go­ciar un fu­tu­ro, de­bes te­ner un con­tra­to es­tan­da­ri­za­do y un am­plio acuer­do de la in­dus­tria y la acep­ta­ción de los es­tán­da­res de ca­li­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.