A los in­ver­sio­nis­tas na­da los de­tie­ne pa­ra ha­cer di­ne­ro... ni el ca­len­ta­mien­to glo­bal.

○ Los di­ques y la vi­vien­da emer­gen­te se­rían un nue­vo gran ne­go­cio.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Bu­si­ness­week.com

Es­te año, un des­ta­ca­do es­tra­te­ga de in­ver­sio­nes de JPMor­gan As­set Ma­na­ge­ment en­vió una no­ta a los clien­tes con un pro­nós­ti­co fu­nes­to. A pe­sar de los es­fuer­zos glo­ba­les pa­ra de­te­ner el cam­bio cli­má­ti­co, es pro­ba­ble que los ni­ve­les del mar au­men­ten dra­má­ti­ca­men­te, ame­na­zan­do al 40 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses que vi­ven en la cos­ta. Pe­ro, por otro la­do, qui­zás ha­ya bue­nas opor­tu­ni­da­des de inversión en los di­ques ma­rí­ti­mos.

"Un sis­te­ma de ba­rre­ras con­tra ma­re­ja­das que pro­te­ja a la ciu­dad de Nue­va York y par­tes de Nue­va Jer­sey po­dría cos­tar dos mi­llo­nes 700 mil dó­la­res por me­tro", es­cri­bió Mi­chael Cem­ba­lest, pre­si­den­te de es­tra­te­gias de mer­ca­do e inversión en su bo­le­tín anual "Eye on the Mar­ket" en abril. Aña­dió que los go­bier­nos pro­ba­ble­men­te ten­gan di­fi­cul­ta­des pa­ra pa­gar ese cos­to y po­si­ble­men­te re­cu­rran a bo­nos o a una li­sa y lla­na pri­va­ti­za­ción.

Mien­tras el mun­do li­dia con un se­gun­do año con­se­cu­ti­vo de hu­ra­ca­nes, inun­da­cio­nes e incendios fo­res­ta­les de mag­ni­tud his­tó­ri­ca, un nú­me­ro pe­que­ño pe­ro cre­cien­te de fon­dos de ries­go, pla­nes de pen­sio­nes y otros in­ver­so­res es­tán pro­ban­do es­tra­te­gias pa­ra sa­car pro­ve­cho de esos sig­nos del cam­bio cli­má­ti­co. Los lu­ga­res don­de co­lo­can su di­ne­ro ofre­cen una idea de al­gu­nos de los po­si­bles im­pac­tos tan­gi­bles del ca­len­ta­mien­to cli­má­ti­co. Las in­ver­sio­nes in­clu­yen pro­tec­ción con­tra tor­men­tas e inun­da­cio­nes a lo lar­go de la cos­ta, plan­tas de desa­li­ni­za­ción en re­gio­nes pro­pen­sas a la se­quía, nue­vos en­fo­ques en la agricultura e in­clu­so tie­rras ale­ja­das del océano pa­ra cuan­do los ma­res cre­cien­tes cam­bien el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio. "En las pri­me­ras eta­pas, la gen­te es­ta­rá ner­vio­sa y los ren­di­mien­tos se­rán más al­tos", afir­ma Cem­ba­lest.

Hay un fa­ta­lis­mo en los cálcu­los de los in­ver­sio­nis­tas. Las emi­sio­nes glo­ba­les de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro al­can­za­ron un má­xi­mo his­tó­ri­co el año pa­sa­do, al igual que la con­cen­tra­ción de dió­xi­do de car­bono en la at­mós­fe­ra. Los úl­ti­mos tres años fue­ron los más ca­lu­ro­sos de la his­to­ria y se es­pe­ra que esa ten­den­cia se ace­le­re, pues

los cien­tí­fi­cos pre­vén que las tem­pe­ra­tu­ras suban en­tre 3 y 5.5 gra­dos Cel­sius a par­tir de aho­ra y has­ta fin de si­glo. Sin em­bar­go, in­clu­so un au­men­to de tan so­lo me­dio gra­do ten­drá con­se­cuen­cias po­ten­cial­men­te ca­tas­tró­fi­cas, se­gún un in­for­me pu­bli­ca­do a prin­ci­pios de oc­tu­bre por cien­tí­fi­cos con­vo­ca­dos por la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das. El in­for­me se­ña­ló que evi­tar que el ca­len­ta­mien­to glo­bal su­pere ese ni­vel re­que­ri­rá un cam­bio ti­tá­ni­co y ca­si in­me­dia­to en el uso de la ener­gía. "A es­tas al­tu­ras no hay ma­ne­ra de de­te­ner el cam­bio cli­má­ti­co", se­ña­la Ja­mes Eve­rett, so­cio y co­fun­da­dor de Ecosys­tem In­te­grity Fund, una fir­ma de ca­pi­tal de ries­go en San Fran­cis­co. "Ca­si to­dos los sis­te­mas van a te­ner que cam­biar. Y ten­dre­mos que adap­tar­nos a eso".

Los in­ver­sio­nis­tas cen­tra­dos en el cam­bio cli­má­ti­co han apos­ta­do tra­di­cio­nal­men­te en so­lu­cio­nes, co­mo la ener­gía re­no­va­ble y los vehícu­los eléc­tri­cos. De mo­do que la mi­ti­ga­ción y la adap­ta­ción su­po­nen un pro­yec­to más som­brío. Pe­ro Jay Koh, co­fun­da­dor y di­rec­tor de Lights­mith Group, una fir­ma de ca­pi­tal pri­va­do es­pe­cia­li­za­da en la adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co, afir­ma que es ne­ce­sa­rio re­co­no­cer que las co­sas po­drían em­peo­rar.

"Es pre­ci­so que las per­so­nas atra­vie­sen cier­ta cla­se de via­je psi­co­ló­gi­co", co­men­ta Koh. "Yo pre­fie­ro te­ner una es­tra­te­gia di­se­ña­da pa­ra ese con­jun­to de cir­cuns­tan­cias don­de no po­dre­mos ga­nar al 100 por cien­to".

"Con­si­de­re­mos por un mo­men­to lo que po­dría pa­sar con la pro­duc­ción de ali­men­tos. A me­di­da que los pa­tro­nes de pre­ci­pi­ta­ción cam­bian y los océa­nos se vuel­ven más áci­dos, los am­bien­tes ex­te­rio­res se­rán me­nos con­fia­bles y ca­da vez más ad­ver­sos pa­ra los cul­ti­vos o los pe­ces", apun­ta Li­qian Ma, di­rec­tor de la con­sul­to­ra de in­ver­sio­nes Cam­brid­ge As­so­cia­tes. Eso au­men­ta­rá la de­man­da de tecnologías que per­mi­tan la agricultura en in­te­rio­res e in­clu­so la acui­cul­tu­ra.

En otros ca­sos, ga­nar di­ne­ro con el cam­bio cli­má­ti­co pue­de ser tan sim­ple co­mo pen­sar en las con­se­cuen­cias de un hu­ra­cán. En agos­to pa­sa­do, una se­ma­na an­tes de que el hu­ra­cán Har­vey azo­ta­ra Te­xas, Rod Hin­ze tu­vo una idea. Co­mo ges­tor de cartera en Key Point Ca­pi­tal, apues­ta en fi­dei­co­mi­sos de inversión en bie­nes raí­ces o Fi­bras. Con­for­me Har­vey se acer­ca­ba a la cos­ta, el cos­to de las Fi­bras que te­nían ho­te­les en la zo­na de Houston ba­ja­ba, ya que los in­ver­so­res asu­mie­ron que el hu­ra­cán asus­ta­ría a los tu­ris­tas y vi­si­tan­tes de ne­go­cios, y tal vez des­tro­za­ría a los pro­pios ho­te­les. "La gen­te pen­só que esa inversión no va­lía la pe­na", men­cio­na Hin­ze. "Lo que no en­ten­die­ron es que la de­man­da de vi­vien­das a cor­to pla­zo des­pués de un hu­ra­cán co­mo ese es as­tro­nó­mi­ca".

Así que Hin­ze compró ba­ra­to: pri­me­ro en Houston, y lue­go, cuan­do el hu­ra­cán Ir­ma lle­gó una se­ma­na más tar­de, en el sur de Flo­ri­da. "Mu­chos de esos ho­te­les re­gis­tra­ron una ocu­pa­ción del 100 por cien­to", cuen­ta.

"No nos hi­ci­mos mi­llo­na­rios, pe­ro ga­na­mos 25 por cien­to, 30 por cien­to, bas­tan­te rá­pi­do".

Los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co tam­bién han au­men­ta­do la de­man­da de nue­vos y más exó­ti­cos ti­pos de se­gu­ros con­tra el “ries­go cli­má­ti­co”, co­mo lo lla­ma Bar­ney Schau­ble, ges­tor de Nep­hi­la Ad­vi­sors LLC. Las em­pre­sas pue­den com­prar co­ber­tu­ras pa­ra cli­mas ex­tre­mos y Nep­hi­la en­cuen­tra in­ver­sio­nis­tas dis­pues­tos a so­por­tar el otro la­do de ese ries­go en va­rias for­mas. La fir­ma, por ejem­plo, ayu­dó ha­ce po­co a una em­pre­sa de abas­te­ci­mien­to de agua preo­cu­pa­da por los pa­tro­nes de pre­ci­pi­ta­ción ca­da vez más im­pre­de­ci­bles. Así que creó un pro­duc­to que pro­te­ge­ría a la com­pa­ñía con­tra las fluc­tua­cio­nes plu­via­les. "Es­truc­tu­ra­mos una co­ber­tu­ra pa­ra ellos", di­ce Schau­ble. "Po­de­mos po­ner­le pre­cio a eso". El ne­go­cio es­tá en ple­na ex­pan­sión. Des­de el año pa­sa­do, la en­tra­da de di­ne­ro pa­ra la pro­tec­ción con­tra cli­mas ex­tre­mos se ha du­pli­ca­do.

Da­vid Vo­gel, fun­da­dor y CEO del fon­do de ges­tión cuan­ti­ta­ti­va Vo­lo­rid­ge In­vest­ment Ma­na­ge­ment LLC, cree que el au­men­to de los ma­res y la in­ten­si­fi­ca­ción de las tor­men­tas y se­quías ge­ne­ra­rán opor­tu­ni­da­des en áreas co­mo la aten­ción mé­di­ca, los se­gu­ros y la agricultura. Aun­que no qui­so de­ta­llar las in­ver­sio­nes es­pe­cí­fi­cas de su fir­ma, sí re­ve­ló una com­pra a tí­tu­lo per­so­nal: lo­tes de tie­rra al­re­de­dor de As­he­vi­lle, Ca­ro­li­na del Nor­te, don­de es­pe­ra que los va­lo­res de la vi­vien­da si­gan au­men­tan­do a me­di­da que el cam­bio cli­má­ti­co em­peo­re.

"Es­tá a 600 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Vi­vo en Flo­ri­da, y creo que allí es don­de se mu­da­rá la gen­te".

Al­gu­nos in­ver­sio­nis­tas que creen que el cam­bio cli­má­ti­co em­peo­ra­rá es­tán in­clu­so apli­can­do esa pre­mi­sa a los bo­nos mu­ni­ci­pa­les. Jo­nat­han Bai­ley, je­fe de in­ver­sio­nes am­bien­ta­les, so­cia­les y de buen go­bierno en Neu­ber­ger Ber­man Group LLC, di­ce que su com­pa­ñía ana­li­za el ries­go cli­má­ti­co que en­fren­tan di­fe­ren­tes ciu­da­des, con el ob­je­ti­vo de de­ter­mi­nar cuá­les es­tán más o me­nos ex­pues­tas. Las fir­mas de ca­li­fi­ca­ción cre­di­ti­cia han tar­da­do en in­cor­po­rar esos ni­ve­les va­ria­bles de ries­go en las ca­li­fi­ca­cio­nes de bo­nos. Co­mo re­sul­ta­do, Neu­ber­ger pue­de com­prar y man­te­ner bo­nos emi­ti­dos por ciu­da­des con me­nor ries­go cli­má­ti­co sin pa­gar una pri­ma so­bre los emi­ti­dos por ciu­da­des que en­fren­tan ma­yo­res ame­na­zas de tor­men­tas y otros desas­tres. "Si el mer­ca­do cam­bia su per­cep­ción de esos ries­gos re­la­ti­vos, eso pue­de crear una opor­tu­ni­dad pa­ra que lue­go no­so­tros ven­da­mos", ex­pli­ca Bai­ley.

Que el pú­bli­co en ge­ne­ral no com­pren­da los ries­gos del cam­bio cli­má­ti­co es par­te de lo que lo con­vier­te en un área pa­ra in­ver­tir, ase­gu­ra Schau­ble. Y, en su opinión, eso es es­pe­cial­men­te cier­to en el es­cép­ti­co Es­ta­dos Uni­dos. "No hay un so­lo país en don­de al­guien in­te­li­gen­te no crea en es­tas co­sas", men­cio­na Schau­ble. "Si pue­des ver al­go que otras per­so­nas sim­ple­men­te se nie­gan a ver, y pue­des to­mar de­ci­sio­nes so­bre esa ba­se, sos­pe­cho que a lar­go pla­zo eso te pon­drá en una bue­na po­si­ción".

Los ges­to­res y ase­so­res de fon­dos en­tre­vis­ta­dos pa­ra es­te ar­tícu­lo ex­pre­sa­ron po­ca du­da de que la cien­cia es­té equi­vo­ca­da y que el cam­bio cli­má­ti­co sea úni­ca­men­te un cuen­to chino, co­mo mu­chos afir­man. A al­gu­nos les preo­cu­pa­ba más ser per­ci­bi­dos co­mo si se es­tu­vie­ran be­ne­fi­cian­do de un desas­tre en cá­ma­ra len­ta. "Me en­can­ta­ría re­nun­ciar a es­tas opor­tu­ni­da­des de inversión en un se­gun­do si la gen­te es­cu­cha­ra y dejara de con­ta­mi­nar el me­dio am­bien­te", ase­gu­ra Vo­gel. Mien­tras tan­to, aña­de, los in­ver­sio­nis­tas pue­den ser un sis­te­ma de aler­ta, ad­vir­tien­do al pú­bli­co so­bre un ries­go que ha si­do rea­cio a ver. "Si hay per­so­nas que es­tán ga­nan­do di­ne­ro con eso, eso cap­ta la aten­ción".

Los re­gu­la­do­res de Wall Street pue­den uti­li­zar to­da la ayu­da que re­ci­ban en es­tos días. La Co­mi­sión de Bol­sa de Va­lo­res (SEC, por sus si­glas en in­glés) se en­fren­ta a una con­ge­la­ción de pla­zas, in­ca­paz de re­em­pla­zar a in­ves­ti­ga­do­res que de­ja­ron su di­vi­sión de con­trol el año pa­sa­do. El Con­gre­so re­du­jo el pre­su­pues­to de la CFTC en mar­zo y obli­gó al re­gu­la­dor de de­ri­va­dos a bus­car re­ti­ros vo­lun­ta­rios pa­ra li­diar con el dé­fi­cit. “Es in­creí­ble­men­te útil te­ner a un ex­per­to del ca­li­bre de Grif­fin”, men­cio­nó John Reed Stark, un exa­bo­ga­do en la di­vi­sión de eje­cu­ción de SEC.

Con cuer­po de li­ne­bac­ker, Grif­fin, de 1.88 me­tros, car­ga pe­sas, con fre­cuen­cia con Shams. “Sé que se­rá un buen día si lle­va un pe­da­zo de pa­pel al gim­na­sio, co­mo una grá­fi­ca o da­tos”, di­ce Grif­fin de su co­le­ga in­ves­ti­ga­dor. Pe­ro cuan­do ha­bla de nú­me­ros, su la­do ca­te­drá­ti­co sur­ge. “Los da­tos de­jan huellas y de­jan rastros”, co­men­ta. “Y a ve­ces ha­blan”.

Grif­fin co­men­zó su ca­rre­ra abor­dan­do el ti­po de te­mas eso­té­ri­cos so­bre los que sue­len ha­blar los pro­fe­so­res de fi­nan­zas. Uno de sus pri­me­ros en­sa­yos se ti­tu­la “¿Son la fa­ma y fac­to­res fran­ce­ses glo­ba­les o es­pe­cí­fi­cos por país?”, pe­ro que­dó in­sa­tis­fe­cho con el tra­ba­jo.

Era in­fe­liz in­clu­so sien­do pro­fe­sor ti­tu­lar. “Te­nía to­das las casillas pa­lo­mea­das, pe­ro no era una per­so­na fe­liz y co­men­cé a cues­tio­nar­me cuál era mi ob­je­ti­vo en la vi­da”, di­jo.

De­ci­dió en­fo­car su in­ves­ti­ga­ción al mal fi­nan­cie­ro. Un pa­sa­je del li­bro de los efe­sios de la Bi­blia le ha­bló: “Y no par­ti­ci­péis en las obras in­fruc­tuo­sas de las ti­nie­blas, sino más bien re­pren­ded­las”.

Al­gu­nos blan­cos de su in­ves­ti­ga­ción di­cen que no re­pren­de fe­lo­nías, sino ma­lin­ter­pre­ta da­tos so­bre mer­ca­dos en los que tie­ne po­ca ex­pe­rien­cia. Grif­fin y Shams es­cri­bie­ron el año pa­sa­do que una li­ci­ta­ción men­sual uti­li­za­da pa­ra ce­rrar fu­tu­ros con­tra­tos en el ín­di­ce VIX Cboe Glo­bal Mar­kets Inc. es ma­ni­pu­la­da. Cboe lo nie­ga y es­cri­bió en una car­ta a sus clien­tes es­te año que “el aná­li­sis y con­clu­sio­nes del en­sa­yo aca­dé­mi­co es­tán ba­sa­dos en una ma­lin­ter­pre­ta­ción fun­da­men­tal so­bre có­mo se ne­go­cian y acuer­dan los de­ri­va­dos VIX”.

El VIX es co­no­ci­do co­mo un ba­ró­me­tro de te­mor. Mues­tra lo vo­lá­til que los in­ver­so­res es­pe­ran que es­té la bol­sa de va­lo­res se­gún su ac­ti­vi­dad en op­cio­nes del S&P 500. Pe­ro el ín­di­ce es más que un me­di­dor pa­ra ver y preo­cu­par­se por él; tam­bién pue­des co­mer­ciar fu­tu­ros vin­cu­la­dos a sus fluc­tua­cio­nes.

Al­gu­nos es­tra­te­gas, se­gún Grif­fin y Shams, co­mer­cia­ban op­cio­nes del S&P 500 en una for­ma di­se­ña­da pa­ra au­men­tar o de­va­luar ar­ti­fi­cial­men­te el VIX, que pue­den ha­cer que apues­tas pre­vias a fu­tu­ros del ín­di­ce sean más ren­ta­bles.

Su en­sa­yo ar­gu­men­ta que el vo­lu­men de op­cio­nes del S&P 500 sube en mo­men­tos sos­pe­cho­sos, pe­ro so­lo en con­tra­tos uti­li­za­dos pa­ra ta­sar el VIX. Esas op­cio­nes no ten­drían sen­ti­do, ar­gu­men­tan, al me­nos que fue­ran par­te de un es­fuer­zo por ma­ni­pu­lar el mer­ca­do.

Cboe afir­mó en su car­ta que el com­por­ta­mien­to del mer­ca­do que Grif­fin y Shams veían sos­pe­cho­so es con­sis­ten­te con un co­mer­cio nor­mal y le­gí­ti­mo.

Grif­fin no es­tá con­ven­ci­do de las ex­pli­ca­cio­nes de Cboe. “No hay du­da que com­pren­de­mos có­mo fun­cio­na el mer­ca­do”, ase­gu­ró. Mien­tras tan­to, te­me que el en­sa­yo de VIX se ha­ya con­ver­ti­do en una guía pa­ra po­si­bles ma­ni­pu­la­do­res. Men­cio­nó que ban­cos, que no iden­ti­fi­có, lo con­tac­ta­ron pa­ra pe­dir­le el apén­di­ce, en el que des­cri­be a de­ta­lle có­mo fun­cio­na­ría la su­pues­ta ma­ni­pu­la­ción.

Una lar­ga lis­ta de per­so­nas de­man­da­ron a Cboe por di­cha tre­ta. Grif­fin co­men­tó que ac­tual­men­te no tie­ne pla­nes pa­ra tra­ba­jar con al­guno de ellos, a pe­sar de las pe­ti­cio­nes de ha­cer­lo. Sin em­bar­go, no des­car­ta la po­si­bi­li­dad de co­brar ho­no­ra­rios por su tiem­po co­mo ase­sor en un fu­tu­ro.

Con ca­da pu­bli­ca­ción, Grif­fin re­ci­be más aten­ción. El en­sa­yo del su­pues­to frau­de de bit­coin ha si­do des­car­ga­do más de 20 mil ve­ces en la So­cial Scien­ce Re­search Net­work, con­vir­tién­do­lo en uno de los más po­pu­la­res del si­tio el año pa­sa­do. El SEC lo ci­tó cuan­do re­cha­zó un Ex­chan­ge Tra­ded Fund de bit­coin, que fa­ci­li­ta­ría mu­cho a in­ver­so­res co­mer­ciar con crip­to­mo­ne­da. La co­mi­sión di­jo que no ha­bía mo­ti­vo pa­ra preo­cu­par­se de que el mer­ca­do subyacente de bit­coin po­dría ser ma­ni­pu­la­do.

“No so­lo quie­ro com­pren­der el mun­do, quie­ro me­jo­rar­lo”

Los es­tra­gos de los desas­tres na­tu­ra­les que em­peo­ran con el cam­bio cli­má­ti­co han abier­to una opor­tu­ni­dad de inversión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.