El pre­su­pues­to ita­liano abrió un nue­vo fren­te pe­li­gro­so pa­ra la Unión Eu­ro­pea.

Los exa­brup­tos del man­da­ta­rio de EU en con­tra de quie­nes to­man de­ci­sio­nes de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en su país ya han ocu­rri­do en el pa­sa­do.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Bu­si­ness­week.com

Las re­pe­ti­das crí­ti­cas de Do­nald Trump a la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria de la Re­ser­va Fe­de­ral pa­re­cen fue­ra de lu­gar, aun­que no es el pri­mer pre­si­den­te que se opo­ne al au­men­to de ta­sas. Paul Volc­ker, de 91 años, ha te­ni­do ex­pe­rien­cia de pri­me­ra mano con es­to, tan­to en el De­par­ta­men­to del Te­so­ro du­ran­te el man­da­to de Lyn­don John­son, co­mo en la pre­si­den­cia de la Fed du­ran­te el go­bierno de Ro­nald Rea­gan, se­gún re­cuer­da en “Kee­ping at It: The Quest for Sound Mo­ney and Good Go­vern­ment”, es­cri­to con la edi­to­ra de Bloom­berg Mar­kets, Ch­ris­ti­ne Har­per. A Volc­ker, quien pre­si­dió la Fed de 1979 a 1987, se le atri­bu­ye el fin de una era de inflación de dos dí­gi­tos al im­pul­sar las ta­sas a cor­to pla­zo has­ta en un 20 por cien­to. En­tra­do el oto­ño de 1965, el se­cre­ta­rio del Te­so­ro, Henry Fow­ler, se preo­cu­pó pro­fun­da­men­te por una ad­ver­ten­cia que ha­bía re­ci­bi­do del pre­si­den­te de la Fed, Wi­lliam McChes­ney Mar­tin. La Fed pla­nea­ba ele­var su ta­sa de des­cuen­to, la que co­bra a los ban­cos por prés­ta­mos a cor­to pla­zo, con el su­pues­to efec­to de ele­var to­das las ta­sas del mer­ca­do. El ob­je­ti­vo de Mar­tin era evi­tar las pre­sio­nes in­fla­cio­na­rias a me­di­da que au­men­ta­ba el gas­to de la gue­rra de Viet­nam en una eco­no­mía ya com­ple­ta­men­te em­plea­da. Se desa­rro­lló un ani­ma­do de­ba­te in­terno. El Con­se­jo de Ase­so­res Eco­nó­mi­cos (CAE) y la Ofi­ci­na del Pre­su­pues­to se ali­nea­ron con Fow­ler pa­ra pe­dir de­mo­ra. En pri­va­do, yo es­ta­ba de acuer­do con Mar­tin y es­pe­ra­ba per­sua­dir al se­cre­ta­rio pa­ra que acep­ta­ra un acuer­do: un au­men­to de un cuar­to de pun­to por­cen­tual en lu­gar del me­dio pun­to pla­nea­do.

El des­afor­tu­na­do re­sul­ta­do pa­ra mí fue la crea­ción de un co­mi­té ad hoc de cua­tro per­so­nas pa­ra exa­mi­nar el te­ma. La com­po­si­ción era im­par. Aun­que era el re­pre­sen­tan­te del Te­so­ro, es­ta­ba an­sio­so por lle­gar a un acuer­do. Dan Brill, el je­fe de in­ves­ti­ga­ción de la Re­ser­va Fe­de­ral, se opo­nía fir­me­men­te a cual­quier au­men­to de ta­sas a pe­sar de la opinión de su su­pe­rior. Tam­bién lo fue­ron, en ma­yor o me­nor gra­do, re­pre­sen­tan­tes del CAE y la Ofi­ci­na del Pre­su­pues­to (aho­ra la Ofi­ci­na de Ad­mi­nis­tra­ción y Pre­su­pues­to). Co­mo era de es­pe­rar, lle­ga­mos a la con­clu­sión de que la de­ci­sión po­dría es­pe­rar has­ta enero pa­ra que se pu­die­ra coor­di­nar con el nue­vo pre­su­pues­to.

Mar­tin in­sis­tió. Una reunión de la Qua­driad (1) con el pre­si­den­te Lyn­don John­son es­ta­ba pro­gra­ma­da pa­ra el 6 de oc­tu­bre. El se­cre­ta­rio Fow­ler me acom­pa­ñó y él ex­pu­so el te­ma. El pre­si­den­te re­tro­ce­dió an­te la idea de ele­var las ta­sas de in­te­rés. “Lo que pro­po­nes”, di­jo con el bra­zo ex­ten­di­do y los de­dos apre­ta­dos, “equi­val­dría a ex­pri­mir la san­gre del tra­ba­ja­dor es­ta­dou­ni­den­se en fa­vor de Wall Street”.

Mar­tin fue in­fle­xi­ble. Des­de su pun­to de vis­ta, la res­tric­ción era ne­ce­sa­ria y era su res­pon­sa­bi­li­dad. “Bill”, di­jo fi­nal­men­te el pre­si­den­te, “ten­go que sa­car­me la ve­sí­cu­la bi­liar ma­ña­na. No ha­rás es­to mien­tras es­toy en el hos­pi­tal, ¿o sí?”

“No, señor pre­si­den­te, es­pe­ra­re­mos has­ta que sal­ga de ahí”.

Y así se hi­zo. A prin­ci­pios de di­ciem­bre de 1965, po­co des­pués de que yo dejara el Te­so­ro, la Fed ac­tuó y vo­tó pa­ra ele­var la ta­sa de des­cuen­to a 4.5 por cien­to des­de el 4 por cien­to pre­vio.

John­son, des­de Te­xas, emi­tió un co­mu­ni­ca­do mos­tran­do su de­cep­ción con la de­ci­sión. Mar­tin fue lla­ma­do al ran­cho pre­si­den­cial don­de re­ci­bió una re­pri­men­da ver­bal y, de acuer­do con al­gu­nos re­por­tes, tam­bién fí­si­ca. (2)

No co­noz­co la his­to­ria com­ple­ta, pe­ro fue una lec­ción pa­ra mí. Con el tiem­po, dos co­sas que­da­ron cla­ras. La Re­ser­va Fe­de­ral tar­dó en to­mar más me­di­das res­tric­ti­vas con­for­me los gas­tos de Viet­nam y la eco­no­mía se ace­le­ra­ron.

El pre­si­den­te re­cha­zó las pe­ti­cio­nes pri­va­das de sus ase­so­res eco­nó­mi­cos pa­ra un au­men­to de im­pues­tos. Su­pon­go que com­pren­dió que una vo­ta­ción fis­cal en el Con­gre­so sim­ple­men­te se con­ver­ti­ría en un re­fe­rén­dum so­bre la im­po­pu­lar Gue­rra de Viet­nam, uno que sin du­da per­de­ría.

Co­mo se acla­ra en es­ta me­mo­ria, la Re­ser­va Fe­de­ral de­be te­ner y siem­pre ten­drá con­tac­tos con la ad­mi­nis­tra­ción en el po­der. Es im­pe­ra­ti­va cier­ta coor­di­na­ción en los asun­tos in­ter­na­cio­na­les da­das las res­pon­sa­bi­li­da­des su­per­pues­tas en va­rios ni­ve­les res­pec­to a los ti­pos de cam­bio y la re­gu­la­ción. El uso ge­ne­ra­li­za­do de la au­to­ri­dad de “emer­gen­cia” e “im­plí­ci­ta” re­quie­re una con­sul­ta, por la úni­ca ra­zón de re­for­zar la efec­ti­vi­dad de las ac­cio­nes. Pe­ro ello de­be ocu­rrir siem­pre en el con­tex­to de la in­de­pen­den­cia de la Re­ser­va Fe­de­ral pa­ra es­ta­ble­cer la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria del país.

Esa in­de­pen­den­cia fue cues­tio­na­da so­lo una vez en mi ex­pe­rien­cia di­rec­ta, en el ve­rano de 1984. Fui con­vo­ca­do a una reunión con el pre­si­den­te Rea­gan en la Ca­sa Blan­ca. Cu­rio­sa­men­te, no se lle­vó a ca­bo en la Ofi­ci­na Oval, sino en la bi­blio­te­ca. Cuan­do lle­gué, el pre­si­den­te, sen­ta­do allí con el Je­fe de Staff, Jim Ba­ker, pa­re­cía un po­co in­có­mo­do. No di­jo una pa­la­bra. En cam­bio, Ba­ker lan­zó un men­sa­je: “El pre­si­den­te le es­tá or­de­nan­do que no au­men­te las ta­sas de in­te­rés an­tes de la elec­ción”.

Me que­dé es­tu­pe­fac­to. No so­lo el pre­si­den­te es­ta­ba so­bre­pa­san­do cla­ra­men­te su au­to­ri­dad al dar una or­den a la Fed, sino que tam­bién era des­con­cer­tan­te por­que no es­ta­ba pla­nean­do una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria más es­tric­ta en ese mo­men­to. Tras el co­lap­so de Con­ti­nen­tal Illi­nois (3), las ta­sas de in­te­rés del mer­ca­do subie­ron y pen­sé que el Co­mi­té Fe­de­ral de Mer­ca­do Abier­to po­dría ne­ce­si­tar cal­mar las aguas con una po­lí­ti­ca me­nos res­tric­ti­va. ¿Qué de­cir? ¿Qué ha­cer?

Sa­lí sin de­cir una pa­la­bra.

Más tar­de su­pu­se que la ubi­ca­ción de la bi­blio­te­ca ha­bía si­do ele­gi­da por­que, a di­fe­ren­cia de la Ofi­ci­na Oval, pro­ba­ble­men­te ca­re­cía de un sis­te­ma de gra­ba­ción. Si re­pi­tie­ra el in­ci­den­te a los otros miem­bros de la Jun­ta de la Re­ser­va Fe­de­ral o al se­na­dor (de Wis­con­sin) Wi­lliam Prox­mi­re, co­mo ha­bía pro­me­ti­do ha­cer si sur­gie­ra tal si­tua­ción, la his­to­ria se ha­bría fil­tra­do inevi­ta­ble­men­te, en be­ne­fi­cio de na­die. ¿Có­mo po­dría ex­pli­car que me or­de­na­ron no ha­cer al­go que en ese mo­men­to no te­nía in­ten­ción de ha­cer?

Mien­tras con­si­de­ra­ba el in­ci­den­te más tar­de, pen­sé que no era pre­ci­sa­men­te el mo­men­to ade­cua­do pa­ra una bre­ve con­fe­ren­cia so­bre la au­to­ri­dad cons­ti­tu­cio­nal del Con­gre­so pa­ra su­per­vi­sar a la Re­ser­va Fe­de­ral y el ais­la­mien­to de­li­be­ra­do de la Fed de la di­rec­ción del po­der ejecutivo.

El si­len­cio del pre­si­den­te, su apa­ren­te ma­les­tar y el lu­gar de la reunión me hi­cie­ron sen­tir se­gu­ro de que la Ca­sa Blan­ca se man­ten­dría en si­len­cio. Era un asun­to que de­bía man­te­ner­se en­tre Cat­he­ri­ne Ma­llar­di y yo, la fiel asis­ten­te de los pre­si­den­tes de la Re­ser­va Fe­de­ral. Pe­ro fue un re­cor­da­to­rio sor­pren­den­te so­bre la pre­sión que la po­lí­ti­ca pue­de ejer­cer so­bre la Fed a me­di­da que se acer­can las elec­cio­nes. 1. La Qua­driad se es­ta­ble­ció du­ran­te la pre­si­den­cia de Ken­nedy co­mo una agru­pa­ción in­for­mal pe­ro in­flu­yen­te de los cua­tro prin­ci­pa­les je­fes de or­ga­nis­mos de eco­no­mía: Te­so­ro, Pre­su­pues­to, CAE y la Re­ser­va Fe­de­ral.

2. Se­gún al­gu­nas ver­sio­nes, el en­cuen­tro se vol­vió fí­si­co, con el pre­si­den­te de 1.93 me­tros em­pu­jan­do al je­fe de la Re­ser­va Fe­de­ral con­tra un mu­ro. 3. El fra­ca­so de Con­ti­nen­tal Illi­nois Na­tio­nal Bank & Trust Co. en 1984, el ma­yor en la his­to­ria de EU has­ta ese mo­men­to, dio ori­gen al tér­mino “de­ma­sia­do gran­de pa­ra que­brar”.

Por­ta­da del nue­vo li­bro de me­mo­rias del ex­pre­si­den­te de la Fed, Paul Volc­ker.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.