Así es la pro­ble­má­ti­ca re­vo­lu­ción de Arabia Sau­di­ta

○ El prín­ci­pe he­re­de­ro Moham­med bin Sal­man, el po­si­ble re­for­ma­dor del país, es­tá atra­pa­do en un con­flic­to y en­vuel­to en la in­dig­na­ción di­plo­má­ti­ca glo­bal.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - POLÍTICA - —Step­ha­nie Flan­ders

Cuan­do el prín­ci­pe he­re­de­ro Moham­med bin Sal­man to­mó el po­der de Arabia Sau­di­ta en mar­zo de 2015, es­ta­ba an­sio­so por es­ta­ble­cer una ima­gen glo­bal de re­for­ma­dor ra­di­cal. “¿Li­de­ras una re­vo­lu­ción That­cher pa­ra Arabia Sau­di­ta?”, le pre­gun­ta­ron a prin­ci­pios de 2016. Su res­pues­ta: “Sin du­da al­gu­na”.

Tres años des­pués, en entrevista con Bloom­berg, el he­re­de­ro, lla­ma­do MBS, di­ce que aún quie­re trans­for­mar a su país y es­tá cla­ro que se­rá ba­jo sus re­glas.

Aun­que Arabia Sau­di­ta ha cam­bia­do con el prín­ci­pe, el am­bien­te ex­terno tam­bién lo ha he­cho. Los pre­cios de más del do­ble del pe­tró­leo han da­do me­nos ur­gen­cia a los re­tos eco­nó­mi­cos del país. Gra­cias al cam­bio de go­bierno en EU, la pre­sión de ad­he­rir­se a las nor­mas bá­si­cas de con­duc­ta in­ter­na­cio­nal se sua­vi­zó. El ré­gi­men se com­por­ta de tal for­ma que ha in­dig­na­do a de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos y al­gu­na vez alia­dos: Ca­na­dá y Ale­ma­nia.

En la entrevista, la con­ver­sa­ción es in­for­mal. El prín­ci­pe es im­po­nen­te, aun­que vis­te un sim­ple tho­be blan­co. Fun­cio­na­rios a un cos­ta­do es­tán más ner­vio­sos y me­jor ves­ti­dos. MBS es­tá un po­co más es­tu­dia­do que an­tes. En con­tras­te con en­tre­vis­tas pre­vias, su in­glés tie­ne acen­to es­ta­dou­ni­den­se y no ára­be.

In­sis­te en que pla­nea li­be­rar la eco­no­mía de su de­pen­den­cia del pe­tró­leo y con­ti­nuar con la ofer­ta pú­bli­ca ini­cial de 5 por cien­to de Sau­di Aram­co, la com­pa­ñía pe­tro­le­ra es­ta­tal, que se su­po­ne ge­ne­ra­rá 100 mil mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra el fon­do so­be­rano de inversión del país, el Fon­do de Inversión Pú­bli­ca (PIF). Se ha­bía pro­me­ti­do la ofer­ta pa­ra el se­gun­do se­mes­tre de 2018, pe­ro aho­ra es­tá sus­pen­di­da.

Mu­chos pen­sa­ron que el go­bierno ha­bía can­ce­la­do preo­cu­pa­do de que in­ver­so­res va­lo­ra­rán a la com­pa­ñía por de­ba­jo de los 2 bi­llo­nes que MBS pro­me­tió. No es ver­dad, se­ña­la el prín­ci­pe. El re­tra­so es pa­ra dar­le a Aram­co el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra com­prar una par­te ma­yo­ri­ta­ria de la com­pa­ñía es­ta­tal de pe­tro­quí­mi­cos, Sa­bic, y di­ver­si­fi­car su ne­go­cio. Eso re­cau­da­rá unos “70 a 80 mil mi­llo­nes de dó­la­res” pa­ra el PIF pre­vio al IPO de Aram­co, que di­ce que es “100 por cien­to” del in­te­rés na­cio­nal y su­ce­de­rá “a fi­na­les de 2020 o prin­ci­pios de 2021”. La gran vi­sión pa­ra la eco­no­mía es­tá in­tac­ta, aun­que de­mo­ra­da.

Los de­fen­so­res del prín­ci­pe co­men­tan que to­da­vía es pron­to pa­ra juz­gar el mo­vi­mien­to re­for­mis­ta del país, de pro­por­cio­nes his­tó­ri­cas. Di­cho eso, con­for­me pa­sa el tiem­po el prín­ci­pe tie­ne mu­cho me­nos mar­gen de error.

Des­de 2015 ha ha­bi­do cam­bio so­cial. Me­nos mu­je­res cu­bren sus ros­tros y otras vis­ten co­lo­ri­das aba­yas. Más res­tau­ran­tes to­can mú­si­ca y las mu­je­res pue­den con­du­cir. Es im­por­tan­te pa­ra el país, en don­de la ma­yo­ría de la po­bla­ción es con­ser­va­do­ra. Pe­ro en otras par­tes, el ré­gi­men es más re­pre­si­vo. Va­rias lí­de­res y ac­ti­vis­tas de de­re­chos de la mu­jer fue­ron arres­ta­das se­ma­nas an­tes de en­trar en vi­gor la nue­va ley de ma­ne­jo. Mu­chas si­guen de­te­ni­das.

Aho­ra es­tá el ca­so de Ja­mal Khas­hog­gi, que sa­lió a la luz un día an­tes de la entrevista y ha cau­sa­do una pe­lea di­plo­má­ti­ca. Des­de que en­tró al con­su­la­do sau­di­ta en Es­tam­bul el 2 de oc­tu­bre por un do­cu­men­to pa­ra su bo­da, no se ha vis­to a Khas­hog­gi, un crí­ti­co y co­lum­nis­ta de The Was­hing­ton Post sau­di­ta que vi­vía en un exi­lio au­to­im­pues­to en EU. Fun­cio­na­rios tur­cos afir­ma­ron que Khas­hog­gi fue ase­si­na­do al in­te­rior del edi­fi­cio por em­plea­dos sau­di­tas.

MBS se­ña­ló en­ton­ces que Khas­hog­gi sa­lió del con­su­la­do po­co des­pués de en­trar. El edi­fi­cio tie­ne cá­ma­ras, pe­ro los fun­cio­na­rios di­cen que no gra­ba­ban y ca­li­fi­ca­ron de “in­fun­da­da” la acu­sa­ción. “De ser es­to cier­to, su­pon­dría un nue­vo y abis­mal mí­ni­mo”, di­jo la di­rec­to­ra de in­ves­ti­ga­ción pa­ra Me­dio Orien­te de Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal, Lynn Maa­louf. Des­de en­ton­ces, las au­to­ri­da­des de Arabia Sau­di­ta re­co­no­cie­ron fi­nal­men­te que Khas­hog­gi sí fue ase­si­na­do.

Al­gu­nos se­na­do­res de EU ad­vir­tie­ron que ha­bría re­per­cu­sio­nes pa­ra Arabia Sau­di­ta si las afir­ma­cio­nes de Tur­quía re­sul­tan creí­bles; y el Mi­nis­te­rio de Ex­te­rio­res ale­mán pi­dió una in­ves­ti­ga­ción. Más preo­cu­pan­te pa­ra los sau­di­tas, Trump tui­teó que es­ta­ba “muy preo­cu­pa­do” y el vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce ad­vir­tió que “el mun­do li­bre me­re­ce res­pues­tas”.

La li­ber­tad de ex­pre­sión es un te­ma po­lé­mi­co pa­ra el prín­ci­pe. Le di­jo a Bloom­berg que mil 500 per­so­nas han si­do arres­ta­das en cam­pa­ñas an­ti­te­rro­ris­tas y por lo que lla­ma “mal uso” de la li­ber­tad de ex­pre­sión. Pe­ro, agre­ga, las me­di­das se­ve­ras son un pre­cio pe­que­ño a pa­gar pa­ra eli­mi­nar el ex­tre­mis­mo.

Ha­ce una com­pa­ra­ción que pa­re­ce­rá dis­pa­ra­ta­da. “Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, que­ría li­be­rar a los es­cla­vos. ¿Cuál fue el pre­cio? Gue­rra ci­vil. Di­vi­dió a EU por años. De­ce­nas de mi­les de per­so­nas mu­rie­ron pa­ra ob­te­ner la li­ber­tad de es­cla­vos. Aquí es­ta­mos in­ten­tan­do li­be­rar­nos del ex­tre­mis­mo y te­rro­ris­mo sin gue­rra ci­vil. Así que si hay que pa­gar un pe­que­ño pre­cio, es me­jor que pa­gar una gran deu­da”.

Des­de 2015, MBS se ha sa­li­do con la su­ya en to­do ti­po de com­por­ta­mien­to re­pro­cha­ble sin per­der la ar­mo­nía con la Ca­sa Blan­ca o em­pre­sas glo­ba­les.

Ha to­ma­do me­di­das drás­ti­cas con­tra los de­re­chos hu­ma­nos, ha cri­ti­ca­do a opo­si­to­res en el ex­tran­je­ro, ha re­clu­ta­do a sus ve­ci­nos del gol­fo pa­ra san­cio­nar a Qa­tar y pa­tro­ci­na­do una gue­rra en Ye­men que ha pues­to al bor­de de la ina­ni­ción a 8 mi­llo­nes de per­so­nas, se­gún Na­cio­nes Uni­das. Ade­más, lan­zó la per­se­cu­ción an­ti­co­rrup­ción más se­ve­ra en Arabia Sau­di­ta.

A fi­na­les de oc­tu­bre de 2017, el PIF re­ci­bió a mi­les de in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les pa­ra el gran even­to Ini­cia­ti­va de Inversión Fu­tu­ra en el ho­tel Ritz-Carl­ton, con­si­de­ra­do un éxi­to. Pe­ro días des­pués, MBS ins­tru­yó a las au­to­ri­da­des sau­di­tas a con­ver­tir la mis­ma se­de en una jau­la de oro pa­ra los su­pues­tos prín­ci­pes y em­pre­sa­rios “co­rrup­tos” has­ta que en­tre­ga­ran par­te de sus bie­nes al Es­ta­do. A los em­pre­sa­rios no siem­pre les im­por­ta la pro­tec­ción de los de­re­chos hu­ma­nos bá­si­cos, pe­ro va­lo­ran el res­pe­to a la pro­pie­dad pri­va­da y a la ley… y no les gus­tan las sor­pre­sas.

MBS apues­ta a que aún pue­de emo­cio­nar a in­ver­so­res con pla­nes co­mo una me­ga­ciu­dad de 500 mil mi­llo­nes de dó­la­res lla­ma­da Neom y cen­tros tu­rís­ti­cos en el mar Ro­jo. Pe­ro no se ven se­ña­les. La inversión ex­tran­je­ra ha caí­do por ca­si una dé­ca­da a tan so­lo mil 400 mi­llo­nes de dó­la­res en 2017, de los 7 mil 500 mi­llo­nes en 2016. MBS di­ce que la inversión subió en 2018, pe­ro es muy pro­ba­ble que la ma­yo­ría es­té re­la­cio­na­da con el pe­tró­leo. En los úl­ti­mos tres años, los flu­jos de inversión han te­ni­do, por un am­plio mar­gen, un me­nor ren­di­mien­to en la re­gión y el mun­do.

MBS se que­dó cor­to de su me­ta con los em­pleos. El ob­je­ti­vo de su Plan de Trans­for­ma­ción Na­cio­nal es ba­jar el des­em­pleo a me­nos de 9 por cien­to pa­ra 2020, pe­ro és­ta ha au­men­ta­do des­de 2015 y aho­ra es­tá en 12.9 por cien­to, el ma­yor ni­vel en más de una dé­ca­da. MBS di­jo que el al­za fue un efec­to co­la­te­ral de cam­biar a un nue­vo mo­de­lo eco­nó­mi­co tras co­lap­sar el pre­cio del pe­tró­leo en 2014. Ba­jo su li­de­raz­go, el go­bierno ha re­du­ci­do el gas­to, cor­ta­do sub­si­dios y apli­ca­do el im­pues­to al va­lor agre­ga­do.

Qui­zás. Pe­ro los fun­cio­na­rios in­si­núan que al­gu­nos de los nue­vos em­pleos es­ta­rán en el sec­tor pú­bli­co, en con­tra del ob­je­ti­vo de ba­jar la fuer­za la­bo­ral ahí.

MBS nie­ga que el al­za en los pre­cios del pe­tró­leo de­mo­ra la re­for­ma. “Sien­to que ya ha ha­bi­do re­for­mas. Hi­ci­mos unas re­for­mas en los pre­cios de ga­so­li­na y la elec­tri­ci­dad, el IVA”, afir­mó. Las em­pre­sas sau­di­tas es­ta­rían sor­pren­di­das de es­cu­char­lo. MBS ha lo­gra­do bas­tan­te en el pre­su­pues­to y la ad­mi­nis­tra­ción del sec­tor pú­bli­co. Pe­ro cuan­do se tra­ta de los obs­tácu­los bá­si­cos en los ne­go­cios en Arabia Sau­di­ta, mu­chos di­rán que la re­for­ma re­cién em­pie­za.

Una pre­gun­ta cla­ve no res­pon­di­da se re­la­cio­na con las em­pre­sas pri­va­das. Aun­que el prín­ci­pe in­sis­te que de­ben to­mar un rol prin­ci­pal en la eco­no­mía, to­dos los pro­yec­tos emo­cio­nan­tes se han aso­cia­do con el PIF.

Pa­ra al­can­zar la me­ta de 9 por cien­to, de­ben crear­se 700 mil em­pleos en dos años, se­gún Ziad Daoud, eco­no­mis­ta de Bloom­berg Economics en Me­dio Orien­te.

La úl­ti­ma vez que ge­ne­ró tan­tos em­pleos en dos años fue de 2012 a 2014, cuan­do el ba­rril de pe­tró­leo ca­si al­can­zó los 100 dó­la­res y la eco­no­mía no pe­tro­le­ra cre­ció en­tre 5.5 por cien­to y 6.5 por cien­to al año. Los pro­nós­ti­cos op­ti­mis­tas del go­bierno con­si­de­ran que la eco­no­mía no pe­tro­le­ra cre­ce­rá en­tre 3.1 por cien­to y 3.7 por cien­to pa­ra 2020.

Hay cer­ca de 8 mi­llo­nes de ex­tran­je­ros que tra­ba­jan en el reino. Así que, se­ña­la Daoud, MBS po­dría crear el mis­mo nú­me­ro de em­pleos al re­em­pla­zar 10 por cien­to de ellos. Los pro­nós­ti­cos del go­bierno no creen que el des­em­pleo ba­je del 10 por cien­to en 2020. En lu­gar de equi­li­brar el pre­su­pues­to pa­ra 2019, el plan es lo­grar­lo pa­ra 2023. Cuan­do MBS ocu­pó el pues­to, el dé­fi­cit era de más de 17 por cien­to del PIB. Aho­ra es de 4.6 por cien­to.

Pro­me­ter de más es un ries­go pa­ra los re­for­ma­do­res que intentan el ti­po de trans­for­ma­ción ra­di­cal que el prín­ci­pe di­jo que lo­gra­ría en 2016. Pe­ro MBS no so­lo no lo ha lo­gra­do, tam­bién se ha ale­ja­do mu­cho del guion con los arres­tos en el Ritz-Carl­ton, las san­cio­nes con­tra Qa­tar, las me­di­das con­tra ac­ti­vis­tas y aho­ra el ase­si­na­to de Khas­hog­gi.

Ho­ras an­tes de re­unir­nos con el prín­ci­pe, Trump alar­deó que el “rey sau­di­ta no du­ra­ría ni dos se­ma­nas sin EU”. El año pa­sa­do, MBS rom­pió re­la­cio­nes con Ale­ma­nia y Ca­na­dá por crí­ti­cas le­ves a la po­lí­ti­ca de su país. Pe­ro pa­ra Trump pu­so la otra me­ji­lla.

Su tran­qui­la reac­ción en­fa­ti­zó una ver­dad ab­so­lu­ta de Arabia Sau­di­ta ba­jo el go­bierno de MBS. Aun­que quie­ra re­for­mar al país, no ha he­cho na­da por cam­biar la de­pen­den­cia ha­cia Es­ta­dos Uni­dos. Has­ta aho­ra, Trump le ha sol­ta­do la rien­da al prín­ci­pe, tan­to en ca­sa co­mo el ex­tran­je­ro. El ca­so Khas­hog­gi ha pues­to a prue­ba su pa­cien­cia. Si MBS pier­de la con­fian­za del co­mer­cio mun­dial, tam­bién fa­lla­rá en su apues­ta his­tó­ri­ca de des­te­tar del pe­tró­leo a Arabia Sau­di­ta.

Moham­med bin Sal­man, prín­ci­pe he­re­de­ro de Arabia Sau­di­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.