A la con­quis­ta del mun­do

La star­tup chi­na más va­lio­sa ha co­men­za­do su pro­ce­so de ex­pan­sión di­gi­tal.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - TECNOLOGÍA - —Lu­lu Yi­lun Chen y Mark Ber­gen, con la co­la­bo­ra­ción de Da­vid Ram­li

Gran par­te de su al­ta va­lo­ra­ción sur­ge de la crea­ción de una ex­pe­rien­cia que es un cru­ce en­tre Goo­gle y Fa­ce­book. “Lo más im­por­tan­te es que no so­mos un ne­go­cio de no­ti­cias. So­mos un ne­go­cio de bús­que­da o una pla­ta­for­ma de red so­cial”, di­jo Zhang en una entrevista en 2017, y agre­gó que no em­plea edi­to­res o re­por­te­ros. “Ha­ce­mos un tra­ba­jo muy in­no­va­dor. No so­mos una co­pia de una com­pa­ñía de Es­ta­dos Uni­dos, tan­to en pro­duc­to co­mo en tecnología”.

Lo des­ta­ca­ble es que Zhang lo­gró ha­cer­lo to­do sin re­ci­bir di­ne­ro de los dos gran­des del in­ter­net en Chi­na: Ali­ba­ba Group Hol­ding Ltd. y Ten­cent. Es la pri­me­ra star­tup en sur­gir de en­tre un sé­qui­to de ac­to­res que no ha bus­ca­do pro­tec­ción o fon­dos de nin­guno de los dos. De he­cho, con fre­cuen­cia se ha en­fren­ta­do con ellos en las cor­tes. Y es po­si­ble­men­te más exi­to­sa pa­ra atraer a jó­ve­nes en el ex­tran­je­ro.

La his­to­ria de có­mo By­te­dan­ce se con­vir­tió en un Go­liat co­mien­za con el si­tio de no­ti­cias Jin­ri Tou­tiao, pe­ro es­tá vin­cu­la­do a una se­rie de in­te­li­gen­tes ad­qui­si­cio­nes y ex­pan­sio­nes es­tra­té­gi­cas que im­pul­sa­ron a la com­pa­ñía al vi­deo mó­vil, in­clu­so más allá de Chi­na. Al aten­der una se­rie de apps exitosas, ha reuni­do la fuer­za de cien­tos de mi­llo­nes de usua­rios y aho­ra re­pre­sen­ta una ame­na­za pa­ra los ope­ra­do­res más gran­des de in­ter­net en Chi­na. La com­pa­ñía ha evo­lu­cio­na­do a un im­pe­rio mul­ti­fa­cé­ti­co que abar­ca al ser­vi­cio de vi­deo Tik Tok, co­no­ci­do lo­cal­men­te co­mo Dou­yin, y una se­rie de pla­ta­for­mas pa­ra to­do: des­de bro­mas has­ta chis­mes de ce­le­bri­da­des.

Pe­ro co­mo Fa­ce­book en esa eta­pa de su vi­da, By­te­dan­ce aho­ra se en­fren­ta a la pre­gun­ta so­bre cuán­do y có­mo co­men­za­rá a ga­nar di­ne­ro.

“El te­ma pre­do­mi­nan­te en el in­ter­net de Chi­na es que el cre­ci­mien­to de usua­rios y el tiem­po que ca­da uno pa­sa en lí­nea, han dis­mi­nui­do mu­cho. Se con­vier­te en un jue­go de su­ma ce­ro y au­men­tan los cos­tos pa­ra ga­nar usua­rios y su aten­ción”, ex­pli­có Jerry Liu, ana­lis­ta en UBS. “Lo que By­te­dan­ce ha crea­do es un gru­po de apps que son muy bue­nas pa­ra atraer usua­rios y que en par­te re­tie­nen su tiem­po al apro­ve­char el trá­fi­co de Jin­ri Tou­tiao”.

A pe­sar de su apa­ren­te ais­la­mien­to, se ha con­ver­ti­do en la com­pa­ñía tec­no­ló­gi­ca chi­na más exi­to­sa en crear una ba­se in­ter­na­cio­nal, aden­trán­do­se con apps co­mo Tik Tok en Es­ta­dos Uni­dos, el su­r­es­te de Asia y Ja­pón. In­clu­so WeChat, el po­pu­lar ser­vi­cio de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea mó­vil de Ten­cent en Chi­na, tu­vo que me­ter el freno ha­ce cua­tro años cuan­do in­ten­tó lle­gar al ex­tran­je­ro.

Lo que Zhang per­ci­bió en 2012 fue que los usua­rios chi­nos de te­lé­fo­nos mó­vi­les ba­ta­lla­ban pa­ra en­con­trar en apps in­for­ma­ción que les im­por­ta­ra, en par­te por el mo­ni­to­reo ri­gu­ro­so de la in­for­ma­ción de su país. Zhang pen­só que po­día ha­cer­lo me­jor que los si­tios es­ta­ble­ci­dos co­mo Baidu, que dis­fru­ta de un mo­no­po­lio ca­si to­tal en cuan­to a bús­que­das. Baidu mez­cló pu­bli­ci­dad con re­sul­ta­dos de bús­que­da, una tram­pa que des­pués per­se­gui­ría a la com­pa­ñía con una se­rie de es­cán­da­los mé­di­cos.

Tou­tiao pu­do ha­cer po­co en cuan­to a la cen­su­ra. De he­cho, la em­pre­sa con fre­cuen­cia se ha en­fren­ta­do con la crí­ti­ca abier­ta de las au­to­ri­da­des chinas por no lo­grar fil­trar con­te­ni­do y se ha vis­to obli­ga­do a lim­piar sus ser­vi­cios con una re­gu­la­ri­dad alar­man­te. Pe­se a ello, Zhang se ape­gó a su vi­sión de en­tre­gar con­te­ni­do que re­sul­ta­ra re­le­van­te a los usua­rios gra­cias a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que em­plea en sus pro­duc­tos. Su equi­va­len­te oc­ci­den­tal más cer­cano son las no­ti­cias de Fa­ce­book.

Des­pués de fra­ca­sar con la ma­yor par­te de los fie­les al ca­pi­tal de ries­go chino, Zhang lo­gró la inversión de Sus­quehan­na In­ter­na­tio­nal Group y co­men­zó a ofre­cer una app de no­ti­cias en agos­to de 2012. La pla­ta­for­ma es­tu­dió lo que leían y bus­ca­ban los usua­rios, y ofre­cía in­for­ma­ción y ar­tícu­los se­gún sus gus­tos. En­tre más gen­te la usa­ba, me­jor era la ex­pe­rien­cia y per­ma­ne­cían más tiem­po. Pa­ra me­dia­dos de 2014, los usua­rios con ac­ti­vi­dad dia­ria ha­bían subido a más de 13 mi­llo­nes. Se­quoia fi­nal­men­te in­vir­tió al­re­de­dor de 100 mi­llo­nes de dó­la­res.

“Pre­sen­ta­mos in­for­ma­ción no por con­sul­tas, sino por re­co­men­da­cio­nes de no­ti­cias”, ex­pli­có Zhang en una entrevista el año pa­sa­do.

Sin em­bar­go, fue el vi­deo lo que real­men­te pro­pul­só a By­te­dan­ce a las gran­des li­gas.

Los ser­vi­cios de strea­ming siem­pre han si­do po­pu­la­res en Chi­na. In­clu­so du­ran­te la era de desk­top, com­pa­ñías co­mo YY Inc. li­de­ra­ban un mo­de­lo en don­de la gen­te can­ta­ba y bai­la­ba en sa­las vir­tua­les pa­ra ga­nar re­ga­los en lí­nea de sus fans. Des­pués, gru­pos co­mo Kuais­hou avi­va­ron esa afi­ción pa­ra los ta­len­tos chi­fla­dos. By­te­dan­ce vio una opor­tu­ni­dad, pe­ro hi­zo mu­cho más cor­tos sus vi­deos: 15 se­gun­dos, pa­ra ser exac­tos.

En los pri­me­ros días de sep­tiem­bre de 2016, lan­zó dis­cre­ta­men­te Dou­yin. La app per­mi­te que usua­rios gra­ben y edi­ten vi­deos, agre­guen fil­tros y los com­par­tan en pla­ta­for­mas co­mo Wei­bo o WeChat. Ese for­ma­to atra­jo a los usua­rios mi­llen­nials, que ex­hi­ben pe­rio­dos de con­cen­tra­ción más cor­tos y se vol­vió un éxi­to ins­tan­tá­neo, tan­to que WeChat blo­queó el ac­ce­so di­rec­to a la app.

Un año des­púes, By­te­dan­ce ad­qui­rió Mu­si­cal.ly por 800 mi­llo­nes de dó­la­res, pues de­tec­tó la si­ner­gia en­tre la app so­cial de vi­deos es­ta­dou­ni­den­se crea­da por co­fun­da­do­res chi­nos y Tik Tok, y aho­ra es­tá en pro­ce­so de com­bi­nar­las. Pa­ra ju­lio, Tik Tok y Dou­yin te­nían, en­tre am­bos, 500 mi­llo­nes de usua­rios. Aho­ra el re­to es tra­du­cir la mo­da y vis­tas a dó­la­res. La com­pa­ñía ex­pan­de su ven­ta de anun­cios, so­bre to­do pa­ra Tou­tiao. Va­rias agen­cias de com­pras de me­dios di­cen que su enor­me al­can­ce y la aten­ción que ge­ne­ra es un atrac­ti­vo pa­ra los ven­de­do­res. By­te­dan­ce, que pre­via­men­te lo­gró un acuer­do con Chee­tah Mo­bil pa­ra ven­der es­pa­cio pu­bli­ci­ta­rio, ha mo­vi­do ca­si to­da su ven­ta pu­bli­ci­ta­ria al in­te­rior de Chi­na, de­ta­lló Ken­neth Tan, di­rec­tor di­gi­tal de la agen­cia Minds­ha­re Chi­na. “Des­de una pers­pec­ti­va de pre­cios son ca­ros pa­ra lo que ha­cen. De­fi­ni­ti­va­men­te es un pre­cio pre­fe­ren­cial”, opi­nó Tan. “Pe­ro eso no ha de­bi­li­ta­do a las com­pa­ñías más gran­des”.

Exis­te, des­de lue­go, otro gran pro­ble­ma. Los in­ver­sio­nis­tas es­tán cau­te­lo­sos en cuan­to a los te­mas re­gu­la­to­rios so­bre By­te­dan­ce, da­da la im­pre­vi­si­bi­li­dad his­tó­ri­ca de Bei­jing al­re­de­dor de la cen­su­ra. Es­te abril, tu­vo que ce­rrar una app pa­ra com­par­tir bro­mas, jus­to cuan­do pa­re­cía des­pe­gar. Por la mis­ma épo­ca, tam­bién sus­pen­dió a Dou­yin y Tou­tiao.

“Es un ries­go po­ten­cial pa­ra la co­la­bo­ra­ción con mar­cas”, di­jo Sherry Pan, ge­ren­te ge­ne­ral pa­ra Chi­na en la agen­cia Mag­na Glo­bal.

Zhang Yi­ming es due­ño de By­te­dan­ce, la em­pre­sa en la cual Soft­Bank pla­nea in­ver­tir 1.5 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.